Súper Gen Divino – Capítulo 874: Montaña del Trueno


Séptimo Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

Han Sen hizo planes para viajar a la Montaña del Trueno, pero antes de salir, alguien fue a buscarlo.

“Señor Han, somos de Genéticas Ángel. Nos gustaría solicitar su ayuda para matar a una súper criatura. Siempre que tenga tiempo, estaremos encantados de discutir el precio de tal petición.” Zhao Xuebin era uno de los gerentes de Genéticas Ángel, y sonrió al hacer la petición.

“La familia Zhao es realmente desvergonzada. Primero, quieren matarme, ahora, quieren mi ayuda.” Han Sen no pudo evitar reírse en su corazón. Sin embargo, sus palabras decían otra cosa y respondió, “Eso depende de la súper criatura que me pidan que mate y, por supuesto, del precio acordado.”

“Si estás dispuesto a ayudarnos en esta tarea, ten por seguro que el precio te hará sonreír.” Zhao Xuebin habló en voz tranquila e hizo una pausa. Después de un breve momento, continuó diciendo, “Queremos que nos ayudes a matar al Toro de Trueno que reside en la Montaña del Trueno.”

Han Sen no podía creer que se diera tal coincidencia, ya que el Toro de Trueno era también su objetivo.

“Claro. Te costará cien Fluidos Genéticos Ángel de alta clase.” Dijo Han Sen, con el pecho hinchado.

“¡Oh, señor Han! ¿No le parece que ese precio es un poco irrazonable? Sabe que los Fluidos Genéticos Ángel de clase alta requieren sangre de un Shura de la realeza para su fabricación. Nuestra relación con los Shura es bastante mala, por lo que la obtención de esta sangre es difícil. Cien viales de Fluido Genético Ángel es demasiado caro. Además, tenemos nuestro propio equipo. Sólo necesitamos tu ayuda, no te pedimos que te enfrentes a la súper criatura tú solo.” Zhao Xuebin se sonrojó, sin duda se sentía bastante incómodo por la proposición que tenía que rechazar.

“Dijiste que tu oferta me haría sonreír, cien viales de Fluido Genético Ángel es lo que haría falta. Si no puedes satisfacer mi precio, ve a pedírselo a otro.” Dijo Han Sen con severidad.

Era cierto que el número de viales de Fluido Genético Ángel en circulación, y disponibles para la compra, era bajo últimamente. Rara vez alguien podía permitirse comprarlos, incluso si se podían encontrar. La petición de Han Sen de cien viales de este tipo era bastante ridícula, y se comería un mes entero de los ingresos de Genéticas Ángel.

“Señor Han, su precio es demasiado alto. Por mucho que me gustaría, no puedo llegar a este acuerdo ahora mismo, pero volveré a la Alianza y consultaré a mi supervisor.” Sugirió Zhao Xuebin.

“Me marcharé del refugio dentro de una hora.” Dijo Han Sen.

Zhao Xuebin asintió y dijo, “¡Seré rápido, así que por favor espere!”

Han Sen pensó que el escandaloso precio que había sugerido sería suficiente para ahuyentarlos y hacer que abandonaran su intrusión. Pero, por desgracia para él, Zhao Xuebin volvió con una sonrisa. Dijo, “Nuestra empresa acepta su precio. Tengo los frascos conmigo, pero le pediremos que firme este contrato.”

Han Sen se sorprendió, como mínimo. Revisó el contenido del contrato y todo parecía estar en orden. Miró la caja de Fluidos Genéticos Ángel y se dio cuenta de que estaba sellada con su propio sello oficial. Si lo que contenía no era lo que había solicitado, o si el Fluido Genético Ángel que había en los frascos era una imitación barata o una variante diluida del líquido, podría demandarlos.

“De acuerdo.” Han Sen firmó el contrato y aceptó los cien viales de Fluido Genético Ángel.

Cuando Han Sen se marchó, un hombre de mediana edad se acercó a Zhao Xuebin y le dijo, “Gerente Zhao, cien viales de Fluido Genético Ángel de clase alta es demasiado caro.”

Zhao Xuebin sacudió la cabeza y respondió, “No es tan caro como usted cree. Por desgracia, no podemos matar al toro nosotros mismos, así que no tenemos más remedio que pedírselo a él. Después de todo, es la única persona que posee una súper mascota ahora mismo.”

“Pero, de nuevo, se trata de cien viales de Fluido Genético Ángel de alta clase. ¿No podríamos usarlos nosotros mismos para matar al Toro de Trueno?” Sugirió Liu Gui.

Zhao Xuebin se rió y dijo, “Este Toro de Trueno puede desatar ataques de área. Aunque consiguiéramos matarlo, tendríamos demasiadas pérdidas de personal. Podemos perder el líquido, pero no podemos perder a nuestra gente. Pedirle a Han Sen que haga esto, sin importar el precio, es mejor para nuestra prosperidad futura. Siempre podemos sintetizar más de este líquido, es sólo material.”

Liu Gui asintió y no dijo nada más, ya que, de todos modos, no le correspondía tomar esas decisiones.

“Ve y prepárate, pronto partiremos junto a Han Sen. La caza de este Toro de Trueno será buena para nosotros, y si el chico fracasa, entonces tendrá que devolvernos los viales de Fluido Genético Ángel, de todos modos. Será aún mejor para nosotros, si termina gravemente herido.” La oscura luz del asesinato parpadeó en los ojos de Zhao Xuebin.

Han Sen envió el Fluido Genético Ángel de vuelta a la Alianza, permitiendo que Ji Yanran se quedara con él. No había ninguna posibilidad de que devolviera esa caja.

Y en cuanto al Toro de Trueno, no creía que Genéticas Ángel hiciera un trato honesto. Pero si podía matar a la criatura, obtener el botín y marcharse con el líquido que le habían ofrecido, valía la pena ir con ellos.

De todos modos, Han Sen no se sentía mal por hacer cosas malas a la gente de Genéticas Ángel, si se diera el caso.

Con Zero a cuestas, Han Sen fue a reunirse con los miembros de Genéticas Ángel que iban a acompañarle.

“Señor Han, vamos a cazar una súper criatura. ¿Está seguro de que es apropiado que traiga consigo a esta hermosa jovencita?” Sugirió burlonamente Zhao Xuebin al ver a Zero.

“Sólo es una súper criatura, estará bien.” Dijo Han Sen, mientras acariciaba la cabeza de Zero.

Cuando Zhao Xuebin y Liu Gui escucharon lo que dijo, se atragantaron con sus palabras de refutación. Creían que Han Sen era demasiado arrogante para su propio bien, pero se callaron.

LLevaron a ocho personas para acompañar a Han Sen en su viaje a la montaña donde lucharían contra el toro.

Zero seguía a Han Sen por detrás, como siempre, y no parecía que los sucesos ocurridos en el Bosque Sombría y Embrujado le hubieran afectado lo más mínimo. Simplemente continuó siguiéndole, con más precisión que su propia sombra.

Comenzó a llover, y el camino se volvió fangoso y duro. Pero para el grupo que escalaba las tierras más allá de la seguridad del refugio, no era nada.

Han Sen, montado en el Rugidor Dorado, invocó al Búho Espiritual para que volara por encima de ellos y protegiera a Zero de la lluvia.

La zona estaba llena de oscuras nubes de tormenta, y los truenos descargaban sin cesar. Eran tan fuertes que amortiguaban el sonido de todo lo demás. Y detrás de las nubes, el lejano espectáculo de luces de relámpagos parpadeantes sonaba rítmicamente.

El zorro plateado parecía muy excitado, y saltó sobre la cabeza de Rugidor Dorado. Miró a lo lejos, observando la Montaña del Trueno. Sus ojos inspeccionaron las tierras, como si buscara algo en particular.

¡Boom!

Un rayo surcó los cielos como la formación de una tela de araña, iluminando la tierra húmeda y oscura.

Han Sen utilizó la luz para ver el pico negro al que se dirigían. Era más alto que cualquier otra montaña de la zona, y era tan alto que era como si estuviera conectado al mismísimo cielo.

Todos los relámpagos parecían provenir de esa montaña, como si fuera un pararrayos natural y rocoso.

“Señor Han, esa es la Montaña del Trueno, hogar del Toro del Trueno.” Dijo Zhao Xuebin, mientras señalaba hacia el escarpado pico.

 

 


2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .