Release that witch – Capítulo 1389


Secretos Místicos


“¿Núcleo?”

Hackzord caminó hacia la maquinaria, se arrodilló y recogió una pieza metálica suelta. Rápidamente descubrió que lo que tenía en la mano era mucho más intrínseco de lo que parecía. Había estructuras ocultas dentro de la capa exterior llena de baches que no se podían descifrar de un vistazo. Recogió al azar un objeto con forma de cilindro y descubrió que el interior contenía más de cien piezas, mucho más complicadas que un fusil de chispa. “Quieres decir…”

“Esos pájaros de hierro necesitan esta cosa para volar” confirmó Corazón Resentido.

“Espera, ¿Estás diciendo que esas cosas que pueden volar más rápido que las Bestias Fantasmales son impulsadas por este montón de cosas inanimadas?” Hackzord frunció el ceño. Como el Señor Superior que una vez se enfrentó a los pájaros de hierro, sabía muy bien que su habilidad para volar no provenía del aleteo de sus alas, sino de las cuchillas en sus cabezas que zumbaban como un pájaro. (NTE: pequeño dato, parece que lo que Roland y su gente llama Bestias Demoniacas, al menos las que vuelan los demonios, son Bestias Fantasmales, eso o el traductor confundió “Demon Beast” con” Bogle Beast”.)

En cierto sentido, era similar a un molino de viento, pero a diferencia del molino de viento que se movía solo cuando había viento, las propias aspas producían viento automáticamente. La única pregunta que dejó perplejo al Señor del Cielo fue cómo las cuchillas eran capaces de soportar las revoluciones de alta velocidad. Definitivamente era imposible que dependiera solo de la fuerza humana; por lo tanto, Señor del Cielo había llegado a la conclusión inconsciente de que se trataba de una especie de sello de poder mágico o un sistema relacionado con el poder de liberación de las piedras mágicas. Estas eran las únicas respuestas razonables para que los pájaros de hierro pudieran volar sin Brujas.

Pero ahora, ¿Nassaupelle le estaba diciendo que una pila de metales muertos e inanimados eran los responsables de permitir el vuelo de los Pájaros de Hierro?

“Inconcebible, ¿Verdad? Yo también lo pensé” Al tocar un tema que le interesaba, Nassaupelle inmediatamente se animó. Extendió su dedo delgado y cavó en un balde de hierro, entregándole uno a Señor del Cielo. “¿Quieres intentarlo?”

Hackzord miró el dedo completamente manchado de negro y dijo con frialdad: “¿Quieres probar un dedo roto?”

“Ejem… Algunas cosas dejan mejores impresiones cuando se experimentan personalmente” Nassaupelle retrajo su dedo y lo colocó en su boca. “Una parte está carbonizada, con algo de fragancia. Es probable que sea un recipiente para contener el fuego.”

“El fuego no puede mover un pájaro de hierro.” (NTE: y eso quien lo decidio? >:v)

“Eso depende de qué fuego sea: si la ignición es lo suficientemente intensa, ¡Incluso podría ser capaz de hacer eso!” Corazón Resentido refutó: “Has visto cómo esos insectos usan los tenedores de fuego, los desarmé y los estudié cuidadosamente. ¡Básicamente están usando combustión, pero a un ritmo extremadamente rápido para inducir algo como una explosión! Si la reacción es capaz de sacar los pernos de las ballestas de hierro, debería poder empujar las cuchillas.” (NTE: no por nada tiene diez cerebros el tipo)

“La explosión de los tenedores de fuego es instantánea. Si es como tu has dicho, significa que el material incendiario debe agregarse constantemente al cubo de hierro. Además, la velocidad debe ser miles de veces por segundo para alcanzar las velocidades de rotación de las cuchillas. En teoría, es simplemente imposible.” El Señor del Cielo intentó amortiguar el entusiasmo de Corazón Resentido.

“Eso es lo que todavía tengo que resolver” admitió Nassaupelle sin rodeos. “Es por eso que llamé a estas cosas para escuchar sus pensamientos. ¿Quién diría que su estupidez está al mismo nivel que la de los Demonios Inferiores? Inicialmente pensé que lo estaban escondiendo intencionalmente de mí. ¡Después de utilizar algunos métodos, me di cuenta que son realmente ajenos a ello!”

En este punto, Nassaupelle hizo un gesto de entusiasmo. “¿Puedes creerlo? ¡El creador de estas cosas es en realidad de la misma raza que estas cosas! El principio almacenado dentro de esta maquinaria está justo en frente de ellos; sin embargo, no tienen ni idea al respecto, incluso afirman que es solo producto de un truco barato de una bruja depravada. En mi agitación, usé demasiada fuerza…”

“Mi.… mi señor…” El rostro del noble se puso pálido por la mirada de Nassaupelle. Inmediatamente se retiró a una pared y tembló sin cesar.

“Puedo entender por qué no tratas a los humanos como formas de vida inferior. ¡Pero tengo que decir que este grupo de humanos que has traído de vuelta todavía son formas de vida inferior, lo más bajo de lo bajo!” Nassaupelle se giró y miró a Hackzord. “Bien, escuché que los pájaros de hierro y los tenedores de fuego fueron creados por Graycastle. ¿Puedes capturar algunos herreros de Graycastle para mí? Quiero ver si hay una diferencia entre las composiciones de sus cerebros. Si la hay, fusionarse con otro cerebro humano tal vez no sea una mala idea…”

“¡Suficiente!” Hackzord lo interrumpió. “¡No estoy aquí para escuchar tus tonterías! Cuando obtengamos su fragmento de legado, todas tus dudas y preguntas naturalmente serán respondidas. Lo crucial es ganar esta guerra. Todavía queda una semana antes de que la Deidad de los Dioses entre en territorio humano, no quiero que aumentes mis problemas. Crear más demonios simbióticos, esa es tu única misión. ¿Entiendes? Y. Nunca. Toques. A los humanos.”

Nassaupelle se calmó, luego extendió ambos brazos. “… Por supuesto.”

El Señor del Cielo lo miró fijamente durante un largo rato antes de levantar al noble superviviente y salir de la habitación.

Después de un largo rato, Nassaupelle negó con la cabeza.

“Tú tampoco eres tan bueno, Hackzord.

La clave para desentrañar todo es descubrir el secreto místico, pero no te interesa.” Sacó una máscara nueva de su túnica y cubrió su rostro de Bruja. “El poder mágico no es la única fuerza que regula este mundo, y mucho menos la Batalla de la Voluntad Divina. Incluso si obtenemos todo del fragmento heredado, no todos pueden alcanzar la cima juntos. Esa es la razón por la que estoy aquí creando Demonios Simbióticos, y tú eres el que se ocupa en el campo de batalla.

No tienes la menor idea del significado que contienen estos objetos de metal…”

El Señor Superior, Nassaupelle, se giró y miró los restos del pájaro de hierro mientras murmuraba para sí mismo.

El uso de explosivos por parte de la humanidad para impulsar un objeto grande lo iluminó a un nivel sin precedentes, se dio cuenta de que era una conversión de energía. Aunque había visto con frecuencia la conversión de energía estable en energía inestable, era la primera vez que experimentaba el uso de conversiones de energía violentas, como la combustión, para lograr una conversión a energía estable. Tenía que haber una conexión intrínseca entre la combustión y el vuelo que causó la conversión de energía.

“Dado que los dos eran reversibles, ¿Podrían ser intrínsecamente iguales?

¿Qué pasa con el poder mágico?

En el pasado, la raza nunca tuvo el más mínimo interés en pensar en la manifestación del poder mágico. Lo tomaron por lo que fuera… Pero ahora, habiéndolo considerado, ¿Podría el poder mágico ser una forma de conversión de energía también?

Por ejemplo, si el poder mágico utilizado para sostener la Deidad de los Dioses se convirtiera en energía explosiva, ¿Qué tan poderoso sería el efecto?

Era como si un nuevo camino hubiera surgido frente a Corazón Resentido.

“Si puedo comprender este secreto místico, Señor del Cielo, no, incluso el Rey… no serán nada.

El conocimiento, el conocimiento es la fuerza más poderosa del mundo.

¡Quiero saber… quiero descubrir los secretos místicos de los humanos!

Nassaupelle levantó la cabeza y soltó una risa extraña e incontrolable.

Cuando escuchó la débil risa detrás de él, Hackzord se fue disgustado.

“Mi señor… ¡Fue una suerte que vinieras!” Sobre su hombro, el noble lucía una mirada de miseria; era un desastre sollozante. “Los otros tenían agujeros en sus cabezas por ese monstruo, y yo era casi el siguiente…”

“Lo sé, descansa tranquilo, todo ha terminado.”

Puso al noble en el suelo, pero le impidió salir. En cambio, lo agarró y levantó al noble por el cuello, sobre el puente colgante.

“Espere un minuto, M-Mi Señor, Señor del Cielo, ¿Qué está haciendo?” Al ver los gusanos horribles y retorciéndose debajo, el noble entró en pánico. “No… ¡NO!”

Hackzord no respondió. De un tiro, el noble gritó y cayó al fondo del hoyo a más de diez metros de profundidad. Sintiendo la “comida” entrante, los Demonios Inferiores acudieron en tropel hacia el noble, balanceándose emocionados como respuesta al regalo.

Lo que Hackzord necesitaba era una fuerza laboral estable y controlable.

Después de presenciar los campos experimentales y la verdadera apariencia de Corazón Resentido, el noble ya no le era útil.

Incluso Hackzord sintió que Nassaupelle no era diferente de un monstruo, y mucho menos de los humanos.

En lugar de permitir que el humano regresara para difundir la noticia de su trágico encuentro, Hackzord decidió callarlo de forma permanente.

Aunque esta elección resultaría en algunos problemas, definitivamente era mejor que un desastre que no pudiera arreglar en el futuro.

Hackzord regresó a la residencia humana temporal. Marwayne fue el primero en darle la bienvenida. “Mi Señor… lo que pasó con las personas capturadas…”

“Revisé y verifiqué la situación. Fueron capturados porque se estaban comunicando en secreto con Graycastle. Como el responsable de la inteligencia es otra persona, recibí la noticia tarde.” Hackzord pacientemente apaciguó al hombre. “Pero fue una suerte que llegué a tiempo, según su cultura, esos hombres no fueron condenados a muerte sino detenidos en Ciudad Cielo. Después de que termine la guerra, pueden pagar un rescate o algún otro precio a cambio de su libertad. Aparte de eso, tengo otras buenas noticias. Los nobles restantes han pasado la prueba, por lo que no volverá a ocurrir algo así.”

“Ya veo…” Marwayen dejó escapar un largo suspiro. “Así que esa es la razón. Gracias, mi Señor. Gracias por su cuidado y preocupación.”

“No es nada, mientras todos ustedes se esfuercen por cumplir las misiones que les he dado, habrá una parte del mundo humano para todos ustedes.”

“Por supuesto por supuesto.” Marwayne de repente sacó una carta de su túnica. “Correcto, mi señor. Cuando estabas en el centro de la ciudad, alguien me pasó esta carta. Dijeron que estaba dirigida específicamente a usted. Aunque podría haber habido un error, ya fue enviada aquí, así que pensé que lo mejor era que usted le eche un vistazo.”

“¿Oh?” ¡Hackzord abrió la carta y sus pupilas se contrajeron inmediatamente!


[Índice]

5 2 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 Comentarios
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
Nino
Nino
hace 4 dias

Gracias por el pack sorpresivo

PonchOTK
PonchOTK
hace 3 dias

Nassaupelle es un puto genio, y como tal, no necesariamente es malo, si tan solo pudiera tener un encuentro con Roland y lo conveciera de que el conocimiento que ya tienen no es nada con el que pueden obtener gracias a su intelecto, entonces se volvería aliado de la humanidad, desentrañaria los secretos del mundo y se volvería un heroe científico en lugar de un subordinado cualquiera en el lado de los demonios…
Gracias por los capítulos!!!

2
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x