Maestro del fin de los tiempos: Capítulo 334


Anterior |Índice| Siguiente


Portal de Invocación

“¡Hreeek!”

Se escuchó un rugido penetrante.

Qin Feng y Bai Li se vieron repentinamente rodeados por cientos de Hombres Lagarto de Arena.

Todos estaban corriendo salvajemente hacia la dirección donde había caído la Reina de los Hombres Lagarto de Arena.

Alrededor de doscientos o más de los Hombres Lagarto de Arena fueron aniquilados bajo el alboroto de Qin Feng y Bai Li, ahora parecía que quedaban unos trescientos. En realidad, eran más lagartos de los que imaginaba originalmente.

“¡Retírense!”

La conciencia de Qin Feng cambió y la cabeza de la Reina de los Hombres Lagarto de Arena explotó, dejando solo un núcleo de cristal de energía del tamaño de un puño que se parecía a un planeta minúsculo en su palma.

Los Hombres Lagarto de Arena se enfurecieron colectivamente ante tal vista.

No solo mató al líder de su clan, sino que también se llevó el núcleo de cristal más importante de los Hombres Lagarto de Arena.

¡Las acciones de Qin Feng los llevaron al límite!

“¡Sacrificio! ¡Convocar!”

Entre los Hombres Lagarto de Arena, un general de bestia de aspecto anciano abrió abruptamente su conciencia.

Qin Feng no estaba seguro de lo que estaba pasando, pero había una creciente sensación de pavor que comenzó a apoderarse lentamente de su corazón.

¡Bang!

Un Hombre Lagarto de Arena explotó abrupta y violentamente en una lluvia de arenisca.

¡Bang! ¡Bang bang!

Uno por uno, más Hombres Lagarto de Arena comenzaron a explotar y la piedra arenisca se elevó en el aire, recogiéndose en la forma de una gran puerta de entrada.

La puerta de piedra arenisca tenía cien metros de ancho y cincuenta metros de alto, un tamaño increíble.

Un portal de invocación.

La puerta hecha de piedra arenisca acumulada todavía tenía el fondo del desierto detrás de ella, pero en un abrir y cerrar de ojos su interior brilló con una luz plateada antes de que el paisaje enmarcado por la puerta se pintara de negro.

El portal, no una grieta espacial, acababa de abrirse.

Todas las especies inteligentes, como los humanos, habían dominado los secretos del espacio-tiempo. ¡Incluso entonces, la comprensión de los humanos de tales secretos palidecía en comparación con lo que sabían las ultra bestias inteligentes!

En ese momento, los humanos no sabían cómo usar otros tipos de energía para romper las rupturas espaciales abiertas. Lo máximo que pudieron comprender era cómo sellarlos usando energía.

Mientras tanto, la Hombre Lagarto de Arena acababa de utilizar un ritual suicida para abrir la brecha espacial más grande que había visto desde su renacimiento.

¡La cosa le parecía una maldita pista de aterrizaje! ¡Con lo alto y ancho que era, bien podría ser suficiente para que los behemoth pasen!

¡La expresión de Qin Feng palideció ante la idea!

Desde la grieta, una ultra bestia de nivel E salió arrastrándose. Era un lagarto del desierto.

Muy rápidamente, se le unieron innumerables más lagartos del desierto. Cuando salieron de la grieta y pisaron la arena, hicieron ruidos crujientes mientras se movían.

¡Boom! ¡Boom! ¡Boom!

¡Detrás de ellos había un dragón arrastrándose de nivel D!

Si bien podría haber sido una ultra bestia ordinaria, tenía una longitud corporal de veinte metros de largo. Definitivamente calificó como un ultra behemoth.

No se detuvo allí, la grieta todavía escupía ultra bestias.

“¡Bastardos! ¡Dejen de moverse!” Qin Feng rugió y desató un poderoso ataque.

“¡Infierno Magma!”

El frente de la ruptura se convirtió en un enorme charco de magma.

¡Pop!¡Plaf!

“¡Hroar!”

“¡Scree!”

Tan pronto como más ultra bestias salieron de la grieta, las que cayeron a la lava comenzaron a gritar.

“¡Corta!” Qin Feng gritó antes de apagar su grabación de video, Bai Li hizo lo mismo poco después.

Su conciencia comenzó a extenderse.

¡Papapapapapapa!

Debido a la batalla de Qin Feng, todos los drones cercanos en el desierto del Mar del Norte fueron enviados para monitorear la situación. No tenía claro cuántas personas verían la imagen.

En la sede del Pueblo Shadong, las transmisiones de video se volvieron estáticas.

El ya gruñón Hu Liang dejó escapar un gruñido frustrado.

“¡¿Qué diablos está pasando allí?!” Dejó escapar un rugido.

Las personas cercanas se dispersaron como gallinas asustadas por su arrebato, sin querer hacer ningún sonido excepto por el ayudante de Hu Liang, quien rápidamente se secó el sudor de la frente y dijo: “¡General Hu, el Sr. Qin debe haber destruido los drones para que no podamos monitorizarlo!”

“¿Monitorizarlo? ¿A qué te refieres con monitorizarlo? ¿Qué, no viste el jodido agujero espacial gigante que acaba de abrirse en medio del desierto? ¿No escuchaste la alarma? ¿Qué pasa si una especie de ultra bestia poderosa se arrastra fuera de allí? ¿Que estas esperando? ¿A que el Pueblo Shadong colapse?”

El asistente continuó secándose el sudor frío que goteaba de su rostro.

“Entonces… ¿deberíamos enviar más drones, general Hu?”

Los drones no eran más que máquinas de medio metro de largo y había al menos un millar de ellos en el desierto.

“No tiene sentido. La situación es crítica. Obtenga todos los niveles D que pueda y dígales que vayan a ver el área.”

“Pero… pero… ¡ese es territorio de Hombres Lagarto de Arena!”

“¿Te golpeaste la cabeza o naciste tonto? ¿Qué Hombres Lagarto? ¡El líder de su clan acaba de morir! ¡Ahora consígueme un helicóptero aerodeslizador de combate, yo también voy!”

“¡Sí, general!”

¡Hu Liang reunió de cuatro a cinco usuarios de habilidad de nivel D y se apresuró a ir a las tierras salvajes del desierto del Mar del Norte!

En ese momento, la tierra de los Hombres Lagarto de Arena se había convertido en un mar de magma. En el magma estaban todos huesos, núcleos de cristal, piel y garras de ultra bestias.

¡No había nada vivo!

“¡Bai Li! ¡Sella la ruptura! ¡Rápido!” Qin Feng exclamó.

Bai Li asintió, activando su poder, y un resplandor plateado comenzó a envolver el frente de la gigantesca ruptura.

En un instante, la grieta negra se convirtió en un plateado brillante.

“¡Rugido!”

Desde la grieta gigante, una ultra bestia masiva sacó una mano grande.

¡Boom!

Esta mano estaba cubierta de escamas y si Qin Feng tuviera que adivinar, probablemente era la mano de un tarrasco.

Tenía garras gigantes, de dos metros de largo y cada uña como ganchos gigantes. Bajo el sol abrasador, reflejaban un destello escalofriante. No había forma de juzgar cuántas criaturas habían sido asesinadas por esas mismas garras.

¡Pop!

La luz plateada fue perforada y una grieta negra comenzó a aparecer sobre ella.

Bai Li estaba furiosa.

¡Crack!

La luz plateada brillaba, rodeaba inmediatamente la ruptura, así como el brazo de aquella ultra bestia de nivel C.

“¡Cerrar!”

¡Crash!

Hubo un sonido nítido, como un espejo que emite luz plateada al romperse antes de convertirse en motas de energía brillante que comenzaron a disiparse.

Mirando dónde estaba la enorme puerta de entrada, no habría nada en el paisaje desértico y el cielo oscuro sin límites.

Sin ruptura. ¡Tampoco hay runas espaciales!

¡Boom!

La mano gigante cayó en el magma, salpicando bastante mientras la carne se cocinaba y la sangre se hervía en un abrir y cerrar de ojos antes de convertirse en ceniza gris. Solo quedaron las uñas y las escamas.

“¡Hoo!” La frente de Qin Feng estaba empapada en sudor.

Tener que mantener un rango tan grande de Infierno Magma también consumió una gran cantidad de su conciencia.

Finalmente. ¡Todo había terminado!

“¡Levántate!”

Qin Feng manipuló su conciencia y los materiales en el magma flotaron y comenzaron a apilarse a su lado.

Bai Li hizo un gesto con la mano hacia la pila y los barrió.

“¡Guardad!”

El elemento ardiente del Infierno Magma se recuperó uno tras otro en un abrir y cerrar de ojos.

“¡Bzzzz!”

Desde el otro lado del horizonte, varios helicópteros aerodeslizadores de combate aparecieron de repente a la vista.

¡Qin Feng levantó la cabeza y miró hacia arriba, pensando por un momento antes de darse cuenta de que probablemente eran del Pueblo Shadong!

Tal como esperaba, los helicópteros de combate comenzaron a descender.

La primera persona que vio fue Hu Liang.

Por lo que Hu Liang vio cuando estaba en el aire, había una enorme puerta de entrada de piedra arenisca que se elevaba sobre el desierto. Había cientos de metros de cal de color negro en el suelo, pero no había señales de ultra bestias.

“¿Que está pasando? ¿No hubo una ruptura antes? ¿A dónde fue la ruptura?” Preguntó Hu Liang.

Notas del traductor: Cal como en piedra caliza.


Anterior |Índice| Siguiente

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .