Search

Espada del Amanecer — Capítulo 159

Capítulo 159 – Partida

 

EZ: 1/6


Los mercenarios no se consideraban raros en este mundo. De hecho, la historia de esta ocupación podría remontarse a la época oscura del Imperio Gondor. No importaba cómo las dinastías fueron reemplazadas o cómo la civilización se había levantado o caído, parecía que la gente siempre necesitaría ese personal militar que operaba en la zona gris para llenar las vacantes en las operaciones de esa sociedad. Eran los ‘guantes ensangrentados’ de los nobles, los ‘guerreros de alquiler’ de los comerciantes. Cuando no tenían empleadores, eran los fugitivos en las zonas salvajes.

 

Los mercenarios eran legales, e incluso había un gremio oficial y un burdo sistema de registro. No obstante, casi todos los mercenarios habían hecho algo ilegal, pero ¿qué era? En este mundo incivilizado y atrasado, la ‘ley’ en sí misma no era algo correcto o…

 

Según la información transmitida por los exploradores, había unos veinte mercenarios bien equipados que apuntaban a un grupo de refugiados con una población de unos cien individuos. Además, los mercenarios tenían al menos tres Caballeros de bajo rango y alrededor de dos Magos supervisando el grupo. Incluso si el resto de los mercenarios no tenían ninguna ocupación, su capacidad de combate debería ser mejor que la de los soldados regulares. Tales grupos de mercenarios de ‘élite’ eran realmente raros y habían atraído la curiosidad y sospecha de Gawain. Para erradicar a estos mercenarios ilegales, Gawain ordenó rápidamente a Sir Philip que organizara un equipo de 30 personas y se preparaba para dirigir una ‘campaña’ personalmente.

 

No importaba de dónde vinieran esos mercenarios; estaban amenazando a los refugiados de esta tierra, lo que significaba que amenazaban a la futura población del territorio de Cecil. Gawain no iba a permitir que tal situación continuara, ya que toda esa gente era una fuerza laboral potencial.

 

Podría parecer que estaban haciendo un gran alboroto por un asunto menor para que un legendario Caballero liderara 30 Combatientes Cecil completamente equipados para tratar con 20 mercenarios, pero Gawain tenía su propia intención.

 

Esos 30 Combatientes Cecil totalmente equipados eran la nueva generación de ‘Infantería Mágica’ que acababa de cambiar su equipo. El primer lote de equipo mágico estandarizado ya tenía su propia línea de producción, mientras que estos 30 soldados estaban equipados con las flamantes Pistolas de Rayos Térmicos y paquetes de campo de batalla. Aunque habían pasado por un entrenamiento básico de tiro y coordinación, este era en realidad un equipo inexperto. Aunque la mitad de los miembros eran soldados veteranos, carecían de experiencia con sus nuevas armas. Gawain creía que este nuevo tipo de guerrero que podía disparar casualmente haces de alta energía tendría una capacidad de combate superior en comparación con el soldado tradicional. Por eso quería que estos soldados fueran inspeccionados en combate real.

 

Treinta soldados de ‘Infantería Mágica’ se reunieron en la orilla sur del Río Blanco. Detrás de ellos estaba el puente, recientemente terminado, para cruzar el río. Después de escuchar la noticia, los residentes se apresuraron. Incluso aquellos siervos y trabajadores esclavos que aún no habían obtenido su estatus de residentes libres también se reunieron en los alrededores. Miraban con ojos curiosos al ejército que era diferente de sus impresiones normales.

 

Los soldados llevaban una armadura ligera, ordenada y mágica, reforzada con magia. Cada soldado estaba equipado con un Brazal de acero de forma peculiar en la mano izquierda. En sus espaldas, los tradicionales costales de marcha fueron reemplazados por una nueva generación de mochilas de combate endurecidas. Las longswords mágicas y las hojas de repuesto se sujetaron a sus cinturas y a los lados de las mochilas de campo. Cada uno de ellos se veía impresionante.

 

Gawain había usado una disciplina estricta y un sistema de recompensas y castigos para entrenar a estos soldados durante un largo período de tiempo. Ellos también sabían que como el primer grupo de ‘Infantería Mágica’, era una especie de honor especial; por lo tanto, todos estaban erguidos. A pesar de que un gran grupo de plebeyos estaba gesticulando y señalándolos con exclamaciones de sorpresa y admiración, ninguno de ellos se dio vuelta.

 

Sir Philip se acercó y dijo: “Excelencia, los soldados y el carro de provisiones están listos. Podemos partir en cualquier momento”.

 

Gawain asintió y echó un vistazo a Amber que estaba a su lado. Esta vez, aparte de Amber y Philip, no trajo más mano de obra. Creía que con 30 soldados de infantería mágicos y él para mantener la línea, los más de veinte mercenarios no serían capaces de hacerles nada. “Entonces vamos…”

 

Antes de que Gawain terminara, notó de repente una ligera conmoción entre los plebeyos en la distancia. Una voz fuerte resonó entre la multitud. “Disculpen, disculpen… Gracia a la Luz Sagrada por concederme tiempo… La Luz Sagrada, ah, me pisó el pie… Disculpen, gracias. Por favor, véanlo como por el bien de la Luz Sagrada…”

 

Gawain se sorprendió al ver que la multitud se dividió a la mitad. El clérigo de estilo Arnold Schwarzenegger llamado Wright se acercaba rápidamente en esta dirección.

 

Llevaba la destartalada túnica de Clérigo de la Luz Sagrada. Las inadecuadas túnicas apretaban su cuerpo, mientras que sus músculos, imposibles de ocultar, sobresalían de debajo de las túnicas. Parecía como si se estuviera preparando para acabar con su vida junto con algunos herejes.

 

“¡Oh, Luz Sagrada! Estoy aquí—” Wright llegó al frente del ejército y miró a Gawain que estaba montando a caballo. Pero, se quedó atónito después de unas pocas palabras. “¿Eres tú? ¿No eres… el supervisor de la zona de construcción?”

 

Sin el permiso de Gawain, nadie le había dicho a este clérigo que el Lord Feudal de esta tierra era en realidad el tipo grande que se había sentado a charlar con él en el montón de ladrillos…

 

Gawain no creía que se encontraría de nuevo bajo tales condiciones. Además, ya no podría ocultar su identidad. Por ende, Gawain sonrió y asintió. “No te engañé anteriormente. De hecho, soy el supervisor de esta tierra… Un Lord Feudal también se considera un supervisor, ¿verdad?”

 

“¡Oh Luz Sagrada! ¡¿Tú eres el Lord Feudal de esta tierra?! ¡¿El legendario Gawain Cecil que salió del ataúd debido a tus indignos descendientes?!” Wright exclamó eso mientras dibujaba el símbolo del Dios de la Luz Sagrada frente a su pecho y dijo: “¡Pensé que eras un capataz!”

 

Gawain: “…”

 

Sir Philip desenvainó su espada con un movimiento y dijo: “¡Misionero! ¡Cuidado con lo que dices! O si no…”

 

“Kohon, kohon”. Gawain impidió rápidamente que Philip emitiera la petición de duelo y dijo: “No te agites. Este… es uno de los rumores que le pedí a Byron que difundiera anteriormente.”

 

Amber puso los ojos en blanco y dijo: “Cosechas lo que siembras. No se sabe qué tipo de otras versiones más comunes de ti seguirán apareciendo en el futuro”.

 

Philip y Gawain: “…”

 

Después de un momento incómodo, Gawain no pudo evitar llamar la atención de todos y le dijo a Wright: “Me disculpo por no haberte dicho mi verdadera identidad durante nuestro primer encuentro. Sólo quería tener una conversación con usted como una persona normal para poder entender más sobre las ocupaciones divinas de esta época.”

 

“Puedo entenderlo. Es una acción prudente y sabia”. Wright reveló una sonrisa natural y dijo: “Parece que no tengo que seguir preocupándome por el documento ya que realmente fue entregado a las manos del Lord Feudal”.

 

Gawain sonrió y miró a este misionero con curiosidad. “¿Por qué me buscas a mí? Deberías ser capaz de ver que estamos a punto de iniciar una campaña.”

 

“Estoy aquí precisamente por esa razón.” Wright enderezó su cuerpo y dijo: “Deseo partir junto con el ejército”.

 

Gawain se sorprendió mucho por esto. “¿Por qué? No eres uno de mis soldados ni un consejero del territorio. ¿Por qué deseas ir con nosotros?”

 

“¿Cómo puede un ejército partir sin un clérigo que lo acompañe?” Wright lo dijo como si fuera algo esperado. “Además, como el único clérigo de la Iglesia de la Luz Sagrada, estoy obligado a usar mi poder para ayudar a todos y cada uno de los individuos de este territorio, especialmente cuando se hace justicia. Escuché que está a punto de rescatar a refugiados que están muriendo de hambre en las zonas salvajes. Debo involucrarme en esos asuntos”.

 

Las cejas de Gawain no pudieron evitar crisparse. Cada palabra y declaración de Wright estaba de acuerdo con la virtud e ideología de su credo. Pero, en esta época, ¿cuántos de los clérigos y sacerdotes de la Iglesia de la Luz Sagrada considerarían seriamente tales credos? Este hombre… No es de extrañar que fuera expulsado de la iglesia central.

 

Sólo con pensarlo, Gawain había adivinado que esta persona no apta no sería tratada bien en la iglesia.

 

Philip — que tenía convicciones similares, era piadoso y perseguía el espíritu de un Caballero — estaba lleno de admiración por el discurso de Wright. Este joven e inflexible Caballero parecía haber olvidado que desenvaino su espada antes y quería tener un duelo. Philip cantó alabanzas, “Ese es verdaderamente el discurso de una persona justa. Clérigo Wright, no sólo eres un buen clérigo, también posees el espíritu de un Caballero!”

 

Gawain evaluó a Wright y pensó rápidamente en todo.

 

Su primera reacción fue rechazar a este excéntrico Clérigo de la Luz Sagrada.

 

Era una operación militar: aunque fuera una operación a pequeña escala para erradicar un pequeño grupo de mercenarios, debía ser estricta y solemne. Gawain instintivamente sintió que era inapropiado que un Clérigo de la Luz Sagrada pidiera de repente ‘cortar en línea*’. Pero, después de una breve consideración, Gawain sintió que estaba bien traer a este Clérigo. (EZ: *’cut in line’ en inglés, según el diccionario urbano; Cortar en línea significa entrar en una línea o cola en cualquier posición que no sea la del final. ósea saltarse la cola… al parecer?)

 

Tal vez, era una buena oportunidad para observar al Clérigo. Además, las palabras de Wright tenían sentido… Era necesario que el ejército tuviera un clérigo acompañante.

 

Los soldados podrían tener ya la medicina curativa que Pittman y sus ayudantes han preparado, pero era definitivamente mejor tener un curandero profesional en el grupo. Ya que el antiguo druida estaba llevando a cabo el experimento crucial de potenciar las medicinas con plantas y producirlas en masa, Wright sólo pasó a compensar esa posición vacía.

 

Siempre y cuando este Clérigo fuera capaz de obedecer las órdenes.

 

“No se preocupe. No es la primera vez que tomo el papel de un clérigo acompañante”. Cuando Wright se enteró de la petición de Gawain, sonrió con confianza. “La región central puede ser pacífica, pero es normal que los Lores Feudal organice ejércitos para erradicar a bandidos y monstruos de las montañas. La Iglesia me envía frecuentemente para ser el clérigo acompañante. Estoy muy familiarizado con todo esto.”

 

Gawain miró a este clérigo que estaba cubierto de músculos*; sospechaba bastante de este clérigo acompañado por el ejército… o cargando en las líneas del frente. (EZ: *dice ‘tendones/sinews’ en ingles pero no se… cuál es la traducción correcta?, se entiende que dicen pero…)

 

Al final, el equipo tenía un clérigo de la Luz Sagrada adicional que era extraño y excéntrico.

 

Bajo los ojos de los residentes, el equipo se fue.

 

En el mismo momento, a través de las montañas del norte, los bosques y las tierras salvajes del Río Blanco, a través de los refugiados hambrientos en las tierras salvajes y los insaciables bandidos que trataban a los refugiados como presas, estaba el castillo del clan que el Clan Kant había heredado durante generaciones. A pesar de que han pasado varios siglos, el castillo sigue en pie en silencio en la colina junto a la ciudad Quelin.

 

Este glorioso clan había gobernado esta tierra durante más de trescientos años. Antes de que el Clan Cecil recayera, se les consideraba el raro ‘clan independiente’ de la región sur. Después de que el Clan Cecil declinara, el Clan Kant tuvo la suerte de escapar de la tormenta que puso patas arriba toda la región sur. Todavía estaban establecidos firmemente en su lugar hasta hoy.

 

Trescientos años fueron suficientes para derribar el castillo más majestuoso en un mal estado. Incluso después de múltiples reparaciones y renovaciones, el castillo de los Kant inevitablemente reveló su edad. Esas ventanas tradicionalmente estrechas y largas estaban incrustadas en los gruesos muros de piedra. Aunque era mediodía, todas las habitaciones del castillo seguían llenas de una gran oscuridad.

 

El envejecido vizconde Victor Kant estaba sentado en su estudio mientras una pizca de sol entraba por la estrecha ventana detrás de él. Esto hizo que su cuerpo encorvado fuera aún más sombrío. Su cabeza estaba agachada mientras hojeaba la pila de pergaminos que acababa de terminar de escribir. Esos papeles estaban llenos de símbolos y palabras parecidas a grafitis que tenían un propósito desconocido. Posteriormente, levantó la cabeza y le dijo al mayordomo de igual edad, “Señor Carter, ¿han encontrado esos ‘sabuesos’ nuevas presas?”

 

“Sí, mi Lord”. El viejo mayordomo se inclinó ligeramente. “En el lado sur de las montañas y el bosque, hay un grupo de personas desnutridas y sin hogar. Todavía no saben de su inminente destino. Pero esos sabuesos aún no se han movido”.

 

“Quieren dinero, más dinero.” La cabeza de Victor Kant temblaba como si estuviera furioso, pero su tono era de alegría. “Los perros necesitan comida como recompensa por trabajar para su dueño. Lo mismo ocurre con los perros con dos patas… Dales su ‘comida’ entonces. Sr. Carter, envíe a alguien con una bolsa de dinero y busque a esos sabuesos. Dígales que lo hagan rápido, y tráigame a esos refugiados. Si continúan retrasándose, no habrá más colaboraciones. Este es el mes de la Escarcha, y deben saber claramente que no habrá tantas oportunidades de ganar ese dinero”.

 

“Sí, mi Lord.”

 

Después de que el viejo mayordomo se fuera, Victor Kant bajó la cabeza de nuevo y se enterró en esos símbolos y palabras caóticas. El sol de la tarde tenía dificultades para iluminar el estudio a través de las estrechas ventanas. Parecía como si hubiera una gruesa capa de niebla oscura y borrosa.

 

En esta luz solar oscura y borrosa, la sombra de Victor Kant se extendió por la mesa de estudio, haciendo su sombra indistinta e inhumana…


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Comentarios

0 0 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios

Apóyanos

Te podría interesar

0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
Skip to content