Súper Gen Divino – Capítulo 1004: Tres Años

Quinto Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

Atrapado allí en el valle, sin preocupaciones inmediatas, Han Sen se aburría y no tenía nada que hacer. Aparte de charlar con la Baronesa de las Espinas y cuidar de Bao’er, se pasaba todo el tiempo practicando el Sutra Pulso Sanguíneo.

Tal vez porque tenía mucha fruta, la velocidad a la que podía practicar había aumentado enormemente, y desbloqueó la siguiente cerradura genética en unos pocos días.

Su Sutra Pulso Sanguíneo se estaba desarrollando muy rápidamente, pero no podía decirse lo mismo del Sutra Dongxuan.

Han Sen dejó de practicar el Sutra Dongxuan para concentrarse totalmente en el Sutra Pulso Sanguíneo, por el momento.

Y eso era todo lo que podía hacer. Por muy aburrido que fuera, al menos era beneficioso para su crecimiento personal.

Sin embargo, cuando estaba un poco agotado, se tomaba el tiempo para investigar el valle y examinar la zona un poco más detalladamente, y tal vez incluso ver si podía desenterrar una pista o llegar a una solución a su dilema.

Pero los objetos esparcidos por el valle carecían de marcas o signos reveladores de sus antiguos propietarios o fabricantes. Sin ninguna pista que seguir, Han Sen parecía estar siempre en el punto de partida.

Sin embargo, hubo un objeto que le resultó interesante. Era una tablilla rota que había sido enterrada por completo bajo el suelo.

Vio a un mono orinando cerca. Cavó un hoyo e hizo sus necesidades, y cuando terminó, Han Sen se fijó en la esquina de la tablilla fragmentada que el mono había desenterrado sin querer para responder a la llamada de la naturaleza. Sin inmutarse por el pis del mono, Han Sen se acercó para descubrir el resto y desenterrarlo todo.

La tablilla era grande, como todo lo que había en el valle. Tenía diez metros de ancho y dos de alto. El texto de la tablilla estaba escrito en una antigua lengua humana, de la que Han Sen tenía pocos conocimientos. La única palabra que pudo descifrar, fue la palabra golpear.

Era una suerte que Han Sen se hubiera tomado el tiempo de instruirse en las lenguas antiguas. Si no lo hubiera hecho, habría pasado el texto como garabatos sin sentido.

“Hmm, este es un antiguo lenguaje humano. ¿Esta cosa fue creada por humanos?” Han Sen estaba sorprendido por el descubrimiento que había hecho.

En la palabra golpear, Han Sen notó que había una mancha de sangre. Era una visión melancólica.

Luego miró la artesanía de la tablilla. No podía adivinar qué herramientas se habían utilizado para tallarla y grabar los caracteres antiguos, pero el trabajo era notable. Todo era muy suave. También era fuerte, y aunque Han Sen usara todo su poder en la tablilla, era probable que no pudiera romperla. Probablemente ni siquiera sería capaz de dejar una marca.

Aparte de esta curiosidad que había encontrado, ningún otro objeto que hubiera visto en el valle tenía palabras grabadas.

Han Sen y los monos seguían atrapados allí, y al no haber horas diurnas ni nocturnas, era imposible determinar cuánto tiempo había pasado.

Han Sen continuó su práctica, y las cosas le salieron muy bien. Con su nivel de condición física de mil quinientos, consiguió abrir seis de sus cerraduras genéticas del Sutra Pulso Sanguíneo.

También se aseguró de comer mucha fruta. Cuando su cuenta de puntos genéticos llegó a una suma de novecientos, pareció volverse significativamente más difícil de aumentar.

No importaba la fruta que comiera, no podía aumentar sus puntos genéticos propios. Por lo que podía ver, lo había alcanzado al máximo.

Incluso la Baronesa de las Espinas se sirvió de la fruta de ese valle, y su desarrollo avanzó bastante. Consiguió abrir nueve cerraduras genéticas.

A los monos azules también les fue bien. Todos parecían feroces guerreros primates, ¡eran aterradores!.

Pero como todos habían estado juntos en el valle durante el mismo tiempo, atrapados, se habían hecho amigos. Todos estaban en el mismo barco, y ambas partes reconocieron que no había necesidad de empeorar las cosas manteniendo sus hostilidades.

Sin un ciclo de día y noche que marcara el paso del tiempo, Han Sen se había asegurado de no perder de vista el calendario. Contaba las horas que pasaban en su cabeza, y cada vez que la cuenta llegaba a veinticuatro, hacía una marca.

Puede que no fuera el calendario más exacto, pero debía estar bastante cerca.

Estuvieron allí mucho, mucho tiempo. Han Sen creía que todos habían estado atrapados en ese valle durante tres años. Su Sutra Pulso Sanguíneo estaba en su noveno nivel.

No había habido ningún avance con su modo de Súper Espíritu Rey. Todavía estaba en el noveno nivel, y Han Sen seguía sin poder ganar más puntos por él.

Desgraciadamente, su forma física seguía estancada en mil quinientos. Sus súper puntos genéticos y divinos no habían aumentado ni un ápice. Aun así, el hecho de que hubiera conseguido abrir tantas cerraduras genéticas con un nivel de aptitud tan bajo era un logro notable, y extremadamente raro.

Pero incluso con siete cerraduras genéticas abiertas, el cuerpo de Han Sen no podía soportar el aumento de fuerza que proporcionaba.

Sin embargo, el modo Súper Espíritu Rey no tenía ese efecto negativo. Por lo tanto, Han Sen era capaz de utilizarlo con toda la libertad posible. Con todas sus cerraduras genéticas abiertas, Han Sen podía usar el modo Súper Espíritu Rey durante al menos una hora entera.

Sin embargo, si lo usaba tanto tiempo, Han Sen necesitaba una semana entera de descanso para recuperarse antes de poder usarlo de nuevo.

Después de tres años, Bao’er seguía siendo la niña de siempre. Pero Han Sen comprendía que su ciclo de vida podía ser diferente al de un humano típico.

Ese día, como hacía con frecuencia, Han Sen dio un paseo por todo el valle. Lo hacía todos los días, tratando de detectar la más mínima diferencia en el lugar, que parecía estar atascado en el tiempo.

Y en el transcurso de los tres años, no había habido ni un solo cambio. Es decir, a excepción de la fruta que todos habían comido. Los árboles estaban desnudos y el valle tenía un aspecto lúgubre y muerto, tras sus tres años de ocupación del lugar.

Si no encontraban una forma de abandonar el valle pronto, existía la posibilidad de que se produjera un levantamiento de los simios, y Han Sen y los simios acabarían luchando de nuevo.

Pero ese día, cuando Han Sen se acercó a donde había estado la entrada del valle, se quedó sin aliento.

Han Sen casi lloró de alegría. La pared plana, que antes había bloqueado su regreso, conducía ahora a un túnel. Era exactamente el mismo que había atravesado para llegar al valle hace tres años.

“¡Después de tres largos años, somos libres! ¡Bao’er ven, podemos dejar este lugar!” Han Sen corrió hacia Bao’er y la levantó tan apresuradamente como pudo. Temía que la cueva desapareciera.

Devolvió a la Baronesa de las Espinas al Océano Espiritual y llamó a los monos diciendo, “¡Venga, vámonos! Podemos irnos.”

Han Sen no sabía si lo habían entendido o no, y tampoco le importaba quedarse a averiguarlo. Corrió de vuelta al túnel tan rápido como pudo.

Mientras corría por el oscuro túnel, el rugido de una cascada empezó a resonar a su alrededor.

Cuando la luz literal del final del túnel saludó los ojos de Han Sen, y el sonido de esa cascada acarició sus oídos, Han Sen sintió ganas de llorar.

En los últimos tres años, se había hecho mucho más fuerte y había avanzado mucho. Pero aún así, se sentía como si hubiera pasado el tiempo en la cárcel. Le habían quitado toda la libertad. Ahora, le habían devuelto esa libertad, y esa sensación resonaba en cada célula de su ser.

Han Sen salió corriendo por la cascada y voló hacia el cielo con Bao’er en sus manos. Subió y subió, atravesando las nubes.

“¡Han Sen ha vuelto! ¡Ja, ja!”

 

 


5 2 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comentario
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
Lautarobarreth
Lautarobarreth
hace 4 meses

Nose si la amante estara mas preocupada o mas caliente de tanto tiempo fuera
Gracias por el cap

1
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x