ICDS — Capítulo 344


Aquí esta mi Patreon.

Traductor: Expectro
Editor: Expectro


Anterior |Índice| Siguiente


Señor Demonio (7)

La mazmorra apestaba a sangre. ¿Cuántos usuarios de habilidad murieron para que el olor a sangre me irritara tanto?

“¡Ah!”

“El poder de la mazmorra”.

Sumire y Ye-Eun parecieron conmocionadas. Esperaba eso. Si bien este lugar era más o menos una Mazmorra de Evento, también rechazaba por completo el poder de la mazmorra. Para ser exactos, este espacio rechazó el poder de Sherafina. Después de perder el poder que poseyeron durante tanto tiempo, no fue sorprendente que se impactaran.

“Uuuu, esperaba perder el poder de la mazmorra, pero no creí que me sentiría tan débil”.

“Lo he experimentado antes, pero no puedo acostumbrarme”.

Eché un vistazo a mis compañeros.

“Preparen sus poderes de dioses”.

“No tengo uno, Hijo”.

“Eres fuerte sin eso, Padre”.

Padre logró dar un paso hacia el reino fuera de la mazmorra, y no perdió ante nadie en su control de maná. Quizás por eso parecía menos afectado que Ye-Eun o Sumire.

Sabiendo eso, respondí secamente mientras extraía el poder de mis nombres verdaderos de dioses. Un algo invisible descendió sobre mi lanza y un par de alas brotaron en mi espalda.

[Ho.]

Sonó la voz de un hombre.

[Entonces este es tu poder, Héroe de la Tierra. Interesante. Realmente interesante.]

Era la voz del Señor Demonio. Curiosamente, no pude captar su presencia en lo más mínimo.

Lentamente miré a mi alrededor. Lo primero que me llamó la atención fue la luna azul que brillaba sobre nosotros. Lo siguiente fue un río de sangre brillando bajo la luz de la luna.

[No ha pasado mucho tiempo desde entonces, pero seguro que has cambiado mucho.]

En un parpadeo, el número de presencia aumentó. Debería haber matado a todos los demonios excepto al Señor Demonio. ¿Podría haber guardado algunos en la mazmorra? Sin embargo, mi pregunta pronto fue respondida, cuando empezaron a aparecer criaturas con forma humana hechas de sangre.

“Señor Demonio, hay algo que siempre quise preguntarte”.

[Adelante. También tengo mucha curiosidad por ti.]

Mis ojos brillaron. En un instante, las criaturas de sangre que se elevaban y todo el río se convirtió en piedra.

“¿Quién te habló de la Tierra?”

Entonces, el río petrificado comenzó a fluir una vez más. Esta vez, sin embargo, no era sangre, sino un metal similar al mercurio que era líquido a temperatura ambiente. Levanté mi mano alzando el agua del río y la moldeé en una sola bola gigante.

“¿Quién te dijo dónde estaba?”

[¿Qué quieres decir? Simplemente abrí un camino a otro mundo, y la Tierra estaba en el extremo opuesto.]

“Eso no es divertido”.

[Hm, ¿no es así?]

Con eso, el Señor Demonio finalmente hizo su aparición, trayendo consigo innumerables bolas negras de maná.

[De hecho, recibí ayuda del que conoces. No fue una experiencia particularmente agradable.]

Era atractivo. Por supuesto, no pensé que el Señor Demonio se vería feo, pero era hermoso en un grado impactante.

Si no estuviera aquí, mis compañeros habrían caído bajo su Encanto.

[¡Pero independientemente del método, acabé conociéndote!]

Abrió los brazos. En un momento, balas de maná negro se dispararon hacia nosotros. Sin exagerar, cada una de ellas tenía el poder suficiente para arrasar una gran ciudad. El Señor Demonio tenía una cantidad inusualmente grande de maná. Casi como yo.

“¡Dortu!”

[Soy Dortu. Bloqueando todos los ataques.]

El río metalizado se extendió por el cielo y recibió todas las balas de maná. El tono del Señor Demonio subió un poco.

[¡Sí, ese poder! ¡Eso también parece interesante!]

Trozos de roca comenzaron a flotar desde el suelo. El maná negro del Señor Demonio envolvió las rocas que brillaban bajo la luz de la luna, fortaleciéndolas. En ese momento, Padre cargó hacia el Señor Demonio.

“¡Hablas demasiado!”

[No estoy interesada en ti.]

Hablando con apatía, el Señor Demonio enfocó su poder mágico en Padre. Inmediatamente lo destruí, y Padre disparó con éxito su lanza hacia él.

Parecía que el ataque de Padre fue suficiente para amenazar al Señor Demonio, ya que extendió la mano y bloqueó activamente el ataque. Mientras tanto, reforcé el agua metálica del río con el maná que robé del Señor Demonio y se lo arrojé.

[Huuuuu.]

El Señor Demonio respiró hondo. Inmediatamente después, los pedazos de rocas flotantes salieron disparados en todas direcciones. El agua del río metálico no pudo bloquearlos. Afortunadamente, Sumire intervino rápidamente y nos protegió con el poder de Atenea, Aegis.

“¡Que molesto!”

[Esta vez, es mi turno de hacer una pregunta.]

El Señor Demonio creó una espada hecha de energía demoníaca negra y recibió la lanza de Padre con ella. Después de devorar con avidez la vibración en la lanza de Padre, la escupió. Padre también tomó la vibración y la devolvió.

[¿Quién te dijo eso?]

“Ya deberías saberlo”.

Levanté la cabeza. Algo ha estado en mi mente por un tiempo, y efectivamente, la luz emitida por la luna azul comenzó a cambiar a un color carmesí parecido a la sangre.

[¡Lespina! ¡Esa sirvienta me traicionó!]

“Debo haber sido más encantador que su amo original”.

Mientras respondía juguetonamente, escaneé el poder mágico dentro de la luz de la luna. Padre continuó atacando al Señor Demonio y Sumire pronto se unió con la lanza de Atenea. Al darse cuenta de que una sola mano no era suficiente contra ellos, el Señor Demonio sacó una extraña daga con la otra mano y recibió el ataque de Sumire.

“¡Cuidado, esa daga puede succionar tu alma!”

[¡Bien, estás bien informado!]

Sumire golpeó la mandíbula del Señor Demonio con Aegis. Inmediatamente, la mandíbula del Señor Demonio comenzó a petrificarse. El Señor Demonio parecía aturdido, mientras que Ye-Eun apareció de repente detrás de él. Inmediatamente balanceó su daga al cuello del Señor Demonio, pero pronto habló con dudas.

“¡Creo que es falso, Shin!”

[¿Cómo lo descubriste?]

El Señor Demonio decapitado reapareció ileso. Con una sonrisa molesta en su rostro, sostenía un arma diferente a la anterior.

“¡Este también es falso, Shin!”

“Lo sé”.

El Señor Demonio disparó otra ola de balas de maná. Esta vez, las balas fueron mucho más fuertes que antes. Manejé frenéticamente el poder de Dortu y Ruyue para defender.

[¿Conoces el valor de tu poder, Héroe?]

Apareció otro Señor Demonio. Luego otro, y otro más. Cada uno llevaba una cantidad abrumadora de maná, los miré con incredulidad.

[¿Sabes por qué naciste con ese poder, Héroe?]

“No”.

Respondí. En verdad, no estaba realmente interesado en lo que tenía que decir. Estaba más preocupado por intentar matarlo. Estaba empezando a entender por qué Ciara dijo que necesitaba guardar el poder de Shiva.

Espera, ¿estaba a punto de pensar en algo?

[¿Sabes para qué es ese poder, Héroe?]

“Sé que no es para ti”.

“Shin, déjame el suelo y haz lo que tengas que hacer”.

Ye-Eun finalmente activó su poder de dios. Su cuerpo se envolvió en un aura dorada y brotaron brazos equipados con poderosas armas.

[¿¡Hm!?]

“Me ocuparé de estos tipos”.

Sorprendentemente, había activado los poderes de Kali y Durga, pero no usó ambos. En cambio, transfirió el poder divino de Kali a las armas de Durga para fortalecerlas. Si bien la estrecha afiliación de las dos diosas probablemente lo hizo posible, Ye-Eun aún era increíble por poder lograrlo.

En cualquier caso, lo importante era que Ye-Eun podía lidiar con los clones del Señor Demonio que estaban apareciendo en el suelo. Las copias se habían multiplicado hasta ser docenas y cada uno creó innumerables balas de maná, cubriendo todo el espacio aéreo. Sin embargo, Ye-Eun cargó hacia ellos sin una pizca de vacilación.

Innumerables manos aparecieron en el aire para combatir las balas de maná.

“¡Al final solo son clones!”

Ye-Eun comenzó a moverse. Mana explotó aquí y allá junto con los clones del Señor Demonio. Sumire me protegió de las explosiones con su escudo, y Padre derribó a las copias que volaban hacia Ye-Eun.

[¡Kujajajajaja!]

El Señor Demonio se rio de buena gana. No podía decir cuál de los clones se reía, incluso cuando muchos de ellos estaban siendo borrados bajo los ataques de Ye-Eun.

[Seguro que los humanos son interesantes. ¡Eres bastante diferente a los humanos que conocí en el continente Luka! Esos autoproclamados dioses, para pensar en obtener poder de esas reliquias del pasado. ¿A quién se le hubiera ocurrido?]

“No importa si los dioses nacieron o fueron creados. Lo que importa es que son fuertes. Miles de millones de personas los adoran y sus historias heroicas se transmiten hasta el día de hoy”.

Comencé a activar el poder de Shiva, uno de los más fuertes entre ellos. El centro de mi frente se abrió y apareció un ojo rojo.

[¡Tonto! ¡Verdaderamente tonto! ¿Te atreves a pelear conmigo con tal poder falso? ¡Héroe, si piensas en hacer lo mismo, esa será tu perdición! ¡Un dios es alguien como yo!]

La luna brillaba. La luz emitida por la luna enrojecida iluminó a los clones del Señor Demonio y nos alumbró a nosotros. Esta luz parecía querer destrozar con fuerza mi cuerpo.

[¡Me tragué miles de millones de almas e hice mío su maná! ¿¡Qué sería este poder sino el poder de un dios!?]

Gritó el Señor Demonio. Habiendo tragado 2.3 mil millones de humanos de la Tierra, la luna roja brillaba con fiereza. Solo la luz que emitía era un poderoso ataque.

Fue incomparable a lo que hice en el continente Luka con el espejo gigante de Dortu. El poder de las almas que no se podía imitar con maná, el resentimiento de miles de millones de almas hizo de esa luna la peor herramienta mágica de todos los tiempos.

[¿Crees que puedes destruirla con ese ojo? ¡Kujajaja!]

El Señor Demonio se burló. Sin embargo, respondí con una sonrisa.

“No eres un dios. No podías crear una luna, así que trajiste una”.

Es cierto que era absurdamente poderoso. Usando su poder mágico, había atraído la atracción gravitacional de la luna en el continente Luka. No solo eso, también la colocó en esta mazmorra que creó. Esta mazmorra no parecía grande desde el interior, pero esa luna estaba negando esa proposición. Estaba demasiado lejos para que nuestra energía la alcanzara, pero su poder podría alcanzarnos fácilmente.

Por eso necesitaba el poder de Shiva. Lo pude sentir en el momento en que lo activé. Como corresponde a su descripción del poder que todo lo destruye, este ojo destruiría todo este espacio junto con esa luna. El único problema era que no podía excluir a mis compañeros de su objetivo.

Cuando me di cuenta de esto, el tercer ojo se cerró lentamente. Murmuré con incredulidad.

“¿No es este poder demasiado inútil?”

[¿Te has dado cuenta de que es inútil? ¿Te has rendido? ¡Tus amigos todavía están llenos de energía! Me pregunto cuánto durarán.]

La luz de la luna absorbió el poder de todos los seres de la Tierra. Parecía similar al poder de la mazmorra que tenía Sherafina. Si bien tenía una base de poder diferente, su estructura básica parecía extremadamente similar.

No, no fue solo eso.

[¡Me enseñó demasiadas cosas, sin darse cuenta de que volvería a morderla!]

“No, no lo creo”.

Negué con la cabeza y extendí mi mano. Siguiendo los movimientos de mi mano, el metal líquido de Dortu formó lentamente una lanza larga y afilada. Entonces, la luz dorada de mi mano envolvió la lanza.

“Fuiste usado. Este fue su objetivo desde el principio”.

[¿Por qué piensas eso?]

“Los poderes de dioses son moldeados en formas adecuadas por Sherafina antes de ser entregados a los exploradores. Es por eso que los exploradores pueden usarlos como ‘habilidades’ y manejarlos sin tener el cuerpo adecuado”.

Pero eso no es lo que era el verdadero poder de los dioses. El verdadero poder de los dioses solo existía como un concepto que simbolizaba al dios. Fue Sherafina quien convirtió el poder del Dios de la Destrucción Shiva en una forma de ojo. Sherafina estaba manipulando el poderoso y destructivo poder de Shiva a su voluntad.

¿Cómo podría un dios al que se le dio el título de Dios de la Destrucción no poder distinguir qué destruir y qué no?

El poder que formaba el Ojo de Shiva ahora se estaba extrayendo a su forma original y se imbuía en la lanza dorada gigante. Lo mismo ocurrió con el poder de Zeus.

“Préstame tu poder por última vez. Después, no los volveré a usar”.

Susurré. Como si mis palabras funcionaran como un catalizador, la lanza que llevaba el poder de Zeus y Shiva dejó escapar una luz espeluznante y cambió su forma. Por un momento, la luna roja dejó de funcionar. Ye-Eun finalmente pudo recuperar el aliento, mientras que Padre apretó los dientes y apuñaló su lanza en el suelo.

“¡El poder de los dioses está desapareciendo, Shin-nim!”

Sumire, que me estaba protegiendo de los ataques del Señor Demonio todo este tiempo, se volvió hacia mí y gritó conmocionada. Respondí con una sonrisa.

“Todavía tengo el poder de Hermes. Necesito tomar prestado su poder para algo”.

[¿Podrás detenerlo? ¡Puede que seas iluminado, pero debes saber que iluminación es solo otra palabra para impotencia!]

La luna roja solo había perdido su poder por un momento. Pronto, comenzó a emitirse como si no fuera a perder. Una bola de resentimiento creada por miles de millones de almas y maná, como para devorar todas las existencias, estaba aplicando cada vez más presión.

“¡Eit!”

Arrojé mi lanza. Aunque hice un sonido bromista, el efecto de la lanza fue evidente.

La luna dejó de emitir su luz.

[¿¡Hm!?]

Por primera vez, el Señor Demonio dejó escapar una voz sorprendida. En ese instante, sobre la luna rompiéndose en innumerables pedazos, apareció un gigante. ¡Era el cuerpo real del Señor Demonio!

La luna era su método de ataque y, al mismo tiempo, un círculo mágico para ocultar su presencia.

Mirando a la luna, nuestros ojos se agrandaron. No era solo porque fuera descomunal. Por supuesto, era más grande que cualquier existencia que haya enfrentado, pero esa no era la única razón.

¿Qué es él?

“Ya veo”.

Padre asintió. Ye-Eun y Sumire hicieron lo mismo. Aunque todos estaban confundidos, hubo algo de lo que se dieron cuenta en medio de la confusión.

“¿Aún no lo entiendes?”

Incluso Lespina podría ser más conocedora que el Señor Demonio. Lespina podía anular perfectamente el poder de Sherafina. En nuestra lucha contra ella, esta habilidad única suya nos hizo luchar enormemente. Sin embargo, el método del Señor Demonio fue diferente.

Creó esta mazmorra con su propio poder e hizo que no pudiéramos usar el poder de la mazmorra aquí. Aunque parecía no verse afectado por el poder de la mazmorra, en realidad no era así.

“Estás siendo reforzado por el poder de la mazmorra”.

[¿¡Qué!?]

En este momento, el Señor Demonio tenía más poder de la mazmorra que cualquier explorador. Por otro lado, mis compañeros y yo no teníamos ni una fracción del poder de la mazmorra. Casi como si alguien hubiera planeado que las cosas fueran así.

Cierto, un explorador que no conociera la situación diría esto.

Que un solo explorador demonio estaba luchando contra varios jefes humanos.


Anterior |Índice| Siguiente

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .