Shiki: Volumen 03: Capítulo doce: parte 3


[Anterior] [Índice] [Siguiente]


Ese día, Toshio pasó todo el día en el quirófano observando la transición de Kyouko desde su lado. Sus ondas cerebrales comenzaron a mostrar una actividad constante, pequeñas ondas dibujando gradualmente un patrón distinto. Desde el mediodía había habido respuestas a veces como si ella fuera … curiosamente, la que estaba soñando, y sin embargo su frecuencia cardíaca seguía siendo cero, su presión arterial era cero y su respiración permanecía detenida.

Las implacables cicatrices queloides de su rostro habían comenzado a sanar desde que la llevó al quirófano. El eritema se desvaneció gradualmente, la piel reventada se despegó y la piel interior se estiró. Al final del día, la suavidad aproximada de antes había regresado. – No, si uno considera el pardeamiento y la deshidratación que habían coloreado el cadáver, entonces incluso podría haber parecido más suave y brillante ahora en comparación. Ahora probablemente no había nadie que pudiera mirarla a la cara y pensar que Kyouko estaba muerta. Había un toque de azul en ella, pero solo parecía como si estuviera durmiendo.

Toshio tomó muestras de sangre varias veces. Al principio había intentado colocar el catéter en una arteria, pero terminó siendo empujado hacia afuera. Desde entonces había tenido que clavar la aguja cada vez, pero incluso esas punzadas se cerraron rápidamente después. Estaban completamente cerradas cuando las preparaciones de frotis de sangre se colocaron en un portaobjetos y bajo un microscopio, hasta el punto en que uno no podía decir que una aguja había sido insertada en absoluto.

La sangre era anormal. La sangre que primero se había presentado como rojo oscuro se convirtió gradualmente en un rojo brillante florido. En la sangre de color rojo oscuro se vieron los fragmentos descompuestos de glóbulos rojos hemolizados, pero no se vieron en las partes de color rojo brillante. Solo había una concentración de gránulos rojos de algo tan pequeño que se necesitaba un microscopio para verlos. No se podía ver ninguna otra estructura en él. Gradualmente, todo el cuerpo fue envuelto por ellos hasta que por fin incluso la sangre venosa fue del mismo rojo florido.

Incluso cuando lo dejaron solo, la sangre que recogió de Kyouko no se coaguló. Tampoco se separó. Solo se tomó su tiempo para volver a cambiar a un rojo más oscuro. Incluso cuando Toshio intentó agregar una gota de su propia sangre al tubo de ensayo, no se coaguló. Lejos de eso, la sangre que se había vuelto de color rojo oscuro volvió a un rojo brillante. Lo mismo pasó con el suero. Al poner una tapa en el tubo de ensayo para mantenerlo hermético, cambió rápidamente a rojo oscuro. Si la sangre teñida de oscuro se dejara por un tiempo, más de medio día, comenzaría a dividirse, a mostrar depósitos. Una vez que hubiera llegado a ese punto, incluso si se agregara un suero, no volvería a un rojo brillante.

Se estaba produciendo un cambio fundamental en la sangre. Incluso Toshio podía entender eso. Había intentado mezclar varios productos químicos con la sangre, pero ninguno de ellos pudo provocar una reacción. Solo respondió a la sangre humana.

Por otro lado, en cuanto al cuerpo de Kyouko, todavía no mostraba ningún cambio. No tenía una muestra de control para comparar y contrastar, pero parecía que se podría decir que alrededor del momento en que el cuarto día se convirtió en el quinto día, o al borde de eso, fue el punto de interés. Se podría determinar que el cadáver sería uno que se levantaría o no según los monitores de ondas cerebrales. Incluso sin recopilar las ondas cerebrales, si hubiera una muestra de sangre para observar su color, se podría hacer una estimación. Hablando del caso de Kyouko, se podría decir por el color de la sangre al quinto día después de la muerte.

(Una apuesta hasta cinco días después de la muerte …)

Toshio reflexionó. El problema era si eso sería posible o no. Dado que los cuerpos fueron enterrados en el pueblo, los entierros se llevaron a cabo rápidamente. Normalmente, las vigilias eran el día de la muerte, y eso significaba que el entierro tenía lugar al día siguiente. En el caso de los Shiki, hubo una concentración de víctimas alrededor de la medianoche, pero normalmente los cuerpos serían enterrados dentro de las 36 horas posteriores a su muerte. ¿Había alguna forma de prolongar eso hasta el quinto día? Aun así, existía la posibilidad de que la transformación de Kyouko fuera excepcionalmente rápida. Es posible que haya progresado más lentamente caso por caso. Si ese fuera el caso, sería casi imposible saber con solo mirar si un cadáver se levantaría o no.

¿Había alguna forma de retrasar el entierro hasta cinco días después de la muerte? Si tan solo pudiera aplazarlo tanto, podría haber sido posible que el cuerpo se levantara allí mismo ante los ojos de los dolientes en el funeral. Si eso sucediera, incluso si no quisieran, tendrían que reconocer la situación.

(Es un callejón sin salida pase lo que pase, eh …)

Por ejemplo, incluso si pudiera convencer a los aldeanos de posponer el entierro durante cinco días, incluso si pudiera prolongarlo, no podría obtener permiso para dejarlos como estaban durante todo ese tiempo. Como mínimo tendría que ponerlos en hielo seco, pero si la temperatura del cadáver bajaba demasiado, era posible que eso retrasara la reacción. Teniendo eso en cuenta, tendría que alargarlo aún más hasta el entierro. Y así se repitió el mismo problema.

(Entonces supongo que después de todo tendré que encontrar una manera de asegurarme de que ningún cadáver se levante.)

O al menos alguna manera de detener la resurrección. – Necesitaría algo así para derrotar a los Shikis de todos modos.

De todos modos, sabía que la sangre era lo fundamental para cambiar. Si esa sangre fuera destruida, entonces eso podría haber sido la forma de detener un renacimiento. Pero al mismo tiempo, incluso cuando se inyectó todos los tipos de drogas imaginables, no hubo reacción.

Sucedió cuando estaba sumido en sus pensamientos. Hubo un ruido extraño detrás de él. Fue como un jadeo. Toshio se volvió lentamente para mirar detrás de él. Eran poco más de las siete de la tarde. — Sí, no podía decirlo desde el quirófano, pero el sol se estaba poniendo.

Los ojos de Kyouko también se abrieron. Incluso sin mirar el monitor, sabía que, si no tenía pulso, tampoco había vuelto a respirar. Sin embargo, su cuerpo atado se movió, confirmando que no podía moverse, luego giró solo su cabeza para mirar hacia Toshio.

Toshio dejó escapar un solo suspiro y luego se levantó.

“……¿Cómo te sientes?”

Kyouko movió sus labios como si dijera algo, pero su voz no salió. Por un momento, hubo una respuesta en el monitor de respiración, y luego volvió de nuevo a una línea plana.

Ella se estaba moviendo. Sorprendida, a pesar de que ella miraba directamente a Toshio, su corazón seguía parado. No hubo ningún temblor. La mujer que tenía ante sus ojos ciertamente estaba muerta.

Trató de usar una bolsa de ambú para la respiración artificial pero, como esperaba, no volvió a respirar. Intentando calmar a Kyouko que tenía un rostro aterrorizado, Toshio había intentado un masaje cardíaco, pero mientras soltaba una voz, como era de esperar, su pulso no regresó. Probablemente, el cadáver anormal no volvería a respirar ni a tener latidos cardiacos.

Kyouko quería expresar alguna queja. A veces salía una voz seca. Cuando llegó su voz, su pecho se movió. Si bien era natural, si no respiraba, no podía vocalizar.

“No necesitas preocuparte. Te pondré a dormir pronto.”

El rostro de Kyouko estaba claramente aterrorizado. Su boca se movió como para jadear, como para protestar. Su pecho se movió varias veces como si estuviera convulsionando. Intermitentemente su voz se rompió. Tuvo que ponerle algo en la boca para evitar que los gritos salieran.

El gas de óxido nitroso no tuvo ningún efecto. El tiopental y la ketamina tampoco mostraron respuesta. La pentazocina y la morfina tampoco mostraron signos de efecto. Los anestésicos y analgésicos tampoco mostraron ningún efecto. Era probable, sin lugar a dudas, que incluso la administración de una gran cantidad de morfina no tuviera ningún efecto. (NTE: todos los productos aquí nombrados son usados como sedantes. Si todos estos productos se administran por encima de cierta cantidad (dosis letal media) puede ocasionar la muerte de la persona anestesiada.)

En cualquier caso, si no puedo anestesiarla, no hay más remedio que hacerla morir lo más pacíficamente posible, pensó Toshio.

Con la boca vendada, Kyouko trató de torcer su cuerpo para escapar de sus ataduras, pero fue en vano. Así que parecía que no tenían ninguna fuerza sobrehumana de la que preocuparse. No había señales de que se convirtiera en humo para escapar, y parecía que tampoco podía convertirse en un murciélago para escapar.

“Te lo pondré fácil en un minuto. Así que ten paciencia conmigo un poco más aquí.”

Toshio tomó prestado el honzen del altar familiar. Kyouko respondió a eso a la vista. Intentó esparcir sal, pero la sal no provocó ninguna reacción en particular. Kyouko parecía odiar ferozmente el incienso en polvo y el incienso quemándose, pero no tenía respuesta a los aromas e inciensos aromáticos ordinarios. Incluso si ambos desprendían un olor fuerte, los ingredientes del incienso en polvo eran completamente diferentes a los perfumados. Al pensarlo así, que uno tuviera una reacción y el otro no no era tan extraño, pero reaccionar ante el honzen era en sí mismo misterioso. Intentó tocarle el cuerpo con eso, pero no se formaron marcas de quemaduras como se esperaría en las novelas o en los cómics. Parecía puro miedo. Era posible que hubiera un cambio en el cerebro, y por eso quizás hubo una respuesta de miedo a ciertas imágenes, patrones o formas. También odiaba el sonido de las campanas. Los sonidos metálicos claros en general evocaban una respuesta de miedo.

Era posible que la magia fuera efectiva. No era un disgusto ordinario, así que mientras los Shikis no estuvieran absolutamente desesperados, esta podría haber sido una forma de evitar ser atacados.

(El problema es ……)

Todo se redujo a cómo poner fin a su existencia, en otras palabras. En el caso de Toshio, quería encontrar alguna forma secreta de tratar a los cadáveres. ¿Qué tan útil sería si todo pudiera detenerse con una inyección antes de comenzar?

Había intentado administrar barbitúricos, pero, como era de esperar, no surtieron efecto. Buscó pesticidas e intentó inyectarle paraquat pero, como se esperaba, no hubo cambios. El cresol y los esteroides y desinfectantes no tuvieron ningún efecto, e incluso inyectar una gran cantidad de aire directamente no mostró ningún cambio.

Sin otra opción, trató de abrir el muslo y cortar las venas allí para que ella sangrara, pero como el corte se cerró de inmediato, no fue un medio eficaz para sangrarla. Perforó la vena yugular externa e intentó extraer sangre de ella, pero como si esa vena estuviera siendo privada específicamente, succionar la sangre dejó de ser efectivo. Se hizo una incisión en la región antecubital para exponer las venas allí y abrirlas, pero nuevamente, como si esa parte estuviera siendo cortada, la sangre dejó de fluir. Cuando se rindió para dejarlo así, la próxima vez que miró, la herida de la incisión se había cerrado.

Eran terriblemente resistentes contra las heridas. Parecía que su capacidad regenerativa era absurdamente poderosa. Probablemente sería difícil dañarlos simplemente atacando sin piedad.

Incluso taparle la nariz y la boca no tuvo ningún efecto, ya que para empezar no estaba respirando. Sellar herméticamente la sangre en sí misma haría que se tornara de un color rojo oscuro, por lo que debe haber tenido lugar algún tipo de intercambio de gases, pero podría haber significado que la respiración cutánea era lo suficientemente buena. Lo sabría con certeza si pudiera cubrir toda la piel, por ejemplo, si pudiera sumergir el cuerpo completamente en agua, pero desafortunadamente no tenía el equipo para hacerlo en el quirófano.

Ahora que las cosas han llegado a esto, pensó Toshio, volviendo los ojos hacia el monitor de ondas cerebrales. Lo primero en revivir de la “muerte” había sido el cerebro. Si el cerebro fuera destruido, podría volverse incapaz de moverse. Usando una aguja de perforación y un catéter, trató de hundirlos tanto en la nariz como en la oreja para destruir el cerebro, pero aun así no pareció tener ningún efecto.

(¿Se está regenerando …?)

Bien pudo haber sido así. Puede que todo haya comenzado debido a la recuperación de los daños. Teniendo en cuenta las habilidades de recuperación milagrosa que se está mostrando, podría no haber sido imposible. No tenía sentido destruir tejido. Probablemente, aislar la sangre, cortar el suministro de oxígeno era el camino a seguir.

(Ya veo, entonces el método clásico debería ser el más efectivo. Cortar la cabeza, el corazón o el hígado, es decir, triturar en la zona donde se concentraban la aorta y la vena cava. Si fuera solo un pequeño orificio, se recuperaría y, de hecho, las agujas que se introdujeron en el cuerpo terminaron siendo empujadas hacia afuera. Si no fuera algo grande y decisivo como una estaca, sería expulsado y la herida probablemente se recuperaría.)

Lo que funcionaría y lo que no, era una apuesta. Posiblemente destruyendo completamente la cabeza. Si eso no funcionaba, significaba que eran perfectamente inmortales.

Toshio tomó la estaca que había preparado en la mano.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .