Un VIP al iniciar sesión: Capítulo 30 – 3


<Capítulo 30: Tercera liberación – 3>

 

EZ: Capítulo Único disfrútenlo, y el PDF del arco anterior sera subido mas tarde la noticia de ello sera puesta en los comentarios del cap


“El festival escolar previsto para este mes de octubre ha sido cancelado”.

 

“¡Ah, Jesús!” (EZ: Dicho en un tono en inglés)

 

“¡Profesora, por favor!”

 

“¡Hemos aguantado este entrenamiento estilo espartano porque lo estábamos deseando!”

 

El martes, el final de la clase. El repentino anuncio de Siara Bertrand dejó a los estudiantes desesperados. Shinyoung, que celebraba el festival más magnífico entre todas las escuelas de entrenamiento de superhumanos, había cancelado oficialmente el festival de este año.

 

“…En su lugar, entrarán en un período de entrenamiento de batalla. En el futuro, también habrá más prácticas en las puertas”.

 

“¿Práctica en las puertas?”

 

“¿Entraremos en puertas reales, en lugar de usar puertas virtuales en el gimnasio?” Siempre habría un riesgo si la puerta fuera real. Naturalmente, se requería mucha preparación para permitir a los estudiantes entrar en una puerta en comparación con los superhumanos o mercenarios para garantizar su seguridad.

 

“¿Dice que las puertas de nivel inferior se dejarán para los estudiantes, ya que hay demasiadas para los mercenarios?” Desde el incidente de París se habían formado nuevas puertas a un ritmo alarmante. Era como si los monstruos hubieran iniciado una guerra total para reducir el reino de la humanidad a cenizas. Todos los grupos armados, incluyendo la Asociación de Superhumanos, estamos respondiendo con toda la fuerza. En particular, Vanguard (ahora el gremio número tres en todo el mundo tras el incidente con Oh Joo-young) estaba corriendo con especial vigor bajo el liderazgo de Dane Brook para recuperar su autoridad.

 

“Oh, ahora que lo pienso…”

 

“En estos días, las puertas han aumentado tanto que el mercado está sobresaturado de piezas de monstruos, según mi padre”.

 

“La asociación y los gremios están presionando a las escuelas para que se ocupen de los portales de menor grado y así poder reducir los daños…”

 

“Todos, a la escuela no le gustan los estudiantes que se dan cuenta rápido pero son inútiles en los combates”. Pero en realidad no era una mala noticia para los alumnos que estaban hartos de la rotación entre la práctica de puertas virtuales, el entrenamiento físico y de habilidades, y la competencia entre alumnos.

 

“Entonces, ¿podríamos entrar sin un maestro?”

 

“Es difícil que sólo los profesores puedan atender a cada grupo de alumnos, así que, como antes, recibiremos el apoyo de los gremios. Ellos suministrarán supervisores para las clases”.

 

“¿No sería mejor que sólo ellos despejaran las puertas?”

 

“No a largo plazo… se ocuparán de varias puertas”. Así declaró la mejor institución de entrenamiento de superhumanos del mundo.

 

“Los detalles serán entregados mañana. Por el momento, concéntrense en su escritura y en las clases prácticas. Tres días a la semana, realizarán prácticas de puertas, y los otros dos, seguirán como hasta ahora.”

 

“¿Recibiremos una compensación?”

 

“Las recompensas básicas de la puerta se distribuirán en función de su contribución”. Siara Bertrand tenía un brillo en los ojos mientras respondía.

 

“Seran tratados como superhumanos oficiales”.

 

“¡Oooh!” Puede que fuera una medida repentina basada en una emergencia, pero era innegable que la práctica de puertas conduciría a un rápido crecimiento. A eso se le sumaba la oportunidad de ganar dinero como un superhumano adecuado, lo que hacía que esta oportunidad de participar en la práctica de puertas fuera bien recibida.

 

“Es una oportunidad para dar a conocer su nombre al mundo. No hay duda de que los de tercer año les envidian por esto. Con eso en mente, aprovechen esta oportunidad para aprender todo lo que puedan”.

 

“Estaría bien que pudiéramos saltarnos las clases prácticas y de escritura y dedicarnos sólo a las puertas…”

 

“Eso no será posible. Vamos a enviarlos a las puertas a pesar de su falta de preparación. Los profesores piensan ponerlo todo en los dos días de clases que tendrán”.

 

“Esa es una gran noticia…” El entusiasmo de los estudiantes fue abatido.

 


 

Kang Shin-hyuk se dirigió al salón del club tras escuchar la impactante declaración de Siara Bertrand. Ya había estado atacando puertas con el estado de Shin Eun-hyuk y hacía tiempo que había dejado de sentir el peso de las clases, así que no se sintió especialmente conmovido por el anuncio. Más bien, hoy era el día en que planeaba completar el par de guantes.

 

“Sumbae… ¿qué estás haciendo?” Al abrir la puerta del salón del club, Lee Na-hee estaba de pie en el centro de la habitación, murmurando palabras extrañas con los ojos entreabiertos y los brazos extendidos. Cerca, Lee Manwoo leía un periódico mientras la ignoraba, haciendo que toda la escena pareciera surrealista.

 

“Practicando con mi rasgo”.

 

“¿Te aburres de trabajar todos los días?”

 

“Combate, no producción”. Lee Na-hee respondió con seriedad. Efectivamente, no sólo los de primer año iban a desafiar las puertas. Ella debió escuchar el mismo anuncio antes.

 

“Entonces, ¿qué diablos es esa práctica?”

 

“Estoy practicando para manifestar instantáneamente mi rasgo. Creo que sería mejor reforzar los artefactos en lugar de a mí misma directamente. Para eso, lo que importa es el tiempo que tarda mi rasgo en manifestarse”. Es cierto que, para la producción, el tiempo que tardara no importaba realmente. Pero en una situación de combate, incluso un retraso de una décima de segundo podría suponer tu muerte. Parecía que estaba totalmente comprometida con el entrenamiento para librarse de ese retraso.

 

“Entonces, ¿va bien?”

 

“Iba bien, pero luego todo se arruinó por tu culpa”.

 

“¿Por qué yo?”

 

“No puedo concentrarme desde que apareciste de repente”. El temperamento de Lee Na-hee se encendió ligeramente mientras se sentaba. Sólo entonces Lee Manwoo dobló su periódico y miró a Kang Shin-hyuk.

 

“Si vas a hacer algo con Na-hee, ¿me harás saber por qué lo hacías en secreto?”.

 

“No puedo decírtelo”.

 

“Hmm, lo sé más o menos…” Kang Shin-hyuk sintió que su corazón se hundía.

 

“Oye, yo soy el que te vio la primera vez que tomaste un martillo. Mis ojos no son tan malos como para no reconocer tu artesanía… sinceramente, incluso el nombre Shin Eun-hyuk es demasiado fácil”. Sí, lo habían atrapado.

 

“No tengo intención de parlotear sobre ello, así que quédate tranquilo. Aunque hay muchas cosas que quiero preguntar… haah…”

 

“Haha”. Teniendo en cuenta que estaba en el quinto puesto del ranking internacional con ese nombre, la reacción de Lee Manwoo fue bastante insulsa. Kang Shin-hyuk sólo pudo reírse asombrado de Lee Manwoo, que se aclaró la garganta torpemente antes de continuar.

 

“Además… gracias por proteger a Na-hee en París. Hubiera sido peligroso si no fuera por ti”.

 

“Ella estaba aguantando muy bien sin mí”.

 

“Esto también…” Lee Manwoo sacó las tarjetas de visita entregadas a Na-hee y las extendió sobre la mesa.

 

“Les he puesto bien mi sello. Será fácil hablar de ello”.

 

“¿Qué quieres decir?”

 

“Quiero decir que, si quieres, podrás intercambiar tu armamento con ellos”.

 

“¿En serio?” Seis de las tarjetas de visita eran de gremios que se encontraban entre los diez mejores del mundo y, sin embargo, Lee Manwoo estaba diciendo que podían hacer un trato con esas personas. Kang Shin-hyuk se quedó sorprendido.

 

“He utilizado mi nombre. Parece que todavía vale algo”.

 

“No lo dude…”

 

“Lo importante es que no tendrás que pasar por la molestia de vender tus obras. Es un proceso molesto, así que sólo te estoy ayudando a saltarte esa parte”. Kang Shin-hyuk estaba familiarizado con la lucha por demostrar que estaba cualificado para Shinyoung, así que podía entender lo que Lee Manwoo quería decir. Asintió en silencio.

 

“Si hubieras abandonado la metalurgia para dedicarte al combate, no me habría molestado. Pero me decidí después de ver todo esto. Haz lo que quieras, yo elegiré la conexión adecuada para ti”. Entonces la obra podría venderse al valor adecuado. Lee Manwoo recuperó las tarjetas de visita y las guardó. Al principio sonaba muy natural, pero de hecho, las cosas en este mundo no eran tan fáciles. Su reputación tenía un gran peso, mientras que Kang Shin-hyuk aún era considerado un novato. Los adultos eran más propensos a despreciar su trabajo y a menospreciarlo para bajar el precio. Pero Lee Manwoo se había puesto como escudo para protegerlos de tal eventualidad. Utilizar su nombre para llevar a Kang Shin-hyuk a su propia fama y autoridad en poco tiempo había sido lo que Lee Manwoo estaba planeando desde el principio.

 

‘No está mal… más bien, le debo una’. Kang Shin-hyuk empezó a recordar la conversación que tuvo con Halo mientras escuchaba a su maestro. ¿Qué había dicho? Que los armamentos creados por Shin-hyuk cambiaron el mundo. Dieron origen a muchos monstruos, pero al mismo tiempo destruyeron muchos más. Por eso tenía que crearlos. Simpatizaba con Anvil, que estaba decidido a dedicarse a la metalurgia como forma de proteger a la humanidad y cambiar el mundo. Pero si los armamentos que creaba se vendían sólo al Universo de los Héroes, sería difícil cambiar la Tierra.

 

‘Es el mundo en el que vivo. Si voy a proteger algo, necesito comenzar con la Tierra primero’. Era tan natural que se sentía extraño que hubiera tardado tanto en llegar a esa conclusión. Tal vez fuera porque el Universo de los Héroes era la única forma de entender la verdad, por lo que se había obsesionado con él. Pero desde el principio, sus productos podían ser vendidos en otro lugar. A partir de ahora, comerciaría con las armas que creara tanto en la Tierra como en el Universo de los Héroes.

 

“Maestro, gracias por su atención”.

 

“¿Qué te parece?”

 

“Debe haber sido un gran problema, así que gracias”.

 

“Muy bien, asegúrate de trabajar duro”.

 

“Lo haré. Entonces, le dejaré la venta a usted”.

 

“Déjamelo a mí.” Lee Manwoo se levantó.

 

“Los guantes que estás haciendo son para ti, ¿verdad? ¿Vas a empezar con el siguiente?”

 

“¿Sí? Oh, no”. Kang Shin-hyuk meneo la cabeza.

 

“Yo hice el mío, así que el siguiente es el de Na-hee”.

 

“¡¿Eh?!” Lee Na-hee, que había estado escuchando desde un lado, de repente levantó la cabeza.

 

“¡Es la primera vez que oigo hablar de ello!”

 

“Tienes la habilidad de reforzar artefactos, ¿pero no pensaste en crear uno nuevo?”.

 

“Eh, eso… bueno…” Lee Na-hee se sonrojó y dudó, y finalmente inclinó la cabeza.

 

“Hahah”.

 

“Abuelo, cállate”.

 

“Entonces, cuento contigo”. Lee Manwoo se fue, dejando a los dos en el taller. Se pusieron a trabajar como si no hubiera pasado nada, salvo una ligera sonrisa en los labios de Lee Na-hee.

 

Una hora después, los nuevos guantes de hilos estaban terminados.

Si lo desean bien pueden darle clic a la siguiente img si no tienen dinero para donar pero quieren apoyarme [leizer5991] (si es posible cómanse la publicidad con lo cual me ayudan mucho), gracias por adelantado para quienes lo hagan [recuerden el link los redirecciona a la pag de inicio del blog]


Anterior | Indice | Siguiente

5 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .