El señor demonio regresado es amable: Capítulo 39

Tum. Tum.

 

Los pasos de Snoc eran pesados y no contenían energía. Todo su cuerpo se hundía como si una carga pesada le empujara hacia abajo.

 

Ah, olvidé mis herramientas.

 

Al haber salido corriendo sin pensarlo, no tuvo tiempo de empacar su pico ni el resto del equipo. Mientras se sujetaba la cabeza con ambas manos, Snoc se sentó en el suelo.

 

No creo que pierda mis herramientas, pero…

 

Sam había estado a su lado. Se habían criado como hermanos, así que Sam probablemente cuidaría de sus herramientas por él. Sin embargo, era incómodo encontrarse con Sam justo después de su discusión.

 

Va a ser difícil hablar con él durante un tiempo.’

 

Pero Snoc no tenía elección. No podía continuar su vida de minero sin sus herramientas. Además, Sam probablemente le regañaría un poco, pero no le lanzaría ningún insulto serio. Sam solo le regañaba porque se preocupaba por el bienestar de Snoc, y este último también sabía que las palabras de Sam eran más realistas y razonables que su sueño.

 

Pero…

 

Pero sigo queriendo ser un aventurero.

 

Snoc no podía desprenderse de su sueño. Como para revitalizarse, Snoc se levantó con mucha energía. Puso fuerza en sus piernas y comenzó a caminar con gran vigor. Enderezó sus hombros encorvados y borró toda la tristeza de su espíritu cantando—: Un antiguo ser lleno de ira se abate sobre nosotros como un maremoto. Es un desastre nunca visto.

 

Mientras cantaba, Snoc empezó a sentirse extraño. La letra de la canción parecía ponerlo más sentimental en lugar de reconfortar su corazón, pero ignoró este sentimiento y siguió cantando. Esta era su canción favorita.

 

—La gente tiembla de miedo ante su presencia. Su nombre es sinónimo de miedo.

 

¡Bam!

 

Snoc vio estrellas frente a él. Se dio un golpe con el suelo y se lastimó el trasero. Mientras se frotaba el glúteo dolorido, Snoc miró al hombre que chocó con él.

 

Vio a un hombre de pie en la oscuridad. Por un momento, Snoc se sintió admirado por el aspecto del hombre. El hombre era exactamente como los aventureros que Snoc había imaginado: llevaba una gruesa armadura de cuero y una espada larga.

 

—Tú eras Snoc, ¿verdad?

 

—¿Perdón?

 

Como nunca había visto a ese hombre, Snoc se sorprendió de que el hombre supiera su nombre. Pero el hombre sonrió como si no le importara lo que Snoc estuviera pensando. Había algo escalofriante en la sonrisa del hombre.

 

—He oído que quieres ser un aventurero.

 

* * *

 

Como en muchos días anteriores, Hans y Zich salieron a luchar contra los monstruos. Para ser más específicos, Hans era el único que se esforzaba por luchar contra los monstruos. Parecía que Sam y Paul Chenu tenían razón sobre el creciente número de monstruos, pues empezaron a encontrarse con ellos con más frecuencia. Aunque esto era bueno para el entrenamiento de Hans, no eran buenas noticias para Suol y todos sus habitantes.

 

—¡Jaaaaaaaa! —rugió Hans, blandiendo su espada.

 

La espada, cargando gran parte de la fuerza de Hans, rozó el cuello del trol.

 

La sangre brotó del cuello del trol y se derramó sobre su garganta; el trol ni siquiera podía gritar correctamente. No obstante, los troles tenían un increíble poder regenerativo, por lo que sus heridas se curaron rápidamente.

 

—¡Jaaa!

 

Hans lanzó otro grito. Su espada voló por el aire. Esquivó los brazos del trol y se dirigió de nuevo al cuello.

 

Hans cortó el cuello del trol junto con la mano que lo mantenía sujeto. Por muy grande que fuera la capacidad regenerativa de un trol, no había forma de que sobreviviera con el cuello cortado.

 

¡Bam!

 

El trol cayó al suelo. Hans exhaló y se secó el sudor de la frente.

 

—Ahora puedo capturar troles pequeños con facilidad.

 

Zich había estado observando tranquilamente a Hans mientras caminaba hacia él. Zich estaba sinceramente sorprendido. Cuando estaban en Steelwall, Hans jamás había empuñado una espada y se dedicaba a las tareas domésticas. Al principio de su viaje, Hans se quedaba sin aliento tras vencer a un solo goblin.

 

Pero ahora, Hans había evolucionado al punto de que podía derrotar a un trol (aunque este aún no estuviera del todo desarrollado). Incluso Hans no podía creer que se hubiera hecho lo suficientemente fuerte como para vencer a un trol. Como queriendo comprobar su fuerza, apretó los puños.

 

¡Fusss!

 

El arbusto se agitó. Hans retrocedió rápidamente y levantó la espada. Se colocó en posición de alerta, pero Zich levantó la mano para detenerlo.

 

—Baja tu espada. No es un monstruo.

 

Zich sabía quiénes eran las figuras. Hans bajó su espada.

 

Dos personas salieron del arbusto. Era extraño ver a personas tan diferentes juntas.

 

—Eh, ¿ese eres tú, Snoc? —Zich se dirigió a la persona que le resultaba más familiar. Como si se hubiera sorprendido de que le llamaran por su nombre, Snoc pegó un salto y se quedó mirando a Zich. Parecía un niño pillado in fraganti por un adulto.

 

—¿Qué estás haciendo? ¿Por qué no te mueves rápido?

 

Una voz grave urgió a Snoc desde el fondo. El tono del hombre sonaba como si estuviera mirando a Snoc con desprecio.

 

Snoc se estremeció y Zich miró al hombre que estaba detrás de él.

 

¿Era él el aventurero llamado Drew?

 

Era uno de los aventureros contratados por la ciudad para frenar el número de monstruos antes del próximo barrido de monstruos a gran escala.

 

Parece que tiene un temperamento desagradable, propio de un aventurero.

 

Era sorprendente verlos juntos, puesto que no había similitudes entre un minero y un aventurero. Drew presionó a Snoc para que avanzara, pero se detuvo al ver a Zich y Hans. Los ojos de Drew se movieron frenéticamente para calibrar la situación, pero cuando vio a Hans empapado de sudor y a un pequeño trol a su lado, Drew dejó escapar una sonrisa.

 

—Y aquí tenemos a un debilucho que le cuesta vencer a un trol apenas desarrollado.

 

Hans se sintió sorprendido por haber sido insultado de improviso. Snoc también se sorprendió. El único que no cambió su expresión facial fue Zich.

 

Hmm, es cierto que Hans es un debilucho.

 

Zich no refutó la afirmación de Drew y se mostró de acuerdo con él. Pero no iba a dejar pasar el insulto de Drew.

 

Aunque sea cierto que es un debilucho, como su señor, soy el único que puede llamarlo así.

 

—Y aquí tenemos a una persona con mierda en lugar de cerebro que llama debilucho a un principiante que acaba de empezar a entrenar.

 

Los labios de Drew, que se habían curvado hacia arriba, bajaron de inmediato. Volvió la cabeza y sus ojos afilados miraron a Zich.

 

—… ¿Qué me has dicho?

 

—¿No solo tienes problemas con tu cerebro sino también con tu oído? Ni siquiera puedes juzgar bien a una persona, así que tus ojos también están hechos de mierda. Uy, no me di cuenta de que eras una persona enferma y te insulté injustamente. Mis más sinceras disculpas.

 

Zich bajó la cabeza. Estaba pidiendo perdón, pero nadie lo consideró sincero.

 

—¡Este bastardo está buscando morir!

 

Drew se sacó una espada gigante de la espalda.

 

—Oye, no seas así. Quiero vivir una vida amable. No quiero luchar contra un triste bastardo que tiene problemas con sus oídos, ojos y cerebro.

 

A diferencia de sus palabras, Zich también sacó sus espadas con rápidos movimientos. Una explosiva atmósfera asesina y la tensión comenzaron a llenar el espacio que los rodeaba.

 

—¡E-Esperen un momento! —Snoc se interpuso entre ellos—. ¡P-Por favor, cálmense un poco!

 

—¡Muévete!

 

Drew miró a Snoc con ojos afilados. La espalda de Snoc se empapó inmediatamente de sudor, pero resistió la mirada de Drew.

 

—¿Podría dejar pasar su comportamiento por m-mí? Esta persona es un conocido de mi amigo.

 

Luego Snoc se volvió y miró a Zich.

 

—Usted es el Sr. Zich, ¿verdad? ¿No podría calmarse usted también? ¡Esta persona es mi maestro!

 

—¿Maestro?

 

Zich miró fijamente a Drew.

 

¿Quiere que ese bastardo sea su maestro? Las habilidades de este gamberro parecen regulares y su personalidad es una mierda.

 

Las únicas cosas que uno podría aprender de él eran provocar peleas y hacer expresiones desagradables. En ese momento, otro sonido los interrumpió.

 

¡Plam!

 

El arbusto volvió a temblar con fuerza. Hans y Snoc saltaron sorprendidos. En comparación con ellos, Zich y Drew se limitaron a volver la cabeza.

 

¡Pam!

 

Se asomó un sucio pie verde. Al poco tiempo, un cuerpo gigantesco con un rostro espantoso apareció a la vista; era un trol.

 

El trol llevaba una tosca cachiporra de madera y miró a su alrededor. Luego soltó una gran carcajada. El trol parecía feliz de ver muchas presas disponibles.

 

Es uno grande.

 

El trol terminó gruñendo; el monstruo era demasiado para el actual Hans. Zich estaba a punto de matar al trol cuando Drew se le adelantó.

 

Drew se dirigió hacia el trol con una espada en la mano. Un afilado destello brillaba en el arma.

 

¡Oohwaaaa!

 

El trol emitió un fuerte sonido y se dirigió directamente hacia Drew. El trol se veía feroz mientras movía sus enormes músculos. Y Zich envainó su espada. Luego, se cruzó de brazos y observó la lucha de Drew.

 

¡Crac!

 

La cachiporra del trol descendió y golpeó el suelo. La tierra y la hierba volaron por todas partes, y un agujero gigante quedó en el suelo. Pero Drew ya se había movido a un lado.

 

—¡Jaaa!

 

Drew blandió su espada. La espada plateada brilló con fuerza a la luz del sol.

 

Un profundo corte apareció en el hombro del trol.

 

¡Kuaaak!

 

El trol soltó un grito furioso por el dolor. Comenzó a mover su cachiporra con más fuerza.

 

Por otra parte, las heridas del trol comenzaron a curarse a gran velocidad. Pero Drew mantuvo la calma y siguió blandiendo su espada. Cuando un corte se curaba, hacía dos cortes; cuando dos cortes se curaban, hacía tres cortes. Los movimientos del trol se fueron limitando cada vez más por los constantes ataques de Drew.

 

—¡Juu!

 

Drew volvió a evadir el ataque del trol y cortó el brazo del trol como si estuviera clavando un hacha.

 

¡Pam!

 

—¡Aaaaaaah!

 

La espada atravesó la mitad del brazo del trol. Era el corte más profundo que Drew había hecho hasta el momento. Mientras el troll temblaba, Drew empujó la espada más adentro.

 

—¡Jaaaaa!

 

En seguida, Drew dio un fuerte grito y se dirigió hacia el cuello del trol.

 

La espada gigante atravesó el cuello del trol. Su golpe fue amplio, y casi logró rebanar completamente el cuello del trol.

 

¡Cof!

 

El trol sacó la lengua y empezó a toser, pero Drew siguió aplicando más fuerza en su espada.

 

La cabeza maltratada de un trol flotó en el aire y cayó al suelo.

 

¡Fuus!

 

Como si quisiera presumir, Drew se echó la espada gigante a la espalda con un fuerte giro. Se veía un poco guay mientras posaba delante de un trol empapado de sangre. Tanto Hans como Snoc, que se hacía llamar discípulo de Drew, miraron a Drew con admiración en los ojos.

 

Vaya, está presumiendo mucho por un simple trol.

 

Obviamente, Zich no estaba impresionado. Drew se había esforzado mucho para matar a un solo trol y ahora se hacía el guay. Si Zich tardara tanto como Drew en vencer a un solo trol, se habría muerto de vergüenza.

 

¡Fum!

 

El cadáver del trol desapareció en la caja mágica de Drew. Acto seguido, Drew devolvió la caja a su bolsillo. Echó un vistazo entre Hans y el pequeño trol y su mirada se posó finalmente en Zich.

 

—¡Jum!

 

Drew se dio la vuelta como si Zich no mereciera su tiempo.

 

—Vamos.

 

Drew aseguró la posición de su espada y comenzó a caminar, y Snoc lo siguió de cerca por detrás. Snoc puso una expresión de disculpa hacia Zich, y tras inclinar la cabeza una vez, desapareció en el bosque.


Índice

5 7 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comentario
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
tp_shin
tp_shin
hace 1 año

Ya tenemos al tonto de turno de este arco

1
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x