Súper Gen Divino – Capítulo 903: Pelea de Insectos


Tercer Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

Una mujer rubia de ojos púrpura salió de debajo de los arbustos verdes que acunaban las rosas rojas.

No parecía humana y tenía una esmeralda incrustada en la frente.

Era un hermoso Espíritu femenino.

Su rostro era impresionante. Era un rostro sin gesto, pero eso sólo amplificaba su mística. Independientemente de dónde se encontrara, la gente se quedaría sorprendida por su belleza.

Han Sen no se sorprendió, pero algo en particular le hizo dar casi un salto hacia atrás de sorpresa.

La mujer no llevaba ropa. Cuando se puso de pie, la fina curva de su trasero, y cómo bajaba por sus largas piernas, fue una visión repentina y tentadora. Todo estaba a la vista.

La nariz de Han Sen se estaba calentando con una inminente hemorragia nasal. Sus grandes pechos y su delgada cintura la hacían parecer sacada de un manga waifu. Los humanos no podían tener esa forma de cuerpo.

Aunque la imagen descrita pudiera parecer ridícula, su aspecto era natural.

Cuando salió de los arbustos, parecía tener frío. Y en el momento en que salió, las flores se retorcieron a su alrededor para formar una armadura.

Era como una reina de los jardines. Se acercó a las grietas de la tierra y sacó una rosa de su vestimenta de flores. Partió el tallo en dos y les prendió fuego.

Después de eso, Han Sen se dio cuenta de que eran los tallos de las flores los que servían de velas.

Los tallos se encendieron rápidamente y, mientras ardían, comenzó a emanar una extraña fragancia. Han Sen pensó que los bichos acabarían volviendo, pero no lo hicieron.

Han Sen pensó que era extraño, y se preguntó por qué los bichos férreo no seguían la fragancia como lo habían hecho anteriormente.

El Espíritu se limitó a observar cómo ardía el tallo de la flor, frente a la entrada del valle.

No mucho después, Han Sen oyó un ruido extraño procedente de otro lugar del valle. Algo volaba hacia ellos rápidamente, y se dirigía a la vela como una flecha.

Era un bicho férreo. Era un poco más pequeño, pero era más oscuro que el resto. Su caparazón era negro como la obsidiana.

A este bicho le habían crecido alas y volaba extraordinariamente rápido, totalmente distinto a los demás.

Este bicho férreo se posó en el tallo y lo mordió, con una mirada de exuberante alegría en su rostro.

El Espíritu dio un paso atrás y se limitó a observar a la criatura mordisqueando el tallo. No parecía que quisiera luchar contra ella.

“Si el Espíritu quiere reclamar ese bicho, ¿por qué no lo hace? ¿Es el tallo venenoso, tal vez?” Han Sen pensó que era extraño.

En ese momento habría sido el momento perfecto para atacar, pero el Espíritu se abstuvo de hacerlo. Se limitó a seguir observando al bicho masticar alegremente su comida.

Mientras Han Sen reflexionaba sobre esto, oyó que algo más venía de más profundo del valle. Era un ciempiés, uno completamente rojo. Pasó corriendo por las grietas y se acercó a uno de los tallos.

El Espíritu había colocado muchos tallos antes de eso, y por lo tanto, no hubo conflicto. Las criaturas tenían cada una la suya.

No mucho después, llegaron muchos más bichos. Eran de formas y colores diferentes, algunos eran negros, otros rojos y otros verdes.

Los otros bichos también habían venido a alimentarse de los tallos. Pero al poco tiempo, ya no quedaban tallos, y comenzó una lucha entre los bichos.

El ciempiés rojo estaba envuelto en llamas y empezó a luchar contra un bicho de caparazón verde y ocho patas.

El ciempiés rojo tenía la capacidad de escupir fuego, pero eso no disuadió a la araña verde. Sin miedo, se movió hacia su enemigo de múltiples patas.

En cuestión de segundos, reinó el caos. Todos los bichos luchaban entre sí, ninguno dispuesto a abandonar la zona.

El Espíritu siguió observando la lucha, desprovisto de toda emoción.

“¿Esos tallos son estimulantes?” Han Sen se congeló al ver eso. Los poderes que los bichos estaban desatando unos contra otros eran horribles, algo que supuso que sólo podían hacer los monstruos de clase mutante.

El Espíritu había jugado con todos esos bichos de clase mutante como un violín. Han Sen sabía que tenía que tratar a ese Espíritu con mucha precaución.

Los bichos estaban fuera de control. Las extremidades cortadas y los cuerpos muertos yacían esparcidos por toda la zona, mientras se atacaban unos a otros con una ferocidad salvaje.

Ver morir a tantos insectos de esa manera era un espectáculo terrible.

Cuando la batalla terminó, sólo quedaba vivo el bicho férreo inicial. Algunas de sus garras se habían roto, pero eso no le impidió alimentarse de las sobras del campo de batalla.

A medida que el bicho se alimentaba de los cadáveres, su propio cuerpo comenzó a sufrir un cambio. Sus miembros perdidos se recuperaron.

Puntos de colores salpicaban su caparazón negro, y parecía haber obtenido incluso la llama del ciempiés y la luz verde de la araña.

Han Sen vio que el bicho reclamaba todos esos poderes para sí mismo y se quedó sorprendido.

¡Katcha!

El caparazón del bicho férreo se resquebrajó y algo pareció salir del interior de su cuerpo. Después de esto, sólo quedó un caparazón vacío.

El bicho férreo recién nacido era blanco. Su cuerpo brillaba como el jade. Sus ojos eran rojos y sus alas eran translúcidas.

“¡Tchzi Tchzi!” El bicho férreo recién nacido hizo un par de ruidos agudos.

“Entonces, después de todo eso, ¿el bicho evolucionó?” El Espíritu frunció el ceño, mientras pensaba para sí misma. Los resultados estaban más allá de sus expectativas. El bicho férreo era el bicho mutante más débil, y sin embargo había sobrevivido de alguna manera.

El Espíritu miró al bicho férreo, que ahora era parecido al jade blanco. Luego, le acercó una caja hecha con lianas. Un bicho salió de la caja.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .