ICDS — Capítulo 327

Aquí esta mi Patreon.

Traductor: Expectro
Editor: Expectro


Anterior |Índice| Siguiente


Con Tu Propio Poder (7)

““¡Tada!””

Cuando regresé a la casa del gremio en Jongno, Hwaya e Ina me dieron la bienvenida mientras extendían los brazos y mostraban el pastel que habían hecho.

Pensé que era posible que fallaran y terminaran pidiendo uno en una pastelería, pero la decoración de crema batida un poco extraña y la semilla de uva que vi cortar a Ina demostraron que el pastel era casero.

“¿Lo hicieron para mí?”

“Por supuesto. ¿Cómo está? Se ve tan bien como un pastel comprado en una tienda, ¿verdad?”

“Primero debes limpiarte la crema batida de la cara”.

“¿Hm?”

Debieron haber jugado con la crema batida ya que la cara de Hwaya estaba llena de crema batida. Pensé que lo había dejado allí a propósito, pero a juzgar por su expresión, parecía que no tenía ni idea.

Me acerqué a Hwaya y limpié la crema batida con los dedos. Luego, hice lo mismo por Ina. Mientras Ina se reía con alegría y se aferraba a mi brazo, Hwaya se sonrojó levemente y se quejó.

“¿No deberías quitarlo con un beso o algo así?”

“Eso ni siquiera pasa en manhwas viejos”.

“¿No puedes? ¡Kyak!”

Cuando llevé a cabo su pedido, inmediatamente me golpeó. Aunque fue ella quien me golpeó, terminó agarrándose de la mano y gimiendo de dolor.

“¡Hazlo cuando mi corazón esté listo, estúpido!”

“¡Acabo de hacer lo que me dijiste!”

“¡Casi me das un infarto!”

“¡Dale un beso a Ina también, Papi!”

La hija fue más honesta que su madre. Cuando abracé a Ina y le di un beso, Hwaya entrecerró los ojos hacia Ina.

“No sé por qué, pero odia perder contra mí”.

“No deberías estar celosa de una niña. Comamos el pastel”.

“Kuk…”

Cuando los tres estábamos cortando el pastel, también apareció Ciara. Sus labios estaban haciendo pucheros, lo que me llevó a creer que estaba un poco enojada.

“¿Puedo unirme ahora, Hwaya-nim?”

“Sí, ven”.

No pude evitar reírme de la clara jerarquía entre ellas. Ciara me hizo una reverencia respetuosa antes de buscar un asiento para sentarse.

“Héroe-nim, lo he intentado durante un tiempo, pero parece que no puedo saber cuándo llegará la próxima ola de Mazmorras de Evento”.

“No te apresures. Aún nos debería quedar algo de tiempo”.

Ante mis palabras, Hwaya sonrió levemente y habló.

“Pero deberíamos poder estimar el tiempo aproximado. Puede haber un pequeño error, pero debería ser en unos tres meses”.

“¿Tres meses…? Lo tendré en cuenta por ahora”.

“Puedo ver partes de Héroe-nim luchando contra los monstruos… pero no puedo averiguar la ubicación. Lo siento, Héroe-nim. Mi habilidad es deficiente”.

Corté un trozo de pastel, lo puse en el plato de Ciara y hablé.

“No es necesario que lo lamentes. Si estás haciendo todo lo posible y aún no puedes lograrlo, entonces no es tu culpa. Puedes tomarlo más despacio. Solo saber cuándo es ya es bueno”.

“Sí, Héroe-nim”.

Al escuchar las palabras de Ciara, algo pareció surgir en mi cabeza, pero el pensamiento desapareció cuando le di un mordisco al pastel. Solo esperaba que fuera comestible, pero parecía que Hwaya era mejor cocinera de lo que pensaba. Sinceramente, estaba delicioso.

Si bien Hwaya e Ina se tomaron el tiempo para hacerme esta torta, no era como si tuvieran tiempo suficiente para gastarlo libremente. Teniendo en cuenta el costo de oportunidad, este pastel podría haber sido el más caro del mundo.

Actualmente, estas dos chicas de alta clase tomaban té a mi lado como si no quisieran entrar en la mazmorra, mientras que yo disfrutaba de un segundo trozo de pastel.

Después de mirarme fijamente, Hwaya preguntó de repente.

“¿Estás en el Piso 90 ahora, Shin?”

“Sí, debería terminar con esto rápidamente”.

“No puedo creer que nunca pude ponerme al día después de que me pasaste”.

Hwaya gimió derrotada y le acaricié la cabeza con una sonrisa.

“Ya eres increíble”.

“Hmph, puedes decir eso porque eres mejor que yo. Eso es todo, me voy a la mazmorra”.

“Hwaya, espera”.

“¿Hm? Ah”.

Detuve a Hwaya y la besé en la mejilla. Abrió mucho los ojos.

“Shin, mis estadísticas acaban de subir…”

“Por eso lo hice”.

“¿¡Besar puede aumentar las estadísticas!?”

Esta vez, Hwaya me detuvo. Sus ojos ardían apasionadamente. Aterrador. Inmediatamente confesé.

“Lo… Loretta me lo enseñó. Puedo hacerlo ahora porque mi Liga llegó a cierto punto. No es algo que cualquiera pueda hacer. Aparentemente puedo influir en otros porque puedo ejercer el poder de Enigma y las fuerzas de varios dioses. No es permanente, pero pensé que te ayudará mientras estás en combate”.

“¿¡Te besaste suficientes veces para aprender algo como esto!?”

Mientras revisaba mi conciencia, no pude refutar lo que dijo. Según Loretta, solo me fue posible dar bendiciones a los demás porque fui la pareja elegida de la Reina Elfa Loretta.

En otras palabras, había tenido intimidad con Loretta hasta el punto de que fui reconocido como su pareja.

En lugar de darle una respuesta directa a Hwaya, le respondí con una sonrisa.

“También te besaré para compensarlo”.

“¡Eso es una historia diferente!”

“¿Entonces no lo quieres?”

“No, lo quiero. ¡Podría haber renunciado a monopolizarte, pero no puedo perder con esa mujer!”

“Hwaya, seguro que eliges vivir tu vida de la manera más difícil”.

“¡Date prisa, hazlo diez veces más!… ¿Hacerlo en los labios tiene un mejor efecto?”

Una vez que le di a Hwaya suficientes bendiciones para satisfacerla, esta vez, Ina y Ciara me miraban con ojos brillantes. Primero, dejé a Ciara a un lado porque no necesitaba ir a la mazmorra.

“¡Héroe-nim, si recibo una bendición estoy segura de que puedo ver la hora y el lugar exactos!”

“Eso es solo una ilusión vacía. La romperé por ti”.

“¿Por qué no lo probamos?”

“No hay necesidad. Vete. Shoo”.

Pero le di una bendición a Ina. Ina simplemente sonrió con alegría, pero debido a la mirada cada vez más pegajosa de Ciara, también escapé apresuradamente a la mazmorra.

Piso 90 de la Primera Mazmorra. Normalmente había monstruos en el camino a la habitación de Jefe de Piso, pero el Piso 90 estaba en silencio. No apareció ningún robot y el Eliminador no intentó dispararme. Lo único que tenía que hacer era cruzar un vasto páramo.

Por supuesto, tenía una idea de por qué estaba sucediendo esto. El Eliminador probablemente era el que controlaba los robots a los que me he enfrentado desde el Piso 86. Con solo el 1% de su cuerpo principal restante, debe estar teniendo dificultades para respirar.

Para cuando terminé de digerir el pastel que comí, llegué a la sala de Jefe de Piso. Cerca del final del páramo había una solitaria puerta de hierro gigante que no parecía encajar con el entorno. Aunque débil, podía sentir una energía escalofriante pulsando en mi interior.

“Huu… Está bien”.

Como siempre, estar parado frente a una habitación de Jefe de Piso me dio una sensación de tensión. Si bien solo quedaba el 1% de su cuerpo principal, era muy posible que estuviera preparado para un ataque instantáneo. Sin embargo, una sensación de tensión de este nivel no obstaculizó una pelea. De hecho, me ayudó a prepararme para el combate y, en última instancia, a desempeñarme mejor.

Después de tomar otro respiro, abrí la puerta de hierro de una patada.

“¡Lucha contra mí, Eliminador!”

Sin embargo, lo que me recibió fue una ruina gigante.

“Wow…”

Miré alrededor. Maquinaria y estructuras gigantes se alinearon sin cesar, pero todas fueron destruidas. La mayoría parecía haber explotado y los restos parecían tener el tamaño de una ciudad entera.

“Si hubiera peleado aquí, habría sido todo un escenario”.

Murmuré con una sonrisa. En medio de la montaña de desechos que continuaban sin cesar, un arma parecía haber sido abandonada en el interior. Vibró débilmente, lo que indica que el Eliminador aún no estaba muerto.

“Parece que tendré que encontrar el cuerpo principal real para terminarlo”.

[Todavía no ha… terminado…]

¡Oh! Parecía que el Eliminador incluso tenía la energía para parlotear. En el momento en que sonó su voz, detecté que aparecían varias presencias. Armas. Venían de las armas arrojadas a un lado cerca.

Hubo muchas armas que sobrevivieron a la explosión, pero parecía que el Eliminador no tenía suficiente energía para moverlas, ya que las armas que flotaban eran armas frías como espadas, lanzas, hachas y martillos.

[Un arma… con el poder de un Héroe… ¡Si puedo tener eso…!]

“¿Quieres mi Lanza Caótica? Eres bastante codicioso”.

Con una sonrisa, levanté mi lanza. Sin embargo, el Eliminador parecía tener algo de confianza.

[En este… vasto espacio… ¿podrás… encontrarme…? Antes de eso… tu arma… ¡se volverá mía…!]

Creo que entendí lo que decía. La habitación de Jefe de Piso no era diferente a su dominio. Su cuerpo principal estaba aquí, y en general era el mejor lugar para que el Eliminador usara su habilidad para manipular armas.

Incluso ahora, podía sentir una mano invisible extendiéndose hacia la Lanza Caótica. Aunque el Eliminador apenas respiraba en este punto, un enemigo del mundo seguía siendo un enemigo del mundo.

“Bueno, continua hasta que estés satisfecho”.

[¡Huu…!]

Armas flotaban. Innumerables armas, similares a las que experimenté contra los Caballeros de la Muerte, apuntaban hacia mí. No, para ser exactos, estaban apuntando a mi Lanza Caótica. A juzgar por lo que dijo el Eliminador, parecía que podía absorber el poder de un arma y hacerlo suyo.

En ese caso, ¡lo que tenía que encontrar era…!

“¡Explosión Gaia!”

Grité valientemente y golpeé el suelo. Un rayo negro salió disparado de la punta de la Lanza Caótica y atravesó el campo de maquinaria en ruinas.

Estalló una explosión, pero la ignoré por completo. Aparecieron grietas en los metales, rompiéndolos y esparciendo millones de fragmentos.

[¿¡Esto es!?]

“¡Veamos si puedes esconderte después de que barra todo del suelo!”

Levanté mi lanza. Eso sirvió de señal. Las armas del Eliminador flotando inquietantemente en el cielo fueron instantáneamente barridas por la corriente de Explosión Gaia.

Estalló una enorme explosión. Con indiferencia golpeé el suelo una vez más. Esta vez, liberé aura pura de la punta de la lanza.

Entonces ubiqué fácilmente el cuerpo principal del Eliminador.

[¿¡Kuk!?]

“¡Veamos si puedes correr ahora!”

Saqué mi lanza y la blandí. La cuerda de aura conectada a su punta tiró de una elegante espada larga la cual agarré con mi mano. Aunque sentí un retroceso enorme por un momento, Extorsionar bloqueó una parte, también levanté mi aura y la destruí completamente. La barrera defensiva de la espada se hizo añicos y su apariencia real salió a la luz.

“… Bueno, esto es sorprendente…”

Un cuerpo de espada absurdamente afilado y liso, y una empuñadura de cuero de origen desconocido. El pomo de la empuñadura contenía una joya verde que brillaba con luz periódicamente.

“¿Tu cuerpo principal es una espada?”

[Cómo, en solo dos meses… ¡Kuk!]

El Eliminador parecía sorprendido al igual que yo, pero por una razón diferente. De hecho, era cierto que no podía utilizar mi aura con tanta libertad hace dos meses.

Sin embargo, con solo agregar mis pensamientos sobre la lanza al aura, aprendí a controlar el aura como mis extremidades. Pero por supuesto, no fue algo que logré solo.

Loretta no solo me enseñó Viaje Dimensional. Me impartió todo su conocimiento sobre el maná. Era el tipo de conocimiento que mi yo pasado no podría haber llevado a cabo, pero uno que mi yo actual necesitaba desesperadamente.

Sin él, ni siquiera yo habría podido aprender a controlar perfectamente todas las diferentes energías que tenía.

“No intentes nada gracioso mientras actúas conmocionado”.

Incluso ahora, con solo tener al Eliminador en mis manos, una autoridad que sobrepasaba mi imaginación intentó invadir y tomar el control de todas mis armas. Instantáneamente me di cuenta de la fuente central de la autoridad. Era la joya verde brillante.

¡Lo que controlaba tantas armas y robots era esta pequeña joya! Si no destruyera toda la maquinaria y los metales de antemano, encontrar el cuerpo principal del Eliminador habría sido difícil por decir lo menos. Solo pensar en eso me hizo sudar.

Sin embargo, esa no era la realidad. Después de todo, el cuerpo principal del Eliminador estaba en mi mano.

[No podrás… destruirme… mientras… existan armas… ¡nunca… seré eliminado…!]

“¿Quién dijo que te destruiría?”

Respondí con una sonrisa. Saqué decisivamente la joya verde de la espada y la apreté en mi mano.

“Gracias por la comida”.

Entonces, comencé a robar su poder.


Anterior |Índice| Siguiente

0 0 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

4 Comentarios
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
rick4421
rick4421
hace 5 meses

Gracias por los caps

tp_shin
tp_shin
hace 5 meses

Pero si destruye la joya si sería eliminado no? Que pelea más fácil, a ver si llega rápido al piso 100. Gracias por el cap

4
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x