Súper Gen Divino – Capítulo 1009: La Manada de Lobos Queda Atontada

Decimo Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

Han Sen miró a Lin He con gran respeto. Sabía que lo más probable es que no volviera a ver a ese hombre, pero admiraba su voluntad de dar su vida y alejar a los lobos para que el resto pudiera escapar.

Han Sen no creía que él mismo pudiera realizar un acto tan valiente y desinteresado.

El lobo alfa los miró con desdén. Reconoció la estratagema y aulló, ordenando a los lobos que ignoraran al anciano y fueran directamente a por Han Sen.

El lobo alfa miró al propio Lin He, y al hacerlo, la luz azul que le rodeaba aumentó de intensidad.

Lin He sabía que no podría matar de un solo golpe al lobo alfa. Sólo quería atraer la atención de todos los lobos hacia él, para que su gente pudiera escapar.

Sin embargo, no esperaba que el Rey Lobo alfa fuera tan inteligente. El Rey Lobo sabía que no debía ordenar a sus cachorros que se acercaran a Lin He y a su espada desenvainada.

Lin He quería volver ahora y ayudar a su gente contra la legión de lobos. Pero antes de que pudiera hacerlo, el Rey Lobo saltó de la roca y le lanzó un rayo azul.

Al ver que todos los lobos mutantes se dirigían hacia ellos, las caras de la gente cambiaron. Sabían que las cosas habían tomado un giro nefasto.

“¡Maten a todos los que puedan!” Ordenó Lin Weiwei, antes de correr sin miedo hacia delante para enfrentarse a los lobos en la batalla.

Chen Hu y el resto le siguieron sin demora, sometiéndose valientemente al penoso combate.

“Dadme la oportunidad de actuar.” Han Sen abrió su Sutra Dongxuan y lo utilizó para eliminar todos los sentidos de los lobos de la zona.

Mientras Han Sen estaba en el valle, había practicado principalmente el Sutra Pulso Sanguíneo. Cuando alcanzó el noveno nivel, y no había más progresos que hacer, volvió a centrar su atención en el Sutra Dongxuan. Con él, consiguió alcanzar el cuarto nivel.

El cuarto nivel, por desgracia, no anulaba el octavo sentido de los demás como Han Sen había creído. Lo único que hizo fue aumentar el radio de las otras habilidades que ya era capaz de realizar. Fue bastante decepcionante.

Sin embargo, eso no quería decir que el Aura Dongxuan fuera ineficaz. Al lanzarla, Han Sen transformó a todos los lobos sedientos de sangre en parientes caninos de pollos sin cabeza. Empezaron a agitarse sin rumbo, sin saber qué estaba pasando o qué podían hacer.

Por desgracia, aunque funcionó de maravilla en la legión de lobos menores, no fue lo suficientemente fuerte como para debilitar al Rey Lobo. Eso significaba que el Rey Lobo, al igual que el rey mono, había abierto su octavo sentido.

Lin Weiwei creía que se enfrentaba a una última batalla valiente, en la que muy probablemente caería. Pero de repente, los lobos frente a ella perdieron la concentración. Permanecieron torpemente en su sitio, como si estuvieran distraídos.

Al principio, los humanos creyeron que se trataba de una estratagema de los lobos, pero cuando se lanzaron hacia delante con sus armas, los lobos no lograron evadirlas. Pudieron abatir a los lobos con facilidad, y no parecía que los lobos pudieran hacer nada para protegerse.

Los lobos actuaron como si les hubieran robado el cerebro. Parecía que ni siquiera sentían dolor, y todos se quedaron allí, dejándose matar.

Un par de lobos se pusieron nerviosos y escupieron rayos. Pero esos rayos sólo acabaron golpeando a sus aliados e incinerándolos.

Han Sen fue a unirse a la matanza de lobos mutantes, pero le pareció innecesario. Su cuenta de puntos mutantes se había agotado, así que no tenía sentido que lo hiciera.

Cuando todos sus sentidos fueron bloqueados, su vista y su oído también lo fueron. Su sentido del tacto también estaba desactivado, y eso significaba que no podían sentir dolor.

Los lobos se dejaban matar, o eso parecía. Y rápidamente, treinta de los lobos habían sido abatidos.

Aunque los humanos en el campo no estaban seguros de lo que estaba pasando, estaban encantados, a pesar de todo. Lin He estaba extasiado.

Cuando el Rey Lobo se dio cuenta de que algo iba mal con sus subordinados, aulló para reunirlos.

Pero los lobos, por supuesto, no pudieron oír nada. O bien se quedaban quietos, tratando de mantener el equilibrio, o caminaban en círculos sin rumbo.

Al ver que los lobos eran acribillados con facilidad, el rey de los lobos decidió huir de la escena a pesar de las graves pérdidas. Su velocidad era vertiginosa y consiguió desaparecer de la vista en poco tiempo.

Lin He volvió a reunirse con sus aliados y, junto a Han Sen, se puso a trabajar para matar a todos los lobos que habían intentado devorarlos. En total, el grupo consiguió matar a algo más de un centenar de los desalmados peludos. Afortunadamente para muchos de los que estaban en la retaguardia, consiguieron alejarse y que se les perdonara la vida por pura suerte.

“¿Son esos lobos retrasados?” Dijo Chen Hu.

Todos parecían felices. Después de huir de su casa y temer por sus vidas durante semanas, se sentía tremendamente bien matar a sus enemigos sin preocupaciones. Su adrenalina se disparó y su rabia asesina se disparó.

En el pasado habían cazado juntos criaturas divinas, pero esos combates eran extremadamente difíciles. Eran largos y agotadores, y había que tener cuidado en todo momento. Cortar y acuchillar a los enemigos sin sentido, matar sin preocupaciones, era una experiencia gozosa.

“Tío San, ¿qué ha pasado con esos lobos?” Lin Weiwei creía que había sido Lin He quien lo había hecho.

Pero Lin He negó con la cabeza, indicando que tampoco sabía lo que había pasado.

Lin He miró entonces a Han Sen. Conocía bien a su gente y sabía de todas las habilidades que poseían. La única persona a la que no conocía bien era Han Sen. Es más, Han Sen había conseguido de algún modo detectar la presencia de los lobos que se acercaban antes incluso que él.

“Han Sen, tú hiciste esto, ¿verdad?” Preguntó Lin He.

Han Sen asintió y dijo, “Sí. Puedo anular seis de sus sentidos.”

Han Sen no se atrevió a decir que podía bloquear siete de ellos. Eso habría dado a la gente un gran susto.

Lin Weiwei estaba a punto de decir que no podía ser Han Sen, ya que acababa de convertirse en un transcendido. Pero ahora, se quedó sin aliento. Apenas podía creerlo.

Todo el mundo miraba ahora a Han Sen de una manera diferente.

“No es de extrañar que el Presidente Ji te permita casarte con su hija. Has salvado todas nuestras vidas aquí.” Lin He le dio a Han Sen una palmadita en el hombro.

“Buen trabajo, Hermano Han.” Chen Hu le dio dos pulgares hacia arriba.

Lin Weiwei miró a Han Sen como si no lo conociera.

“Pequeño Sen-Sen, ¿por qué no me dijiste que podías hacer algo así?” Preguntó Lin Weiwei a Han Sen, lo que le hizo sentirse incómodo. Afortunadamente para él, ella no estaba enfadada y no se sentía como si la hubieran insultado.

 

 


5 3 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

6 Comentarios
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
xirax
xirax
hace 4 meses

Gracias por volver Rey demonio
Ya se te extrañaba… bueno, a tu traduccion :v

Sebastian
Sebastian
hace 4 meses

Y e conseguido oro……..

Tiempo sin leer esta joyita.

Traductor-san dónde andabas.

Ats
Ats
hace 4 meses

1009 capitulos y siento que son tan poquitos, facil me veria otros 5000 xd

Lautarobarreth
Lautarobarreth
hace 4 meses

Han sen: te lo digo o lo pensaras muy peligroso
Gracias por el pack

Nickso
Nickso
hace 4 meses

Gracias por el Packard
Pensaban que la habían abandonado

6
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x