Súper Gen Divino – Capítulo 904: Evolución Sorprendente


Cuarto Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

Una cría de gusano de seda se escabulle de la caja construida en forma de vid. Era azul y semitransparente, y tenía un aspecto bastante bonito.

“Este es el décimo mutante berserker. Cómete este bicho férreo berserker antes que él a tí, si lo haces, tú, mi bicho de cristal azul, podrás convertirte en una criatura divina.” Le dijo el espíritu al bicho mientras lo dejaba salir de la caja. Entonces, el bicho de cristal azul se arrastró hasta el bicho férreo.

Allí donde el bicho de cristal azul se retorcía, dejaba una vibrante marca de quemadura a su paso. Parecía venenoso.

Cuando Han Sen oyó hablar al espíritu, pensó, “Este espíritu debe haber hecho mucho para asegurar la evolución de esta criatura suya. Utilizó bichos mutantes para crear un bicho mutante berserker, para luego poder alimentar al bicho de cristal azul? Vaya. Tal vez tenga éxito.”

El bicho de cristal azul alcanzó al bicho férreo que acababa de evolucionar. Debido al agotador proceso de evolución, ahora estaba débil. También se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo; tembló al acercarse el bicho de cristal azul.

El bicho de cristal azul se encaramó al bicho férreo, como había hecho muchas veces antes. Sin pausa ni demora, intentó comerse al bicho férreo por delante.

Pero en el momento en que el bicho de cristal azul intentó comerse al bicho férreo, éste abrió la boca de par en par. Superando todas las expectativas, su boca insectoide se convirtió en unas enormes fauces decoradas con innumerables dientes aserrados.

¡Katcha!

El bicho férreo fue el que se comió al bicho de cristal azul. De un rápido mordisco, el bicho fue horriblemente devorado. Donde antes fingía miedo y una mirada de aparente debilidad, el bicho férreo parecía ahora un demonio codicioso.

El venenoso bicho de cristal azul estaba indefenso, al parecer. No tuvo oportunidad de reaccionar ante el repentino chasquido de las mandíbulas del bicho férreo, y esto sorprendió a Han Sen y a la Espíritu.

Nadie esperaba que esto sucediera, e incluso la Espíritu fue sorprendida con la guardia baja.

La Espíritu azotó con su látigo rosa sobre el bicho férreo. Sin embargo, el bicho no intentó evadirlo, simplemente cerró su caparazón y resistió todo el ataque sin esfuerzo.

Han Sen sabía cuánto poder había en ese látigo, y era una cantidad aterradora. El látigo debía ser de clase mutante, como mínimo, y era mucho más fuerte de lo que él y Vientito podían soportar.

Sin embargo, a pesar de eso, el látigo no podía dañar al bicho férreo en absoluto.

Pero entonces, curiosamente, el caparazón del bicho férreo volvió a romperse y empezó a brillar en azul. Estaba evolucionando una vez más.

“¡Maldita sea! Está evolucionando a divino.” La cara de la Espíritu cambió al hablar en voz alta. Apresuradamente, golpeó el caparazón blanco del bicho para romperlo.

Del interior del caparazón blanco salió un bicho férreo verde. Parecía jade.

Sin dudarlo, la Espíritu continuó azotándolo con su látigo. Quería dañar al bicho férreo antes de que completara su nuevo proceso de evolución.

Cuando terminara de evolucionar en una criatura divina, la Espíritu no podría luchar contra él.

¡Whoo-pa! ¡Whoo-pa!

El látigo era como una temible serpiente, azotando al bicho férreo. Los ataques monstruosamente poderosos hicieron que la criatura en evolución chillara de dolor.

Pero entonces, una llama verde brotó del bicho férreo y envolvió el látigo. Sin embargo, no era exactamente como el fuego; era más bien una sustancia corrosiva que se movía bajo control consciente. Era como una llama compuesta de ácido líquido. Y contra eso, el látigo no tenía ninguna posibilidad. El arma de la Espíritu se corroyó rápidamente y se convirtió en un charco de sustancia tóxica.

El Espíritu dejó caer el látigo, sin querer que el ácido tocara su cuerpo. Entonces, utilizó la espina de un tallo para perforar su piel y permitir que la rosa absorbiera su sangre.

Cuando la rosa absorbió la sangre de la Espíritu, la rosa soltó de repente una poderosa fragancia. Era tan fuerte que podía verse literalmente como una bruma mística.

El bicho férreo olió la flor y quedó hipnotizado. Sin oponer resistencia, comenzó a arrastrarse hacia la rosa.

El Espíritu invocó de repente una daga roja, y cuando el bicho férreo verde se acercó, se la clavó en la boca con la potencia y la velocidad de un repentino relámpago.

¡Boom!

El bicho férreo salió de su aturdimiento cuando la daga se clavó en su boca. Su furia se desató, y lanzó un chorro de líquido corrosivo a su alrededor. El suelo y la tierra a su alrededor se arruinaron, y cuando terminó, el bicho férreo se lanzó hacia la Espíritu.

Pero la Espíritu se apresuró a retroceder. Intentó utilizar sus rosales para atrapar al bicho y detener su avance.

Pero el bicho férreo se había convertido en una criatura divina, y los ataques que desencadenaba eran espantosamente poderosos.

Las vides de rosas azotaron al bicho férreo por sí solas, pero todo fue inútil. Contra su impenetrable caparazón, todos los ataques simplemente rebotaban y al mismo tiempo se fundían en nada más que gotas de su miserable líquido.

Todas las rosas que trataban de atrapar al bicho se quemaron, y parecía que el bicho iba a alcanzar a la Espíritu.

El rostro de la Espíritu cambió, pero no parecía asustado. En lugar de un arma, esta vez invocó un escudo. Con él, trató de desviar el bicho que cargaba.

¡Katcha!

Apoyó el pesado escudo contra el frenético bicho. La fuerza del bicho era tan fuerte que hizo retroceder a la Espíritu una buena distancia y la estrelló contra la pared. Fue tanta la fuerza de ese golpe que quedó un enorme agujero en el lado del acantilado al que fue arrojada.

“¡Guau! Eso es muy poderoso. Las criaturas divina de la tercera zona de El Santuario de Dios son aterradoras. Esa pequeña cosa ni siquiera ha completado su evolución, y sin embargo tiene tanto poder.” Han Sen observó al bicho férreo con codicia en sus ojos.

Aunque el bicho era fuerte, la daga seguía alojada en su boca. Extrañamente, no se había fundido, parecía especial.

La boca del bicho férreo sangraba lentamente tras el golpe en la boca. Han Sen pudo ver cómo su fuerza vital se drenaba lentamente alrededor del cuchillo en su boca. Aun así, eso no calmó el deseo del bicho de perseguir a la Espíritu que le había infligido tal daño. Pero la Espíritu sabía que lo había herido, y sabía que la victoria sería sólo cuestión de tiempo por ello.

Mientras los dos seguían luchando, Han Sen decidió colarse en el valle. Quería robarle la presa a la Espíritu, ya que era una criatura divina. Creía que era una oportunidad de Dios, ya que sólo Dios sabía cuánto tiempo le llevaría ser capaz de derribar criaturas divinas por sí mismo.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .