Release that witch: Capítulo 846



Conflictos entre facciones

 

“Otto Luoxi es nuestro aliado y se merece algo mejor. Esta vez han acosado a la Región Oriental, ¡la próxima vez pueden atreverse a cruzar la frontera e invadir el reino!” Brian dijo en voz alta. “¡Su Majestad, por favor dé la orden! ¡No importa cuán lejos esté el enemigo, el Primer Ejército lo aplastará por usted!”

“¿Invadiéndonos?” Barov enarcó una ceja. “Si el ejército del Reino del Alba pudiera entrar en Graycastle tan descaradamente, ¿por qué demonios estarías aquí?”

“Mi señor, es solo un ejemplo …”

“Un ejemplo infundado no convencerá a nadie” interrumpió Barov. “Más importante aún, ¿por qué necesitamos involucrar al ejército en un problema que podría ser resuelto por la diplomacia? ¿Recuerdas el objetivo principal de Su Majestad para este año? ¿Crees que el hijo mayor de una familia noble de la Ciudad del Resplandor sería más importante que la coronación de nuestro rey?”

Por un momento, Brian se quedó sin habla.

“Está bien … tomemos un descanso.” Roland aplaudió. “Coman algo antes de continuar.”

Cuando sonaron los aplausos, un criado que esperaba en la puerta entró con un carrito. Algunos funcionarios en el pasillo comenzaron a servirse bocadillos mientras otros iban al baño. Por lo tanto, la tensión dentro de la habitación disminuyó.

Esta escena había surgido repetidamente en sus discusiones durante la reunión de tres días. Después de que Roland recibió los informes de inteligencia del espía, Hill Fawkes, y la guarnición en la Región Norte, convocó a todos los oficiales relevantes al castillo para planear una solución a la situación actual.

Roland pudo ver claramente que se formaban dos facciones diferentes entre sus hombres. La facción del Ayuntamiento, encabezada por Barov, era más conservadora. Preferían concentrarse en el desarrollo del reino y estaban más enfocados en la Región Occidental, y planeaban expandir gradualmente la población y aumentar la fuerza de Graycastle hasta la unificación del reino. Hacer que el Rey del Alba, Appen Moya, pagara el precio de su acción estaba en sus planes, pero no se consideró urgente.

La otra facción formada por el Primer Ejército bajo el liderazgo de Brian, favorecida por el Departamento de Asesores, fue más agresiva. Pero no estaban tan unidos ni eran tan cercanos como la facción del Ayuntamiento. Los hombres del Primer Ejército fueron influenciados por Brian, quien se jactó de nuevos conceptos como “defenderse del enemigo en el exterior”, “actuar antes de que el enemigo se dé cuenta” y “golpear al enemigo desprevenido”, por lo que insistieron en tomar medidas inmediatas, castigar al Reino del Alba y salvar al detenido Otto Luoxi. En cuanto a los miembros del Departamento de Asesores, probablemente eligieron unirse al Primer Ejército para su propio beneficio, ya que no tenían forma de ganarse recompensas a menos que hubiera una guerra que librar.

Además, algunos miembros del Departamento de Asesores eran de la Fortaleza Longsong, por lo que no estaban tan familiarizados con Neverwinter como la gente del Ayuntamiento. La mayoría de las veces, sus ideas fueron refutadas y despreciadas, lo que hizo que sus voces parecieran aún menos importantes.

Por lo tanto, hubo varias ocasiones en las que Barov contrarrestó fácilmente el discurso de Brian. Honestamente, en términos de elocuencia, Brian estaba muy por detrás de Barov, por lo que ya había hecho un gran trabajo al expresar sus ideas frente a los ministros en la reunión hasta el momento. Después de todo, Brian, el líder del Batallón de Cañones, era joven. Creció como un aldeano ordinario de la ciudad fronteriza, menos probado e inexperto, que era algo que se podía ver en su informe de la batalla defensiva en la montaña nevada.

Roland había guardado silencio durante las discusiones. Por el momento, el lado agresivo estaba en desventaja y estaba perdiendo el control del debate. Para sorpresa de Roland, la habilidad de Barov había aumentado enormemente en los últimos tres años. Podría haber sido bien entrenado mientras servía al tesorero anterior y todo lo que necesitaba era una oportunidad para despegar.

Lo único que sorprendió a Roland fue que Edith no había pronunciado ningún discurso y se mantuvo en silencio durante los tres días de la reunión.

Entre los funcionarios, ella, la Perla de la Región Norte, podría ser la única calificada para discutir con Barov.

Para evitar un conflicto interno entre Edith y Barov, a quienes les gustaba competir entre sí, Roland había creado deliberadamente un nuevo departamento en el Ayuntamiento, el Ministerio de Defensa, especializado en asuntos militares externos. Este nuevo departamento incluyó al Departamento de Asesores como una de sus organizaciones subordinadas. El Ministerio de Defensa sería responsable de los asuntos militares externos y del Buró de Seguridad. De esta manera, el marco de la fuerza bruta de Graycastle se finalizó aproximadamente.

Como era de esperar, Roland era el ministro de este nuevo departamento, al igual que lo era para los otros departamentos. Edith solía ser la asistente de Barov, aprendiendo a lidiar con los asuntos del Ayuntamiento. Había hecho muy bien su trabajo, pero no fue hasta ahora que obtuvo su aprobación formal y se convirtió en miembro del nuevo departamento. Recibir tal honor tan fácilmente sería tan grandioso que ninguna otra recompensa sería igualada en el futuro y otros recién llegados la tomarían como ejemplo, creyendo que también estaban calificados para obtener tal título fácilmente.

Después de todo, los tiempos habían cambiado. Roland ya no tenía escasez de personal y no volvería a nombrar a nadie de poca competencia para un puesto importante.

Entonces, Edith ahora trabajaba como secretaria en el Ministerio de Defensa, desempeñando el papel de asesora para servir a Roland.

Roland creía que una persona como la Perla de la Región del Norte nunca se sentiría frustrada por tal arreglo que podría dar la impresión de que tenía que empezar de nuevo para ganar poder y que seguramente entendería sus intenciones. Aunque dejó la oficina del jefe, se ganó la oportunidad de ser ascendida sin interferencias. Por lo tanto, era muy inusual para ella quedarse callada en una ocasión que se ajustaba a sus habilidades e intereses y dejar que Barov controlara el tema.

Roland miró a Edith, que parecía relajada mientras disfrutaba de su Bebida del Caos. Era como si los modales imponentes de Barov no le interesaran.

“Qué mujer más extraña” pensó para sí mismo.

Se encogió de hombros y le dijo a Scroll junto a él: “Muéstrame los registros de las reuniones de hoy.”

“Está bien” dijo Scroll mientras dejaba la pluma y le entregaba un cuaderno. “Aquí están todos los registros.”

Después de tres días de discusión, habían llegado a una conclusión mutua sobre la información que había recibido Roland.

Hill Fawkes, que había enviado los mensajes secretos, había ordenado las tres noticias según su importancia. Eso significaba que el enemigo que acosaba a la Región Oriental requería la mayor preocupación y lo de Otto bajo custodia era menos importante. Dado eso, los miembros de la reunión creían que el hijo mayor de la familia Luoxi no estaba, por el momento, en peligro de muerte. Appen Moya, que era nuevo en su trono, todavía necesitaba el apoyo de las tres grandes familias.

Aunque Appen Moya quería reemplazar a la familia Luoxi, necesitaba tiempo y pensaron que necesitaría al menos uno o dos años. Otto podría sufrir en la prisión, pero sobreviviría.

La noticia que recibió Roland sobre la volátil situación en la Ciudad Santa fue confirmada por el informe de la guarnición en la Región Norte, por lo que los miembros de la reunión pensaron que debía ser cierto. Ahora incluso la Ciudad del Resplandor comenzó a moverse, pensaron que la familia Moya también podría apuntar a la iglesia. Los Moya odiaban la iglesia y estaban ansiosos por la gran cantidad de riqueza en Hermes que la iglesia había recolectado y guardado durante siglos.

En cuanto al acoso, los miembros de la reunión pensaron que podría referirse a provocar y apoyar en secreto a los rebeldes. Aparte de eso, las cosas que el enemigo podía hacer, que eran prácticas, eran muy pocas. Nadie creía que Appen se atreviera a marchar con su ejército sobre Graycastle, porque la derrota estaba casi garantizada. Pero la rebelión realmente ocurrió dentro del dominio de Graycastle, lo que significaba que no podía ser ignorado. No importa cuán débiles fueran los rebeldes, su acción causaría daños al reino, por lo que era razonable que Hill considerara esta noticia como la más importante.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

5 comentarios

  1. Por una parte yo me inclinaria por la guerra, es mejor erradicar a un enemigo débil pero con gran potencial de crecer que esperar a que este tome la iniciativa

    Por otra parte es un desperdicio de recursos, la verdadera gran batalla está a la vuelta de la esquina y quien sabe en que momento a el monstruo se le ocurra atacar, mientras se debe evitar el consumo innecesario además de que conquistar el reino del alba no serviría mucho ya que Roland apenas tiene la capacidad de explotar los recursos de Neverwinter y la región sur

    Le gusta a 1 persona

    • En cuyo caso Hermes es más rentable.
      Ya no ofrece resistencia y está en tal estado que difícilmente ocupará más recurso bélico del que usaria para suprimir las revueltas de los nobles en graycastle, además, no tendrá oposición y conseguirá mano de obra con todos los refugiados que, como los que encontraron antes, ya han perdido su fe en la Iglesia, lo cual, a su vez, facilitaría la integración de los refugiados al no tener tanta oposición a las brujas.

      Me gusta

        • Aunque lo que dices es cierto, no olvides que, salvo alguna minoría y los que están en el ejército o en la iglesia, la fe de todos ahí no es igual.
          Un comerciante o los que viven al borde de la vieja ciudad Santa no serán tan religiosos como crees.
          El último papá (el que se suicidó aventandose por el acantilado) lo dijo. Los más fieles irán con la Iglesia hasta su amargo final, pero ya hay mucha gente que huyó de ahí, no tienen fe, son sólo gente que, en un mundo de nobles, vieron cierta posibilidad de mejorar su vida en Hermes donde es básicamente una meritocracia.
          En ese punto neverwinter es igual o incluso mejor, en Hermes los que tienen fe, o suficiente ambición para doblegarse a la fe, avanzan, en neverwinter si eres bueno algo, independientemente de la fe, puedes llegar lejos.
          Con esa premisa no serán pocos los que decidirán ir a neverwinter y Roland los recibirá, si bien tendrán algo de la ideología de Hermes, no serían los radicales que se fueron a la costa, al menos así lo veo yo, los que quedarán en Hermes para ese entonces serán aquellos que, literal, fueron abandonados por lo que creían así que hay margen para tratar con ellos, aunque si, puede que haya radicales, pero serían minoría.

          Me gusta

  2. Estoy curioso sobre Edith también… Que decisión tomará Roland? Yo esperaría a que, el reino Ocaso atacará a Hermes y después los atacaría yo para reducir los riesgos de las trampas de Hermes

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .