Súper Gen Divino – Capítulo 893: Héroe por Tres Segundos


Primer Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

Han Sen deseaba esquivar, pero el peso fantasmal se lo impedía. Era incapaz de moverse un solo paso, y mucho menos de evadir la moneda por completo.

Usando su mano como una espada, Han Sen simuló la luz verde del Rey Caballero de Acero para golpear el proyectil entrante.

Pero la inquebrantable luz verde de la segunda zona de El Santuario de Dios era prácticamente inútil en esta zona. La moneda atravesó la luz verde y se adhirió a la mano de Han Sen.

¡Pat!

Su cuerpo fue hundido por el peso de una montaña y le hizo caer de rodillas.

Aplastado bajo el peso de las dos monedas, Han Sen pudo oír cómo crujían los huesos de su cuerpo, a punto de doblarse y romperse.

¡Ribbit!

El sapo dorado fue implacable y disparó otra moneda de oro hacia su agresor. Incapaz de esquivar ésta también, la moneda se plantó firmemente en la cara de Han Sen.

Cayó al suelo, y tan grande fue la fuerza, que se formó una huella de su cuerpo al hundirse en el suelo.

“Hay una gran diferencia entre abrir la primera y la segunda cerradura genética. Si abro mi segunda cerradura genética, podría ser capaz de luchar. Este sapo tiene un extraño poder, y si atacara como cualquier otra criatura, mi huida podría haber tenido éxito. Pero el extraño poder de la moneda me prohíbe el movimiento.” Han Sen entonces concentró su propio poder. Sus riñones se pusieron en marcha, creando una gran cantidad de energía para reunir el impulso que necesitaba para moverse.

Las monedas del sapo no mataban ni infligían daño directo, sólo añadían una cantidad insoportable de peso. La presión sobre su cuerpo era enorme, y si era golpeado con unas cuantas monedas más de ese tipo, su fuerza interior seguramente cedería. Sería aplastado.

“¡Argh!” Gritó Han Sen. A pesar de sus más valientes intentos de generar energía para un ascenso triunfal, era incapaz de moverse. Ahora le temblaban los brazos y las cosas se torcían.

Desde que la primera moneda aterrizó en su mano, se había encontrado en una circunstancia extrema.

¡Pat!

Otra moneda aterrizó en el cuerpo de Han Sen. Sus brazos no pudieron resistirla, y no había espacio para más resistencia. Todo su cuerpo estaba clavado en el suelo, como si estuviera paralizado.

El sapo observó cómo Han Sen se hundía en el suelo, y su mueca parecía reflejar cierta alegría. Parecía dispuesto a escupir otra moneda.

Pero de repente, Han Sen sintió que surgía un poder enorme. Ese nuevo poder era como un volcán, que entraba en erupción violentamente. El sapo dorado estaba igualmente sorprendido por la aparición de esta nueva amenaza, y miró a Han Sen.

Han Sen estaba siendo aplastado lentamente, empujado a un pozo formado por su propio cuerpo. Pero este poder estaba surgiendo de su propio interior. De repente, ese poder se reveló como una brillante bola de luz.

Usando todo su poder, Han Sen había estado decidido a luchar contra el peso fantasmal. Se había resistido con todas sus fuerzas, pero aun así, no era suficiente. Estaba agotado y seguía sin poder moverse.

Pero, de repente, un poder surgió del interior de sus células y recorrió todo su cuerpo.

La luz blanca salía de sus células, volviendo su piel blanca como la nieve virgen. Su pelo le siguió, y con su nuevo color, creció rápidamente hasta alcanzar la longitud de toda su persona.

Sus pupilas negras se volvieron blancas, e incluso su armadura empezó a brillar en blanco a través de la luz brillante.

Todo el cuerpo de Han Sen emitía luz sagrada, y sintió que el techo de su fuerza corporal aumentaba. Estaba adoptando la imagen de un dios, con un aspecto magníficamente sagrado. Su aspecto era supremo y sin un solo defecto o mácula.

Parecía el mismísimo Apolo Helios, y todos los que lo miraran apartarían su mirada sin duda avergonzados. Nadie se creería lo suficientemente agraciado como para merecer una mirada a un hombre tan imponente.

¡Pang!

El cuerpo de Han Sen siguió brillando de esta manera, mientras levantaba la mano y se agarraba al suelo. Luego, se levantó del pozo.

Las monedas que tenía por el cuerpo se cayeron todas, y entonces Han Sen se giró para mirar al sapo dorado mientras un poder mayor se gestó en su interior.

El sapo, que antes era un gallito, parecía ahora asustado. Estaba tan asustado que no perdió tiempo en salir corriendo.

¡Boom!

El cuerpo perfecto de Han Sen llevaba esa luz blanca. Se teletransportó delante del sapo y le dio un puñetazo en la cara.

Esto transformó el miedo del sapo en ira, por lo que escupió otra moneda. Inmediatamente después de hacerlo, se dio la vuelta e intentó saltar al río.

¡Pang!

El puño de Han Sen golpeó la moneda y ésta rebotó hasta tocar al sapo. Entonces, su cuerpo se resquebrajó. Las verrugas se derrumbaron sobre sí mismas, mientras su sangre tóxica lo empapaba, rezumando sin control.

El sapo croó y su cuerpo se hundió en la roca a la que había saltado. Un cráter, con la forma del sapo, se clavó en la piedra. Poco a poco, a medida que se hundía más y más en la piedra, su cuerpo fue aplastado.

«Cazada Bestia Primitiva Sapo de la Moneda. No se ha obtenido ningún Espíritu de la Bestia. Consumiendo la carne de Bestia Primitiva Sapo de la Moneda hay oportunidad de obtener 0-10 puntos genéticos primitivos.»

Cuando sonó el anuncio, Han Sen estaba extasiado. Pero su cuerpo se sintió muy vacío, ya que el poder de su interior se agotó por completo de sus células.

Sus piernas se volvieron blandas y casi se derrumbó por el repentino agotamiento. Casi le dieron ganas de toser sangre.

«Súper cuerpo agotado, el estado de Súper Espíritu Rey no se puede mantener.»

«Súper cuerpo agotado, el estado de Súper Espíritu Rey no se puede mantener.»

Una advertencia sonó en su cabeza, y se repitió una y otra vez. Esto le sorprendió.

Se sorprendió al saber que era su estado de Súper Espíritu Rey el que se había activado. El poder que le otorgaba era increíble, era simplemente una pena que sólo hubiera durado tres segundos.

“¿Qué clase de modo Súper Espíritu Rey era ese? Me convirtió en un héroe durante tres segundos, ¿no podía durar más?” El corazón de Han Sen se hundió.

Sin embargo, su emoción por lo que había logrado prevaleció. Cuando estaba en modo Súper Espíritu Rey, un golpe era suficiente para matar a un sapo que tuviera tres de sus cerraduras genéticas abiertas. La Alianza decía que era casi imposible matar a una criatura que estuviera un nivel por encima de uno y si esa diferencia era de dos niveles, te dominaban.

Cuando Han Sen se convirtió en un Súper Espíritu Rey, mató de un solo golpe a una criatura que estaba dos niveles por encima de él. Ese poder no se parecía a nada que hubiera visto antes.

Lo único malo era que su aptitud no era la ideal para ello. La aptitud de seiscientos sólo podía concederle tres segundos de su increíble poder, por lo que Han Sen creía que los requisitos eran demasiado altos.

Aun así, tenía sentido. Ese modo era para un Súper Espíritu Rey, y Han Sen aún no había conseguido ni un solo punto genético en la tercera zona de El Santuario de Dios. Era aceptable.

Si Han Sen no hubiera alcanzado el máximo de súper puntos genéticos antes de convertirse en un transcendido, era poco probable que hubiera durado un solo segundo en ese modo.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .