Súper Gen Divino – Capítulo 887: Asombrosa Gota de Agua


Quinto Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

“¿Esto es un árbol genético mutante?” Dijo Han Sen, mientras miraba el viejo árbol.

“Sí. Si pudiéramos cuidarlo y cultivarlo con éxito, deberíamos ser capaces de cultivar frutos Sangre de Dragón. Producen espíritus de la bestia mutantes, llamadas serpientes Sangre de Dragón. Podríamos venderlas todas para hacernos ricos.” Dijo Qu Lanxi.

“Vendiendo sólo una de ellas nos haríamos ricos.” Qu Lanxi hizo una breve pausa antes de continuar, “Pero tales pensamientos son inútiles, incluso si el árbol estuviera vivo. Requiere la sangre de bestias ordinarias, todos los días. He oído que la sangre de Serpientes Sangre de Dragón es la más beneficiosa. Pero desafortunadamente, el Refugio Qing Ming no posee ninguna de esas serpientes. El viejo Espíritu que una vez vivió aquí pereció en el Bosque de las Espinas en busca de ellas.”

“Es una pena.” Dijo Han Sen, sintiendo pena en su corazón.

“Aunque esa sangre estuviera a la venta, no podríamos pagarla. Este árbol es una causa perdida para nosotros.” Comentó Qu Lanxi.

Han Sen sonrió y la miró.

Era una mujer elegante. Aunque no era despampanante, era hermosa y elegante. Su aspecto era delicado y reconfortante, y su compañía era algo que mucha gente desearía.

Incluso en medio de circunstancias tan lúgubres, se cuidaba bien y se mantenía arreglada y pulcra. Aunque el color de su ropa hacía tiempo que se había desvanecido, no tenía un aspecto desaliñado, a pesar de su vestimenta y del entorno que la rodeaba, tenía un aspecto natural y agradable.

Puede que no fuera la mujer más bonita, pero era atractiva. Exudaba una sensación de sosiego, y Han Sen se sintió bastante atraído por ella.

“¿Dónde está Chu Ming?” Han Sen miró más allá de ella, pero no lo vio.

“Ha ido a comprar comida al refugio, volverá pronto.” Luego observó a Han Sen con la mirada, y continuó diciendo, “Tus heridas han sanado rápidamente.”

“Mi arte hipergénico puede curar.” Han Sen tenía una respuesta preparada para su curiosidad.

Se había curado casi demasiado rápido. Su cuerpo se había roto, con los órganos dañados y los huesos rotos. Sin embargo, después de unos pocos días, estaba de nuevo en pie. Nadie creería que se había curado tan rápido por medios naturales.

“¿Poderes curativos? ¿Puedes curar a la gente?” Qu Lanxi preguntó a Han Sen con asombro.

“Si estoy totalmente recuperado, puedo impartir curaciones a otros. Pero eso dependería de quién o qué; aunque es bastante fuerte, no imagino que mi capacidad de curación sea suficiente para una súper criatura herida.” Dijo Han Sen, modestamente.

“Es raro encontrar personas que puedan curar a otras del mismo nivel. Cuando te hayas recuperado, tal vez puedas encontrar un trabajo en el rancho. Las habilidades curativas son apreciadas en ese lugar, así que te pagarían muy bien.” Le comentó Qu Lanxi a Han Sen.

Han Sen estaba interesado en esa perspectiva, así que preguntó, “¿Rancho? ¿Qué rancho?”

“Bueno, en realidad es más bien un coliseo. Los Espíritus atrapan a las criaturas que no pueden ser domesticadas y las enfrentan entre sí, para el entretenimiento de los humanos.” Qu Lanxi sonaba como si no pensara con cariño en esos lugares. Tras su breve explicación, regresó a la casa y puso orden.

Han Sen permaneció cerca del Árbol Sangre de Dragón Anciano, evaluando cuál debía ser su próximo movimiento.

Con su poder, debería haber sido capaz de matar a las criaturas ordinarias sin ningún problema. Pero ahora que se había enterado de que las criaturas de esta zona tenían dueño, no podía matar tan libremente como hubiera querido.

Además, ir al Bosque de las Espinas sería demasiado peligroso en su estado actual, y si acababa enfrentándose a una criatura mutante, podría morir.

Han Sen había pensado que pagar la deuda sería una tarea trivial, pero había algunas complicaciones que lo harían mucho más difícil de lo que pensaba inicialmente.

“Oh, cristal negro. ¿Por qué has absorbido la fuerza vital de ese Árbol Espadas de Tinta? ¿Por qué, oh, por qué, problemático cristal negro? Solías ser bastante útil, así que ¿por qué estás trabajando contra todos nosotros aquí?” Han Sen estaba un poco molesto por su situación.

Mientras esos sentimientos de tristeza se apoderaban de él, sintió que el cristal negro en su Océano Espiritual temblaba. Una de las abundantes gotas de agua que había segregado con anterioridad, salio ahora del Océano Espiritual y cayo sobre la raíz del árbol.

Han Sen se sorprendió ante ese repentino giro de los acontecimientos. Fue testigo de cómo el árbol moribundo y torcido absorbía la gota de agua sin demora. Y casi inmediatamente, la debilitada fuerza vital del árbol se encendió. Estaba volviendo a la vida.

El estado de ánimo de Han Sen dio un rápido giro y exclamó para sí mismo, “¿Estas gotas de agua pueden devolver la vida a la madera vieja y muerta?”

Sin embargo, el árbol no recuperó la vida inmediatamente. Seguía absorbiendo lentamente la gota de agua.

Mientras Han Sen observaba el árbol, Chu Ming volvió a casa con un saco lleno. Al ver a Han Sen tomando el sol cerca del viejo árbol, se enfureció rápidamente. Se adelantó y dijo, “¡Qué mala suerte hemos tenido de encontrarte! Has destruido nuestro Árbol Espadas de Tinta y, para colmo, ¡tenemos que cuidarte y alimentarte! Te lo advierto. Más vale que te recuperes pronto y nos pagues.”

“Dejad de gritar y entrad a comer.” Qu Lanxi había preparado la comida y los llamó a ambos para que entraran a comer.

Chu Ming se quejaba con frecuencia a Han Sen, pero éste comprendía el motivo y lo consideraba razonable. Pero ahora, Han Sen tenía curiosidad por saber en qué estado estaría pronto el viejo árbol, después de recibir la gota de agua.

Si todo salía bien, y efectivamente volvía a la vida, sería un árbol genético mutante. La Fruta Sangre de Dragón podría venderse por un alto precio, resolviendo todos los problemas que Han Sen tenía actualmente.

Las gotas de agua del cristal negro eran increíblemente poderosas. Si podía seguir produciendo esas gotas de agua, proporcionarían a Han Sen mucha ayuda en los tiempos venideros.

Han Sen no sabía lo que se necesitaba para producir esas gotas de agua. Todo lo que sabía era que el cristal negro absorbió la fuerza vital del Árbol Espadas de Tinta y fue capaz de producir tres gotas de agua de ese tipo.

“Tres gotas de agua para un árbol que ha estado creciendo durante tres años. ¿Es una coincidencia?” Pensó Han Sen.

Después de comer, Qu Lanxi volvió a trabajar en el patio. Han Sen volvió al árbol y observó atentamente si se producían más cambios.

Aunque era lento, Han Sen podía sentir que el árbol engrasaba los engranajes de su existencia. Lenta pero seguramente, estaba volviendo a la vida. No estaba seguro de cuándo volvería a gozar de plena salud, pero sí que lo sentía crecer.

Al día siguiente, Han Sen se despertó sobre la tabla de madera que le habían dado como colchón. Se despertó con el sonido de los gritos de Chu Ming.

“¡Lanxi! ¡Sal y echa un vistazo! El Árbol Sangre de Dragón Anciano está creciendo.”

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .