Súper Gen Divino – Capítulo 999: Simio Azul

Décimo Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

“Pequeño Han, ¿es una criatura divina?” Preguntó el viejo Huang.

Han Sen asintió, diciendo, “Sí, lo es.”

Han Sen sacó su arco e invocó una Flecha Dientes de Sable. Entonces, apuntó al punto débil de la serpiente gigante.

“Viejo Huang, prepárate para la lucha.” Han Sen ordenó entonces al grupo que estableciera una formación.

Han Sen soltó la flecha. Atravesó la carne ya destrozada de la serpiente y se incrustó por completo en la bestia.

La serpiente negra chilló de agonía y salió tras Han Sen. Expulsaba un humo negro por la boca mientras avanzaba, y tenía un aspecto aterrador.

“La serpiente puede respirar una horrible mezcla de fuego y humo tóxico, ¡corred!” Han Sen invocó a su Serpiente Sangre de Dragón mientras les ordenaba a todos retroceder.

Los dos monstruos se golpearon mutuamente. Aunque la serpiente gigante había sido gravemente herida, seguía siendo más formidable que su nuevo oponente. Sin perder un segundo, se deslizó alrededor de la Serpiente Sangre de Dragón para atraparla y asfixiarla. Con tanta fuerza agarró a la criatura de Han Sen, que parecía que todo su cuerpo se iba a romper en dos segundos.

La Serpiente Sangre de Dragón chilló de dolor cuando la serpiente negra giró su cabeza, acercándose a la boca de su enemigo capturado. Entonces abrió de par en par sus venenosas fauces y lanzó una ráfaga de humo tóxico por la garganta de la serpiente de sangre de dragón.

Los músculos de la serpiente de sangre de dragón perdieron su fuerza y se desplomaron como si estuvieran borrachos. Quería escapar, pero ya no tenía fuerzas para intentar liberarse.

Han Sen devolvió a la Serpiente Sangre de Dragón al Océano Espiritual antes de que le ocurriera algo aún más grave.

¡Whoosh!

Se disparó otra Flecha Dientes de Sable, que atravesó otra de las heridas de la serpiente gigante.

La serpiente negra fue azotada en un frenesí por los audaces ataques de Han Sen, y atacó hacia él con una boca que exhalaba fuego como un géiser.

El bosque que le rodeaba se convirtió en cenizas, y las ramas carbonizadas cayeron al suelo en una neblina de color rojo chimenea y naranja de Halloween. Si una parte de la región antes verde se había librado de la furia de la venganza de la serpiente envuelta en fuego, pronto cayó presa de las feroces propiedades desintegradoras del humo tóxico de la bestia.

Han Sen se lanzó rápidamente en retirada, abriéndose paso entre árboles y arbustos, utilizando lo que podía como cobertura momentánea.

Su armadura divina era capaz de repeler el fuego y el humo tóxico, afortunadamente. Lo único que tenía que hacer para seguir vivo era no respirar el humo.

Usando los arbustos, Han Sen evadió los ataques enfurecidos de la serpiente. Y después de cada esquiva exitosa, disparaba una flecha a otra de las heridas de la serpiente.

Si Han Sen no se hubiera hecho tan fuerte, no habría sido capaz de mantener la cabeza en su sitio y luchar mano a mano con el enemigo.

Aun así, la criatura divina daba miedo. Y a pesar del aluvión de flechas que Han Sen disparó, y de los gritos de dolor que arrancaron a la serpiente, en realidad no frenaron a la criatura. Seguía viniendo a por Han Sen con la misma locura de siempre. Sólo podía agradecer que la serpiente estuviera ya tan gravemente herida; de no ser así, Han Sen no estaba seguro de haber podido manejarla.

La serpiente negra era fuerte, y siguió así durante bastante tiempo. Pero finalmente, como todas las cosas, la pérdida de sangre le pasó factura. La criatura empezó a temblar y a agitarse, y sus ataques perdieron la precisión y la delicadeza que tenían antes.

Han Sen, desafiando el infierno, aprovechó la oportunidad para correr en círculos alrededor de la serpiente. Disparó una flecha tras otra, cada una de las cuales impactó en las heridas de la serpiente gigante.

Tras una hora así, la serpiente negra perdió la compostura y cayó al suelo. Permaneció allí, con al menos doscientas flechas sobresaliendo de su piel escamosa.

«Cazada Bestia Divina Pitón Negra. No se ha obtenido ningún Espíritu de la Bestia. Consumiendo la carne de Bestia Divina Pitón Negra hay oportunidad de obtener 0-10 puntos genéticos divinos.»

Han Sen sintió un gran alivio tras esa batalla. Casi había sido demasiado peligrosa para él, y estaba sumamente agradecido de que la criatura hubiera resultado herida con anterioridad. No le apetecía enfrentarse a un enemigo así si estaba en plena salud.

Han Sen fue entonces a buscar al Viejo Huang y a su gente, y los trajo de vuelta. Mientras se preparaban para transportar a la criatura de vuelta, algo saltó del bosque hacia el cuerpo de la serpiente. Agarró a la serpiente, se la echó al hombro y salió corriendo.

Todos se quedaron helados. Un simio de dos metros de altura y con un pelaje azul como el de un bebé acababa de sorprenderles.

Llevar a una criatura así por sí sola no era poca cosa y, a pesar de ello, consiguió atravesar el nudoso bosque a una velocidad impresionante.

“¡Mierda! ¿Cómo te atreves a coger mi presa? ¡Eso me pertenece!” La ira de Han Sen se incitó rápidamente, y disparó flechas mientras gritaba al simio que huía.

Pero el simio no miró hacia atrás, y siguió su camino. También había colocado la serpiente sobre su espalda, de modo que el cadáver sería el destinatario de cualquier flecha que se disparara a la espalda del simio.

“¡Ooh-ooh-Oohaha!” El mono azul se dio la vuelta y se rió de Han Sen. Luego, volvió a huir.

“¡Que te den, mono!” Han Sen estaba furioso. Tenía que hacer algo, pero primero, le dijo al Viejo Huang que regresara.

El mono azul continuó corriendo a través de la enmarañada maleza del bosque, y Han Sen planeó ir tras él. Por desgracia, también era una criatura divina. Por eso, para garantizar la seguridad del Viejo Huang y de los demás, se aseguró de que no lo siguieran.

Además, había visto las garras del mono. Era muy posible que el mono azul fuera el responsable de las heridas iniciales de la serpiente.

Mientras Han Sen lo perseguía, el mono azul aceleró. Corría más rápido que Han Sen.

Eso también le sorprendió. Era como si el mono azul hubiera activado repentinamente un aumento de velocidad.

“¿Es sólo rápido, o el tiempo se ha acelerado?” Han Sen estaba bastante sorprendido.

El mono azul brillaba con una luz azul mientras avanzaba, y cada vez corría más lejos. Cuando había una distancia suficiente, incluso se daba la vuelta para burlarse de Han Sen con una sonrisa descarada.

Han Sen era incapaz de alcanzarlo y, tras un rato de persecución, el ladrón había ganado una ventaja que aumentó hasta perderse de vista por completo. Lamentablemente, Han Sen tuvo que abandonar la persecución.

Era inútil que Han Sen se enfadara, ya que la culpa era suya por no poder igualar la velocidad del simio. Volvió al refugio con las manos vacías, pero no armó ningún escándalo.

Lo que había ocurrido con el mono tampoco pesaba en su mente. Pronto lo olvidó por completo. El fracaso debía aceptarse a veces, y era algo que ocurría con frecuencia, cuando alguien deseaba cazar criaturas.

Pero unos días más tarde, se multiplicaron los informes sobre un demonio de color azul que tenía la costumbre de robar muertes e incluso de herir a la gente.

Han Sen frunció el ceño. Siendo el poder del simio lo que era, sabía que éste podría haber matado a los cazadores si hubiera querido. Por lo tanto, parecía que el simio había regresado con el deseo de provocarlos.

“Quédate en el refugio durante los próximos días. Yo lo comprobaré.” Ordenó Han Sen a su gente. Luego, fue a la sala de los espíritus y recogió a Bao’er. Con el bebé en la mano, salió del refugio.

Han Sen no había podido perseguir al mono azul antes, pero las cosas podrían ser diferentes con Bao’er a cuestas. Si el simio hacía acto de presencia y hacía algo que molestara a Bao’er, Han Sen estaba bastante seguro de que utilizaría la calabaza para hacer un rápido trabajo.

 

 


5 6 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

6 Comentarios
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
Nickso
Nickso
hace 10 meses

Si el padre no puede entonces llamemos al hijo que está más mamado
Muchas gracias por el pack

xriax
xriax
Respondiendo a  Nickso
hace 10 meses

Es hija :v

Lautarobarreth
Lautarobarreth
hace 10 meses

Oh ya estoy al dia q lastima
Gracias por todos los caps

PejeRaptor
PejeRaptor
hace 7 meses

que paso con esta novela. porque la abandonaron?

xirax
xirax
Respondiendo a  PejeRaptor
hace 7 meses

Yo tambien quiero saber, he preguntado en el staff antes pero no me saben decir. Me dicen que aveces asi es, que se va por dias… hasta que paso meses y ya no ha subido. Puedes ir al discord y preguntar, pero no creo que te sepan decir

davidd611
davidd611
Respondiendo a  xirax
hace 7 meses

Buenas xirax, me podría decir por favor como entro al discord del scan u pasarme el enlace de invitación, gracias y que tenga un feliz día

6
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x