Maestro del fin de los tiempos: Capítulo 330


Anterior |Índice| Siguiente


Hombre Lagarto de Arena

“¡Hom!”

¡El helicóptero aerodeslizador fue instantáneamente rodeado por una barrera de energía que resistió el ataque entrante!

Bai Li bajó del helicóptero aerodeslizador, levantó la mano y mantuvo el helicóptero aerodeslizador que valía seis mil millones en su propio espacio masivo que era como un mundo completamente separado.

El helicóptero aerodeslizador desapareció junto con las barreras, mientras que la grava de los alrededores se convirtió instantáneamente en dos espadas afiladas y atravesó hacia Qin Feng y Bai Li.

“Pasos de Movimiento Fantasma.”

La sombra de Qin Feng desapareció instantáneamente de su lugar y se abalanzó sobre el desierto.

Ya estaba sosteniendo su Sable Emperador Verde que fue extraído del equipo de runas espaciales.

¡Swoosh!

El sable fue envuelto instantáneamente con el Resplandor de Espada Ardiente.

¡Crash!

Una pared de arena se formó instantáneamente de la nada y restringió los movimientos de Qin Feng.

¡Slash!

¡La pared fue destruida instantáneamente por la explosión de la Espada Ardiente lanzada por la abrumadora fuerza interna de Qin Feng!

Detrás de la pared, una bestia con apariencia humana tenía la mitad de su cuerpo en el suelo, su cuerpo estaba densamente lleno de escamas con los ojos bien abiertos, mientras que las formidables llamas del Sable Emperador Verde pasaban sobre su cabeza.

Sus escamas estaban todas severamente quemadas.

“¡Hombre Lagarto de Arena!”

Qin Feng había identificado a su oponente.

“¡Keke!”

Se escuchó un ronco silbido de su boca, y en el momento siguiente, había unas cinco flechas de arena trazadas cerca de Qin Feng.

En el mismo momento, se estaba formando un remolino que se hundía debajo de Bai Li y fue instantáneamente enterrada en él.

“¡Bastardo!”

Qin Feng dejó escapar un rugido enfurecido mientras su fuerza interna brotaba de su cuerpo.

“¡Asimilación de Asteroides!”

El explosivo poder de succión de Qin Feng había dominado y controlado todo en los alrededores, la arena y las bestias estaban siendo arrastradas por el aire.

Los cinco Hombres Lagarto de Arena quedaron expuestos.

“¡Mueran!”

Llamas de color azul explotaron del Sable Emperador Verde de Qin Feng.

“¡Llama Floreciente!”

¡Puf puf puf puf puf!

¡Instantáneamente, los cinco Hombres Lagarto de Arena fueron aplastados en pedazos!

“¡Hissz!”

Los Hombres Lagarto de Arena dejaron escapar sus miserables chillidos.

En cuestión de segundos, todos se habían convertido en trozos de carne que se desmoronaron junto con la arena amarilla y quedaron enterrados en el suelo.

¡Swoosh!

A cincuenta metros de distancia, una madriguera amarilla se hundió de repente, Qin Feng inmediatamente giró la cabeza y miró en esa dirección.

“¡Asalto Ardiente!”

Qin Feng se apresuró hacia adelante, y un pozo que tenía más de un metro de profundidad quedó atrás, sin embargo, ¡la energía consciente reveló que el suelo dentro del pozo se había convertido en suelo sólido!

Todos los Hombres Lagarto de Arena eran usuarios de habilidad de tierra que eran capaces de la habilidad escape terrestre, ¡de hecho era común para ellos!

Si no fuera por Qin Feng que había reaccionado lo suficientemente rápido, los Hombres Lagarto de Arena podrían haber sobrevivido y escapado del ataque mortal de Qin Feng.

“Bai Li, ¿dónde estás?” Qin Feng preguntó con su energía consciente.

¡Swoosh!

Bai Li apareció de la nada y estaba justo ante Qin Feng.

“¡Me enterraron bajo el desierto y encontré un túnel!” Bai Li estaba encantada cuando habló. “¡Había muchas piedras bonitas!”

Bai Li levantó la mano mientras un diamante que refractaba la luz roja apareció en su palma.

“¡Núcleo de Diamante Ardiente!”

Qin Feng pudo identificar el artículo al instante.

Sin ningún refinamiento requerido, las magníficas características del precioso material se revelaron instantáneamente con sus runas de fuego incrustadas que podrían agregarse a las armas, y tendría efectos de fortalecimiento que afinarían el equipo rúnico y lo incorporarían con atributos de fuego.

Un producto único y valioso del desierto del Mar del Norte.

Sin embargo, fue bastante difícil encontrarlo.

“Debería ser el lugar donde residen los Hombres Lagarto de Arena, echemos un vistazo mientras completamos la misión, ¡es posible que los otros Hombres Lagarto de Arena ya hayan sido alertados por los otros que se han escapado antes!”

“¡Mmm! ¡Déjame llevarte allí!”

Bai Li tomó la mano de Qin Feng e instantáneamente, ambos desaparecieron sin dejar rastro.

Antes de que Qin Feng pudiera descifrar la oscuridad que envolvía su visión, ya había llegado a un lugar diferente.

Sorprendentemente, había un túnel hecho por el hombre que estaba escondido bajo el desierto.

El túnel tenía unos dos metros de altura y tres metros de ancho, dentro del espacio restringido, Qin Feng fácilmente podría golpearse la cabeza si saltara.

Sin embargo, era la altura óptima para que encajaran los Hombres Lagarto de Arena.

Después de todo, ¡gateaban para moverse!

En ese momento, ambos lados de la pared estaban incrustados con núcleos de diamantes ardientes que deslumbraban con un brillo rojo.

“¡Enciende la grabacion, hay muy pocos Hombres Lagarto de Arena, y sin las grabaciones, el número no sería suficiente con unos pocos asesinatos al azar!”

“¡Cierto, el Hombre Lagarto de Arena con el que me he encontrado antes estaba a punto de enterrarme viva! ¡Así que lo apuñalé hasta la muerte!”

Qin Feng.

“…¡rápido!”

Bai Li asintió y encendió el dispositivo de grabación, la imagen era claramente visible ya que se estaba mejorando con luces infrarojas.

Además, las luces infrarrojas también pueden iluminar los puntos demasiado oscuros.

¡Sha sha sha!

Como si hubiera algunas criaturas que se arrastraran en la oscuridad, pronto, Qin Feng pudo identificar a todos los Hombres Lagarto de Arena con su visión.

Qin Feng se paró dentro del túnel mientras estaba rodeado por los Hombres Lagarto de Arena que se arrastraban desde el frente y la espalda.

Había al menos veinte de ellos allí.

“¡Swoosh!”

Se escuchó un silbido en los alrededores, y en el momento siguiente, los Hombres Lagarto de Arena ya se apresuraban hacia Qin Feng.

Todos estaban cubiertos de escamas grises extremadamente rígidas que eran similares al color de las piedras.

Algunos de ellos incluso se habían arrastrado hasta la parte superior del túnel y querían rodear a Qin Feng desde todas las direcciones.

“¡Diez para cada uno!” Ordenó Qin Feng.

“¡Estupendo!” Bai Li levantó sus finos y delgados dedos y agito levemente.

De repente, apareció un rayo de luz blanca que se expandió hacia los alrededores.

¡Swoosh!

Se formó instantáneamente una abertura gigante en la parte superior del túnel con dos metros de altura, mientras se formaba otra zanja profunda en la parte inferior.

El rayo de luz blanca que atravesó el centro del túnel atravesó el cuerpo de un Hombre Lagarto de Arena y lo cortó por la mitad.

Qin Feng tampoco se estaba quedando fuera, se aferró a su Sable Emperador Verde y agitó a gran velocidad.

¡Swoosh!

Un corte bastaría para derribar a un Hombre Lagarto de Arena y cortarlo por la mitad.

Swoosh. Swoosh. Swoosh.

Tres Hombres Lagarto de Arena fueron decapitados.

“¡Swoosh!”

Se escuchó un rugido enfurecido mientras un gigantesco brazo de roca aparecia desde abajo y agarró la pierna de Qin Feng para atraparlo en su lugar.

Qin Feng fue instantáneamente rodeado por puños de roca.

Los Hombres Lagarto de Arena lo estaban atacando desde múltiples direcciones.

¡Cooperación simultánea!

El cuerpo de Qin Feng se vio instantáneamente rodeado por su abrumadora fuerza interna.

¡Boom boom boom boom!

La fuerza interna de Qin Feng experimentó turbulencias por los ataques entrantes, sin embargo, no se rompió en pedazos.

“¡Muere!”

Qin Feng clavó su Sable Emperador Verde en el suelo.

La mano derecha se rompió instantáneamente en pedazos, debido a la energía consciente de Qin Feng, pudo sentir que los Hombres Lagarto de Arena debajo de él habían muerto.

“¡Asalto Ardiente!”

Qin Feng se movió rápidamente y comenzó su matanza de Hombres Lagarto de Arena, era como un hombre lobo que había invadido un rebaño de ovejas.

La capa exterior extremadamente rígida de los Hombres Lagarto de Arena tenía cero posibilidades contra los continuos ataques del Sable Emperador Verde, cada capa exterior estaba siendo destruida como si fueran cuajada de frijoles que eran extremadamente frágiles.

Todos los Hombres Lagarto de Arena fueron aniquilados por el deslumbrante brillo y destello del frío acero.

¡En menos de cinco minutos, Qin Feng y Bai Li ya habían derrotado a más de veinte Hombre Lagarto de Arena!

¡Boom!

Qin Feng se ensartó pesadamente el cráneo de un Hombre Lagarto de Arena y lo aplastó en pedazos, luego, se extrajo un núcleo de habilidad de tierra que era aproximadamente del tamaño de un adoquín.

Era simplemente un núcleo de nivel de soldado bestia, sin embargo, podría valer alrededor de tres millones.

“¡Para otros, definitivamente sería un acto poco gratificante enfrentarse a los Hombres Lagarto de Arena!”

Qin Feng pronunció y dejó escapar una sonrisa sarcástica.

De hecho, no era una tarea fácil enfrentarse a los Hombres Lagarto de Arena, ya que todos eran criaturas inteligentes de nivel soldado bestia que sabían cómo escapar cada vez que se enfrentaban a situaciones desfavorables.

El responsable de establecer esa misión para Qin Feng definitivamente había encontrado una excelente manera de eliminarlo.

Sin embargo, ¡puede que no termine como estaba planeado!


Anterior |Índice| Siguiente

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .