ICDS — Capítulo 338

Aquí esta mi Patreon.

Traductor: Expectro
Editor: Expectro


Anterior |Índice| Siguiente


Señor Demonio (1)

“Pensé que no podría encontrar a alguien con más maná que yo”.

Pero estaba equivocado. El dragón de enfrente tenía más que mis 1,5 millones de maná. El dragón habló sin entusiasmo.

[Ten cuidado de no caer y morir.]

Justo cuando me preguntaba qué quería decir, el suelo comenzó a temblar y caer. Ni siquiera pude sentir su maná moverse, así que me sorprendió por decir lo menos. Por supuesto, como ahora podía volar solo con mi poder, no me afectó la desaparición del suelo. Pero pude vislumbrar su impactante magia.

Flotando en el aire, extendí la mano hacia los innumerables escombros del suelo que caían hacia un inframundo aparentemente interminable.

“¡Dortu!”

[Soy Dortu. Siguiendo la orden del Maestro.]

Algunos de los escombros se detuvieron en el aire y comenzaron a tornarse plateados. El dragón miró con una expresión extremadamente divertida.

[¡Una transformación de material, interesante!]

“Es el poder de mi elemental, pero… ¿Mm?”

Mientras continuaba transformando los escombros, sentí que algo estaba fuera de lugar. Al mismo tiempo, vi algo en medio de la tierra en ruinas.

“Río desbordante de sangre”.

La sangre no pertenecía al dragón.

En el momento en que me di cuenta de eso, me volteé hacia la entrada del Piso 95, pero se había ido. ¡Debería haberme dado cuenta cuando todo el Piso era la habitación del Jefe de Piso!

[¿Ya te disté cuenta?]

El dragón habló y extendió la pata delantera como para imitar lo que hice. Con solo esa acción, la mayoría de los escombros que caían giraron de dirección y se dispararon hacia mí. Dortu transformó sus escombros metalizados en mazas y las hizo volar a mi alrededor.

Los estruendosos choques comenzaron a resonar. Las mazas de metal de Dortu y los escombros del dragón colisionaban ferozmente.

[Correcto, no estoy atado a la mazmorra.]

“…”

Debido a que estaba tan acostumbrado a que el poder de la mazmorra me abandonara recientemente, no me di cuenta de que el poder de la mazmorra había desaparecido. Me quedé estupefacto.

“¿Cómo entraste aquí?”

[No es demasiado difícil. Su poder es excesivamente fuerte incluso para mí, pero engañarla es extremadamente simple.]

“Engañarla, eh”.

[Debería estar viendo a un humano luchando contra un gigante ahora mismo.]

“Ah”.

Esto era lo que decía el dragón. Que mató al Jefe del Piso 95 y estaba engañando a Sherafina con una ilusión mágica.

Como alguien que sintió el poder de Sherafina antes, podía decir esto con certeza. Esto era diferente a simplemente ignorar el poder de la mazmorra.

El poder de la mazmorra era el poder de Sherafina que se refina para pasarlo a los exploradores. La capacidad de anular el poder de la mazmorra, la cual poseía Lespina, no era necesaria. Para aislar a un explorador del poder de la mazmorra, bastaba con cortar esta conexión entre Sherafina y el explorador.

Sin embargo, eso no significaba que cualquiera pudiera ignorar a la propia Sherafina. La diferencia entre los dos era tan grande como la diferencia entre el cielo y la tierra. Engañar a Sherafina requería una extraordinaria cantidad de esfuerzo y maná. En pocas palabras, este dragón no estaba en toda su fuerza.

Atónito, pregunté.

“¿Por qué estás en la mazmorra?”

[Demuéstrame tu Liga.]

Con el ejército de mazas de metal de Dortu luchando contra los innumerables escombros de tierra, era difícil ver lo que estaba directamente frente a mí. Sin embargo, pude sentir claramente una aterradora cantidad de energía acumulándose cerca del dragón la cual pude ver débilmente.

Inmediatamente me di cuenta de que era el símbolo de los dragones, ¡un aliento de dragón!

Usé Rugido Helado a toda prisa, pero Rugido Helado solo pudo debilitarlo por una fracción. Mientras tanto, su aliento se hizo cada vez más grande.

Contra un dragón, quería pelear con Peika para que pudiera apoyar mi rayo, pero debido a su aliento, era más inteligente invocar a Ruyue para defenderse. Chasqué mi lengua.

“¡No hay elección, Ruyue!”

[¡Entendido! ¡Déjamelo a mí!]

Este no era el momento de ahorrar mis fuerzas. Ruyue apareció en su forma materializada e inmediatamente creó barreras de hielo con docenas de capas. Comenzando desde donde estaba, una flor de hielo floreció hacia la dirección del aliento del dragón.

[¡Kuaaaaaaaa!]

El dragón finalmente exhaló. Recordé a Lin diciendo que una llama Rango EX era algo que el Señor Demonio podía crear al entregar uno de sus brazos, pero al pensarlo ahora, ¡eso debe haber sido porque el Señor Demonio normalmente no blandía fuego!, ¡no había forma de que este aliento no alcanzara el Rango EX!

Ruyue debió haber sentido el poder del fuego ya que se volvió hacia mí y me confesó.

[Shin, no creo que pueda bloquear eso.]

“¡No digas eso ahora, Ruyue!”

Incluso ahora, había escombros volando y chocando por todas partes. No podía moverme ahora porque estaba más o menos atrapado por todos los escombros, pero tampoco había forma de bloquear el aliento de dragón quedándome aquí.

En ese caso, tendría que usar una de mis ‘habilidades’ de una vez al día, ¡Destello de Sombra…!

[Soy Dortu. Maestro, esta no es la mazmorra.]

“¡Si, lo sé!… Ah”.

¡Soy estúpido! (Ex: ¿Qué no el poder de los objetos es diferente al de la mazmorra y por ello no se ven afectados?)

[Soy Dortu. Sí, el Maestro es estúpido.]

“¡Cállate! ¡Sharana!”

[¡Si, Maestro!]

Aunque este lugar era técnicamente la mazmorra, era un mundo completamente diferente aislado del poder de Sherafina. Como el poder de la mazmorra no se podía usar, ¡no había forma de que las reglas de la mazmorra se aplicaran en este sitio!

Inmediatamente llamé a Sharana, quien instantáneamente se materializó y reforzó las barreras de hielo de Ruyue.

En un instante, los miles de pétalos que Ruyue creó se volvieron más brillantes. El aliento del dragón entonces impactó las barreras.

Incapaz de resistir su fuerza, cientos de barreras se rompieron instantáneamente y cada una de las capas restantes solo pudo resistir unos pocos milisegundos antes de romperse. Aunque el aliento aún estaba lejos de nosotros, todavía podía sentir su poderoso calor.

“¡Tomen más de mi maná!”

[¡No perderé!]

[¡Lo detendremos, Maestro!]

[Soy Dortu. Dortu también ayudará.]

“¿¡Dortu!?”

Mi maná comenzó a caer en picado. Ruyue ejerció más fuerza en sus pétalos de hielo y Sharana los fortaleció.

Al mismo tiempo, Dortu ejerció su poder sobre los escombros que continuamente se lanzaban hacia mí. Aunque las mazas de metal de Dortu simplemente los estaban golpeando hasta ahora, ahora comenzaron a transformarse en un metal rojo.

[Soy Dortu. Fuego.]

Entonces atravesaron el océano de escombros y se dispararon hacia arriba. Claramente estaban apuntando al aliento del dragón que chocaba contra nosotros.

[Soy Dortu. Este metal absorbe calor y lo convierte en energía helada.]

“Así que puedes crear cualquier metal que desees”.

[Soy Dortu. No cualquier metal, solo los metales que Dortu conoce.]

Los primeros escombros se derritieron de inmediato, pero a medida que más escombros golpearon el aliento, el ataque increíblemente poderoso comenzó a debilitarse gradualmente.

Con las barreras de hielo de Ruyue bloqueando el paso del aliento, se volvió notablemente débil cuando estaba a solo un kilómetro de mí. El dragón parecía haberlo notado también ya que extraía maná de un lugar mucho más profundo.

[¡Kuaaaaaaaaaa!]

[¡Protejan a Shin!]

[Es alguien que se preocupa por todos los elementales. ¡No dejaré que se convierta en comida para un lagarto!]

[¡Soy Dortu!]

El poder de las elementales se disparó hasta el límite. Para manejar su consumo de maná, llevé al límite las fuerzas de Circuito Peruta, Alma Absoluta, Acero e Infierno Carmesí, absorbiendo todo el maná que pude.

Aunque había experimentado el uso instantáneo de una gran cantidad de maná, nunca había experimentado un uso sostenido tan grande de maná ni había absorbido un número tan enorme de este.

[¡Lo hicimos, ganamos!]

Al escuchar el alegre grito de Ruyue, recobre mis sentidos. Ahora, no había nada a nuestro alrededor. El aliento del dragón y las innumerables capas de barreras de Ruyue habían desaparecido.

Quedaba una capa de la barrera de Ruyue, la cual era especialmente gruesa y flotaba a unos dos metros de nosotros. En otras palabras, estaba solo a una capa de barrera de hielo de esa aterradora llama de luz roja.

Por supuesto, con lo cerca que había llegado el aliento, los escombros circundantes se habían derretido. Entonces Dortu se deshizo de sus mazas de metal y el dragón finalmente abrió la boca.

[Realmente lo bloqueaste. ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que vi a un humano detener mi aliento? Estoy realmente complacido.]

“Bueno, estoy feliz de que estés complacido, lagarto de mierda”.

Ese bastardo, para complacerlo un par de veces más, ¡habría que destruir un mundo! Aunque lo maldije, el dragón continuó manteniendo un tono complacido.

[Entonces, como prometí, te diré porque estoy en este lugar llamado la mazmorra.]

El dragón creó un sinnúmero de bolas de fuego en el aire.

[No estoy muy satisfecho con la mazmorra y su objetivo. Es absurdo y arrogante.]

“¿Qué con eso?”

[Pero mi mundo y mi raza se enfrentaban a su perdición, y me di cuenta de que lo que ella aspiraba podría convertirse en mi objetivo. Por tanto, estoy esperando ese resultado en el piso más alto de la mazmorra.]

“Este objetivo del que estás hablando, ¿soy yo?”

[Sí, precisamente.]

Ruyue también creó un sinnúmero de bolas de hielo, las cuales golpearon los ataques de fuego del dragón y dejaron escapar un vapor cegador.

[No puedo permitir que entres en su boca. Debo tomarte para mí, o de lo contrario…]

El vapor creado por la colisión del hielo y fuego de repente comenzó a precipitarse hacia mí. No solo eso, el abundante maná del mundo desapareció. Dragón, una criatura que controlaba el maná. Realmente encajaba en esa descripción.

Mientras estaba conmocionado por la repentina desaparición del maná, me sentí inexplicablemente tranquilo. Hubo algo que pude sentir solo después de que el maná desapareció.

[Ven, Salvador.]

“Huu…”

Con los ojos cerrados, respiré hondo. Luego volví a abrir los ojos.

El anillo de luz que giraba alrededor de mi cuerno dejó escapar una luz brillante y un espeso maná negro comenzó a cubrir mi cuerpo. Este maná no era otro que Enigma.

“Bien, finalmente lo entiendo”.

Sonreí. Entonces cargué hacia el dragón sin un momento de vacilación.


Anterior |Índice| Siguiente

0 0 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comentario
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
tp_shin
tp_shin
hace 3 meses

Gracias por el cap.

1
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x