El rey no muerto del palacio de la oscuridad: Capítulo 5

Buenas a todos, aquí esta el primer capitulo de tres de esta semana, espero que disfruten xd


Evolución

 

Maniobro mi brazo largo y desproporcionado que ya está acostumbrado a usar el machete, para matar a un mono monstruoso que salta de un árbol en lo alto.

 

El dulce olor de la sangre llena el aire y el bosque se vuelve silencioso.

 

Me pregunto si los monos que están sentados en lo alto de las copas de los árboles, observando la pelea, se han dado cuenta de que el oponente estaba demasiado fuera de su nivel. Lanzan una extraña llamada y se adentran en el bosque.

 

 

Un cuerpo que puede moverse libremente. La sensación de la vida que se dispersa de los monstruos que puedo sentir a través del machete. Todo ello me llena de una fuerte sensación de saciedad que impregna mi alma.

 

Al principio, después de reencarnarme, pensé que la sensación de satisfacción podía ser la reacción de mi cuerpo al libre movimiento, pero parece que estaba equivocado.

 

El señor que me estaba remendando el brazo echó un vistazo al cadáver del mono y se volvió para mirarme.

 

—End, bastardo… ¿te has hecho más fuerte?

 

—…

 

Me quedé parado en silencio. Porque no me dieron permiso para responder.

 

Han pasado unos meses desde que me convertí en un no-muerto. Un cuerpo sin restricciones, al que me había acostumbrado bastante, debido a la caza diaria, he llegado a ser capaz de leer los movimientos de las bestias hasta cierto punto.

 

Yo, que antes sufría de retroceso al exhibir una fuerza más allá de mis límites, ahora soy capaz de ‘contener’ mi fuerza cuando cazo bestias. También ha disminuido mucho el número de veces que el señor ha tenido que curarme.

 

He hecho todo lo posible por concentrarme para no tener la extraña sensación que sentí durante mi primer combate. Aunque es cierto que el combate real se ha vuelto mucho más fácil, me ha costado mucho regular mis fuerzas para que el señor no sienta que no observa ningún cambio en mi cuerpo. Porque no tengo ni idea de lo que haría si pensara que no muestro ningún cambio.

 

Este cuerpo sin ataduras es un placer. Disfruto corriendo, saltando y aprendiendo, sobre todo, se siente maravilloso estar vivo.

 

Sé que todavía no he probado la libertad absoluta ni puedo permitirme bajar la guardia, pero me he acostumbrado bastante a mi vida como no-muerto en estos últimos meses, y he ganado la suficiente compostura como para encontrarla realmente divertida.

 

—Hmph… Veo que sigues siendo un flesh man. Ya debes tener un buen número de muertes en tu haber. No sería demasiado extraño que ya hubieras evolucionado a un ghoul…

 

El señor se colocó frente a mí, y dio un golpecito con un dedo huesudo en mi brazo y mi cuerpo, dándole una revisión. Me limité a quedarme quieto, con un rostro que no mostraba ninguna emoción.

 

Han pasado algunos meses desde que me hice con algunos libros. Ahora sé mucho más sobre muertos vivientes que antes.

 

La biblioteca del señor era un lugar perfecto para aprender cosas. Llevé a escondidas varios libros a la morgue y los escondí en un estante sin usar, los leía siempre que encontraba tiempo.

 

Eso sí, la mayoría de los libros de la biblioteca estaban escritos en un idioma que no entendía. Sólo había unos pocos libros que podía leer, pero eran suficientes para darme algunos conocimientos básicos sobre los no muertos.

 

Los no muertos son fundamentalmente diferentes de los vivos. El concepto de tiempo no existe en ellos y se mantienen gracias a la energía negativa que liberan los vivos en el momento de la muerte. La acumulación de esta energía negativa les fortalece y les ayuda a evolucionar. Esto significa que los muertos son vivos congelados en el tiempo.

 

Este fenómeno fue designado como ‘evolución’ en los libros.

 

Encontré lo mismo escrito en el libro que encontré por primera vez, que los muertos vivientes nacen como resultado de una maldición lanzada por un nigromante.

 

Maldito por la nigromancia, el cadáver sufre un cambio en su naturaleza y cobra vida, por así decirlo. Eso es lo que soy ahora.

 

La maldición vino con un proceso de evolución.

 

Los muertos vivientes son resucitados mediante una maldición del nigromante. Están atados a las órdenes de su amo y, por la acumulación de energía negativa, adquieren un ego y evolucionan hasta convertirse en muertos vivientes más fuertes. Ser un flesh man no es más que el principio.

 

El señor está completamente absorto en su investigación, tanto que no sale de la habitación ni siquiera para comer, y sin embargo, nunca se olvida de llevarme a cazar cada noche. Estoy seguro de que la razón es para que acumule suficiente energía negativa para evolucionar en un no-muerto aún más fuerte.

 

Parece que tengo un predecesor. Igual que ahora, el predecesor acumuló suficientes muertes bajo el mando del señor y evolucionó en un ghoul. Después, salió a cazar por su cuenta y fue devorado por los monstruos del bosque. Eso explicaría la razón por la que el señor siempre me acompaña durante la caza.

 

Ojos que brillan en la oscuridad. Con ojos tan oscuros como los de un no-muerto, el señor me mira con la cabeza ladeada.

 

—Parece que aún no te has ganado el ego… Bueno, no importa. No hay nada malo en tu estado actual.

 

Así es. Todo está bien, todavía no me he expuesto.

 

Todavía no, por un poco más, debería ser capaz de engañarlo.

 

El señor puede ser un mago poderoso pero no ha manejado suficientes no-muertos como para poder ver a través de mi acto.

 

Parece que los flesh man no poseen un ego por naturaleza. Y por supuesto, obviamente, el señor no tenía ni una pizca de sospecha hacia mi comportamiento.

 

El tiempo que el señor y yo pasamos cazando es extremadamente ventajoso para mí. Puedo concentrarme en aumentar mi fuerza bajo la protección del señor.

 

Si se enterara de que tengo un ego, alteraría sus órdenes. Seguramente me ordenaría que nunca levantara las armas contra él, como mínimo.

 

Todo lo que necesitaba era la oportunidad perfecta, la maldición del señor me mantiene con vida en este momento.

 

Sin embargo, la maldición una vez lanzada no se rompe ni siquiera con la muerte del lanzador.

 

—End, lleva el cadáver del mono y sígueme.

 

La orden habitual. Agarro el brazo del cadáver que aún sangra profusamente y sigo al señor.

 

El abrumador olor a sangre y a bestia. El cadáver de olor dulce. La sangre negra se escurría por el profundo y desgarrado corte.

 

Sentí que algo caliente se retorcía dentro de mí.
✧ ✧ ✧

 

Recientemente he empezado a sentir hambre.

 

Hambre. Algo que no había sentido en mucho tiempo, se extendió como un fuego salvaje dentro de mí y fue demasiado para soportar.

 

Hice mi movimiento después de ser curado y dejado en la morgue según la rutina habitual.

 

Hacía más de un mes que no sentía la necesidad de comer. En el momento en que sentí hambre comprendí que mi cuerpo había evolucionado.

 

Hambre, sueño, libido. Las tres necesidades básicas de un ser vivo. Estos deseos no tenían cabida en un flesh man, pero una vez evolucionado, significaba todo lo contrario.

 

Para entonces ya tenía una comprensión básica de los no muertos, así que podía decir que estos deseos ocurrían como resultado de la ‘evolución’.

 

La evolución ocurre como resultado de tomar un buen número de vidas. Yo había pasado de ser un flesh man a una existencia llamada ghoul.

 

La aparición del hambre era la prueba de que había evolucionado a un ser superior. A diferencia de un flesh man, un ghoul posee un poco de ego y el cerebro de un bebé humano.

 

El cuerpo físico también está mejorado debido a la energía negativa acumulada, pero la mayor diferencia entre un fleshman y un ghoul sería que este último tiene inteligencia.

 

Como ya poseía un ego y había conservado mis recuerdos, la única ventaja de convertirme en ghoul es que ahora tengo un cuerpo más fuerte. No sé si eso compensa la desventaja de tener que lidiar con el hambre, pero incluso si eso me hace más débil, seguía siendo un cambio que agradecería cualquier día.

 

El hambre es un deseo muy humano. Ser un no muerto era muy conveniente, pero ese deseo era lo suficientemente valioso como para que no me importara renunciar a la comodidad por él.

 

No pude ingerir ningún alimento antes de mi muerte. No sentí hambre, mi mente estaba demasiado ocupada para eso. El hambre era una de las cosas que había perdido.

 

Reprimí otra emoción que sentí surgir además del hambre y me despojé de los jirones que era mi ropa y salí en silencio de la morgue.

 

Los ghouls se alimentan de carne. De cadáveres, para ser más precisos.

 

En ese sentido, la morgue es algo así como una despensa para mí. El olor pútrido de los cadáveres, que haría que uno levantara la nariz con asco, olía dulce para el monstruo en que me había convertido. Sin embargo, alimentarse de cualquiera de los cadáveres de allí significaría problemas.

 

Al igual que cuando maté a un monstruo por primera vez, no sentí especialmente ninguna aversión hacia la idea de comer un cadáver. Bueno, mirándolo desde un punto de vista humano, es algo que me gustaría evitar, pero no puedo permitirme vacilar con mi supervivencia en juego.

 

Puede que ahora mismo no me este prestando atención, pero si el señor notara una disminución en el número de cadáveres que son su material de investigación, pondría un ojo de sospecha hacia mí.

 

Debería pensarlo con calma. El hambre abrasador era insoportable y si bajaba la guardia un minuto, podría hincarle el diente a uno de los cadáveres cercanos.

 

Era necesario saciar mi instinto de hambre antes de que se apoderara de mi razón.

 

Me escabullo entre los caballeros esqueléticos que patrullan y salgo por la puerta.

 

La brisa húmeda me acarició la cara en cuanto abrí la puerta. El cielo nocturno se oculta tras voluminosas nubes de color índigo intenso.

 

Al salir por la puerta, me encontré con una enorme puerta que daba al jardín. En el jardín había varias bestias no muertas feroces que montaban guardia contra los intrusos. La mayoría de estas bestias habían nacido en el bosque y habían sido sacrificadas, ya sea por mí o por mis predecesores. Por supuesto, los lamentables seres habían sido resucitados por el señor.

 

Un lobo nocturno no muerto olfatea mi olor y dirige sus ojos vacíos hacia mí. Su aspecto no era diferente al de los lobos nocturnos que habitaban los bosques, pero su mirada ya no tenía el poder de invocar ningún temor. El lobo nocturno olfateó el aire una vez y tal vez me identificó como el no-muerto que siempre estaba al lado del señor, pronto se dio la vuelta y se fue.

 

Eran simples marionetas que seguían órdenes tal y como estaba escrito en los libros. Cada vez que lo presencio, doy gracias a mi fortuna por no haber acabado igual.

 

Y me digo que tengo que asegurarme de que siga siendo así.

 

La brisa nocturna me roza al acercarme a la verja. La enorme valla metálica tiene varios metros de altura y abarca toda la mansión.

 

El portón era sólo un obstáculo físico, ya que también había una barrera mágica alrededor de la mansión. Sin embargo, no tiene ningún efecto sobre mí, ya que soy un aliado.

 

La puerta estaba encadenada y tenía un gigantesco candado. El señor era el único que poseía la llave. No hice caso de la verja y me desplacé un poco hacia un lado, me agarré a la valla con las dos manos y empecé a escalarla. Antes de la muerte, me habría sido imposible utilizar las manos para sostener todo mi cuerpo, pero la tarea me resultaba ahora sin esfuerzo, debido a la energía negativa que llevaba dentro.

 

Una vez que llegué al extremo puntiagudo del vallado, me agarré a ella y lancé mi cuerpo con destreza por encima.

 

El mundo da vueltas y caigo a cuatro patas. Espero a que se me pase el adormecimiento de las extremidades antes de levantarme lentamente. No hay nada roto y puedo moverme bien. Los ‘ghouls’, a diferencia de los ‘flesh men’, eran capaces de autocurarse las pequeñas heridas.

 

Todo esto me puso nervioso al principio. Ahora, puedo salir de la mansión con facilidad como si fuera a dar un paseo.

 

Así que procedí a entrar en el susurrante bosque envuelto en la oscuridad sin la menor duda.

 

A diferencia de antes, cuando tenía que caminar delante del señor, ahora podía moverme a toda velocidad. Eso también significaba que no contaría con la ayuda del señor. Sin embargo, ninguno de los habitantes del bosque es capaz de hacerme daño ahora.

 

De mis dedos de la mano derecha se escapan crujidos. Las yemas de mis dedos comienzan a sentirse calientes. Salen unas garras puntiagudas y afiladas como un cuchillo.

 

Era una de las habilidades de un ghoul.

 

Oculto las garras que aún se sienten calientes con mi mano izquierda y atravieso a toda velocidad el oscuro bosque. El olor de las bestias, el olor del viento, el hambre abrasador en mi mente agudizaba mis sentidos.

 

Pronto encontré mi objetivo. La silueta que se alzaba entre la hierba alta en medio de los arbustos.

 

Tenía dos metros de ancho. Era tan alta como cuando un animal cuadrúpedo se levanta sobre sus patas traseras, y sin embargo, la criatura que era dos o tres veces más grande que yo no me parecía más que comida.

 

Bajé mi cuerpo y corrí hacia ella. El deleite de poseer un cuerpo sin grilletes hace que la mente impacientada por el hambre se desboque.

 

El viento susurra entre los arbustos. Los chillidos de los insectos. Pasé corriendo por encima de todo ello.

 

Tal vez el objetivo se dio cuenta de que me acercaba, porque empezó a moverse en mi dirección. Sin embargo, el bosque cubierto de arbustos no cooperó con su enorme cuerpo.

 

Aproveché la oportunidad y utilicé el impulso para lanzar mi cuerpo en el aire.

 

Los pies en el aire y mi cabeza colgando. Todo empieza a girar, al mismo tiempo, la silueta justo debajo de mí gira la cabeza.

 

Pelaje negro azabache. Ojos rojo sangre. Una mirada fue suficiente para saber que estaba completamente crecido y parecía fuerte y ágil.

 

Un monstruo tipo oso. El señor se refería a ellos como osos nocturnos. Eran más duros que los lobos nocturnos y, a diferencia de mi primera muerte, éste no era un cachorro.

 

Sin embargo, no importa quién sea el oponente.

 

Al pasar por encima del monstruo en el aire, balanceo mi brazo y le atravieso con mis garras. Mis garras, de unos pocos centímetros, consiguen herir ligeramente su cabeza bajo todo el pelaje. El duro pelaje y su sólido cráneo se raspan ligeramente y su cabeza empieza a gotear sangre. El monstruo ruge. Aterrizo y me agacho para arremeter contra el torso del oso.

 

Ya no soy un simple cadáver andante.

 

En ese momento, soy más bestia que el oso nocturno. Y, una bestia inteligente ademas… o mejor dicho, un demonio.

 

El fuerte olor de la bestia estimuló mi hambre ardiente. Empujé mi mano hacia el corazón del oso. Con la fuerza física y las afiladas garras de un ghoul, mis manos atravesaron fácilmente su piel, músculos y finalmente huesos.

 

Su enorme cuerpo, se retorció, se convulsionó y dejó de rugir en un instante. Lo único que quedaba era la quietud del bosque que provocaba una sensación de vacío. El calor y la sensación de saciedad se extendieron por todo mi cuerpo. Saqué la mano del interior del oso.

 

Podía oír el sonido de los vasos sanguíneos al romperse. En mi palma yacía un corazón que seguía latiendo. El corazón era demasiado grande para mi mano. El intenso olor de la sangre que apaciguaba mi olfato y el olor de la muerte, estimulaban aún más mi apetito.

 

Me alejé del oso mientras sacaba mi mano de él. Como si el monstruo hubiera estado esperando ese momento, su enorme cuerpo se desplomó en el suelo. Estaba muerto, aun así, su corazón seguía palpitando en mi mano. Ese vago latido se sentía como la vida misma.

 

Exhalé una bocanada de vapor.

 

… Aunque los muertos vivientes no poseen calor ni respiran.

 

Levanto el corazón que aún brillaba con sangre y paso mi lengua ansiosa sobre él.

 

Eso fue todo lo que necesité para sentir como si unas descargas atravesaran mi cerebro. La sensación, el olor y el sabor. Mi cuerpo lo anhelaba todo. Por supuesto, no sentí ninguna repugnancia, esto es lo que necesito ahora.

 

Ahh. Ya no soy humano. La realidad que había sentido en innumerables ocasiones desde que me convertí en un no-muerto, llegó a mi mente una vez más, mientras hundía delirantemente mis dientes en el corazón.

 

Índice

4.9 9 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comentario
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
tp_shin
tp_shin
hace 4 meses

Gracias por el cap.

1
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x