Release that witch: Capítulo 800



El puerto revivido

 

Un barco de hormigón plano pero espacioso se abrió camino lentamente hacia la bahía Clearwater y atracó frente a Simbady.

Su tamaño era mucho mayor que el de los pequeños botes que ocasionalmente aparecían en el Rio de Plata, y su peso hacía prácticamente imposible remar con mano de obra. En su parte superior había dos largos cilindros de metal que lanzaban columnas de humo negro. Sus costados estaban pintados de un llamativo color mandarina, que junto con la suave cubierta gris hacía que el barco pareciera una trucha arcoíris panza arriba a primera vista.

Como la mayoría de sus hermanos, Simbady nunca había abandonado el desierto y rara vez, o nunca, había visto el océano. Así, cuando vio que este barco no era de madera, no pudo evitar exclamar maravillado.

Hubo un revuelo de entusiasmo entre las filas.

¡Pah!

El supervisor del Clan Osha inmediatamente golpeó con un látigo hacia sus cabezas. “¡Mantengan la boca cerrada! ¡Alinéense y suban al barco, más rápido!”

Simbady sintió que la multitud comenzaba a avanzar. Con la gente detrás de él empujándose, era imposible no moverse. Mientras era llevado por el ímpetu de la multitud hacia el barco, un ligero temor surgió en su corazón.

Quizás, nunca debería haber dejado el Oasis del Rio de Plata para venir a esta tierra extranjera. Aunque había un suministro interminable de agua aquí, existía la posibilidad de que los Tres Dioses no pudieran vigilar un lugar tan remoto y, por lo tanto, no escucharían sus gritos de ayuda si el barco los llevara al abismo del río Styx.

“¡Agárrate de mí y cuida tus pasos!” La voz de Molly hizo que recuperara el conocimiento.

Una mano delicada le envolvió la palma y lo condujo hasta la pasarela. De vez en cuando, alguien a su lado caía al agua con un sonido de salpicaduras.

Aunque la gente en el muelle los llevaría rápidamente a la orilla, caer al río en este tipo de clima esencialmente significaba que perdían la calificación para trabajar.

Cuando suplicaron que les permitieran subir al barco, la respuesta estándar que recibieron fue un latigazo.

Simbady permaneció cerca de Molly y siguió el flujo hacia el barco de hormigón. Cuando su pie tocó la cubierta, no sintió el bamboleo que esperaba. El barco estaba completamente quieto y no se sentía diferente de caminar por tierra.

Cuando se retiró la pasarela, el encargado del clan Osha, Thuram, apareció en la plataforma alta en medio del gran barco y llamó la atención de todos. “¿Todavía recuerdan lo que dije? ¡Los valores principales del orden y la disciplina por encima de todo! Echen un vistazo a los miembros de su clan que cayeron al agua. El plan original era que todos abordaran sin problemas y recibieran una oportunidad de trabajo, de modo que pueden obtener abundante comida incluso en los Meses de los Demonios. ¡Pero ahora, tendrán que morir de hambre hasta que se presente la próxima oportunidad! ¡Todo esto fue causado por su estupidez!”

“No fue más que una caída. Todo lo que necesitan es una muda de ropa …” replicó un ciudadano de la arena de hierro, pero antes de que pudiera terminar su oración, dos supervisores lo presionaron contra el piso y posteriormente lo arrojaron al agua.

“¡La disciplina lo es todo! ¡No hay colectivo que acomode al individuo, solo individuos que se someten al colectivo!” Thuram reprendió airadamente. “A diferencia de las guerras de clanes del pasado, ya no son los enemigos al acecho los que están siendo eliminados, ¡sino sus propios parientes! ¡Tomen esto como mi primera lección para todos ustedes y recuérdenlo!” Hizo una pausa antes de continuar, “Por supuesto, aquellos que perdieron sus trabajos hoy solo pasarán hambre por un tiempo. Sin embargo, en el futuro, cualquier persona de la Nación de Arena o tribu que no observe el orden será desterrado de esta tierra siempre verde.”

Mientras su voz bajaba, un ruido atronador surgió de los cilindros de metal y se oyó por el cielo sobre el puerto de Clearwater.

Las gigantes ruedas de metal a ambos lados del casco comenzaron a girar gradualmente. Después de una violenta sacudida, el barco de hormigón navegó lentamente hacia la desembocadura del río.

“Gracias. Si no fuera por ti …” Simbady miró a Molly.

Esta última se rió y entrecerró los ojos hasta convertirse en rendijas. “No es nada. Simplemente sucedió que yo estaba delante de ti en el orden.”

“De verdad …” Bajó la cabeza con algo de vergüenza.

Molly y él eran miembros del clan hueso de pescado y habían conversado en ocasiones. Siempre le había gustado esta chica de ojos color avellana y cabello negro con trenzas, pero al enterarse de que ya tenía un amor, pensó que era más prudente no revelarle sus sentimientos.

Después de un poco de silencio, él la miró mientras ella se inclinaba sobre el costado del barco, observando con curiosidad el paisaje a ambos lados del río. No pudo evitar preguntar: “¿No te preocupa lo más mínimo adónde vamos?”

Ella volvió la cabeza hacia atrás. “¿el valle de agua negra?”

“De hecho. Escuché de los otros miembros del clan que está cerca del pantano del ahogado y el páramo podrido, y ha sido maldecido por los Tres Dioses. Cualquiera que entre sin permiso nunca podrá volver con vida.”

“Entonces, ¿solicitaron permiso?”

“Eh, sobre eso …”

Molly se rió involuntariamente. “¿No esperan que la menor cantidad de gente posible consiga este trabajo, para que sus propios miembros del clan puedan recibir más dinero? También has escuchado de la señorita Drow Silvermoon que mientras hagas las cosas de acuerdo con las instrucciones del jefe, nunca tendrás que preocuparte por las necesidades materiales de tu familia, mientras que tu tribu también recibirá subsidios de recursos” Inspiró una bocanada de aire blanco. “Además, ¿tenemos otra opción?”

La última frase realmente hizo callar a Simbady. De hecho, los primeros clanes que siguieron voluntariamente al clan Osha al Territorio Sur de Graycastle fueron predominantemente tribus pequeñas a las que les resultó difícil continuar en el Oasis del rio de plata. Hueso de pescado fue uno de ellos. El oasis que habían ocupado estaba siendo devorado por el desierto, mientras que el afluente cada vez más seco del rio de plata hacía imposible garantizar la supervivencia del clan. Para sobrevivir, tenían que unirse a otro gran clan o aventurarse hacia el Territorio del Sur.

“Pensando positivamente, al menos el jefe ha cumplido su primera promesa. Ya no tenemos que preocuparnos por morir de hambre en el desierto, ¿verdad?”

Simbady no pudo refutar este punto. Según la explicación de la señorita Silvermoon, incluso aquellos que no pudieron conseguir un trabajo en el mar podrían recibir una ración básica. Mientras pudieran realizar trabajos ocasionales para la reconstrucción del Territorio del Sur, no morirían de hambre.

“Además, hay gente del clan Osha siguiéndonos hasta el valle de agua negra. No tienes que preocuparte demasiado” Molly se rió y señaló un puerto en ruinas en la distancia. “Mira allí … la tierra asignada a nuestro clan debería estar cerca de esa torre negra, ¿verdad? Sería genial si podemos quedarnos aquí para siempre.”

Simbady miró hacia la dirección que señaló. El puerto de Clearwater parecía haberse dividido en dos. La mitad era un páramo incendiado que parecía haber sido olvidado y desierto, con casas dañadas y marcos de madera chamuscados por todas partes, y los patios estaban llenos de maleza. Por el contrario, la otra mitad ya poseía una vitalidad incipiente. Aquí, la gente de la arena de hierro había instalado una serie de tiendas de campaña y se podía ver a la gente moviéndose dentro del área del campamento. Las casas dañadas fueron derribadas una tras otra, mientras se transportaba continuamente madera recién cortada a la zona.

La sonrisa de Molly hizo que una oleada de anticipación subiera a su corazón.

“¿Quizás, después de que termine con los próximos tres meses de trabajo y regrese aquí, cerca de la torre habrá una línea de casas de madera nuevas?”

La ciudad en reconstrucción desapareció lentamente en la distancia, hasta que el barco comenzó a subir y bajar sobre las olas. El único escenario en la actualidad era el horizonte claro e ilimitado.

Habían entrado en el océano.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .