Súper Gen Divino – Capítulo 873: Cuchillo Óseo de Sangre


Sexto Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

Han Sen miró en la dirección en la que la mirada del Hijo del Destino se había fijado, y se dio cuenta de que era Zero a quien había visto. Había salido del Rey Árbol y ahora se acercaba a ellos.

Zero ya había vuelto a su forma humana, pero sus manos sostenían un cuchillo rojo.

El cuchillo medía unos treinta centímetros de largo, y era completamente rojo. Tenía características oseas, y su color hacía que pareciera un hueso empapado en sangre.

Han Sen frunció el ceño, sin saber por qué el Hijo del Destino se asustaría tanto al ver a Zero.

“¡Imposible! ¡Imposible!” El Hijo del Destino gritaba como un loco, y parecía horrorizado.

Han Sen le miró, dispuesto a decirle que se callara, pero antes de que pudiera hacerlo, un destello rojo atravesó su visión. Cuando sus ojos se estabilizaron, vio que el cuchillo óseo de sangre se clavaba en el corazón de Hijo del Destino.

Hijo del Destino se estremeció. Toda la sangre de su cuerpo comenzó a dirigirse hacia su corazón, formando un bulto coagulado. Luego, su piel se marchitó y se secó, convirtiéndose en la cáscara esquelética e irreconocible de un cadáver, al igual que el resto de la zona.

Las cejas de Han Sen se levantaron. No sabía de dónde había sacado Zero ese cuchillo, pero había asesinado cruelmente a Hijo del Destino sin dar ninguna razón.

Zero caminó frente a Hijo del Destino y sacó el cuchillo óseo de su corazón.

“¿Por qué has hecho eso? Lo has matado.” Preguntó Han Sen, con las cejas fruncidas.

“Se lo merecía.” Respondió Zero.

“Si se lo merecía o no es irrelevante, te he preguntado por qué lo has matado, así que dímelo.” Volvió a preguntar Han Sen.

Zero miró a Han Sen pero no habló. Se limitó a mirarle de la misma manera que siempre lo hacía.

Han Sen miró su cuchillo óseo y preguntó, “¿De dónde lo has sacado?”

“Estaba dentro del árbol.” Respondió Zero.

“¿Hiciste un agujero en el árbol para poder recuperar ese cuchillo?” Han Sen se sorprendió y pidió confirmación.

Zero asintió.

“¿Cómo sabías que ese cuchillo óseo estaba dentro de ese árbol?” Preguntó Han Sen.

Zero nunca había estado en esa zona de la segunda zona de El Santuario de Dios, así que ¿cómo podía saber que el cuchillo estaba allí.

“Me estaba llamando.” Zero blandió el cuchillo óseo.

Han Sen alargó la mano, intentando coger el cuchillo y diciendo, “Déjame echar un vistazo.”

Pero Zero retiró rápidamente su mano y le espetó, “¡No lo toques!”

“¿Por qué no?” Han Sen frunció el ceño, pensando que Zero se estaba comportando de forma anormal.

“Morirás.” Dijo Zero, con una gravedad que le asustó.

Han Sen se quedó helado. No estaba seguro de lo que quería decir, ¿moriría si lo tocaba, o lo mataría si le ponía un dedo encima?”

Mirando a los ojos claros de Zero, Han Sen se preguntó a qué se refería. Sin embargo, se inclinaba por lo primero, ya que no creía que Zero fuera a matarlo sin más.

Han Sen no hizo más preguntas. En su lugar, volvió a centrarse en el cadáver del Hijo del Destino. Rebuscó en sus bolsillos en busca de cualquier botín notable que pudiera poseer.

El cuerpo de Hijo del Destino no llevaba mucha ropa, y gran parte de lo que llevaba ya estaba hecho jirones. Después de que su cuerpo se hubiera secado, las ropas eran como tiras sueltas de tela arrugadas en una rama retorcida. No había nada que encontrar.

Pero cuando Han Sen miró la espalda del Hijo del Destino, se sorprendió. El tatuaje del gato de nueve vidas había desaparecido por completo.

Han Sen revisó cada rincón de su cuerpo, pero no pudo encontrar nada remotamente parecido al tatuaje que había visto antes.

“¿Sabes quién es este hombre?” Han Sen miró a Zero y le planteó la pregunta.

Ella negó con la cabeza. Han Sen creyó que ella no sabía nada, así que no volvió a preguntar. Se acercó al ataúd en el que había estado el Hijo del Destino.

El ataúd parecía haber sido construido con la madera de los Árboles Sombríos y Embrujados de la zona, pero no había nada más significativo. El ataúd estaba vacío.

Al no poder encontrar nada allí, Han Sen dirigió su atención al Rey Árbol y empezó a caminar en su dirección. Ya no drenaba la fuerza vital de Han Sen, así que se acercó a él sin temor.

Observó el agujero que Zero le había hecho, y se dio cuenta de su inquietante aspecto. Parecía un abismo infinito al que no podía llegar la luz. Mirando de nuevo a Zero, vio que ella se limitaba a seguirle de la misma manera despreocupada que siempre lo hacía. Apretando los dientes, Han Sen entró en el agujero.

El interior del árbol era grande, pero no parecía haber nada especial en su interior. No había nada notable allí para que Han Sen lo encontrara.

“Extraño.” Han Sen frunció el ceño y miró a Zero. Quería hacerle más preguntas, pero era poco probable que le respondiera directamente.

Al no poder encontrar nada, Han Sen decidió montar en su Rugidor Dorado y salir en busca de los desaparecidos Liu Fang y Wang Jiangang. Cuando los encontró, seguían en estado de shock, pero no estaban heridos. La maldición del bosque parecía haberse disipado, por lo que Han Sen pudo guiarlos fuera.

Los árboles e insectos sombríos y embrujados no parecían diferentes a los de antes, pero nada les prohibía salir. De hecho, encontraron los límites del bosque relativamente pronto. El bosque sólo tenía unos cientos de kilómetros de ancho, como mucho.

La alegría de Liu Fang y Wang Jiangang sólo fue reprimida por su alivio, tras salir del bosque. Se creían increíblemente afortunados por haber sobrevivido en el bosque todo ese tiempo, incluyendo los peligros que habían seguido a la llegada de Han Sen. Pero aún así, un sentimiento de inquietud por la prueba había conseguido aferrarse a la mente de Han Sen.

El cuchillo óseo de sangre de Zero también había desaparecido de sus manos, según notó Han Sen después de algún tiempo. No estaba seguro de dónde lo había puesto.

“Si el collar del Gato de Nueve Vidas es una reliquia de la Legión de Sangre, eso significa que podré practicar el Sutra Pulso Sanguíneo.” Pensó Han Sen, emocionado.

Aunque ya había aprendido el Sutra Dongxuan, cuanto más aprendiera, mejor. Es más, los puntos fuertes del Sutra Pulso Sanguíneo podrían beneficiar a su próximo linaje, si alguna vez tenía un hijo.

Han Sen siguió el Sutra Pulso Sanguíneo y sostuvo el collar de Gato de Nueve Vidas para su práctica. Tardó medio mes en poder considerarse como principiante, por lo que estaba claro que iba a pasar bastante tiempo antes de que desbloqueara su primera cerradura genética.

Lo practicó con frecuencia, en su viaje hacia el Refugio Cristal Azul, y seis días después, encontró una súper criatura de segunda generación cerca de la orilla de un río.

Parecía una serpiente, y cuando emergió del río, intentó comerse a Han Sen.

Sin embargo, Han Sen y el zorro plateado la golpearon rápidamente. Y como últimamente se había aficionado a aplastar los cráneos de sus oponentes, Han Sen se aseguró de transformarse en el macaco plateado para aplastarlo.

«Cazada Súper Bestia Wyrm de Río. No se ha obtenido ningún Espíritu de la Bestia. Carne comestible. Consumiendo la Esencia Genética Vital de la Súper Bestia Wyrm de Río hay oportunidad de obtener 0-10 súper puntos genéticos.»

Han Sen refinó la Esencia Genética Vital del wyrm y recibió seis súper puntos genéticos. Ahora sólo necesitaba dos puntos más para alcanzar el máximo.

La carne de la criatura se repartió entre el zorro plateado y el hada.

“Pronto llegaré a la tercera zona de El Santuario de Dios. Espero que mi suerte se mantenga.” Han Sen estaba un poco preocupado, pues aún tenía el símbolo del loto en la frente.

Se dirigió a un refugio humano cercano para reponer sus provisiones y preguntar por dónde podría encontrar más súper criaturas.

Han Sen escuchó una extraña historia, una que parecía merecer la pena comprobar. Le hablaron de una montaña que sufría repetidos truenos, día y noche. Si había una súper criatura allí, lo más probable es que fuera una que se adhiriera a los elementos del trueno. Si eso era cierto, entonces su muerte sería beneficiosa para el zorro plateado.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .