Release that witch – Capítulo 1314


Dilema


Por supuesto, la dificultad de producir los dos tipos de equipos de radiocomunicaciones no estaba al mismo nivel. El equipo de ingeniería todavía estaba en el proceso de intentar crear el tubo de vacío, la parte central del transmisor AM.

Los prototipos fallidos ya se habían amontonado en una pequeña montaña fuera del laboratorio.

La sugerencia de Edith de modificar el ‘Fuego del cielo’ en su informe entusiasmó a Roland. A nivel técnico, no fue difícil mover un cañón de francotirador de treinta y cinco milímetros a un biplano. Todo lo que tenían que hacer era incrustar todo el cuerpo del cañón debajo de la barriga del avión y quitar los asientos de tiro. Si limitaran la munición que llevaban a menos de diez rondas, el peso se equilibraría. Aparte de eso, nada necesitaba ser cambiado.

El problema era que, si querían adquirir balas de Piedras de Represalia de Dios de gran calibre, primero tenían que usar sangre de bruja o demonio para derretir y separar las Piedras de Represalia de Dios en la mina hasta obtener el tamaño y forma deseados. Solo entonces podrían someterse a un procesamiento posterior. Si las piedras fueran demasiado grandes, las cuchillas y los tornos que tenían a mano no podrían hacer nada al respecto. Si fueran demasiado pequeñas, las Piedras de Represalia de Dios serían demasiado frágiles. El proceso de selección de materiales base gastó grandes cantidades de sangre mágica. Incluso si la Unión de Brujas y Hechizo Durmiente lo apoyaran, la cantidad que tenían no sería suficiente para satisfacer los requisitos de la guerra.

La verdadera solución a este problema estaba en los demonios.

O descubría la razón por la cual los demonios podían procesar pilares de piedra de Represalia de Dios tan grandes…

…O usaron su sangre para crear las balas.

El ‘Fuego del Cielo’ ahora podría regresar a Neverwinter desde el frente en un día. Con la ayuda adicional de la capacidad de refrigeración de Agatha, el transporte directo de sangre fresca de demonio del campo de batalla no parecía imposible.

Roland registró en silencio su idea en la agenda.

Cuando llegó la noche, Roland siguió su costumbre de entrar al Mundo de los Sueños.

Con el fin de acelerar el avance de los proyectos de la Oficina de Diseño de Graycastle, Roland había aumentado drásticamente la cantidad de veces que ingresaba al Mundo de los Sueños en el último mes, lo que provocó que el tiempo en el Mundo de los Sueños, que se había quedado atrás del mundo real, avanzara significativamente. La ciudad que anteriormente había estado a fines del verano ahora ya tenía copos de nieve flotando, como si este lugar y el exterior pertenecieran al mismo mundo, pero estuvieran en diferentes regiones.

Una mañana típica en el barrio de su apartamento estaba llena de gente. La expansión de la Erosión y el gran desastre en Ciudad Prisma no afectaron en absoluto a los residentes; los dos lados de la calle todavía estaban llenos de puestos de comida para el desayuno con los dueños gritando sobre sus ventas sin descanso. La gente se movía apresuradamente por la calle y la nieve blanca que se había acumulado durante la noche ya estaba cubierta de huellas.

A pesar de que Lan dijo que este mundo también iba a enfrentar una Batalla de la Voluntad Divina, en comparación con el campo de batalla cubierto por la Niebla Roja en el Reino de Wolfheart, este lugar era innegablemente más templado por mucho.

Además, el largo tiempo que pasó en el mundo de los sueños no solo había causado que cambiaran las estaciones, sino que la actitud de la viajera del mundo demoníaco también parecía cambiar significativamente.

Después de observarla durante algún tiempo, Roland estaba básicamente seguro de que aquella demonio que se hacía llamar Valkries no era en realidad una nativa de la península de Cargarde. Aunque la información de registro restaurada por la Asociación Marcialista lo verificó, no había tal persona entre el grupo visitante de la Península. Sin embargo, su comportamiento era difícil de explicar con sentido común.

Roland no fue ajeno al fenómeno de poseer una identidad real sino una personalidad muy cambiada porque él mismo fue un ejemplo de ello. La mejor explicación fue describirla como una “viajera de mundos”.

Al principio, Valkries pudo mantener su apariencia de marcialista normal, hojeando varios tipos diferentes de libros y hablando lo menos posible. Pero con el paso del tiempo, se volvió más y más agitada.

Especialmente después de que sus heridas sanaron. Una vez, se coló en secreto en las profundidades del área prohibida de Ciudad Prisma y se paró en silencio y atenta frente a la ruptura de la Erosión. Según el informe de Dawnen, en ese momento había una evidente expresión de ansiedad en el rostro de Valkries, como si estuviera anhelando algo. Dawnen incluso pensó en múltiples ocasiones que Valkries saltaría a la Erosión, pero al final Valkries se abstuvo de hacerlo.

Sería demasiado afirmar que sus acciones fueron su duelo por la muerte de sus compañeros, porque Valkries no se detuvo ni un solo momento cuando el grupo visitante se encontró con el peligro; de hecho, ella estaba apuntando a la Erosión desde el principio.

Si lo pensaba desde su perspectiva, no era difícil entender el cambio en su actitud.

Al principio, al llegar a esta metrópolis moderna desde la ciudad de los Demonios, podría haber sido capaz de mantener la compostura para averiguar dónde estaba. Pero cuanto más tiempo pasaba mientras su esperanza de regresar seguía tan oscura como siempre, era inevitable que la ansiedad comenzara a crecer. Esta podría haber sido la verdadera razón por la que Valkries se coló en Ciudad Prisma. Quería ver si podía regresar al mundo familiar para ella a través del abismo del que llegó.

Desafortunadamente, el fragmento de memoria no satisfizo sus deseos.

No importa qué, ser capaz de disfrazarse hasta este punto fue una hazaña increíblemente difícil. Después de todo, Valkries no sabía que todos sus movimientos estaban siendo observados por Dawnen. Si no fuera por las pequeñas cosas que la traicionaban cuando estaba sola, no había ni un solo defecto en la forma en que interactuaba con otros marcialistas que la delatara.

Cuando Roland consideró lo que habría pasado si hubiera estado en su lugar, pensó que definitivamente no podría haberlo logrado.

Ahora que se había confirmado su identidad, tenía que pensar qué hacer a continuación.

En ese momento, recibió un SMS en su teléfono.

Era de Phyllis.

[Su Majestad, todas están listas.]

Roland volvió a guardar su teléfono en su bolsillo, se dio la vuelta y caminó hacia la sala de estar.

Zero estaba ocupada llevando un tazón de fideos de huevo a la mesa de la comida. Al ver a Roland, se llevó las manos a las caderas y dijo: “Tío, no has olvidado lo que me prometiste, ¿Verdad?”

“¿Qué, te levantaste tan temprano porque tenías miedo de que me escabullera?”

“No es la primera vez que haces eso, después de todo” dijo, haciendo un puchero.

“Relájate, definitivamente no lo haré esta vez” Roland se rió, se acercó y le dio unas palmaditas en la cabeza. “Vamos a desayunar primero, luego iremos a la puerta de al lado, llamaremos a la hermana García y luego nos iremos juntos.”

Además del Año Nuevo, el mayor evento de este invierno fue el Torneo de Marcialistas que se realizaba una vez cada cuatro años. Para todos los estudiantes de secundaria de toda la ciudad, cualquiera que pudiera verlo en vivo en la arena se convertiría en el centro de discusión. Zero, que normalmente no tenía ningún interés por este tipo de cosas, no fue la excepción. Después de su incesante súplica, Roland no tuvo más remedio que aceptar llevarla cerca de la arena para experimentarla en vivo cuando llegaran las vacaciones de invierno de la escuela.

Había guardias supervisando la competencia de hoy y todavía estaba en la etapa de todos contra todos, por lo que era poco probable que aparecieran Males Caídos. Además, Zero tenía que regresar a su ciudad natal cada vez que llegaban las vacaciones, por lo que difícilmente podía rechazar la ‘única petición’ de la pequeña.

Roland decidió enfrentarse directamente a esa viajera de mundos.

Ya era el cuarto mes.

Aunque parecía que Valkries estaba enfocando toda su atención en el ruidoso ring de batalla, su corazón estaba en otra parte.

Los últimos cuatro meses le habían dado una comprensión básica de este mundo y el legado humano. En algunos niveles, ella misma se había convertido en parte de la aceptación del legado. Mientras pudiera volver a la realidad, definitivamente podría traer grandes beneficios a su raza; sin embargo, el problema principal era que, todo este tiempo, no había podido encontrar la manera de abandonar el Reino de la Mente.

Valkries tenía una enorme cantidad de información, pero no tenía a nadie con quien compartirla. Era como si estuviera en un desierto y finalmente encontrara una botella de agua, solo para encontrarla firmemente sellada, incapaz de abrirse.

Ya sea que enviara una señal de ayuda a Hackzord o que usara su mente para detectar rastros del Rey, no recibió ninguna respuesta. Incluso si se paró en la brecha de este dominio y meditó, el Reino de la Mente no respondió a su llamada en absoluto: era la primera vez que se encontraba en una situación así.

Valkries no pudo evitar sentir un poco de odio hacia el Señor del Cielo.

¿Por qué, incluso después de tanto tiempo, no había intentado despertarla?


[Índice]

5 1 votar
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x