Súper Gen Divino – Capítulo 993: Robo de la Esencia

Cuarto Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

Una luz, que se manifestaba en forma de dragón, salió disparada hacia la frente de Han Sen.

La luz era endiabladamente rápida, y Han Sen no fue lo suficientemente rápido para evitarla.

“El Rey Dragón ha vuelto.” Una voz sonó en la extensión de la mente de Han Sen. Era firme y amenazante al escucharla, pero había un destello de genuina sorpresa y alivio como trasfondo del tono.

Han Sen miró a su alrededor y de repente se dio cuenta de que su entorno había cambiado, estaba dentro de su propia conciencia. Delante de él había un loto rojo, y en su pliegue, algo intentaba salir.

“Reina Loto del Mal, le perteneces. ¿Y ella te ha marcado?” La voz del Rey Dragón rugió con súbita ira, y continuó diciendo, “Si ella estuviera aquí, lo mejor sería evitarla. Pero tú no eres más que un subordinado marcado, no hay nada que puedas hacer para evitar mi renacimiento.”

“Rey Dragón, creo que lo mejor sería que no salieras del loto. Deberías volver a tu anillo.” Han Sen no tenía miedo del Rey Dragón.

El Rey Dragón que pretendía invadir su mente no era el emperador que una vez había sido. Ahora, sólo era un Espíritu Rey. Si su cuerpo estuviera allí, entonces tal vez Han Sen habría sido incapaz de vencerlo.

Pero con sólo su mente allí, jugando un juego de distancia, no era nada comparado con Han Sen.

Después de todo, Han Sen era un Súper Espíritu Rey que también poseía un Súper Cuerpo Rey. El Rey Dragón era sólo un Espíritu Rey, y no tenía ningún cuerpo.

“¡Qué tonto! ¿Me crees débil, sin cuerpo? Haré de ti un buen recipiente.” El dragón atrapado se enfureció contra los pliegues del loto e hizo todo lo posible por escapar de su encierro.

Las grietas empezaron a recorrer la longitud de los pétalos, y parecía que pronto se rompería.

De repente, el loto empezó a brillar. Y entonces, empezaron a crecer nuevos pétalos para reemplazar los que estaban casi rotos y mantener al dragón aún más contenido.

“Soy un dragón… ¡Rompete!” El dragón rugió, y entonces, el loto rojo estalló en llamas.

Al ver que el loto rojo se destruía, Han Sen se sintió deliciosamente feliz. Nunca había levantado la marca que le habían estampado, por miedo a activar el loto.

Ahora que el Rey Dragón había eliminado el sello del loto en su nombre, estaba realmente agradecido.

Lejos de allí, en un palacio, la Reina del Loto del Mal frunció el ceño y dijo, “El Rey Dragón no murió para siempre y, además, ha tocado a mi subordinado. Incluso el Emperador Demonio ha regresado. Voy a hacer sufrir a ese Rey Dragón.”

El Rey Dragón, liberándose de la restricción del loto, exclamó a Han Sen, “Ahora, puedo usarte como recipiente. Y cuando regrese al mundo fuera de esta lamentable mente…”.

Antes de que el Rey Dragón pudiera terminar su diálogo, la sombra de una sagrada luz blanca brilló frente a él. Contra eso, incluso sus poderes draconianos ya no eran intimidantes.

“¿Cómo… cómo puede ser tan fuerte tu mente?” Frente a esa sombra, su cuerpo de dragón fue despojado de toda su fiereza. En comparación, parecía débil y asustado.

“Te dije que regresaras, tú te lo buscaste.” La mente Súper Espíritu Rey de Han Sen se preparó para atacar al dragón de sangre.

El Rey Dragón rugió e intentó huir.

La figura de un Súper Espíritu Rey saltó hacia delante y golpeó a Rey Dragón, haciéndole sangrar.

Por supuesto, no era sangre física. Era la fuerza vital real del Rey Dragón, y mientras se filtraba, Han Sen fue capaz de consumir y absorber hasta el último bocado de ella.

«Obtuvo un Súper Gen Espíritu Rey»

Cuando Han Sen escuchó eso, se sintió encantado. Apretó al frágil dragón repetidamente, para ganar más y más puntos genéticos propios.

El Rey Dragón estaba en total shock. Era tan poderoso, pero contra el Espíritu que ahora le golpeaba, estaba indefenso.

El dragón de sangre era como un lagarto moribundo, incapaz de resistir los golpes. Escapar era imposible para él.

“¡Soy un verdadero dragón!” El Rey Dragón sabía que pronto desaparecería para siempre, y que nunca volvería. Tenía que hacer todo lo posible para asegurar su supervivencia. Pero Han Sen no se lo permitió, y en respuesta a la proclamación de Rey Dragón, hizo que el cuerpo draconiano del Espíritu explotara con una brillante luz blanca.

En medio de toda la luz brillante, el dragón intentó escabullirse.

“No puedes ir y venir cuando te plazca.” Han Sen extendió la mano y agarró la fuerza vital de sangre de dragón.

“¡Argh!” Gritó el Rey Dragón, mientras la pequeña porción de fuerza vital era tomada por la mano de Han Sen. El Rey Dragón estaba siendo dominado, y Han Sen no mostraría piedad con alguien que había intentado usurpar su cuerpo.

Absorbiendo cada destello de luz que podía, el recuento de puntos genéticos Súper Espíritu Rey de Han Sen seguía aumentando.

Alcanzando al dragón que se agitaba, Han Sen lo apretó con fuerza.

«Obtuvo un Súper Gen Espíritu Rey»

Más fuerza vital del dragón fue absorbida, y con ella, los puntos genéticos de Han Sen aumentaron de nuevo.

Después de apretar un poco más, el dragón fue derrotado. Sólo le quedaban fuerzas para soltar un grito lastimero.

“¡No me mates! Puedo darte algo maravilloso a cambio de tu piedad. Por favor, ¡déjame vivir y será tuyo!” El Rey Dragón rogó y suplicó por su vida.

“Bien, entonces dime qué puedo tomar. Más vale que sea bueno. Y si no me gusta lo que oigo, ¡eres carne muerta!” Dijo Han Sen fríamente.

El Rey Dragón respondió rápidamente, diciéndole, “Soy uno de los generales del Emperador Demonio. Cuando ascendió a la cuarta zona de El Santuario de Dios, me dejó su armadura. Puedo dártela. Por favor, no me mates.”

 

 


5 5 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x