Súper Gen Divino – Capítulo 871: Hijo del Destino


Cuarto Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

Liu Fang y Wang Jiangang estaban consumidos por el terror, por lo que salieron rápidamente corriendo hacia el bosque.

Han Sen se mantuvo firme, mirando fríamente la mano. Puede que se hubiera encontrado antes con criaturas de aspecto fantasmal, pero no creía que existieran realmente espíritus de difuntos.

La mano de la figura ardía con fuerza vital. Si era un fantasma, ¿cómo podía tener fuerza vital?.

¡Pat!

La mano pálida giró hacia la tapa del ataúd y la hizo volar. Un cuerpo humanoide se levantó entonces del interior del ataúd.

La persona estaba delgada como un esqueleto y medía dos metros, una altura humana media.

Pero la persona estaba tan demacrada que era poco más que piel y huesos.

La piel estaba descolorida, con un tono verdoso. Estaba pálido, y era difícil determinar si la sangre bombeaba o no dentro de su cuerpo. Los ojos de la persona eran negros como el carbón, y el pelo era gris y largo; lo suficientemente largo como para rozar el suelo.

Tras salir de su tumba, la persona utilizó sus ojos negros para mirar a su alrededor. Al escudriñar su entorno, se posaron en Han Sen, y no se apartaron de él.

Han Sen se sorprendió, pero no tuvo miedo. Se había encontrado con enemigos mucho más aterradores en el pasado, que el que estaba viendo ahora.

La razón de su sorpresa, sin embargo, era el tatuaje que cubría toda la espalda de la figura.

La piel de la persona era áspera pero fina, como la corteza de un árbol moribundo. Su tatuaje, sin embargo, era tan rojo y vivo como una llama real. Parecía fresco.

El símbolo del gato adornaba toda su espalda. La imagen del gato parecía sugerir que estaba dormido, con los ojos entreabiertos. El tatuaje parecía muy real.

Han Sen estaba muy familiarizado con ese tatuaje, ya que era el símbolo del Gato de Nueve Vidas. Había visto la imagen adornando tarjetas que pertenecían a la Legión de Sangre. Zero tenía un tatuaje con la misma imagen, y Han Sen también tenía un collar con la misma imagen.

“¿Podría Zero tener alguna relación con esta persona?” Se preguntó Han Sen, mientras miraba a la figura con aprensión.

La figura siguió mirando a Han Sen, sus ojos negros como el carbón enmascaraban cualquier emoción que hubiera querido expresar. Sus ojos se encontraron durante tres largos segundos antes de que la persona esbozara de repente una sonrisa. Los dientes que se presentaban eran limpios y ordenados, pero aun así, la forma en que se mostraban espantaría a cualquier espectador.

Un escalofrío recorrió la espalda de Han Sen, junto con un repentino brote de piel de gallina.

¡Boom!

El hombre dio un paso adelante y pisó el suelo manchado de sangre. Entonces, empezaron a ocurrir cosas extrañas.

La sangre de los difuntos empezó a parecer viva. La sangre fluyó hacia los pies de la persona, empapando sus venas y recorriendo su piel hasta el corazón.

Han Sen pudo ver cómo la sangre entraba en sus vasos sanguíneos. Las venas eran como estrechas serpientes que se abrían paso a través de su fina piel. Era una visión espeluznante y desconcertante.

Siguió avanzando, y allá donde iban sus pies, también lo hacía la sangre. Las venas estaban abultadas, pero poco a poco, el cuerpo empezó a tener un aspecto más saludable. En poco tiempo, la figura empezó a parecer una persona real y viva de nuevo.

“¿Quién es usted?” Preguntó Han Sen, mientras el hombre se acercaba fríamente a él.

“¿Eres un humano? Jaja. Quién es irrelevante, pero yo no soy un humano, entiéndelo.” El hombre mostró otra extraña sonrisa, que sólo aumentó lo espeluznante.

“Si no eres un humano, ¿qué eres?” Preguntó Han Sen.

“¿Qué soy? Jajaja. ¿Me estás preguntando qué soy? ¡Jaja!” La risa del hombre era una carcajada maníaca. Después de un tiempo de absorber más sangre, parecía más saludable. Incluso el color volvió a su cabello, pasando de gris a un color negro intenso y brillante.

Aparte de sus extraños ojos negros, la persona podía confundirse con cualquier humano corriente. Han Sen lo consideraba ahora mismo como el típico chico guapo, aunque con una vena siniestra.

“¿He dicho algo gracioso?” Dijo Han Sen fríamente.

“Como fiel de la Legión de Sangre, ¿me estás diciendo que no reconoces al Hijo del Destino? ¿Desde cuándo la Legión de Sangre ha caído tanto?” El hombre dejó de sonreír ahora, y preguntó a Han Sen con una mirada de peso.

“¿Eres de la Legión de Sangre?” Han Sen se sorprendió. Si él era de la Legión de Sangre, ¿significaba eso que Zero también era de la Legión de Sangre?

Han Sen lo pensó un poco más y llegó a la conclusión de que debía tener algún tipo de conexión con la Legión de Sangre. Si no la tuviera, no habría razón para que tuviera ese tatuaje. Y esa persona apareció justo después de que ella entrara en el árbol.

“Eres un miembro devoto de la Legión de Sangre, ¿no es así? ¿Y dices que no me conoces? Eres ignorante, pero eso está bien. Te aceptaré como sacrificio.” Después de decir eso, extendió su mano e intentó agarrar el cuello de Han Sen.

Las afiladas uñas casi rasparon la piel de Han Sen, pero éste se apresuró a esquivar con los reflejos de una serpiente agazapada.

El extraño hombre pareció sorprendido y dijo, “¿Go Celestial? Como miembro de la Legión de Sangre, ¿cómo has llegado a aprender algo así?”

“Deja de decir eso, ¡no soy miembro de la Legión de Sangre! No tengo nada que ver con vosotros ni con ellos. Entonces, dime, si eres de la Legión de Sangre, ¿por qué estabas en el ataúd?” Han Sen frunció el ceño, queriendo extraer toda la información que pudiera antes de que las cosas se volvieran demasiado complicadas.

“¡Ja! ¿Crees que puedes ocultarme tu fe simplemente no admitiendo tu creencia en nuestra causa? Hueles como la Legión de Sangre, muchacho. Y esa es una fragancia de la que nunca podrás librarte. Eres de la Legión de Sangre, y sólo a través del precio de tu propia sangre podrás abandonarla. Haz algo significativo con tu patético ser y dame tu sangre.” El Hijo del Destino se movió. Era rápido, y corrió directamente frente a Han Sen.

¡Dong!

Han Sen invocó su Ardiente Púa de Rex y no retrasó en enfrentarse al espeluznante hombre. Las uñas chocaron con la Ardiente Púa de Rex, haciendo sonar un sonido de metal golpeado.

La poderosa fuerza de su colisión hizo que Han Sen retrocediera con su Ardiente Púa de Rex. Al parecer, el Hijo del Destino no era más débil que una súper criatura.

Pero el Hijo del Destino parecía sorprendido. Habló consigo mismo, diciendo, “¿Cuánto tiempo he estado dormido? ¿Los humanos pueden rivalizar con las súper criaturas? ¿Pueden obtener súper puntos genéticos y sus espíritus de las bestias? Hmm, es mejor así. Seguro que tu sangre sabe aún mejor, chico.” El Hijo del Destino mostró una sonrisa salvaje y voraz. La lengua roja como la sangre se lamió el labio con una codicia maligna.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .