Súper Gen Divino – Capítulo 899: Domando la Bestia De Viento


Quinto Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

A Han Sen se le ocurrió una idea de qué hacer. La gente suele acercarse a las criaturas fingiendo ser ellas. Después de hacerlo durante un tiempo, a menudo acababan adoptando su olor. Esto les daba credibilidad ante el animal, y ayudaba a que éste los reconociera como uno de los suyos.

Este método no funcionaría con la bestia del viento, pero Han Sen tenía una idea mejor sobre cómo hacer creer al lobo que él era el mismo tipo de criatura. Es más, Han Sen era la única persona que podía utilizar ese método.

Con el Aura Dongxuan, simuló el flujo de energía del lobo para que fueran iguales. Entonces, Han Sen se acercó al lobo. Para su deleite, la hostilidad del lobo parecía haber disminuido.

Esto alegró mucho a Han Sen, y después de darse cuenta del éxito de este método, se aseguró de simular el flujo de energía del lobo cada día. Aunque seguía estando alerta ante Han Sen, dado lo que le había hecho, la preocupación del lobo era cada vez menor.

Un mes después, la bestia del viento ya no era hostil. Incluso sin las monedas, no atacaba a Han Sen.

Cuando Han Sen no simuló el flujo de energía, el lobo de viento tampoco le atacó entonces.

Pero sólo aceptó a Han Sen. Cada vez que la bestia del viento veía a Qu Lanxi o a Chu Ming, mostraba gran interés en atacarlos. Así que Han Sen construyó una casita para que la bestia del viento viviera en ella.

Han Sen siguió practicando su Aura Dongxuan, domesticando a la criatura cada día más. Esperaba poder cazar algún día junto a ella en el Bosque de las Espinas, y esperaba que ese día llegara pronto.

Las gotas de agua que había recogido estaban casi agotadas, y no tardaría en usarlas todas. Necesitaba encontrar pronto más plantas genéticas, de lo contrario, su Pino de Sangre dejaría de crecer.

Afortunadamente, en el segundo mes, la bestia de viento había aprendido a seguir las órdenes de Han Sen. Y al escuchar a Han Sen, no atacaría a otras personas.

“¿Realmente la has domado? ¿Realmente dominaste a la bestia del viento?” Chu Ming dijo a Han Sen mientras miraba a la bestia del viento. No podía creerlo.

“Sí. Qué suerte tengo, ¿eh?” Han Sen se sentía bastante engreído, sobre todo porque había vencido a un Espíritu y se había convertido en la única persona capaz de domar a una bestia tan feroz.

“¿Cómo? ¿Cómo en los santuarios hiciste eso?” Preguntó Qu Lanxi con mucho asombro, mientras ella también miraba a la bestia de viento. Era una bestia primitiva que había abierto cuatro cerraduras genéticas. Era tan poderosa como el propio Caballero Qing Ming.

El Caballero Yu Yan había intentado domarla durante mucho tiempo, utilizando todo lo que sabía. Les resultaba difícil comprender cómo Han Sen había logrado hacerlo en sólo dos meses.

“Supongo que todo se debe al talento, en realidad.” Han Sen no tenía ninguna excusa genuina, pero fuera como fuera, no iba a hablarles de su habilidad para simular flujos de energía.

“Voy a llevar a Vientito al Bosque de las Espinas conmigo, así que estaré fuera los próximos días. No os preocupéis por mi bienestar.” Han Sen no podía esperar a entrar en ese dominio espinoso.

Después de todo, las gotas de agua se habían agotado casi por completo. Las gotas de agua del Pino de Sangre habían sido racionadas y su velocidad de crecimiento había disminuido considerablemente.

“Puede que tengas a Vientito a tu lado, pero tú mismo sigues siendo bastante débil. ¿No es un poco arriesgado para ti ir al Bosque de las Espinas ahora mismo?” Chu Ming expresó su preocupación.

“Puede ser arriesgado, pero no tengo otra opción. Con el Espíritu que nos gobierna, tiempos tan drásticos requieren medidas drásticas.” Dijo Han Sen.

“Voy contigo.” Comento de repente Qu Lanxi.

“¡Lanxi!” Chu Ming y Han Sen exclamaron sorprendidos, ambos al mismo tiempo.

“Dejadme explorar primero los alrededores. Si puedo confirmar que es una zona lo suficientemente segura para que nos aventuremos juntos, os llevaré allí.” Dijo Han Sen.

Qu Lanxi dijo, “Entonces lo arriesgarás todo, tú solo. ¿Cómo podemos quedarnos de brazos cruzados mientras arriesgas tu vida por nosotros? No puedo dejar que vayas allí solo, no sería correcto.”

“¡Entonces vayamos todos juntos!” Dijo Chu Ming, endureciendo su mandíbula.

Qu Lanxi negó con la cabeza y dijo, “No, debes quedarte aquí y cuidar del jardín. Si salimos del Bosque de las Espinas sin las recompensas que buscamos, esto será nuestro respaldo.”

Chu Ming parecía querer decir algo más, pero ella cortó lo que iba a decir. “Mis poderes se aprovechan mejor en el Bosque de las Espinas. No te quejes ni trates de detenerme, me voy.”

Chu Ming se quedó con la boca abierta y no dijo nada. Aunque no lo expresó, parecía estar de acuerdo con lo que ella había dicho.

Han Sen tenía curiosidad por saber a qué poder se refería. Sólo sabía que Chu Ming tenía ciertas habilidades de fuego, pero Qu Lanxi seguía siendo un enigma para él.

Sin embargo, independientemente de los poderes que tuviera, sólo había abierto su primera cerradura genética. Han Sen no creía que ella pudiera ayudar mucho, en el tiempo que llevaban allí. Habría apostado por que se quedara en la casa, pero ella era demasiado testaruda, y él sabía que sería inútil protestar por su acompañamiento.

Para los humanos era mucho más difícil abrir las cerraduras genéticas que para las criaturas. Los humanos transcendidos tradicionalmente sólo tenían un nivel de aptitud de trescientos. A menos que tuvieran un gran talento, abrir una segundo cerradura genética sería casi imposible.

Según la investigación de la Alianza, la aptitud física de un humano sólo permitía abrir una cerradura genética por cada trescientos de aptitud.

Eso significaba que los humanos necesitaban una aptitud de seiscientos para abrir su segunda cerradura genética.

Pero para los transcendidos, alcanzar un nivel de aptitud de seiscientos no era fácil.

Cien puntos genéticos normales podían aumentar la aptitud de una persona en cien. Cien puntos genéticos primitivos podían aumentar la aptitud de una persona en doscientos.

Eso significaba que un transcendido tendría que maximizar tanto sus puntos genéticos normales como primitivos para alcanzar un nivel de aptitud de seiscientos y abrir su segunda cerradura genética.

Si tenían suerte, podrían ganar puntos genéticos mutantes y divinos. Si lo hacían, abrir las cerraduras genéticas sería más fácil.

Cien puntos genéticos mutantes podían proporcionar a una persona cuatrocientos puntos adicionales de aptitud. Alcanzar el máximo de puntos genéticos divinos aumentaba la aptitud de una persona en ochocientos. ¿Y los súper puntos genéticos? Nadie lo sabía.

Qu Lanxi y Chu Ming sólo habían maximizado sus puntos genéticos normales. No tenían muchos puntos genéticos primitivos, por lo que no parecía probable que hubieran abierto sus segundas cerraduras genéticas.

Han Sen tenía una ventaja sobre ellos. Su Aura Dongxuan ya casi había alcanzado el segundo nivel, y no tardaría en poder desbloquearlo.

“No te preocupes, puede que sólo haya abierto mi primera cerradura genética, pero no te retrasaré. Seré más útil de lo que esperas.” Dijo Qu Lanxi.

“¿Te importa decirme qué poderes tienes?” Estaban a punto de adentrarse en un reino en el que la posibilidad de muerte residía detrás de cada esquina, no tenía más remedio que preguntar.

“El olfato. Mi poder es el del olor.” Dijo Qu Lanxi.

“¿Olor? ¿Qué clase de poder es ése?” Han Sen parecía sorprendido, pues nunca había oído hablar de él.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .