Súper Gen Divino – Capítulo 1007: Situación de Vida o Muerte

Octavo Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

“Si seguimos así, seguro que encontraremos la muerte. Será mejor que volvamos.” Dijo un transcendido, suplicando que se fueran. Otro transcendido vomitó y otros rompieron a llorar o a gritar, asustados por los árboles asesinos que les rodeaban.

“¿Regresar? ¿Regresar e ir a dónde?” Preguntó Lin He.

“De vuelta al Refugio Dios del Viento.” Respondió el hombre.

Lin Weiwei replicó enfadado, “¿Has olvidado lo que ocurrió allí? Fue conquistado por un Espíritu, ¡sería un suicidio volver!”

“¡Si firmamos un contrato, quizás no nos maten!” Dijo el hombre desesperadamente.

Todos miraron a Lin He, pensando lo mismo.

Fuera cual fuera el camino que tomaran, su supervivencia no estaba garantizada. Pero en medio de los mortíferos árboles que les rodeaban, volver arrastrándose al refugio para ponerse a los caprichos de un Espíritu parecía de repente una opción más atractiva que antes.

Si supieran con certeza que había un refugio en algún lugar más adelante, continuarían. Pero sólo lo desconocido guiaba sus pies, y ése era el nexo de todos sus temores.

Lin Weiwei también había pensado en entregarse a los Espíritus. Lo que les había ocurrido no era una anomalía, de hecho, ese tipo de conquistas eran frecuentes. De todos modos, cada uno había tenido la suerte de aparecer en un refugio humano.

“¿Y qué proponéis?” Lin He miró ahora a cada uno de ellos, planteando la pregunta. Cuando lo hizo, cada uno bajó la cabeza avergonzado por lo que deseaban hacer.

“Tío San, si hubiera un refugio humano delante de nosotros, iríamos. Pero no sabemos lo que nos espera.” Proclamó con tristeza un hombre de mediana edad.

“Tío San, ¿podremos realmente atravesar la Montaña Fantasma? Apenas hemos comenzado nuestro ascenso, y ya han muerto algunos de nosotros. Si los monstruos están al acecho, especialmente aquí entre estos árboles, luchar contra ellos sería una locura. Seguro que no podemos competir.”

La gente empezó a discutir entre ellos, exponiendo sus razonamientos, pero no sirvió para cambiar las cosas. La gente empezaba a darse la vuelta y a regresar. Nadie mencionó su deseo de rendirse al Espíritu que les había robado su hogar, pero su intención de hacerlo era clara.

“Todo el mundo tiene el control de su propio destino. Elegir si vives o mueres no es un privilegio frecuente, pero en este día, creo que a cada uno de vosotros se os ha dado esta opción. Y esto no es algo que yo pueda decidir por vosotros. Podéis estar a caballo entre la vida y la muerte en medio de las traicioneras incógnitas que se avecinan, o volver con la creencia de que garantizaréis vuestra supervivencia, aunque sea como esclavos de un nuevo y cruel amo.” Lin He dirigió otra mirada a cada uno de los miembros de su grupo, cansado y con el corazón roto, y continuó diciendo, “No vacilaré en mi decisión de mantener mi destino. Seguiré recorriendo este camino, y todos sois bienvenidos a uniros a mí. Prefiero morir por una mala decisión tomada por mí mismo que someterme a los caprichos de un Espíritu insensible.

“¿No vas a volver?” Preguntaron algunos sorprendidos.

“No. No olvidaré los sacrificios de nuestros aliados caídos, los que valientemente nos permitieron escapar del refugio. No permitiré que sus muertes sean en vano.” Afirmó Lin He con orgullo.

Cada uno de los soldados tenía una expresión compleja. Ninguno quería ser tomado como esclavo, pero no podían ver una existencia feliz por delante. Ambas opciones estaban envueltas en la oscuridad.

“Toda vida es preciosa. Controla tu propio destino y no estarás sujeto a mi juicio. Haz lo que creas que es mejor con esta única vida que posees.” Lin He sonrió.

“Me voy contigo. Prefiero morir con orgullo que gemir suavemente como el esclavo de algún Espíritu.” Dijo Lin Weiwei, mientras se acercaba a ponerse al lado de Lin He.

Han Sen empezó a caminar hacia Lin Weiwei también. Pero ella le detuvo y dijo, “Deberías volver con ellos. Ji Yanran te está esperando, y este camino es demasiado peligroso para alguien tan verde como tú.”

Han Sen no cumplió sus deseos esta vez. Siguió caminando hacia delante y dijo, “Si vuelvo, no creo que el Espíritu me permita usar un teletransportador.”

Las palabras de Han Sen sobresaltaron a algunos de los transcendidos, que no se habían dado cuenta del todo de lo miserables y desprovistos de libertad que estarían, con un Espíritu gobernando sobre ellos. Algunos de los que todavía estaban indecisos decidieron unirse a Lin He después de escuchar eso.

Otros, sin decir nada, echaron una última mirada a los asquerosos árboles que les rodeaban, y se dieron la vuelta para salir.

Aunque Han Sen era fuerte, no podía prometer que los guiaría a todos a salvo. Por ello, no dijo nada.

“Compartiremos nuestros recursos de forma equitativa, y luego, nos iremos por caminos separados.” Dijo Lin He solemnemente.

“Eres una buena persona.” Lin Weiwei estaba realmente sorprendido de que Han Sen hubiera decidido seguirles.

Lin Weiwei siempre pensó que Han Sen era un ser humano decente, debido a los elogios dados por Lin Feng. Pero ver su corazón estoico en persona era algo totalmente distinto. Realmente se había encariñado con él.

Para muchos transcendidos, esa fue una decisión difícil. Esas decisiones nunca son fáciles, ni siquiera para los más fuertes. Y Han Sen, nuevo como era, la tomó sin inmutarse.

Han Sen deseaba decirle que, con su poder, sobreviviría aunque el resto muriera.

Pero se contuvo la lengua. Ahora no era el mejor momento para herir sus sentimientos.

Viendo a la gente empacar y organizar sus cosas antes de ir por caminos separados, nadie parecía confiado en la decisión que estaban tomando.

“Vamos.” Dijo Lin He, después de respirar profundamente.

Lin He comenzó a caminar al frente, sabiendo que era el líder. Tenía que ser firme en su decisión y no mostrar ni un solo signo de arrepentimiento. Tenía que ser un pilar de apoyo para todos los que le seguían. Al fin y al cabo, un líder no podía dirigir si no sabía a dónde iba.

Los miembros de su grupo se miraron entre sí y luego avanzaron para seguirle, bajo la cruel malicia que acechaba en los árboles de aquel bosque.

Utilizando su Aura Dongxuan, Han Sen escaneó la zona. Debía permanecer alerta, tanto por su propio bien como por el de ellos.

“Han Sen, ¿cuándo vas a casarte con Yanran?” Lin Weiwei le hizo a Han Sen esta pregunta desenfadada, al ver las expresiones cabizbajas que se pegaban a los rostros de todos los demás en su compañía.

“Cuando termine este calvario, creo que será el momento adecuado.” Respondió Han Sen.

Lin Weiwei quiso decir algo más, pero Han Sen dijo de repente, “Cuidado. Un grupo de criaturas viene hacia aquí.”

Todos se sorprendieron ante el repentino anuncio, pero cuando miraron con atención, pudieron ver los destellos de una sombra que sugería que algo venía hacia ellos.

 

 


5 3 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comentario
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
Lautarobarreth
Lautarobarreth
hace 4 meses

Han sen podria ir a la luna tranquilo. Con esa bandrra q planto nadie la remueve

1
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x