Súper Gen Divino – Capítulo 935: Zero, la Diosa de la Suerte

Séptimo Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

La Emperatriz Shakra permaneció en la base espiritual durante mucho tiempo y no regresó. Sin embargo, Han Sen no tenía miedo, ya que podía sentir lo que ella pretendía.

Proporcionando una gota de agua al árbol cada día, sólo hicieron falta otros cuatro días para que los pequeños frutos que colgaban de sus ramas aumentaran hasta el tamaño de un neumático de coche medio. La textura de los frutos era peculiar, escamosa y reptiliana como las criaturas que se suponía que había dentro.

¡Pang!

Una fruta terminó de madurar y se cayó del árbol. Rápidamente, y con bastante éxtasis, Han Sen recuperó la fruta y peló las capas de su exterior escamoso. Después de hacerlo, una luz roja salió disparada del interior y entró en su Océano Espiritual.

«Obtenido Espíritu Mutante de la Bestia Serpiente Sangre de Dragón»

Mirando dentro de su Océano Espiritual, notó la presencia de una nueva criatura. Era una serpiente roja con cuatro patas.

Se parecía más a un geco1 que a una serpiente, pero no del todo. Su piel no era coriácea como la de un geco ni lisa como la de un anfibio, era más bien como un reptil y tenía escamas parecido al barro seco y agrietado.

De su boca salía una lengua bífida; sin duda era una especie de serpiente.

Por supuesto, Han Sen sabía que las apariencias podían ser engañosas, así que no prestó demasiada atención a su extraño aspecto. Lo que más le interesaba eran sus estadísticas, y a eso dedicó gran parte de su tiempo.

«Serpiente Mutante Sangre de Dragón: Segunda cerradura genética abierta.»

Han Sen estaba un poco desanimado por el resultado. Las mascotas mutantes eran capaces de tener seis cerraduras genéticas abiertas, así que esto estaba en el extremo inferior del espectro.

“Es una suerte que tenga otras tres para probar mi suerte.” Han Sen resolvió que sólo estaría agradecido si una de las mascotas tenía cinco cerraduras genéticas abiertas.

¡Pang!

Otra fruta de dragón cayó del árbol. Apresuradamente, Han Sen se apresuró a recogerla. Cuando la tuvo en sus manos, le quitó las capas, mientras decía, “¿Dios? Por favor, bendíceme con una mascota que tenga cinco de sus cerraduras genéticas abiertas. Amén.”

Después de pelar y quitar las capas, otra luz roja estalló como un faro y entró en el Océano Espiritual de Han Sen. Sin importarle la apariencia de la pequeña criatura, corrió directamente hacia las estadísticas.

«Serpiente Mutante Sangre de Dragón: Primera cerradura genética abierta.»

“¡Vete a la mierda!” Han Sen quería volcar la mesa más cercana que pudiera encontrar, ya que este era el peor resultado posible que se podía recibir. (NTE: (ノಠ益ಠ)ノ彡┻━┻)

Aunque las criaturas mutantes tenían un alto nivel de aptitud, las que sólo habían abierto su primera cerradura genética era poco probable que pudieran derribar algo mayor que una criatura primitiva.

Como Han Sen quería acabar con las criaturas mutantes por su cuenta a continuación, esa mascota era inútil.

“Parece que he estado rezando al dios equivocado.” Pensó Han Sen.

La tercera fruta del dragón cayó del árbol y se precipitó al suelo, pero antes de acercarse a recogerla, pidió que Zero le trajera agua. Cuando le trajo el cubo, se lavó la cara e invocó su armadura Bicho Férreo.

Han Sen se acercó a la fruta y empezó a pelarla. Mientras lo hacía, dijo, “¿Dios? Soy yo de nuevo, quizás no recibiste el mensaje la última vez, pero te pido que me bendigas con la fortuna de recibir lo que más necesito. Sacrificaré corderos, cabras o lo que sea en tu nombre, si es necesario. Por favor, Dios. Amén.”

Después de terminar de pelarlo, una luz roja se movió para anidar en el Océano Espiritual de Han Sen una vez más.

«Serpiente Mutante Sangre de Dragón: Primera cerradura genética abierta.»

Tras escuchar la voz, su rostro se ennegreció. Gritó, “¡Oh, vamos! Esto no es ni siquiera gracioso.”

Al ver las tres serpientes, Han Sen quiso golpear su cabeza contra la superficie de hormigón más cercana.

La última fruta del dragón cayó del árbol y, teniendo en cuenta su actual racha de mala suerte, Han Sen se sintió reacio a abrirla él mismo.

“¡Zero, ayúdame a pelarla!” Esperaba que Zero tuviera más suerte que él.

Zero se acercó a la fruta y empezó a pelarla suavemente con sus pequeñas y delicadas manos. Cuando terminó, una luz roja se disparó en su frente.

Han Sen señaló a Zero y le preguntó, “Oye, creía que no podías usar espíritus de la bestia.”

Zero no podía comer la carne de las criaturas, y tampoco podía hacer uso de los espíritus de la bestia, esto se debía a que no tenía un Océano Espiritual. Su situación era similar a la de los shura, en ese sentido.

Pero con facilidad, la Serpiente Sangre de Dragón entró en su frente, lo que significaba que ahora tenía un Océano Espiritual.

Han Sen había intentado una vez enviarle un espíritu de la bestia en el pasado, pero no funcionó. Sabía con certeza que ella no poseía un Océano Espiritual, pero claramente, las cosas eran diferentes ahora.

Zero miró a Han Sen pero no dijo nada, y la expresión que tenía hacía parecer que no sabía qué decir.

Han Sen trató de enviarle una de sus otras Serpientes Sangre de Dragón, ahora inútiles, y la transferencia funcionó realmente esta vez.

“¿Qué es esto?” Han Sen se sorprendió con esta revelación, pero a juzgar por el relativo silencio de Zero, parecía que ella tampoco estaba segura de lo que había pasado o de lo que había cambiado.

Zero se limitó a quedarse donde estaba, mirando a Han Sen sin saber qué decir.

Han Sen le pidió a Zero que le devolviera las serpientes, y he aquí que se transfirieron de nuevo a Han Sen correctamente. Su Océano Espiritual parecía funcionar igual que el de cualquier otro.

“¿Era demasiado joven antes o algo así? Quizá por eso su Océano Espiritual no se había activado todavía.” Han Sen reflexionó sobre este curioso hecho con gran interés.

Después de pensarlo un poco más, el hecho de que fuera demasiado joven podía ser la respuesta correcta. Observó un poco más la figura de Zero y se dio cuenta de que parecía un poco más adulta que antes. Más que una niña, parecía una adolescente.

Dicho esto, debería haber crecido por completo hacía mucho tiempo. La razón por la que esto ocurría ahora desconcertaba a Han Sen.

“Los humanos necesitan tener dieciséis años antes de poder entrar en la primera zona de El Santuario de Dios. Antes de los dieciséis, no has crecido del todo, por eso no puedes entrar. Es cierto que no es una humana pura y corriente… ¿así que su lento crecimiento es resultado de esta peculiaridad?” Han Sen se preguntó un poco más.

No podía probar sus teorías, pero viendo su estructura facial madura, parecía probable.

Independientemente de la causa, Han Sen se alegraba de que ahora pudiera usar espíritus de la bestia.

Han Sen le preguntó si podía recibir puntos genéticos por el consumo de carne, pero ella se limitó a negar con la cabeza.

Han Sen echó un vistazo a la Serpiente Sangre de Dragón que ella había obtenido y que le envío de regreso a él, con la desesperada esperanza de que el resultado de la apertura de la fruta fuera mejor que sus propios tres intentos.

«Serpiente Mutante Sangre de Dragón: Sexta cerradura genética abierta.»

La mandíbula de Han Sen cayó al suelo. Corrió hacia Zero, la cogió en brazos y empezó a dar vueltas con ella. Luego, la besó en la mejilla, diciéndole, “Mi pequeña Zero, eres mi diosa de la suerte. Sí, sí, lo eres. Acabas de conseguirme la mejor serpiente posible.”

 


Nota del Traductor:

1: Geco (Gecko), lagartos de la familia saurópsidos escamosos. Más información en Wikipedia.


5 8 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 Comentarios
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
Brian
Brian
hace 3 meses

Habrá que esperar al domingo, para los siguientes 7?

Jonathan
Jonathan
hace 3 meses

Se volvió lolicon XD

Martin Castañeda
Martin Castañeda
hace 2 meses

Muchas gracias por los capítulos
Leer esta novela es de lejos lo mejor de mi semana

3
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x