Release that witch: Capítulo 802



Disciplina de látigo de hierro

 

“¿Para construir una nueva ciudad … en este lugar?”

A Simbady le costaba creer lo que escuchaba. El rio de plata se hizo más delgado a medida que avanzaba hacia el sur, finalmente fue completamente devorado por arena hasta que llegó al Valle de Agua negra. De ahí el nombre de “la tierra del exilio”.

Sin agua y sin un oasis, ¿cómo podrían sobrevivir en el vasto desierto?

Todos los civiles de la nación de la arena a bordo quedaron impactados por el discurso de Thuram, varios de ellos manifestaron sus dudas como la que tenía Simbady.

“Podemos crear agua por nosotros mismos” Thuram habló en voz alta. “Pero antes de eso, la tropa de vanguardia ha encontrado una fuente de agua utilizable. La verán cuando bajen del barco.”

Esto provocó una discusión aún más severa.

“¿Crear?” algunas personas gritaron. “¿Cómo hacemos eso?”

“El rio de plata es un regalo de la Madre Tierra. ¿Cómo podríamos crearlo?”

“Con el nombre de Tres Dioses, solo los emisarios de las deidades podían convertir el desierto en un oasis …”

“Si no podemos tener éxito, ¿podemos volver al Territorio del Sur?”

“Exacto, no nos dejarás aquí y volverás solo, ¿verdad?”

Ante estas preguntas, Thuram vaciló por primera vez. Simbady notó que Thuram miró a los civiles de Graycastle antes de gritar: “El jefe es capaz de cualquier cosa. Como dijo, definitivamente podemos crear agua. Sin embargo, lo que deben hacer es seguir las instrucciones. Además, la señorita Silvermoon ha prometido que, si no podemos tener éxito, ¡los enviarán de regreso al puerto de Clearwater por adelantado y se les pagará con tres meses de salario!” Ante esto, dio unas palmaditas en el látigo que tenía en la cintura. “Por supuesto, no regresaré sin ustedes. Si alguien se queda sin trabajar, ¡prepárense para probar mi látigo de hierro!”

“Eso lo explica …” Simbady se dio cuenta de que el líder del equipo no era Thuram, sino esas personas de Graycastle con cara de póquer que estaban detrás de Thuram.

Durante el duelo sagrado, había oído hablar del poderío de estas personas más de una vez. A diferencia de la Reina de Clearwater, no parecían faltos de fuerza incluso cuando se enfrentaban a los guerreros de los grandes clanes. Pero en este Cabo sin fin, a pesar de que podían derrotar a los perros guardianes de la noche a la mañana, todavía no significaban nada frente a este interminable mar de arena.

Tanto los norteños como el jefe podrían haber subestimado en gran medida el poder del desierto.

Desafortunadamente, para ellos, no quedaban muchas opciones.

Aproximadamente una hora después, el barco de concreto llegó lentamente a la orilla. Simbady arrastró su cuerpo dolorido y exhausto y se bajó lentamente del bote. En el momento en que sus pies tocaron la suave playa, sintió una relajación perdida hace mucho tiempo.

Finalmente, su mundo dejó de temblar.

“Mira, ¿qué es eso?” Molly señaló a algún lugar remoto del interior. “¿Una torre de vigilancia?”

Simbady miró en la dirección que señalaba Molly y vio una torre de hierro negro en la arena, no lejos de la playa. En la parte superior de la torre había dos banderas, una de las cuales era escarlata y la otra tenía un patrón de bordado complejo.

Normalmente, Simbady se preguntaba por qué la chica con la que solo tenía una conversación ocasional se quedaba con él todo el tiempo, pero ahora estaba demasiado débil para considerar las cosas en este aspecto. “¿Ha llegado alguien … antes que nosotros?”

“Vamos a echar un vistazo”

“Más tarde.” Sacudió la cabeza. “Será mejor que esperemos las instrucciones del señor Thuram.”

Esos civiles de la nación de arena que habían caído al agua anteriormente dejaron un vívido recuerdo en la mente de Simbady. No deseaba que la chica de la que estaba enamorado fuera azotada delante de todos.

“Molly, ¡finalmente te encontré!” Los miembros del clan de Molly se acercaron gradualmente a ella. “Simbady, qué sorpresa verte aquí.”

“Pensé que te habías desmayado en el barco por el mareo.”

“Jaja …” La multitud sonrió.

Simbady bajó la cabeza avergonzado. De hecho, era el más débil entre los miembros de su clan, ya fuera en fuerza o en agallas. Por lo general, no le importaría que lo ridiculizaran, pero hoy, en presencia de Molly, se sentía especialmente avergonzado. De hecho, su actuación en este viaje fue incluso peor que la de Molly.

“¡Mira, hay una torre de hierro!”

“¿Cómo transportó la gente algo tan pesado a este lugar?”

“¿Probablemente en barco? Escuché que hay una ruta de navegación directa desde Graycastle hasta el Cabo sin fin.”

“¿Acamparemos allí esta noche?”

“Supongo que sí. El cabo sin fin es mucho más peligroso que un oasis. Debe estar vigilado por la noche.”

Solo había poco más de 20 hombres del Clan hueso de pescado, lo que los convertía en un grupo bastante pequeño, pero todos eran miembros jóvenes y fuertes del clan. Uno de ellos se llamaba Carlone. Carlone era alguien fuerte entre sus compañeros, era alto, guapo y hábil, lo que le ganó el favor de su jefe de clan. En el momento en que abrió la boca, llamó la atención de todos: “Una vez acompañé a los exiliados por la ciudad de la arena de hierro. Según mi observación, los tamaños de gusanos de arena y escorpiones en esta área son mucho más grandes que los de un oasis. Incluso hay un rumor que un Escorpión Gigante con Armadura que domina la Tierra también se mueve por aquí. Debemos estar alerta en todo momento y colocar nuestras tiendas lo más cerca posible de las de Graycastle.”

“¿Crees que el señor Thuram está diciendo la verdad? ¿Puede el jefe realmente crear un oasis en este desierto?” alguien preguntó.

“Eso es improbable” Carlone chasqueó los labios y dijo. “Si fuera realmente capaz de eso, podría haber sido el gobernante del desierto sin pasar por el duelo sagrado. ¿Por qué molestarse en desarrollar esta área entonces?”

“¿Qué debemos hacer ahora?” La multitud comenzó a agitarse.

“Relájense. El jefe no tuvo que pasar por todos estos problemas, solo para exiliarnos aquí.” La voz de Carlone estaba llena de tranquilidad y confianza. “El jefe podría haber decidido esta acción de improvisto. Cuando la gente de Graycastle descubra que sus metas no pueden realizarse, nuestro trabajo terminará. En cuanto a tres meses de salario, ¡el clan Osha no puede salirse con la suya!”

“¡Así es, o nadie volverá a confiar en ellos!”

“Eso es reconfortante. Estoy bien siempre que podamos regresar.”

Los miembros del clan asintieron, indicando su acuerdo, a excepción de Simbady. No estaba del todo de acuerdo con lo que había dicho Carlone. Era cierto que Graycastle había subestimado el desierto y su plan de convertir el cabo sin fin en una ciudad estaba destinado al fracaso. Pero al mirar a esos soldados uniformados cuya expresión facial no era más que solemne, sintió débilmente que el jefe no se había decidido por esta acción de improvisto.

Para entonces, la multitud comenzó a dispersarse y algunas personas comenzaron a moverse hacia la torre de hierro. Thuram seguía hablando con la gente de Graycastle, totalmente indiferente a lo que sucedía a su alrededor.

“¿Vamos allí también?” propusieron algunos miembros del clan.

“Eso creo” dijo Carlone, asintiendo. “Si realmente vamos a acampar alrededor de la torre de hierro, podemos conseguir un lugar mejor si vamos antes. Todos, síganme” Echó un vistazo a Molly especialmente y le preguntó: “¿Quieres mi ayuda con tu equipaje?”

Molly vaciló, negó con la cabeza y luego dijo: “Simbady dijo que sería mejor esperar las instrucciones del señor Thuram … ¿No siempre enfatizaba la importancia de seguir la disciplina?”

“No es que nos negáramos a bajar del barco. ¿Por qué le importaría esto?”

“Simbady, el Cabo sin fin no te intimida, ¿verdad?”

“Quizás todavía esté enfermo.” El miembro del clan que lo ridiculizó anteriormente, lo hizo de nuevo.

“Solo estoy preocupado.” Simbady levantó la cabeza. Justo cuando estaba a punto de justificarse, un silbido precipitado lo interrumpió.

“¡Todos, reuníos ahora!” Thuram, que anteriormente ignoró a los que se fueron, caminó silenciosamente frente a los miembros del clan, extendió tres dedos y dijo con gravedad: “Les doy tres respiraciones de tiempo, después de eso, cada respiración significa un látigo. Esta es la segunda lección que les estoy enseñando. ¡Recuerden eso!”


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .