Search

After Story V — Arifureta: Capítulo 413

Aquí esta mi Patreon.

Traductor: Expectro
Editor: Expectro


Anterior |Índice| Siguiente


After Story IV ― Arco de Lord Abyss – Capítulo 3: Un Violento Temblor Recorre el Mundo Hada (En el Futuro)

“¡¡GRAAAAAAAAAAAAAH!!”

Intención asesina, malicia, odio y rabia. Todo tipo de emociones negativas fueron contenidas en cantidades concentradas en el atronador rugido.

El aire que estaba mezclado con polvo fue arrastrado por una onda circular con eso. La atmosfera traqueteaba como si estuviera electrificada, la voluntad humana fue pulverizada instantáneamente.

De hecho, la mayoría de los onmyoujis de Fujiwara y Tsuchimikado palidecieron y cayeron de rodillas. Incluso Taisei, el noble anciano y Fukube no pudieron moverse aunque todavía estaban de pie.

Así de espantosa era la presión que venía del gran oni de la calamidad en que se convirtió la mujer. También estaban conteniendo la respiración al ver su transformación externa. Ya no había rastro de mujer en ella. La piel bronceada, el cuerpo musculoso y el miasma negro que irradiaba de todo su ser se veían realmente aterradores.

Sin embargo, la principal razón por la que no pudieron moverse fue seguramente por el shock.

La prueba de eso era que incluso Hinata, que no parecía desanimada inclusive contra la presión del gran oni, se veía estupefacta con la boca abierta.

Después de todo, tal encarnación de la calamidad, su carga que era como un camión atropellando todo a su paso fue:

“Desagradable”.

Ignorado por una sola palabra.

El gran oni del desastre se retorcía con el cuello fuertemente agarrado con una sola mano. Rugió aún más e hizo que sus músculos se hincharan para romper el esbelto brazo del oponente.

Pero el brazo ni siquiera se movió.

Cabello blanco, tres cuernos, kimono con tela negra y bordado de flor del infierno rojo, vestido sueltamente como para tentar el deseo carnal de otras personas y llevarlas a la ruina. Era un oni femenino con un encanto hechizante que enviaba escalofríos por la espalda.

――Jefe Oni, Shuten Douji del Monte Ōe.

El susurro de Hinata que vio a través de su verdadera identidad con su instinto espiritual misteriosamente alcanzó los oídos de todos los presentes.

Esto hizo que los ojos de todos se fijaran en ella por su hermosa existencia que podría cautivar a cualquiera.

Era completamente incomprensible lo que estaba pasando en este momento.

¿Cómo pudo Shuten Douji lograr la manifestación tan fácilmente a pesar de que tal hazaña no debería ser simple en absoluto? ¿Por qué dos compañeros oni se oponían? ¿Por qué Shuten Douji tenía forma de mujer?

Las preguntas fluían sin cesar antes de desvanecerse en el interior del estado en blanco por el asombro.

Pero solo había una cosa que todos entendían.

Esa hermosa oni, ella…

“Estáis haciendo que la leyenda de Ootakemaru llore, ¿sabéis?”

El “estatus” de su existencia era diferente.

Shuten Douji giró su muñeca. De un vistazo parecía que estaba acariciando la parte inferior de la mandíbula del oponente de forma burlona con la punta de su dedo. Luego, movió hacia arriba ligeramente la yema del dedo.

Con solo eso, el gran oni de la calamidad, el legendario dios oni que también fue contado como uno de los tres grandes youkai más atroces de 『Japón』 el cual rivalizaba con Shuten Douji, Ootakemaru flotó ligeramente en el aire.

Ootakemaru fue solo levemente golpeado por una ligereza como la de alguien que estuviera jugando a hacer malabares con pelotas de semillas, pero no se le permitió atacar simplemente porque ya no estaba restringido.

Un sonido atronador y una onda de choque surgieron justo después de eso. Y entonces el enorme cuerpo de Ootakemaru desapareció.

Hinata y el resto se cubrieron la cara con los brazos para protegerse del impacto. Lo que vieron entre el hueco de sus brazos fue la figura de Shuten Douji mientras terminaba de balancear su mano como si acabara de alejar un insecto. Sin embargo, esa mano estaba apretada como un puño.

Sí, fue un simple golpe con el reverso de la mano.

Con solo eso, el enorme cuerpo del oni fue enviado volando.

Los árboles a lo largo de su camino fueron todos rotos. Se creó un camino improvisado en el oscuro bosque. Un segundo después, un sonido aún más atronador se escuchó desde bastante lejos. Lo más probable es que el gran oni finalmente se hubiera estrellado contra el suelo justo ahora.

Era una fuerza física abrumadora que era imposible de describir con palabras.

Penetró en la conciencia de las personas que solo podían mirar lo quisieran o no, congelándoles los corazones. El sonido de alguien tragando saliva se podía escuchar débilmente.

Solo una persona, Hinata, estaba haciendo una expresión sombría mientras volvía su mirada juzgadora hacia Shuten Douji. Fue un asombroso coraje a pesar de que era la onmyouji más fuerte de esta generación.

Entonces:

“¡Oo~i! ¿Yaya no Hidzuki-saaan? Sería genial si pudieras darme una pequeña mano aquiii”.

Una voz que sonaba bastante idiota pisoteó ignorantemente la seriedad.

Shuten Douji reaccionó a la voz que la llamaba y se agachó en el borde del agujero de luz, la “Guarida de Dragón” con un elegante movimiento. La parte inferior de su kimono se abrió en gran medida, por lo que sus muslos regordetes y lo que estaba más profundo casi se podía ver… ¡No, esa parte más profunda estaba magníficamente justo fuera de la vista! ¿Fue calculado? (Ex: No empiecen a provocar)

“La que cambia la luna a carmesí con la tragedia todas las noches” “Esa figura que teñía su cabello blanco de carmesí todas las noches es hechizante como otra luna”, por lo tanto, ella era Yaya no Hidzuki(Noches de Luna Carmesí).

Ese nombre verdadero que vino de tal origen no había sido llamado por nadie durante más de mil años. Incluso no estaba permitido pronunciarlo sin su permiso.

Yaya no Hidzuki estaba dirigiendo una mirada de éxtasis hacia el único hombre al que se le permitía hacer eso en esta era. Se puso una mano en la mejilla y dejó escapar un suspiro acalorado mientras veía seductoramente la expresión crispada de Kousuke.

“¿Qué debería hacer aquiii?”

“¿¡Eh!? ¿¡No me vas a ayudar!?”

“¿¡Dijiste que ibas a ayudar, verdad!?”Kousuke murmuró con agitación. En respuesta, Yaya no Hidzuki lanzó un suspiro dramático.

“Qué persona tan horrible sois”.

“¿¡Por qué!?”

“No me susurrareis ni una sola palabra de amor incluso tras hacerme esperar tanto tiempo. A pesar de que he estado aguardando lo que fue como una eternidad… ¿Soy solo una mujer conveniente para vos?”

“¡¡Realmente lo sientoooo!!”

La forma en que escondió la boca con la manga e inclinó la cabeza fue encantadora. Pero su sonrisa no llegó a sus ojos. Se podía sentir una emoción lúgubre en sus pupilas doradas. ¡Estaban mirando fijamente en reprensión a un hombre infiel! Quizás incluso el hecho de que Kousuke se había medio olvidado del contrato también había sido expuesto.

“¡D, Disculpa! ¡Disculpa! ¡Haré todo lo que quieras, así que ayúdame!”

“¿Hm? Justo ahora, ¿dijisteis lo que quiera?”

“Ah, no, hay un límite, ¿vale?”

“¿Hmmm? Entonces…”

Yaya no Hidzuki lucía una sonrisa animada pero contenida. Inmediatamente hizo que Kousuke, que estaba lleno de inquietud, se disculpara.

“Mi nombre, llamadlo una vez más. Como es un nombre que a menudo os he permitido a vos, mi amado, llaméis en el pasado… así que, decid mi nombre, Hidzuki”.

Un nombre de pila, un nombre cariñoso que solo estaba permitido para Kousuke.

También debe tener el propósito de ocultar su nombre verdadero. Pero incluso más que eso, la legendaria oni deseaba que Kousuke pronunciara ese nombre exactamente porque era él. Su apariencia en este momento, en lugar de verse como la “Anego(hermana mayor)” que dirigía a ese grupo de “Hyajajaa” en el 『Mundo de las Hadas』, ahora parecía más una doncella enamorada.

Kousuke se quedó sin palabras por un momento. Sin embargo, inmediatamente mostró una sonrisa aunque parecía preocupada. Luego pronunció el nombre con un tono que apreciaba cada sílaba.

“Hidzuki”.

“Fufufu. Muy bien”.

El tono animado de Hidzuki brincó. Pero su charla terminó ahí. El asunto de sacar a Kousuke también se pospuso un poco.

Después de todo, no fueron solo los onmyoujis los que se quedaron atónitos. Este tiempo de conversación tonta fue más que suficiente para recuperarse de un estado estupefacto.

「Imposible. Esto es absurdo. ¡¡No hay forma de que esto sea cierto!!」

El hombre de negro. Las cuencas de sus ojos, que ya habían perdido ambos globos oculares quedando solo barro mezclado con sangre y lágrimas que fluían de allí, captaron la figura de Kousuke y Yaya no Hidzuki, o más bien a “Hidzuki”.

Su tono se podía sentir claramente cambiando del asombro a la rabia.

Era simplemente natural. El as bajo la manga que guardó como su segunda mejor mano increíblemente se convirtió en la carta que permitió a su oponente revertir la situación. ¿Quién podría imaginar que ocurriría tal situación? Además, por el aspecto de las cosas, esa carta de triunfo incluso estaba relacionada con su enemigo. Ciertamente, era absurdo.

Kousuke pensó de alguna manera. Si la fastidiosa chica de cierto gran laberinto que lo había atormentado hasta la muerte estuviera aquí:

「¿Pensaste que era una carta de triunfo? ¡Qué pen~aaa! ¡La cagasteeee! Hey, hey, ¿cómo te sientes ahora mismo?, ¿qué se siente el autodestruirte después de actuar arrogante de esa forma?, ¡hey, hey!, ¡vamos, dímelo!, ¡¡pugyaah!!」

Se sentía como si dijera eso. Todavía tenía un poco de trauma de ese sitio, por lo que alucinó su voz en esta situación.

「¡¡Bastardoooo, qué hiciste-!! ¡¡¡Que hicisteeee!!!

No solo los tentáculos de tierra. Las nueve colas también se estaban materializando aún más claramente en proporción a la putrefacción del cuerpo del hombre a medida que pasaba el tiempo. Esas colas se estiraron con una voluntad detrás de ellas.

Kousuke soltó “Ah, mierda” mientras que un miembro del clan Fujiwara que estaba colgando debajo de él puso una expresión desesperada.

“Qué maleducado”.

Los ojos de Hidzuki se entrecerraron lentamente. Con solo eso, una gran cantidad de aura demoníaca de color sangre brotó. Derribó los tentáculos de tierra y nueve colas como la presión de una cascada.

“Un tipo que se interpone en el camino del encuentro amoroso entre un hombre y una mujer enamorados entre sí debería ser asesinado a patadas por un caballo”.

Hidzuki ignoró por completo la objeción de Kousuke “Espera. Deberías arreglar la parte de enamorados entre sí――” y jaló del hilo de hierro del que Kousuke y los otros estaban colgando con un tirón.

「¡¡No escaparaaaaas!!」

Seis de las nueve colas se extendieron a los alrededores y apuñalaron. La luz llenó el área haciendo difícil ver, pero parecía que el agujero también fue abierto físicamente.

Las colas anclaron el cuerpo en su lugar, luego el hombre controló las tres colas restantes y las entrelazó alrededor de los tres miembros del clan Fujiwara en la parte inferior.

Desde allí, miasma fluyó hacia los tres. Sus ojos perdieron color en un parpadeo y comenzaron a luchar para arrastrar a sus compañeros por encima de ellos. Además, las tres colas siguieron moviéndose para a su vez robar la cordura de las personas de abajo.

“¡Mierda, este tipo es realmente obstinado!”

“Esto es patético, que el gran Kyuubi se deje utilizar por un humano como le plazca así”.

Mientras Kousuke estaba maldiciendo, Hidzuki suspiró por la desagradable vista que presenció. La diferencia en los grados de entusiasmo entre sus corazones era amplia. Para ella, seguramente el hombre de negro y los miembros del clan Fujiwara eran existencias igualmente sin valor. No eran un tema de su interés.

Por eso, como para decir que los humanos deberían protegerse a sí mismos.

“¡¡Gyokutei Yuuchoku ― Toumetsu Youki ― Saika Shoujo ― Jako Taisan ― Kyuukyuu Nyoritsuryou (Con el Decreto Imperial del Emperador ― Derretir el Aura Abominable ― Eliminación de Catástrofe ― Repeler Zorro Malvado)-!!”

Palabras de poder con un penetrante espíritu de lucha a pesar de lo joven de la voz llegaron. Las tres colas fueron repelidas, el miasma negro cayó de los tres miembros del clan Fujiwara y se dispersó. La cordura volvió a sus ojos.

“¡Bien, Hinata-chan!”

“… Oho”.

Hidzuki miró hacia atrás por encima de su hombro y entrecerró los ojos.

Desde una pequeña distancia, Hinata estaba de pie con vigor, como diciendo que no daría ni un paso atrás a pesar de su expresión tensa. Estaba formando un sello de mano espada y hacía que una luz blanca surgiera de su cuerpo.

A pesar de la distancia, juzgó con precisión la situación y protegió a los miembros de su clan al repeler la maldición del Kyuubi como su oponente, quien aunque todavía solo estaba manifestado parcialmente, su sello se había roto y había obtenido un sacrificio para conseguir poder. Fue realmente una hazaña espléndida y digna de elogio.

Quizás por eso. La legendaria oni Shuten Douji finalmente la reconoció como un “individuo” en ese momento.

Se sintió como si un escalofrío acariciara la columna vertebral de Hinata. Su instinto humano naturalmente trató de hacerla retroceder.

Y por tanto, dio un paso adelante y le devolvió la mirada.

Las pupilas doradas de Hidzuki se encontraron con la mirada de Hinata. Brillaban misteriosamente.

Hidzuki reaccionó como si hubiera visto algo que la convenció y de repente apartó la mirada de Hinata.

“Santo cielo. Es por eso que el mundo de los humanos es tan interesante”.

Dijo esas palabras con los colmillos expuestos. Había deleite contenido en algún lugar de su voz.

Arrastró la manga y levantó el brazo.

Y entonces:

“No permitiré que un simple animal básico toque a mi amado”.

Un puñetazo. Hacia el borde de la guarida de dragón.

Brotó un sonido atronador y un intenso temblor. Pero el impacto no se extendió. En cambio.

「¿¡Guaa!?」

Las seis colas que estaban fijando al hombre de negro en su lugar se rompieron simultáneamente.

「¿¡Difusión de impacto!? ¿¡Además con tal delicadeza-!?」

Los ojos de Kousuke se abrieron reflexivamente.

Incluso mientras eso, el cuerpo del hombre de negro, que en su mayoría se había convertido en tierra, estaba en el extremo receptor del impacto de destrucción. Su cuerpo se estaba desmoronando.

“Aquí vamos, os estoy jalando ahora”.

“¿¡Nowaaah!?”

El peso de Kousuke y los demás, incluido el hombre de negro, equivalía al de diez personas, pero Hidzuki no le prestó atención y tiró del hilo de hierro una vez más. Jaló como un pescador pescando un atún antes de que el hombre de negro pudiera intentar cualquier otra cosa.

Kousuke y los otros salieron volando de la guarida de dragón “Poo~nn” como si fuese una broma. Flotaron en el aire. La gente de Fujiwara gritaba fuerte “¡Waaaaaaaaaa~~h!”.

Tres colas y tentáculos de tierra entrelazados los perseguían, pero Hidzuki los dispersó con un corte como si fuera un asunto trivial.

Naturalmente, el hombre de negro que se separó a sí mismo en el aire estaba cayendo solo. Apenas se agarró al borde de la guarida de dragón.

「¡¡Maldito seas, maldito seas!! ¡¡Ahora que ha llegado a esto!!

Dirigió las revividas nueve colas y trozos de tierra hacia Hidzuki en un instante.

Lo hizo mientras soltaba el borde y se dejaba caer sobre la vena de dragón.

Incluso su habla humana se había vuelto extraña. Su cuerpo de carne no dejaba de desmoronarse. Ni siquiera duraría un minuto.

Le fue imposible volver a subir para capturar a la gente de Fujiwara. Por eso mostró un último esfuerzo para al menos traer a Shuten Douji para que lo acompañara.

Por supuesto:

“¡¡Hidzuki!! No dejes que ese tipo caiga――”

“¡¡Asqueroso!!”

Lo derribó. Solo su gesto fue elegante, pero su bofetada generó una presión de viento escandalosamente fuerte.

Parecía que odiaba tanto al zorro de nueve colas que incluso ignoró las palabras de Kousuke.

El resultado fue obvio.

¡¡Maldición, maldita seas-, ofrezco mi carne y sangre al antiguo sello-!!

El hombre de negro soltó una especie de maldición al final antes de ser tragado por el torrente de luz.

Realmente fue un final digno de ser llamado “horrible”.

De esa forma.

「De alguna manera tengo una mala premonición――¿¡espera!?」

Rodó en el aire mientras tomaba una postura de aterrizaje a la vez que intentaba usar tonjutsu de viento para suavizar la caída de los ocho miembros del clan Fujiwara que seguramente no tenían la compostura para hacer su propio aterrizaje.

Pero en ese momento, el hilo de hierro enrollado alrededor de su brazo derecho fue jalado con una fuerza absurda.

No hacía falta decir la culpable, fue la mujer oni que se veía verdaderamente obscena con sus mejillas sonrojadas y sus ojos húmedos.

“No-, esperaaaa”.

Kousuke se puso espontáneamente nervioso. La mayor parte se debió a su ansiedad instintiva, pero su brazo izquierdo estaba conectado a los Fujiwara a través de un hilo de hierro, por lo que si también eran jalados con él, las coordenadas de su tonjutsu de viento se alterarían y terminarían aplastados en el suelo.

Kousuke desenrolló desesperadamente el hilo de hierro en su brazo izquierdo mientras ajustaba las coordenadas de caída de su tonjutsu de viento.

Debido a eso no pudo escapar de la oni Anego que abrió los brazos en bienvenida.

“¿¡Offuu!?”

“Aahn”.

Los Fujiwara apenas lograron aterrizar en el suelo sin heridas. Al mismo tiempo, el rostro de Kousuke se sumergió en el cojín de la mejor calidad que había pasado de ser espléndido y en su lugar llegó al reino de lo brutal.

Ah, fue como el sueño.

No, no se refería al sueño de un hombre o ese tipo de cosas, esto era lo mismo que el sueño que había estado teniendo día tras día. Por sueño que quería decir era como un sueño que también sucedió en la vida real. Le envió ese pensamiento a alguien a quien no quiso nombrar, solo que era una profesora con cabello rubio atado en cola lateral cuyos ojos tendían a oscurecerse.

“Fufu, finalmente os atrapé”.

“¿¡Nnmuuuh!?”

La diferencia de altura entre ellos era de alrededor de 1,5, por lo que la escena parecía una madre abrazando a un hijo. Los pies de Kousuke que no tocaban el suelo pateaban hacia adelante y atrás, mientras que sus manos intentaban apartar las colinas gemelas que estaban conteniendo agradablemente su rostro, pero también quedaron enterradas.

“Amado mío. Ah, estáis rebosante con tanto atractivo sexual así. Realmente no sois una buena persona”.

“¿Nnmu? ¿¡Nn!? ¿¡Funmuu!?”

Un chillido (?) sin palabras salió de Kousuke. Una suave y cálida sensación se deslizó desde su brazo.

Lo entendió incluso sin mirar. Su lengua se arrastraba por la sangre que goteaba de su brazo que fue herido por el hilo de hierro.

¿Fue solo su imaginación que una ligera alegría se mezcló en la voz de Kousuke? Si se estremecía al ser lamido por otra mujer, entonces otra chica que podía hacerlo temblar en un sentido diferente podría atacarlo.

Entonces, quizás porque se escuchó el grito impotente de Kousuke, la chica más cercana levantó una voz tensa.

“Aléjate de Endou-sama”.

Con eso, Taisei, el noble anciano y los otros, e incluso Fukube volvieron a sus sentidos. Levantaron la guardia ante el nuevo y poderoso espectro que gobernaba este lugar. No se les dirigió ninguna hostilidad o malicia, pero de todas formas refrenaron desesperadamente sus corazones que querían huir inmediatamente de aquí.

Hidzuki ni siquiera vio a Taisei y a los demás, solo envió una mirada de reojo a Hinata.

“¿No sabéis hablar cortésmente, pequeña niña?”

El aire era crítico. No, con Hidzuki su atmósfera se sentía más entretenida que seria.

En cualquier caso, este no era el momento para que él se hundiera en pechos.

Su brazo derecho que estaba recibiendo “Chupa chupa pero pero” ya era inútil en varios sentidos, por lo que lo ignoró mientras trataba de lanzar un guijarro de teletransportación con su brazo izquierdo.

Pero antes de que pudiera, inesperadamente.

“Aunque tenéis un buen aspecto, pequeña niña. Podéis al menos defenderos del aura de oni, ¿correcto?”

Hidzuki dijo repentinamente tal cosa y “Poon” arrojó a Kousuke suavemente hacia Hinata.

Hinata gritó preocupada “¡Endou-sama!”, sin embargo, inmediatamente jadeó y dirigió su vista hacia el bosque.

――¡¡¡GRAAAAAAAAAAAAAHH!!!

Muchos árboles que fueron partidos a la mitad se convirtieron en proyectiles improvisados ​​que los atacaron.

“¡¡Ootakemaru todavía está vivo!!”

“Bueno, no se convertiría en una leyenda si ascendiera al cielo solo por eso, ¿sabéis?”

Mientras Hidzuki desvió el primer bombardeo con una mano, Hinata rápidamente formó un sello de mano con ambas manos incluso mientras hacía una expresión amarga. Envolvió el dedo índice de su mano izquierda con su mano derecha y gritó “¡¡Abiraunken!!”.

El mantra que pedía protección hacia Vajradhatu Mahavairocana se convirtió inmediatamente en una barrera invisible que protegió a Kousuke, Fukube, Taisei, el noble anciano y el resto del miasma que fluía como un arroyo fangoso desde el interior del bosque, así como el aura fantasmal carmesí de Hidzuki que de repente se intensificó.

Al mismo tiempo, los labios de Hidzuki se abrieron en una amplia sonrisa. Se inclinó hacia atrás para esquivar el siguiente bombardeo de troncos, luego extendió su mano derecha como una garra de águila y agarró un tronco antes de que la pasara por completo.

El tronco hizo muchos sonidos “Mekya-”. Los cinco dedos de su mano derecha se hundieron en el tronco, la parte agarrada se comprimió y transformó en algo parecido a un mango.

Hidzuki colocó su pie derecho hacia atrás y lo plantó en el suelo como si quisiera rasgar el piso. Combinado con el poder de su brazo, neutralizó por completo la fuerza de la inercia que provenía de la poderosa velocidad del tronco.

Entonces balanceó el tronco con un solo brazo para pulverizar el tronco que venía a continuación como si fuese un chiste.

Mirando más de cerca, el tronco que atrapó estaba envuelto en un aura que tenía un color similar a la sangre. Lo más probable es que su dureza aumentara a partir de eso. Los troncos que volaban hacia ella fueron pulverizados unilateralmente.

Impacto tras impacto reverberaba. Resonó ruido atronador tras ruido atronador. El campo de batalla que ocurrió instantáneamente allí se llenó de una furiosa tormenta que soplaba locamente desde el tronco que se balanceaba.

Taisei y el noble anciano casi fueron despedidos y mantuvieron sus cuerpos cerca del suelo. Gritaron con expresiones pálidas.

“¡E, Esto es malo! ¡Necesitamos evacuarlos!”

“¡Taisei-dono! ¡Vamos a ir!”

Estaban bien por ser protegidos por la barrera de Hinata detrás de Hidzuki, pero los miembros del clan Fujiwara junto con Takehiko y el resto todavía estaban tirados en el suelo cerca de la guarida de dragón. Podrían morir inadvertidamente por una bala perdida del campo de batalla.

Podrían perder la vida incluso solo por la espesa aura fantasmal. A ello se agregaron además los restos de troncos que se esparcieron por todas partes como perdigones de escopeta, por lo que sus vidas también se vieron amenazadas por peligro físico.

El noble anciano estaba a punto de dar una orden a los practicantes del clan Tsuchimikado, protéjanlos con su vida. Justo como gritó el ahora inmóvil Takehiko antes de esto.

Pero personas con clase de retaguardia de apoyo las cuales entrarían cargando en el campo de batalla de los onis no lograrían nada más que el suicidio.

“¡Para! ¡¡Haré algo al respecto!!”

“¡P, Pero! Fue nuestro error lo que causó esto――”

“¡Me importa una mierda! ¡Le prometí a Hinata-chan que la dejaría abofetearlos a todos! ¡¡No voy a dejar que ustedes mueran después de llegar tan lejos!!”

Cuatro practicantes del clan Tsuchimikado ya habían desaparecido en la guarida de dragón porque estaban protegiendo a los miembros del clan Fujiwara del hombre de negro.

No podía permitir más pérdidas que estas. Kousuke detuvo a la fuerza la discusión y sacó todos los artefactos guijarros de teletransportación que tenía sobre él.

Los arrojó hacia los apiñados miembros del clan Fujiwara, así como Takehiko y compañía.

Los guijarros fueron esparcidos y cayeron sobre ellos. Lanzó tantos como tenía esperando que algunos los alcanzaran. A pesar de que hay más de treinta de ellos, seguramente cada uno de ellos terminaría dentro del rango efectivo de al menos una de las piedras. 「O mejor dicho, ¡entren en el rango!」 Kousuke oró mientras activaba simultáneamente sin el menor error de cálculo todos los artefactos para cambiar coordenadas espaciales con el usuario.

“¿¡Hiee!?”

“¡Endou-samaa!”

Los miembros del clan Fujiwara junto con Takehiko y sus hombres aparecieron alrededor de Hinata. A cambio, Kousuke apareció justo en medio del área de tormenta.

En el instante en que su campo de visión cambió, un tronco desviado se acercó justo ante sus ojos. Kousuke gritó mientras desesperadamente hacía limbo.

Había sólo un pelo de distancia. Si llegaba un instante después, sin mencionar a Kousuke, varios de los miembros del clan Fujiwara se habrían convertido en carne picada.

“¿Qué estáis haciendo? Parecéis estar agotado, así que os dije que escapaseis cerca de esa pequeña niña”.

Los troncos todavía tenían ramas y hojas adheridas, por lo que el entorno comenzaba a quedar enterrado bajo los restos rotos de árboles.

Hidzuki pareció sentirse irritada por eso y perezosamente los pateó mientras caminaba hacia Kousuke. Ladeó la cabeza perpleja.

“Amado mío, podéis tomároslo con calma, ¿sabéis?”

“¡No, no, no, muchos cadáveres casi se producen en masa en este momento!”

“? ¿Cuál es el problema con eso?”

“… Cierto. Esta persona, es una oni”.

Parecía que solo reconocía a Hinata como una “niña pequeña relativamente útil”, por lo que pensó que podía confiarle la defensa contra ataque inmaterial, pero como era de esperar, era una oni. No sintió ninguna emoción profunda por la muerte humana.

“Hidzuki, quiero mover el campo de batalla”.

“¿Mmm?”

“Incluso si solo son algunos guijarros al borde del camino para ti, estoy arriesgando mi vida por su bien. Si dices que me estás ayudando, por favor no ignores mis sentimientos”.

El bombardeo de troncos se había detenido antes de que se diera cuenta. Pero el aura fantasmal que brotaba del interior del bosque estaba aumentando a un grado incomparable con antes.

En medio de eso, Kousuke regañó su cuerpo exhausto y vio directamente a Hidzuki. Esa mirada directa la hizo temblar y un gemido “Nnn” se escapó de sus labios――

“Eso es imposible”.

“¿¡Eh!?”

Una inesperada negativa. Sin embargo, no fue porque estaba ignorando la voluntad de Kousuke:

「¡¡¡OOOOOOOOO-!!!」

Fue porque ya era demasiado tarde para cambiar el campo de batalla.

El rugido vino desde diagonalmente arriba. El enorme oni caía hasta aquí como un meteoro con un miasma negro fangoso detrás suyo.

“¿¡Eh!? ¿¡Se está volviendo más grande que antes!? O más bien, ¿¡está ajustando su trayectoria!?”

“Parece que ha recuperado su fuerza por un momento”.

El “vuelo libre” fue una de las leyendas de Ootakemaru. Y parecía que la manifestación de su cuerpo de carne también estaba progresando. Su altura estaba aumentando hasta el punto que ya superaba ligeramente a Hidzuki.

Sin embargo, Hidzuki no parecía tan sorprendida. Más bien lucía un poco feliz. Su expresión de doncella parece regresar (?) al rostro de “la Anego amante de las peleas que era adorada por el grupo Hyajajaa”.

El cuello de Kousuke fue repentinamente agarrado violentamente. Luego lo arrojaron nuevamente “Poon” a atrás.

“¿¡No me estás tirando demasiado descuidadamente!?”

“Pelear juntos también puede ser divertido si estáis en un estado perfecto, amado mío”.

Después de todo, aunque ella estuvo en un estado enloquecido y también extremadamente agotado en ese momento, Kousuke aun así la derrotó peleando de frente. No había espacio para que dudara de la fuerza de Kousuke.

Aunque en este momento Kousuke era el que estaba terriblemente exhausto.

Le pidió ayuda en tal estado. La llamó. (O para ser más precisos, fue medio forzado a llamarla)

Entonces:

“Comprendí completamente lo que me pedisteis, amado mío. Y por tanto permitidme presumir”.

El corazón femenino de la oni Yaya no Hidzuki ahora quería responder a las expectativas del hombre del que estaba enamorada.

Mostró una sonrisa que afirmaba el dicho de que enamorarse es perder. Iba a hacer su mejor esfuerzo para cautivarlo.

“――Tsu”.

Había esta famosa pintura llamada Mikaeri Bijin(La belleza mirando hacia atrás). Kousuke, no, incluso Taisei y los demás tragaron saliva y olvidaron la situación en la que estaban al verla sonreír cuando se dio la vuelta. Fueron cautivados. (Ex: Aquí la pintura)

Desde el principio ella ya era una hermosura digna del título belleza derrocadora de naciones, pero cuando se trataba del glamour que reside en esa sonrisa:

En lugar de un oni, se parecía más a una doncella celestial…

“Ve al olvido”.

「¿¡GRAAAAA――!?」

No. Una oni, ella era una oni tal como se esperaba.

Escupió palabras mordaces mientras que al mismo tiempo torcía la parte superior de su cuerpo antes de volverlo hacia el frente como un resorte. Enfocó por completo la energía de ese movimiento en su brazo derecho. Ootakemaru, que intentó abordarla desde arriba, se encontró violentamente con un Shouryuuk*n(gancho).

Un sonido atronador como de metal chocando contra metal resonó. El enorme cuerpo de Ootakemaru dibujaba un arco en el aire. Fue como en un sueño.

Un temblor recorrió el suelo en el momento en que cayó.

Ootakemaru se puso de pie inmediatamente, pero su cuello estaba claramente roto. Y todo su rostro, no solo su mandíbula, fue aniquilado. Un segundo después “Thump thump”, sus brazos extra gruesos también cayeron al suelo. Sí, los dos brazos de Ootakemaru fueron destruidos.

Lo más probable es que inmediatamente se protegiera con ambos brazos del gancho, pero fue en vano. No, si no se protegía, tal vez le hubieran volado toda la cabeza del cuello.

“No puedo soportar ver esto. Es como si fuerais solo una bestia”.

Ootakemaru aulló una vez más en lugar de responder. Su miasma brotó explosivamente y sus brazos junto con la mitad de su rostro se regeneraron en un instante. Al mismo tiempo, el brillo de sus ojos, se volvió hacia Taisei y los otros.

“¿¡Todavía está apuntando a los Fujiwara incluso ahora!?”

Quizás la obsesión de la mujer que se convirtió en sacrificio aún permanecía.

“DON” Ootakemaru dio un paso adelante con fuerza explosiva. Hinata trató de recitar un mantra para interceptarlo. Pero no había ninguna necesidad de eso en absoluto. Un kimono de fondo negro y bordado de flor del infierno rojo ondeaba frente a ella.

“Jaja”.

Hidzuki saltó instantáneamente detrás de Ootakemaru.

Se reía. Sus colmillos estaban al descubierto con placer. Sus pupilas se encogieron de locura.

La forma en que danzaba escandalosamente en el campo de batalla y su lucha eran realmente de un oni.

Pero no mandó a su oponente volando de un golpe, lanzó un puñetazo al costado de Ootakemaru como si quisiera arrancar la carne allí. Seguramente, aunque estaba borracha por el combate, estaba haciendo eso para cumplir su promesa con Kousuke de no permitir que nadie muriera.

“Para que un oni le dé la espalda a su oponente, conoce la vergüenza”.

¿Pudo entender esas palabras humillantes? ¿O fue simplemente porque lo golpearon? Ootakemaru se detuvo mientras arrastraba el suelo. Sus ojos de oni se llenaron de una furia aún más intensa.

Un rugido. El aire alrededor de Ootakemaru se congeló inmediatamente. “Crack crack”, se crearon y arrojaron espadas y lanzas de hielo con tal sonido.

“¿Eh? ¿¡Onis también pueden hacer algo así!?”

“S, Sí. Es una de las leyendas de Ootakemaru. Ese oni es extraordinario incluso entre las leyendas de onis”.

La imagen de oni y magia no conectaba entre sí en la mente de Kousuke, por lo que espontáneamente dejó escapar una voz de sorpresa.

Decenas, cientos de espadas y lanzas de hielo se precipitaron hacia Hidzuki. Sin embargo, las recibió sin esquivar para no permitir que ni una sola alcanzara a Kousuke y el resto detrás de ella.

No, en primer lugar, ni siquiera necesitaba esquivar. Después de todo ni siquiera se estaba defendiendo. Dejó que las espadas y lanzas golpearan su cuerpo indefenso mientras avanzaba, pero no se le hizo ni un solo rasguño.

Hinata explicó incluso mientras tragaba saliva al ver esa vista. Cómo Ootakemaru también podría hacer otras cosas como controlar tormentas, rayos, lluvia de fuego e incluso hacer cosas como clones.

Su existencia era como el jefe final de un manga el cual provocó una inflación de fuerza de combate. Tamuramaro, quien lo envió volando desde el frente incluso pese a tener la protección divina que recibió de los dioses, también fue asombroso. (TI: Tamuramaro parece ser un personaje de la leyenda de Ootakemaru)

Pero enfrentando a Ootakemaru, quien originalmente debería ser un oponente de igual estatus:

“Hidzuki obviamente lo está abrumando eh…”

La realidad fue tal como Kousuke supuso. La batalla entre legendarios onis fue tan unilateral que no vio la necesidad de dar una mano.

Las armas de hielo no funcionaron. Ootakemaru, que permitió que su oponente se acercara, soltó un grito de guerra mientras golpeaba hacia adelante.

Hidzuki tomó el desafío de frente.

Golpe, golpe, golpe. Múltiples golpes.

La fuerza de Ootakemaru parecía aumentar cuanto más luchaba. El intercambio de puños fue algo feroz que ya pasó el conteo de diez golpes por segundo.

Sonidos gráficos de carne al ser golpeada resonaban sin cesar. Cada golpe creaba una onda de choque que soplaba el aire de forma esférica.

Solo la onda de choque fue como una tormenta de violencia que podría convertir a una persona común en picadillo.

Incluso el aura fantasmal que llevó esa tormenta y sopló furiosamente era mortal. Hinata, que estaba pensando en cerrar la guarida de dragón usando este momento, consideró el riesgo de exponer una apertura sin importar cuán breve fuera y se vio obligada a concentrarse en mantener la protección.

Pero quien fue repelido fue Ootakemaru. Una parte de su carne salía volando con cada golpe. Su regeneración también se estaba desacelerando gradualmente.

“Hay varias opiniones y teorías, por lo que es imposible decir con certeza cuál de ellos es más fuerte, pero…”

Hinata estaba enviando una mirada temerosa hacia Hidzuki. Preguntó a Kousuke mientras Taisei, el noble anciano y los demás que estaban relativamente cerca la escuchaban atentamente de forma indirecta.

“Endou-sama”.

“¿S, Sí?”

“¿Qué demonios es eso?”

El instinto espiritual de Hinata le decía que era Shuten Douji.

Pero fue simplemente imposible.

“¿Por qué su forma es femenina? Parece que la conoces, pero ¿qué tipo de relación tienes con ella?”

No había ninguna leyenda en alguna parte que dijera que Shuten Douji tenía forma femenina. E incluso si aceptaba ese hecho como cierto por el bien de la discusión, ¿por qué tal existencia legendaria estaba conectada con Kousuke? Además, era una conexión fuerte en la que la oni estaba obsesionada con él.

Y sobre todo, lo extraño aquí era cómo Shuten Douji era demasiado fuerte.

Ciertamente, el sacrificio que Ootakemaru recibió fue solo una mujer. Era un medio insuficiente para él, por lo que era natural que sus estadísticas físicas fueran inferiores a su leyenda. Y tal vez debido a romper forzadamente el sello, todavía no tenía un sentido claro de sí mismo. Tampoco podía usar su autoridad de tormenta, rayos y fuego.

Pero lo mismo debería aplicarse también a Shuten Douji. Más bien, era extremadamente cuestionable cómo podía manifestarse incluso con un solo cuerno. Hablando sin rodeos, era incomprensible cómo podía ser tan abrumadora con Ootakemaru como su oponente.

Mira, incluso ahora, cuando Ootakemaru finalmente se dividió para aumentar su número en uno:

“¡¡Dios mío, qué frágil es!!”

Ella fácilmente agarró los rostros de cada uno con ambas manos, levantó a los dos Ootakemaru en el aire por un instante y luego los golpeó contra el suelo.

Cuando pisoteó sin piedad la cabeza de uno de ellos, la cabeza se aplastó tan fácilmente como un tomate.

El cuerpo clon de Ootakemaru se derritió y volvió a ser miasma. Sin embargo, el segundo y tercer cuerpo salieron inmediatamente. Pero como era de esperar, con una patada que fue como el balanceo de una guadaña, todos fueron pulverizados.

Ootakemaru se hacía más fuerte cuanto más duraba la pelea, pero aun así no podía igualarla.

“Jaja, jajajajaja”, soltó una carcajada, sus mejillas estaban sonrojadas por el goce de la batalla, como si estuviera borracha por la sangre que derramó su enemigo. La forma en que se veía Hidzuki era realmente la de un oni…

“Estoy mal informada de la leyenda de tal oni”.

Hinata vio a Taisei y al noble anciano en busca de confirmación. Supusieron el significado de su mirada y negaron con la cabeza.

“¿Qué demonios es eso, Endou-sama?”

Kousuke frunció el ceño preocupado por la pregunta repetida y se rascó la mejilla.

“Esa es Shuten Douji. Sin embargo, ella es lo “autentico””.

“¿Autentico? Qué significa eso…”

“Lo que llaman espectros nacieron en otro mundo. Ese otro mundo absorbió conceptos de muchos mundos y mezcló conceptos similares entre sí. De tal mezcla nació una sola vida”.

Shuten Douji era mujer quizás debido a la influencia de leyendas similares de otros mundos. De ninguna manera esto no fue culpa de la subcultura de 『Japón』. O eso quería creer.

Podía ver cómo Hinata y los demás estaban desconcertados por la explicación que dio con una sonrisa irónica. Era obvio. Después de todo esta charla fue demasiado poco convencional.

Aunque no hubo tiempo actualmente para explicar todo de principio a fin.

“Los espectros en la historia de este mundo son como los clones de los espectros originales que enviaron de su mundo natal a través del flujo de la corriente de concepto”.

“¿E, Err?”

“Pero ella es diferente. Hidzuki es auténtica. Cuando me invocaron al mundo de los espectros, bueno, sucedieron varias cosas y parece que se sintió comprometida conmigo. Me prometió que me ayudará si la llamo”.

Es por eso que, en esta batalla en la que un descendiente espectro que estaba en un estado de desnutrición por ser sellado todo este tiempo, al enfrentar a un auténticamente genuino espectro, era natural que hubiera tal diferencia fundamentalmente en las estadísticas. Kousuke le contó a Hinata su propia hipótesis.

Los ojos de Hinata vagaron en el aire. Volvió una mirada preocupada hacia Taisei y compañía en busca de ayuda. Pero Taisei y los otros también parecían no saber qué pensar.

“Ah, por si acaso, déjenme agregar una cosa más”.

Fue Fukube quien de repente hizo un comentario. En esta parte les ofreció información como agente del gobierno.

“El gobierno reconoce, aunque solo de manera confidencial, que el poder sobrenatural que poseen los Retornados se originó en otro mundo”.

Las expresiones de Hinata y el resto se volvieron cada vez más preocupadas. Esta fue una charla en la que era imposible decirles a las personas escuchando que lo entendieran y digirieran de inmediato, por lo que no se pudo evitar. (Ex: Es bastante hipócrita de su parte, en plan, un instante están con sus cosas de poderes sobrenaturales, criaturas de mitos, mundos dentro de barreras los cuales están aislados de la realidad, pero en el momento que les dices ‘Ah, nosotros también tenemos poderes sobrenaturales y criaturas de mito diferentes’ se ponen en plan ‘Wow, wow, deja la droga amigo que te hacen creer cosas imposibles’, pero bueno, hasta aquí mi queja)

“Perdóname, Endou-sama. Hay demasiada información por lo que entenderla de inmediato es…”

“Ah, sí. Lo explicaré de nuevo más adelante con más detalle. Por ahora――”

“Endou-kun. Has ganado al verdadero Shuten Douji como tu aliado. ¿Puedo considerar que esta situación es así?”

“Supongo. Siempre y cuando no cambie de opinión”.

“No parece que vaya a cambiar de opinión… Hacer que un oni de la clase más fuerte se enamore de ti. Todos los onmyoujis de la historia llorarían si escucharan eso”.

Los onmyoujis de Fujiwara y Tsuchimikado asintieron juntos ante las palabras del noble anciano quien tenía una mirada lejana.

「Imposible. ¿Qué demonios eres?/Más bien, la cosa más aterradora aquí eres tú…」 pensaron.

“¡E, En lugar de eso! ¡Va a terminar pronto!”

Kousuke se sintió realmente incómodo y desvió el tema.

Cuando volvieron su vista al campo de batalla, Ootakemaru finalmente se había vuelto incapaz de regenerarse más. La patada baja de Hidzuki lo golpeó y ambos pies fueron volados.

“ZUGAN”, un terrible sonido de pulverización reverberó, luego el gran cuerpo de Ootakemaru cayó boca arriba.

“¿Ya terminaste?”

「Guh, gaah」

“Ha sido un largo tiempo. Desearía que pudieras recordar una o dos palabras, pero si todavía estás enloquecido incluso aquí, tal vez no puedas evitarse…”

Ootakemaru gruñó y fulminó con la mirada.

Aunque debilitado, tal vez era como se esperaría de un oni. No había ninguna señal de que su espíritu de lucha se debilitara en absoluto. Su desbordante intención asesina era como en las leyendas, continuó luchando intentando morder al oponente tras ser reducido a solo su cabeza.

Entonces:

“¡¡Jaja, así es como debería ser un oni!!”

Hidzuki-san lo montó mientras lucía realmente encantada.

¡¡Golpe, golpe, golpe, golpe, golpe!! ¡¡Siguió golpeando como para decir que no se detendría hasta que se convirtiera en carne picada!!

“¡Vamos! ¡Vamos! ¡Intenta devolver el golpe! ¿¡Dónde están tus agallas de cuando intentas hacer que me someta en el otro lado!?”

“DOPAN ZUDON”, sonidos de impacto como disparos de cañones los cuales eran imposible para puñetazos seguían resonando una y otra vez.

Rápidamente, una vista de carne picada que debe cubrirse con un mosaico y un letrero de ‘¡Esta escena no se puede mostrar al espectador!’ se formó. El sonido de los golpes se fue convirtiendo gradualmente en un ruido “Doguchaa, zuchurua” que reducía la cordura del oyente.

Su cabello blanco puro estaba teñido de carmesí por las salpicaduras de sangre que le cayeron.

Junto con su aura fantasmal que brillaba de color rojo sangre, hizo que cualquiera estuviera convencido de que, efectivamente, no era de extrañar que ella fuera “Yaya no Hidzuki”.

“E, Endou-kun. Solo para confirmar, ella está luchando por tu bien, ¿no es así?”

“Qu, Quizás…”

Kousuke respondió a la voz temblorosa de Taisei con una voz sacudida. Sonaba terriblemente ansioso.

De alguna manera lo había sentido.

Porque, a pesar de que era abrumadoramente más fuerte, no aniquiló inmediatamente a su oponente. Era como si estuviera esperando a que Ootakemaru se hiciera más fuerte.

Quería responder a la esperanza de Kousuke. Su sentimiento era genuino.

Sin embargo, la naturaleza de los oni era encontrar goce en el combate.

Ambos aspectos fueron hechos que dieron forma a Hidzuki.

Por lo tanto, no se puede decir que ella no está “jugando”. Su única preocupación era si se emocionaba demasiado y sin darse cuenta los salpicaba también.

Pero entonces, Ootakemaru, que se precipitaba rápidamente por el camino de la carne picada, produjo una chispa. Además de eso:

“¡¡GUAAAAAAH, BASTARDAA!!”

Lenguaje humano salió de él por primera vez.

Parecía que recuperó ligeramente su sentido de sí mismo junto con su autoridad para controlar tormentas y relámpagos.

Hidzuki tuvo que dar un paso atrás por primera vez por ser golpeada a quemarropa por un rayo y tormenta comprimidos.

Ootakemaru flotó con su autoridad de “vuelo libre”. Había perdido su capacidad de regeneración e incluso sus cuatro extremidades habían desaparecido. Realmente estaba en un estado herido por todas partes. También parecía que estaba lejos de poder usar su autoridad por completo.

Pero esa era exactamente la razón por la que parecía que el dios oni despertó tras que su “descendencia” terminara en tal grado desagradable.

“¡¡SHUteen-. perraaa, CÓMO, TE atreves, ha hacerle ESTO A TU ESPOSO-!!”

Si no escucharon mal, parecía que Ootakemaru se autodenominaba como el “esposo” de Hidzuki. Aulló con una furia que atravesó el cielo.

“Así que finalmente habéis despertado. Sois lento como de costumbre”.

“¿¡AH!?”

Hidzuki se tapó la boca con un abanico que sacó de algún lugar y envió una mirada llena de desprecio hasta el borde hacia Ootakemaru.

Pero justo después de eso, su expresión hizo un giro de ciento ochenta.

Puso una sonrisa brillante y encantadora, y cerró su abanico. Luego señaló a Kousuke con él.

“Este es mi querido esposo”.

Dijo tales palabras increíbles.

Por un momento, los ojos de Ootakemaru se abrieron como platos. Incluso su rabia se desvaneció. A continuación, su mirada se volvió lentamente hacia Kousuke.

Kousuke-kun brincó. Inmediatamente desesperó pensando por qué tenía que poner una excusa 「¡Es un malentendido!」 a un oni legendario como el amante secreto de una mujer casada. Aun así, trató de decirlo, pero:

“Os dais cuenta, ¿verdad? Este es mi verdadero cuerpo”.

“…”

“Vine aquí cruzando los mundos para encontrarme con mi amado”.

“…”

“Y por supuesto, se lo he revelado. Mi verdadero nombre que vos y los demás necios obstinados ávidamente deseaban”.

Estaba soltando un torrente de palabras que no eran la verdad completa, pero tampoco estaban realmente equivocadas.

Hinata y los demás estaban confundidos sobre lo que estaba pasando, pero Kousuke lo supuso.

Así que fue por eso, no lo acabó instantáneamente en parte debido a su naturaleza como oni, pero parecía que Shuten Douji-san también era muy popular en el 『Mundo de las Hadas』 con muchos hombres persistentes, tal vez, Ootakemaru que se proclamada a sí mismo como su esposo estaba a la cabeza de tales hombres, y para deshacerse de ellos, ella lo golpeó intencionalmente hasta que recuperó la mente.

Seguramente a través de este descendiente, el cuerpo real de Ootakemaru-san, que había recuperado la cordura en el 『Mundo de las Hadas』, haría un gran alboroto. Y entonces desahogaría su ira indiscriminadamente.

¡Gritaría con todas sus fuerzas que Shuten Douji tenía novio!

Los ojos de Kousuke se nublaron al imaginar la tragedia que no se podía deshacer. Mientras tanto, Hidzuki-san asestó el golpe final con una voz animada que estaba llena hasta el borde de alegría.

“¡Voy a ser feliz junto con esta persona!”

“Snap”, hubo un sonido de algo que se rompió.

“¡¡¡BASTARDOOOOOOOOOOO-!!!”

Era una reproducción de la leyenda. Aunque Ootakemaru todavía tenía la parte superior del cuerpo, había perdido todas sus extremidades. En tal estado, se alzó y atacó a Kousuke con la mandíbula.

「¡Por supuesto que resultó asiiii!」 Kousuke estaba al borde de las lágrimas. Hidzuki se paró frente a él con una sonrisa intrépida y bloqueó el camino de Ootakemaru.

“Zun”, pisó el suelo con un sonido como el de una estaca al clavarse, echó el brazo derecho hacia atrás como si estuviera haciendo un arco, apretó el puño para ser tan duro como una roca, su aura fantasmal color sangre brotó explosivamente――

“Sayonara”.

El aura fantasmal convergió en su brazo derecho como un tornado. El gigantesco puño formado de color sangre golpeó en la cabeza al Ootakemaru que se acercaba rápidamente.

El sonido atronador que resultó de ello se sintió como si fuera a desgarrar los tímpanos de todos. Una onda de choque que se canalizó en una sola dirección arrasó el suelo en su camino y arrancó los árboles de sus raíces.

Ootakemaru fue aniquilado sin dejar siquiera un grito de agonía, sin que quedara ni un solo trozo de carne de él.

Hidzuki permaneció inmóvil en su maravillosa postura de golpe derecho al frente.

Un segundo después, “Fwoosh” el trasero de su kimono y su cabello blanco obedecieron la gravedad.

Hidzuki se dio la vuelta. Mostró una sonrisa tímida hacia Kousuke. La forma en que jugaba con su cabello un poco tímidamente era realmente adorable.

Si tan solo todo su cuerpo no estuviera bañado en salpicaduras de sangre.

“Ya veo. Esto es simplemente horrible”.

Si bien la mayoría de los onmyoujis, partiendo por Kiyotake, no pudieron resistir el miedo, Taisei murmuró esas palabras con varios significados. Quizás el mayor significado de ello fue su simpatía hacia Ootakemaru. Porque él no era una existencia que simplemente debería desaparecer después de ser tratado como un elemento cómico como este bajo ninguna manera.

Hidzuki parecía que ya se había olvidado por completo de ese Ootakemaru. Caminó con gracia hacia Kousuke.

“Mi amado. ¿He logrado cumplir con vuestras expectativas?”

“Ah, sí, completamente. Es más de lo que esperaba en un mal sentido, tal vez, mi número de enemigos absolutamente ha aumentado innecesariamente en este momento, pero… bueno, por ahora pensemos en eso más tarde”.

La dama oni solo inclinó la cabeza mientras hacía “¿Hm?”. Kousuke suspiró. Se sacudió la desesperación por su futuro de ser reconocido como un rival amoroso por los innumerables grandes onis o quizás incluso por dioses y demonios que eran fanáticos de Shuten Douji. Cambió de humor y sonrió.

Entonces:

“Err, todavía no lo he dicho eh. Gracias por venir aquí. Eres de gran ayuda”.

“… Fufufu”.

La legendaria oni que cruzó el mundo para ayudarlo se veía realmente feliz por el agradecimiento de Kousuke. Mostró una sonrisa que parecía de chica.


De esa forma se movió para abrazar a su amado.

“…”

“…”

Una pequeña obstrucción se lo impidió.

Quien la enfrentó sin vacilar desde el frente fue naturalmente.

Hinata.

Papá Taisei y el noble anciano, así como todos sus parientes, cayeron en un mini pánico.


Autor: Muchas gracias por leer esto cada vez.

Muchas gracias también por los pensamientos, opiniones e informes sobre errores ortográficos y palabras omitidas.

※ Hubo varias personas que preguntaron, así que por si acaso, la primera aparición de Shuten Douji-san fue en la primera mitad del capítulo 389 ‘After Story IV ― Rey Demonio & Héroe – Secuela ⑧: Héroe, Devuelta a Casa’.

※ Corrección: Nee-san => Anego (Del capítulo 389)

Ex: Estuvo bien, pero al ser largo estoy completamente agotado, así que lo único que puedo decir es que pobre Ootakemaru.


Anterior |Índice| Siguiente

Comentarios

5 3 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

6 Comentarios
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
rick 4421
rick 4421
hace 2 años

Pobre bastardo y su amor no correspondido
Desearia que hajime y kouki aparezcan para burlarse de kousuke XD
Gracias por el cap

ERFM
ERFM
Respondiendo a  rick 4421
hace 2 años

Jajaja. Hajime puede que si, pero no creo que kouki al ver a shuten acosadora y a Hinata Loli con tendencias yandere a tan pequeña edad, es más probable que le muestre simpatía o se le nublen los ojos.

Última modificación hace 2 años por ERFM
ERFM
ERFM
hace 2 años

Jajaja. Buen capitulo, la afinidad de kousuke con kouki cada vez es más alta.
PD: shuten douji es más o menos una combinación de Tío con cierta caballero fleur/sirvienta princesa adicta a la batalla, solo que sin la parte masoquista

Apóyanos

Te podría interesar

6
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
Skip to content