El rey no muerto del palacio de la oscuridad: Capítulo 8

Buenas a todos, aquí les traigo el primer capitulo de 4 de esta semana, espero que les guste xd


El momento oportuno

 

Teniendo en cuenta que puedo evolucionar y excluyendo el riesgo de que me quiten la libertad, estas son las mejores circunstancias que podría pedir en este momento. Sin embargo, podía sentir que “el momento” de mi motín se acercaba.

 

La semilla de la sospecha sin duda seguirá creciendo dentro de su mente. Aunque el señor desestimó las palabras de Roux como mentiras, seguramente seguirán pinchando en lo más profundo de su mente.

 

Todo lo que necesito es determinar el mejor momento posible para atacar.

 

He dejado de recuperar libros de la biblioteca cada noche. No creo que el señor preste oídos a un esclavo, y Roux, con sus ojos aún tan muertos como siempre, había retomado sus tareas habituales. Pero pensé que sería mejor pecar de precavido.

 

Ya he aprendido todo lo básico de los libros. Debo ser una amenaza para Roux tanto como el señor.

 

El señor aumentó el tiempo dedicado a la caza. Me ordenó que cazara más monstruos que antes.

 

Tal orden sólo hizo que las cosas fueran convenientes para mí. Si por casualidad resultara gravemente herido en alguna de mis escapadas nocturnas para cenar y no pudiera recuperarme de la noche a la mañana, el señor empezaría a dudar de mí. Pero si ocurriera durante el día, el señor usaría su magia para curarme. Puede que el señor sea un maestro al que debo derrotar algún día, pero al mismo tiempo, también era el mejor aliado posible.

 

Mi plan había tenido éxito y cada día era más fuerte, pero también me impacientaba más con cada día que pasaba.

 

No puedo encontrar la grieta en su armadura. Sigue siendo un hombre misterioso. No estoy seguro de tener tiempo para averiguar la extraña razón por la que el señor eligió vivir en lo más profundo del bosque.

 

Si es posible, quiero hacerme más fuerte y, cuando esté seguro de mi victoria, me gustaría desafiar al señor. Pero parece que se necesitan algunos años para evolucionar de un ghoul al siguiente rango. Y no es práctico esperar tanto tiempo.

 

En cualquier caso, no importa lo poderoso que me vuelva, el señor sigue teniendo un control absoluto sobre mí.

 

Si me ordenara no atacar, entonces todo termina ahí mismo.

 

La única forma en que podría ganar contra él es asestando un golpe tan letal que lo incapacite para ejercer su control sobre mí.

 

Los muertos vivientes son fuertes. Mi regeneración y mis habilidades físicas son muy superiores a las de un hombre adulto. No tengo órdenes de no causarle daño, así que atacarle por la espalda era posible.

 

Incluso para un mago, dudo que saliera ileso si le atacara con unas garras capaces de desgarrar la carne de los monstruos.

Sin embargo, el fracaso no es una opción. Si no consigo matarlo de un solo golpe, estoy seguro de que me vería obligado a cumplir sus órdenes y mi segunda oportunidad en la vida se perdería. Para mí, eso es peor que vivir acurrucado en la cama.

 

Necesito perseverancia y fuerza. Así que me persuado y reprimo la creciente impaciencia y espero la oportunidad adecuada.

 

Y así pasaron mis días, cazando cada noche por orden del malvado mago, evitando al esclavo y buscando la debilidad del señor.

 

Al principio, me satisfacía tener un cuerpo con el que podía moverme libremente, pero ahora lo anterior me molesta mucho.

 

El sabor de la libertad pasajera me ha hecho desear hacerse con la verdadera libertad. Esto debe ser lo que la gente llama codicia.

 

Libertad. Esa sola palabra es más seductora que cualquier monstruo que haya devorado.

 

El señor fue llamado por un visitante, justo cuando estaba atrapado en un dilema entre tomar un riesgo o quedarse quieto, y estaba en una completa pérdida en cuanto a lo que debería ser mi próximo curso de acción.

 

✧ ✧ ✧

 

El señor tenía aliados.

 

Bueno sólo significaba que por muy nigromante que fuera, no podía vivir recluido. Una o dos veces al mes, llegaba un hombre, llamado Huck, abriéndose paso por el vicioso bosque acompañado de guardias.

 

Es un hombre de complexión pequeña que siempre llevaba un sucio sombrero verde de vaquero. Lo llamo “Huck, el portador de cadáveres”.

 

Como su nombre indica, el hombre lleva cadáveres por el bosque. Los centinelas esqueletos no perciben al hombre y su tropa como una amenaza.

 

No conozco del todo la naturaleza de su relación, pero Huck era responsable de la comida y otros suministros y de la reposición de los cadáveres. Su trabajo consistía en proveer al señor de cadáveres frescos que eran desenterrados de dios sabe dónde, por lo que se le pagaba en dinero o en esqueletos.

 

A juzgar por su conversación hasta ahora, Huck parece estar comprando esqueletos al señor con el fin de utilizarlos en la batalla. Los esqueletos que requería no eran ordinarios, sino unos que habían acumulado muertes y por lo tanto eran bastante fuertes.

 

Dado que el uso de muertos vivientes está prohibido, era evidente que no era un individuo decente.

 

Normalmente, no formo parte de su negociación comercial, pero esta vez, curiosamente, el señor me había convocado.

 

Estábamos todos reunidos en el salón poco utilizado. Huck con su cara amable y sus cinco guardias armados hasta los dientes.

 

Los ojos de Huck se abren de par en par por la sorpresa y su cara muestra una curiosidad desnuda.

 

—Heh… Este sí que se las arregló para salir adelante eh. No pensé que duraría tanto ya que era un cuerpo enfermo.

 

—Bueno, supongo que los cadáveres de los nobles son diferentes después de todo.

 

El señor tenía sus ojos puestos en mí y su tono parecía ser de admiración.

 

Me temo que se equivocó en ese sentido. La única razón por la que logré persistir tanto tiempo fue simplemente por mi sed de vida.

 

La sed que se había apoderado de mí en el momento en que me despertaron y que no se ha apagado ni lo más mínimo, aunque me haya vuelto más poderoso que antes. Al contrario, siento que se ha vuelto mucho más fuerte.

 

Si tuviera que describirlo, lo llamaría una fuerza que hace arder mi alma. Es una emoción intensa que no había sentido ni una sola vez durante mi vida anterior, en la que estaba casi muerto.

 

Diría sin duda que era la única gran diferencia que me separaba de los demás muertos vivientes.

 

Sin embargo, no dejo que nada de eso se refleje en mi rostro cuando miro al señor.

 

Los ojos nublados y vidriosos del señor me escudriñan como si quisieran averiguar mi inteligencia, pero sólo eran mis ojos los que me jugaban una mala pasada. Si el señor estuviera convencido de que puedo razonar, estoy seguro de que tendría órdenes más concretas para mí.

 

—¿No puedes conseguir más cadáveres de nobles?

 

—Déjeme un poco de margen, por favor. No veo que muchos extraños se acerquen a vender a sus familiares aunque ya estén muertos.

 

—Sin embargo, te las arreglaste para conseguir uno. El cadáver que sirvió de base para End es…

 

El horrible rostro de Huck se deformó en respuesta a las palabras del señor. Su voz parecía estar cargada con desaprobación.

 

—Creí que habíamos acordado que nunca cuestionarías de dónde saco los cadáveres. Por casualidad me encontré con alguien que quería vender los restos de su familiar, le pasé esa información a mi cliente especial, a usted, lord Horus. Y usted toma la decisión de comprarlo. Eso es todo. Nada más.

 

—… Ah sí, lo entiendo. Supongo que no importa que antes estuviera enfermo. Tampoco parecía tan robusto…

 

El señor me miró con una mirada escrutadora.

 

No se equivocaba al pensar eso. Estuve postrado en la cama durante mucho tiempo. Mis músculos se habían atrofiado y apenas me mantenía con vida gracias a la magia curativa realizada por los magos blancos que me visitaban a intervalos regulares. Ese era el tipo de vida que había llevado.

 

Aunque ahora soy muy activo cazando monstruos y realizando otros trabajos físicos duros que antes me resultaban imposibles, sigo siendo tan escuálido como siempre.

 

Un cuerpo sano… y además un cuerpo que no me atormenta incesantemente es una bendición en sí misma. Era algo que siempre había anhelado. He leído que a medida que uno sigue “evolucionando”, se transforma en un monstruo de un nivel superior y también hay cambios físicos. Haré todo lo posible por sobrevivir hasta que eso ocurra.

 

Sin embargo, ya veo… así que mi cuerpo fue vendido.

 

La nueva información no me resultó tan impactante.

 

Supongo que eso demuestra lo débiles que eran mis vínculos con mi familia. Era todo lo que podía hacer para soportar la agonía, no tenía el lujo de invertir en otras emociones.

 

Tampoco estoy resentido con ellos.

 

Mi familia había dejado de visitarme unos años antes de mi fallecimiento. Los “cuidados” regulares que recibía de los magos blancos debían costarles un ojo de la cara. Y no sería exagerado decir que ese método de soporte vital fue lo que prolongó mi vida aunque fuera un poco.

 

El “alcance” de uno es lo más importante en la batalla. Aunque soy escuálido, supongo que debo considerar fortuito el hecho de no haber muerto hasta que me faltaba poco para llegar a la edad adulta.

 

Aunque los cuidados especiales no se produjeran por preocupación por mi bienestar, no cambia el hecho de que me hayan ayudado igualmente.

 

Y lo mismo ocurre con el asunto de mis restos vendidos a Huck.

 

De repente, me vinieron a la mente los fundamentos de los muertos vivientes escritos en los libros.

 

Los remordimientos que una persona lleva a su muerte son los que sirven de base a un no-muerto. Sin embargo, me atrevo a decir que los fuertes sentimientos que me convirtieron en un no-muerto no son los mismos que los sentimientos de “resentimiento” que los típicos no-muertos tienen hacia todos los seres vivos. En cambio, fue mi “deseo de vivir”.

 

Aunque haya vivido postrado en una cama y atormentado por una agonía interminable, nunca he pensado en la muerte. Al menos, creo que nunca lo hice.

 

Yo… había querido vivir incluso después de la muerte. Quería ser yo mismo. Tal vez estos sentimientos puros me permitieron retener mis recuerdos, lo que originalmente es imposible para un no-muerto.

 

Mis conocimientos sobre el tema de los no-muertos son lamentablemente inadecuados, así que no tengo ninguna prueba que apoye mi teoría, pero bueno, al diablo con las pruebas.

 

Lord Horus es prácticamente mi benefactor. Realmente me siento muy mal por todo esto.

 

Sin embargo, nunca podría permitir que alguien que tiene “derechos” sobre mí viva.

 

A decir verdad, todavía tengo un as bajo la manga. El tipo de as que sólo puede usarse una vez y nunca dos.

 

No es exactamente el as definitivo, pero si lo hago bien, es más que suficiente para acabar con el señor.

 

Cuantas más vidas elimine, más energía de muerte acumule, cuanto más tiempo lo prolongue, más fuerte me volveré. Y mayor será la probabilidad de éxito de un ataque sorpresa.

 

Necesito reunir información. Todavía estoy en la oscuridad con respecto a las habilidades de lucha del señor. La edad aparente de un poderoso mago no puede considerarse como información fiable. Sólo le he visto realizar nigromancia. Puede que tenga ventaja a corta distancia, pero nunca se es demasiado precavido contra un hechicero astuto.

 

Lo más importante era la oportunidad adecuada.

 

Mi alma ardió con un oscuro espíritu de lucha y mi rostro se puso en blanco cuando escuché a Huck decir con una mueca,

 

—Hablando de eso… he oído que un grupo de caballeros de la muerte ha llegado recientemente a Engey.

 

—¿Qué acabas de decir…? ¿No me digas que fue porque a alguien se le resbaló?

 

—¡Claro que no! Mis clientes son muy reservados. Pero, la capacidad de los caballeros para olfatear las cosas es el verdadero negocio. Si fuera a tener cuidado, sería mejor que no visitara este lugar por el momento.

 

Los caballeros de la muerte. He leído sobre ellos antes de la muerte y también los he encontrado en libros de la biblioteca del señor.

 

Son un grupo de caballeros que no pertenecen a ningún país. Ellos son los que traen el fin de la interminable oscuridad. La fuerza de combate más fuerte de todo el mundo.

 

A menudo aparecen como héroes en los cuentos. Los que acaban con todos los peligros y tribulaciones con un golpe de su espada de luz. Yo los admiraba de niño y, a decir verdad, tuve una fugaz aspiración de convertirme en uno antes de que mi enfermedad me impidiera hacerlo.

 

Los nigromantes que interfirieron con los restos humanos y crearon a los muertos vivientes son los peores enemigos de los caballeros. Entre los libros ilustrados que leí de niño, muchos de ellos contaban historias de batallas entre nigromantes y los caballeros de la muerte. No hace falta decir quién salió victorioso.

 

El rostro del señor se contorsionó con una ira como nunca antes había visto. Parece que la enemistad entre los nigromantes y los caballeros no era sólo ficción.

 

Y los caballeros de la muerte también eran mis enemigos, ya que soy una existencia contra natura.

 

Teniendo en cuenta lo implacables que eran retratados en los libros ilustrados dirigidos a los niños, dudo que permitieran mi existencia.

 

—¿Me persiguen…? Si tuviera unos años más, les echaría encima mis sabuesos experimentados, los mataría y los convertiría en esclavos eternos.

 

—No quiero verme arrastrado a la lucha entre los caballeros y milord Horus. Me retiraré por ahora.

 

—… ¡Espera, Huck! Hay algo que necesito pedirte además de los cadáveres habituales. End, vuelve a la morgue.

 

Aunque me da bastante curiosidad saber qué quiere pedirle a Huck, no puedo permitirme ignorar la orden.

 

Me tomé mi tiempo para salir de la habitación y aún así no pude escuchar los detalles de su conversación.

 

Bueno, lo que sea. Escuché algunas cosas desagradables, pero supongo que es mejor que proceder con ignorancia.

 

El límite de tiempo se ha acortado aún más. Debo averiguar qué debo hacer para sobrevivir.

 

Al volver a la morgue, me apoyo en la pared, me cruzo de brazos y pongo mi mente en marcha.

 

Índice

4.8 5 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 Comentarios
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
Kani
Kani
hace 2 dias

Se viene el cambio
Gracias por el cap

tp_shin
tp_shin
hace 2 dias

Esto me ayuda muchísimo a comprender el mundo del prota. Gracias por el cap.

2
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x