El rey no muerto del palacio de la oscuridad: Capítulo 10

Buenas de nuevo, aquí el cap del día 3/4, el próximo para el domingo


Malicia

 

Había subestimado al astuto mago. Era un hombre precavido. Había vivido en un mundo muy pequeño.

 

Mi única fuente de conocimiento eran los libros. No había encontrado nada sobre magia de vigilancia allí.

 

Bueno, dejando a un lado si eso supondría o no una diferencia ahora, debería haber previsto ese resultado. Evidentemente, la magia utilizada no era nigromancia, y no hay reglas que prohíban a un nigromante utilizar otros tipos de magia. En cualquier caso, no tengo derecho a quejarme por ello.

 

Los innumerables búhos que aparecieron del círculo mágico fueron liberados por la ventana, donde desaparecieron en el bosque. El único aspecto positivo fue que no se soltaron búhos dentro de la mansión. Sin embargo, incluso esa pizca de suerte podría no ser suficiente para salir de este atolladero.

 

El señor llamó a Roux y le ladró órdenes a la temblorosa esclava.

 

—Roux. alimenta los pájaros cuando vuelvan. Son mis familiares y también mis ojos y oídos, son más diligentes que tú.

 

—S-sí. Yo enti…endo, … maestro. Umm… err… qué debo darles de comer…

 

—Carne. Carne que rezume sangre. Carne fresca y cruda. No hace falta hacer nada especial.

 

Roux seguía temblando pero mi mente estaba ocupada en otros asuntos.

 

Sus ojos y oídos. Las cosas han dado un giro para peor. No soy lo suficientemente astuto como para evadir a los innumerables familiares del señor y seguir con mi escapada nocturna.

 

Los caballeros esqueleto que patrullaban el interior de la mansión eran excelentes guardias que no conocían el concepto de agotamiento. Sin embargo, son incapaces de informar sobre los movimientos de sus compañeros no muertos, tampoco tienen voz.

 

Pero estos búhos son un asunto diferente. Ya que se refirió a ellos como sus ojos y oídos, me atrevo a decir que todo lo que ven y oyen es transmitido rápidamente al señor.

 

Ahora es… imposible cazar de noche dadas las circunstancias actuales. Supone demasiado riesgo. El señor ya está en estado de alerta.

 

La caza nocturna significaba dos cosas para mí.

 

Acumular energía para acelerar el proceso de evolución, y el sustento. Esto último es el principal problema ahora.

 

La evolución de los muertos vivientes no sólo significa un aumento de la fuerza. También supone una desventaja.

 

Las ventajas y desventajas son como dos caras de la misma moneda. Los ghouls tienen mejores habilidades físicas que los flesh man y son superiores a estos últimos en casi todos los aspectos. Pero a diferencia de los flesh man, los ghouls necesitan sustento.

 

No es sólo una opción, sino una necesidad.

 

Los ghouls tienen un gran apetito. También el tipo de hambre que puede superar completamente la razón, una intensa necesidad de alimentarse.

 

Me temo que esa es la razón principal por la que los ghouls atacan a los humanos y por la que se les llama así.

 

El hambre que sentí al principio del proceso de evolución fue infernal, como nunca antes había experimentado.

 

Un hambre abrasadora, un impulso que me sacudía hasta el fondo. El único pensamiento en mi cabeza era “tengo que comer”, y cualquier cosa o persona, ya sea el señor, Roux o sus muertos vivientes, todo me parecería una “comida”.

 

La suerte fue la única razón por la que he podido reprimir de alguna manera el impulso hasta poder salir a cazar por la noche.

 

Apenas, por una fracción, el impulso de sobrevivir eclipsó el hambre. Si me hubiera resbalado aunque fuera un poco, estoy seguro de que me habría transformado en un ghoul que se rigiera por su apetito, para no anteponer nunca la necesidad de sobrevivir a la de alimentarse.

 

La necesidad de sustento de un ghoul no es algo que pueda resistirse por pura voluntad.

 

El tiempo que podía aguantar se había reducido considerablemente. Por lo que sé, un ghoul puede aguantar unos tres días sin comer.

 

Es sólo una batalla de ingenio a partir de ese momento. Fui capaz de aguantar medio día la última vez. Debería ser capaz de hacer lo mismo por ahora.

 

Pero el hecho de que me hayan empujado a este estado es una derrota en sí misma.

 

La fuerza de un ghoul es inversamente proporcional a su hambre. Cuanto más hambre tenga, menos poderoso seré.

 

No tengo ni idea de lo débil que podría llegar a ser, pero estoy seguro de que no habría tiempo para entretenerse.

 

Como siempre, acompaño al señor a cazar. Me siento un poco débil, pero no debería tener problemas con los monstruos que he cazado antes. También tengo al señor ayudándome.

 

Reprimo el hambre, que es como un carbón ardiente, y simplemente me concentro en seguir las órdenes del señor.

 

Mato los trozos de carne que aparecen ante mí. Los mato y los mato. Esparcidos alrededor hay cadáveres calientes que gotean sangre, pero no puedo poner mis manos sobre ellos en este momento.

 

Si el señor se diera cuenta de que me he transformado en un ghoul con intelecto, seguramente me pondría grilletes más fuertes. Tengo la suerte de no estar más fuertemente atado en esta etapa.

 

No sabía qué hacer a continuación. Originalmente había planeado cazar mucho, hacerme más fuerte y atacar al señor mientras dormía.

 

Pero el señor ha estado observando una vigilancia constante, ahora que ha sido acorralado.

 

Utilizo mi machete para desviar el guijarro que venía volando hacia mí, y atravieso de un tajo a un mono oculto entre los árboles.

 

Ahora mismo, mi única esperanza es la evolución. Si consigo evolucionar a la siguiente fase, no debería estar atormentado por el hambre. No sería la solución a la raíz de mi problema, pero al menos serviría para ganar tiempo.

 

¿Podré conseguirlo? Tardé unos tres meses en evolucionar a ghoul. Mucho menos que el tiempo que tarda un flesh man típico en evolucionar, que es de seis meses a un año. Normalmente, se necesitan algunos años para pasar a la siguiente etapa de la evolución.

 

Un milagro. Necesito un milagro.

 

Dirijo mis pensamientos lejos de mi hambre y acribillo sin piedad a la manada de lobos nocturnos que nos había rodeado. En ese momento, el señor pronunció de repente con voz escéptica.

 

—… End, bastardo, ¿no son lentos tus movimientos?

 

—…

 

—¿Qué ha pasado? No pareces… estar herido.

 

—…

 

Los ojos turbios del señor me inspeccionan como si estuviera comprobando el estado de un producto.

 

Me asusté por un momento, pero al verme en silencio, supongo que el señor llegó a la conclusión de que todo había estado en su cabeza. Me ordenó que comenzara la búsqueda de la siguiente presa.

 

… ¿Qué lo puso en evidencia?

 

Sentí una leve molestia que no puedo describir del todo. Quiero decir que si me calmo y pienso por un momento, actualmente estoy luchando contra los monstruos, así como contra mi hambre.

 

No sería inimaginable que el señor sintiera algo raro con mi forma de luchar, ya que me ha estado observando de cerca desde el principio. Creía que me movía como siempre, pero no importa que mis movimientos parecen revelar mi impaciencia

 

Simplemente blandí mi espada sin pensarlo. Golpeo una vez. Vuelvo a blandirla. La sangre brota y, de forma bastante inesperada, una gota de ella cae dentro de mi boca.

 

Nunca había bebido alcohol, pero supongo que lo que siento ahora es algo parecido a una intoxicación. Siento que el calor sube desde las profundidades de mi vientre y llega a mi garganta, lo que hace que mi determinación se tambalee.

 

No es suficiente. La sangre no puede saciarme. El hambre que brotaba en mi interior era inquietante y me hacía tambalearme.

 

—¿Qué es esto? ¡End! ¿Qué ha pasado?

 

Dijo el Señor en un tono agudo. Era evidente que mis movimientos carecían de vigor.

 

Una sola gota de sangre no saciaba en lo más mínimo mi hambre.

 

Esto no servirá. Todavía no. Aguanta. No puedo ser descubierto. Necesito sobrevivir a esto.

 

No tengo ningún propósito particular en la vida. Ni ninguna razón. Sólo… deseo vivir. Incluso si tengo que sacrificar cualquier cosa y todo con el fin de lograr eso.

 

Mantengo el rostro inexpresivo y respiro profundamente. Anulo mi hambre extrema con la razón y soporto una creciente sensación de irritación.

 

Y así, de alguna manera, pude desviar las sospechas de mí mismo y logré terminar la cacería sin más incidentes.

 

Volvimos a la mansión, e inusualmente, encontramos a Roux esperándonos.

 

Allí estaba, en la oscuridad, su rostro iluminado por el candelabro. Un rostro apagado y sin vida, pero sus ojos, habitualmente muertos, tenían una extraña chispa.

 

Tuve una sensación de presentimiento. El señor se cruzó de brazos con arrogancia y la miró como si fuera una basura repulsiva. Roux pronunció con voz ronca.

 

—M-maestro… Umm… he… encontrado… pruebas… que corroboran… mis afirmaciones…

 

✧ ✧ ✧

 

El hambre y la supervivencia se enfrentaban en mi interior. Aunque se supone que no tengo calor corporal, sentí que un calor ardiente surgía de mi interior.

 

No puedo permitirme el lujo de perder tiempo tratando con Roux en este momento.

 

El señor, que apenas podía contener su ira, y yo, que me esforzaba al máximo por calmar mi hambre, fuimos conducidos a la bodega donde solía estar.

 

¿Qué quiere decir con mostrar al señor? No hay pruebas reales de que me haya movido en el depósito. El suelo es de piedra y tuve cuidado de no dejar ningún rastro de movimiento.

 

Para empezar, no hay muchas cosas en la habitación. A excepción de algunos muebles, las estanterías y la losa de piedra sobre la que estaban colocados los cadáveres. Me aseguré de no tocar ni una sola hebra de los cadáveres, ya que pertenecen al señor.

 

—Por aquí, señor…

 

Una vez que llegamos a la bodega, Roux se dirigió a las estanterías, aunque de forma inestable.

 

Y por fin me di cuenta de qué es lo que Roux había conseguido encontrar.

 

Mi rostro se puso rígido. La idea del hambre se alejó de mi mente por un instante.

 

Roux se dirigió al penúltimo cajón. El cajón que al principio estaba vacío, ahora estaba lleno de libros polvorientos de referencia sobre muertos vivientes que había encontrado en la biblioteca del señor.

 

Había dejado de ir a la biblioteca después de que Roux me acusara antes, así que esos eran los libros que había llevado a la morgue antes. Una parte de los libros que había escondido para poder leerlos más tarde.

 

Había bajado la guardia ya que nunca había visto al señor o a Roux acercarse a los estantes.

 

Debería haberme deshecho de las pruebas cuando descubrí que ella sabía de mi lectura de los libros.

 

Me temo que, después de que su acusación fuera desechada, Roux ha dedicado todo su tiempo libre a buscar pruebas irrefutables contra mí.

 

Nunca hubiera pensado que llegaría tan lejos cuando siempre estaba tan muerta de miedo. Realmente la malicia humana no tiene fin.

 

Roux cogió un libro ilustrado de la pila y se lo mostró al desconcertado señor.

 

Roux y yo somos esclavos. Ambos estamos en la misma posición, y sin embargo me pregunto por qué siente la necesidad de acosarme.

 

Sentí que mis dedos se movían un poco. No. No me moveré.

 

—¿Qué cree, amo? Aquí… no había… libros antes. ¡¡Este, este no-muerto, trajo estos libros de la biblioteca!! Este tipo es…

 

Roux me acusó con voz temblorosa.

 

El señor después de tomar el libro que se le presentó, se quedó en silencio por un tiempo, como si estuviera perdido en sus pensamientos. Luego habló con una voz que parecía salida de las fosas del mismísimo infierno.

 

—… Entonces, ¿dónde está la prueba de que no los has traído tú misma?

 

—… ¿Qué?

 

Había ganado. La confianza del señor en Roux había tocado fondo por lo que parecía.

 

El señor arrojó el libro hacia el suelo.

 

Originalmente, estos libros estaban ahí, acumulando polvo en la biblioteca. Dudo que les diera algún valor.

 

Roux miró al señor, completamente desconcertada.

 

El señor habló con calma. No era un arrebato emocional y, por lo tanto, se notaba que estaba realmente enfadado.

 

—Mujer sin remedio. Ya te lo he dicho antes, si alguna vez me informaras de algo falso, sería tu fin. Te he empleado durante mucho tiempo, y así es como decides pagarme.

 

—P-pero, yo…

 

—Siempre se me ha ocurrido que el collar que ata a los esclavos era defectuoso. Que debería obligar a la obediencia absoluta, al igual que con los no muertos…

 

Las frías palabras golpearon a un pálido Roux que yacía desplomada en el suelo. El señor sacó un bastón corto de su cinturón con la mano derecha y su mano izquierda lo acarició, mientras daba un paso más hacia ella.

 

La punta del bastón brillaba con un verde inquietante. Era algo que ya había visto varias veces, la luz que provocaba mágicamente la creación de un no muerto.

 

Roux se puso rígida y pude ver su rostro lleno de arrepentimiento y temor. No podía reunir fuerzas y yacía débil, y sólo sus ojos imploraban al señor misericordia.

 

—¡Perdóname…!

 

—No. No te molestes, Roux. Vas a renacer como una esclava diligente.

 

Con una actitud muy dominante, el señor levantó su bastón en alto. Las arrugas y la ira grabadas en su rostro brillaban bajo la luz verde.

 

Tal vez porque estaba muerta de miedo, ni siquiera intentó huir. Y parecía que se había meado porque un líquido caliente se extendía por el suelo desde donde estaba sentada.

 

Le di las gracias dentro de mi mente.

 

Ya está aquí. Ha llegado el momento.

 

El señor me muestra su espalda. Está completamente concentrado en Roux.

 

Reprimo mi hambre y aprieto los dientes.

 

Automáticamente, las garras se extienden en ambas manos. Casi como si mi cuerpo me implorara que devorara la presa.

 

Estaba convencido. Es ahora o nunca.

 

Mataré al señor, mi salvavidas y mi enemigo. No estoy al máximo de mis fuerzas, pero aún debería ser capaz de matar a un delicado humano.

 

Si dejo pasar esta oportunidad de oro, nunca tendré otra oportunidad.

 

No respiro. Ni mi corazón late. Soy un no-muerto. El sigilo es uno de los méritos de ser un no-muerto.

 

Se ha incrustado en mi cuerpo. La manera de tomar una vida. Es algo que el señor me ha enseñado.

 

El señor está completamente concentrado mientras entona algunas palabras de un hechizo. El bastón se baja sobre el lamentable esclavo que nadie creería.

 

En un instante, me abalancé sobre su indefensa cabeza con todas mis fuerzas.

 

Índice

5 5 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 Comentarios
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
Tr26
Tr26
hace 10 meses

Gracias por los capitulos

tp_shin
tp_shin
hace 10 meses

Ok, si esto funciona, entonces la historia por fin empezará de verdad, porque hasta ahora he estado viendo esto como un prólogo antes de salir al mundo. Gracias por el cap.

Kani
Kani
hace 10 meses

Se armó los cosa, ahora llego el tiempo de cambio

3
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x