Súper Gen Divino – Capítulo 989: Orbe Espiritual del Emperador

Noveno Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

La Emperatriz Shakra se detuvo y explicó, “Si el ritual no funcionó, el emperador no habrá sido devuelto a la vida. Pero a pesar de ello, su fuerza vital sigue en juego. Si su existencia continúa así, se convertirá en un orbe espiritual. Piensa en ello como una piedra espiritual debilitada, que no puede revivir nada. Pero, puede ser consumido por otros Espíritus. Si otro Espíritu consume un orbe espiritual, se le concede un número considerable de puntos genéticos propios.”

“¿Cómo sabes que todavía habrá un orbe espiritual? ¿Y si el emperador ya lo ha tomado?” Han Sen frunció el ceño.

“Me parece que Yaksha es el emperador que ha puesto todo esto en marcha. Tal vez le ocurrió algo, hace mucho tiempo, y ahora ha vuelto para terminar la tarea.” Dijo la Emperatriz Shakra.

“¿Y crees que podemos combatir con un emperador?” Han Sen aún temía al Espíritu.

El dragón acuático había sido incapaz de derrotar a Yaksha, y el propio Han Sen sólo había abierto tres de sus cerraduras genéticas. La vacilación y las dudas sobre si podría derrotar a un enemigo así eran totalmente razonables.

La única razón por la que había perseguido a Yaksha hasta el momento era el apoyo de Bao’er y su recién descubierta capacidad de ocultar el séptimo sentido de los demás.

La Emperatriz Shakra, aparentemente alarmada, trató de explicar la gravedad de la situación a toda prisa. “Yaksha salió de un caldero y luchó contra un dragón inmediatamente después, según dijiste. Sin duda estará en un estado debilitado, y si vamos a por él ahora, podemos matarlo.”

“No olvides que tu piedra espiritual es una parte de tu cuerpo. No puedes resucitar si caes en la batalla.” Le dijo Han Sen.

“No desperdiciaría mi vida desafiando a un enemigo que sé que no puedo esperar vencer. Pero dijiste que había varios cadáveres de criaturas, esparcidos por el camino hasta aquí. Eso en sí mismo me dice que Yaksha está debilitado. El orgullo es el mayor grillete de un Espíritu, y un emperador no estaría dispuesto a comer criaturas tan bajas a menos que estuviera absolutamente desesperado. Antes de consumir el orbe espiritual que busca, estará en su punto más débil. Si lo encontramos, podemos matarlo y tomar el orbe para nosotros.”

Han Sen pensó que lo que había dicho tenía sentido, y que tal vez lo mejor sería cortar todo este lío de raíz antes de que las cosas pudieran empeorar. Han Sen no quería que Yaksha se volviera más peligroso. La Emperatriz Shakra no arriesgaría innecesariamente su vida, y Han Sen necesitaba todos los puntos genéticos propios que pudiera conseguir.

“Bien. Vamos a comprobarlo.” Con Bao’er a su lado, se sentía mucho más seguro.

Si Yaksha hubiera podido, habría matado al dragón cuando luchó contra él en el laberinto subterráneo. Yaksha había sufrido mucho daño, y estaba claro que aún no había recuperado la salud.

La Emperatriz Shakra corrió entre los árboles, mientras Han Sen le seguía por detrás.

Bao’er observaba su entorno con gran interés mientras aferraba una botella. Era como un cachorro, moviendo la cabeza a izquierda y derecha para ver todo lo que podía.

Aunque parecía que tenía mucha prisa, la Emperatriz Shakra seguía siendo prudente. Pero hasta ahora, después de haber recorrido una gran distancia, no se había revelado nada curioso. Las enredaderas características del bosque seguían estando presentes, entretejidas entre cada árbol, pero eso era todo.

Después de cruzar una distancia de diez millas, la Emperatriz Shakra se detuvo y dijo, “Ya estamos. Está justo delante de nosotros.”

Han Sen se situó cerca de la Emperatriz Shakra y vio un gran grupo de vides, todas enredadas formando una especie de muro. Era más bien como una cesta de mimbre, excepto por su gran parecido con un castillo.

Mientras se preguntaban si debían entrar o no, algo soltó un rugido repentino.

Sonaba como una bestia, una que utilizaba poderes sónicos para amplificar sus gritos. Fue tan fuerte que ambos sintieron como si sus pechos hubieran recibido un golpe directo. Incluso derramaron sangre por la boca.

“Hay una súper criatura dentro.” Dijo La Emperatriz Shakra, mientras se limpiaba la sangre de los labios.

Han Sen, limpiando su propia sangre, vio que Bao’er estaba completamente ilesa. Miró en la dirección de la que había venido el ruido.

“¡Vámonos!” Han Sen quería marcharse.

Si realmente había una súper criatura dentro, no había forma factible de que pudieran derrotarla.

Pero, antes de que pudiera girar para marcharse, apareció algo que salía del castillo. Sin perder un segundo, enmascaró sus fuerzas vitales y se dirigió a esconderse en los arbustos cercanos.

Era un ciempiés gigante. Parecía terriblemente herido, y no perdió tiempo en salir corriendo entre los árboles, presa del pánico.

Poco después, algo más salió del castillo. Era Yaksha.

Yaksha también parecía estar en un estado terrible. Su armadura de escamas estaba completamente rota, y sólo quedaban algunas placas rugosas.

Uno de sus brazos había sido casi completamente cortado. Sólo había colgajos sueltos y hilos de piel que lo unían a su hombro.

“¡Maldito Rey Dragón, aún no he terminado contigo!” Gritó Yaksha, mientras sostenía el brazo que parecía a punto de caer. Luego desapareció.

Han Sen se quedó helado. Era una visión horrible, verle en ese estado, y se preguntó qué había ocurrido. Por lo que pudo adivinar, a Yaksha le habían tendido una trampa.

La Emperatriz Shakra frunció el ceño y miró a Han Sen. Dijo, “He oído hablar antes de la existencia de cierto rey dragón. Si reside dentro de ese castillo, puede que tengamos una lucha por delante.”

“¿Qué quieres decir?” Han Sen vio a Yaksha huyendo de la zona, y sus expectativas de obtener un orbe espiritual se habían ido con él.

La Emperatriz Shakra dijo, “El Rey Dragón es un famoso emperador de la tercera zona de El Santuario de Dios, y posee el poder de los dragones. Todo el mundo le obedece, y si no llegara al Cuarto Santuario de los Dioses, no puedo imaginar mis posibilidades. Serían mucho más escasas, por decir algo.”

“¿Aún vas a arriesgarte a entrar en ese castillo?” Preguntó Han Sen, mientras miraba a la amenazante construcción.

“Ni siquiera Yaksha pudo derrotar al Rey Dragón, dudo que nos vaya mejor.” Dijo La Emperatriz Shakra.

Han Sen asintió. Tampoco quería arriesgar la vida de Bao’er llevándola dentro.

Sin embargo, cuando se dieron la vuelta para abandonar la zona, Bao’er saltó de los brazos de Han Sen y gateó rápidamente hacia el interior del castillo.

 

 


5 7 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 Comentarios
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
Raj-Lim
Raj-Lim
hace 10 meses

Gracias por todos los capítulos

xriax
xriax
hace 10 meses

Changos
La hija va a hacer un berrinche por el orbe

2
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x