Súper Gen Divino – Capítulo 853: Las Frutas Cofre madura


Segundo Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

“¿Va a salir del cascarón?” Se preguntaba Han Sen mientras acariciaba la calabaza con los dedos. En ese extraño momento, la calabaza estaba teniendo algún tipo de reacción, si era una buena o una mala aún no se había determinado.

Si una súper criatura acababa saliendo de la calabaza, no existía certeza sobre su lealtad. Sólo después de que saliera se sabría si era un amigo o un enemigo.

Han Sen esperó un rato mientras la calabaza seguía latiendo con el ritmo de un corazón, pero no parecía haber ningún crujido.

La Montaña Púrpura, mientras tanto, se volvía cada vez más brillante. Cuando llegó el día que la Emperatriz Shakra calculó para que los cofres dorados maduraran, la luz brillante hizo que el cielo pareciera de oro puro. Era un espectáculo impresionante.

“Creo que la fruta está madurando. ¿Deberíamos comprobarlo?” La Emperatriz Shakra preguntó a Han Sen, mientras observaba la luz dorada.

Justo cuando Han Sen estaba a punto de hablar, vio que una grulla volaba por el aire hacia el Refugio Shakra.

“Por supuesto. Estará bien, incluso si resulta ser malvada. Y si hay un buen botín en juego, no permitiré que nadie lo coja antes que yo.” Han Sen se detuvo a pensar durante un breve tiempo. Después, se volvió hacia Wang Yuhang y le dijo, “Voy a explorar. Cuando llegue el momento, me pondré en contacto contigo para que me ayudes. Si considero que las cosas son demasiado difíciles, me iré solo.”

“A pesar de lo que pueda parecer, ten cuidado. Mi estómago es un nido de mariposas, por así decirlo.” Dijo Wang Yuhang con sorprendente seriedad.

“Sólo voy a echar un vistazo, nada más. Estoy seguro de que saldré ileso.” Han Sen, junto con la Emperatriz Shakra, comenzó a caminar de vuelta a la Montaña Púrpura.

Aparte del zorro plateado y el hada, las otras súper criaturas, también, debían permanecer en el campamento esperando la señal de Han Sen.

La Emperatriz Shakra guiaba al grupo, lenta pero seguramente. Con lo poco que sabían de lo que estaba pasando, querían ser lo más cuidadosos posible. A lo largo de su camino, las flores crecían en abundancia. Y bajo la luz dorada de arriba, todo lo demás parecía dorado. Era difícil discernir los verdaderos colores originales de cualquier cosa.

Sin embargo, cuanto más se acercaban a la Montaña Púrpura, una presencia empezaba a planear sobre la mente de Han Sen. Era pesada e inquietante, y se agravaba a cada paso. Los demás también lo sintieron, y su paso se hizo más lento.

La luz dorada empezó a desvanecerse, y con ella, la energía de la Montaña Púrpura. A medida que la luz dorada disminuía, la presencia aterradora aumentaba con una mayor aceleración. Consumía la Montaña Púrpura.

Han Sen no estaba seguro de cuántas criaturas habían llegado. Cuando la luz dorada estaba en su punto más brillante, el punto de origen en la Montaña Púrpura debía ser visible a miles de kilómetros de distancia. Si estaba naciendo algo terrible, creía que el número de criaturas atraídas sería aún mayor que el de la Vid Vacía.

La sensación de Han Sen de una fuerza vital aterradora aumentó. Las súper criaturas eran inteligentes y se aseguraban de mantener la distancia entre ellas. No iniciarían una pelea antes de llegar a la fruta, y se arriesgarían a que alguna otra criatura les robara su premio.

A medida que las súper criaturas se acercaban, Han Sen las seguía. Cuando se detuvieron, él también lo hizo. Medio día después, estaban en las faldas de la Montaña Púrpura. La luz dorada había desaparecido, pero un agradable aroma provenía de la cima. La niebla perfumada podía verse ahora descendiendo por las laderas para cubrir la montaña.

Han Sen vio muchas criaturas ocultas. Ninguna de ellas subía más, y parecían limitarse a observar, esperando en suspenso lo que pudiera ocurrir.

“¡El Rey Sangre de Demonio!” Han Sen vio un grupo de súper criaturas que se dirigían hacia la Montaña Púrpura. Mirando más de cerca, se dio cuenta de que eran las criaturas propiedad del Rey Sangre de Demonio.

El simio plateado, el gran dragón y el golem estaban entre los seis que acompañaban al Rey Sangre de Demonio. Tras la matanza de la Vid Vacía y el ataque de Han Sen, su número de súper criaturas se había reducido drásticamente.

Sin embargo, el río de agradable fragancia pronto se secó. El olor se debilitó considerablemente, revelando la presencia de muchas más criaturas de las que había esperado ver inicialmente.

Un toro negro era el más cercano a Han Sen. Su cuerpo negro era como el metal, y medía al menos tres metros. De su nariz salía vapor y un charco de magma parecía arremolinarse en sus ojos. A cada paso que daba, las huellas de las pezuñas en llamas quemaban el suelo. Un rastro de flores ardientes seguía su estela.

Pero el fuego no duró mucho. Cada huella de fuego se extinguía al cabo de un minuto más o menos, y no provocaba un incendio forestal ni nada por el estilo.

Mirando más allá, Han Sen vio una serpiente gigante y colorida que se deslizaba hacia la montaña. Escupió un gas de colores, y todas las plantas que entraron en contacto con el gas murieron.

Incluyendo al Rey Sangre de Demonio, las criaturas no se atrevieron a pisar más allá del pie de la montaña. Algo les asustaba y frenaba su deseo de ascender.

Han Sen contó las criaturas, y con el Rey Sangre de Demonio incluido, había al menos veinte súper criaturas en la zona. La mayoría de ellas estaban solas, pero aun así, era un número aterrador para pensar en competir con ellas.

Han Sen se alegró de haber decidido no permanecer en el Refugio Shakra, custodiando el árbol. El poder que tenía a su disposición no habría sido suficiente para frenar la marea de súper criaturas, incluso si el Búho Espiritual y Tañido Fúnebre terminaban su proceso de evolución en curso.

“Me he quedado sin ideas. Tendré que mantenerme en movimiento, y si los cofres dorados contienen efectivamente un buen botín, tendré que coger todos los que pueda. Al menos debería intentar coger unos cuantos, pero conseguirlos todos no parece probable.” Intentar obtener todos y cada uno de los cofres dorados parecía una mala idea.

Mientras Han Sen pensaba, de repente oyó que se tocaba un instrumento en la cima de la montaña. No estaba seguro de qué instrumento era, pero hacía un sonido celestial.

Cuando Han Sen escuchó la música, se sintió mareado. Sin darse cuenta, comenzó a ascender por la Montaña Púrpura.

Pero sólo fue un momento, y después de salir rápidamente de su aturdimiento, se giró de la sorpresa para ver a la Emperatriz Shakra ascendiendo a su lado.

Tampoco era sólo ella. Todas las súper criaturas de la zona parecían estar hipnotizadas, subiendo la montaña en trance.

Han Sen devolvió rápidamente a Emperatriz Shakra a su Océano Espiritual. Incluyendo al Rey Sangre de Demonio, todas las demás súper criaturas continuaron subiendo la montaña.

El Rey Sangre de Demonio se despertó después de dar unos pasos. Parecía sorprendido, y tras darse cuenta de lo que acababa de ocurrir, intentó retomar el control de las súper criaturas que había traído consigo.

Pero las súper criaturas no prestaron atención a sus órdenes y se limitaron a seguir su alegre camino hacia arriba.

Algunas criaturas consiguieron salir de su estado de hipnosis, entre ellas el simio plateado. Sin embargo, la mayoría siguió subiendo.

Una mirada complicada apareció en el rostro del Rey Sangre de Demonio, como si estuviera sopesando si debía continuar o retroceder. Aunque había una fuerza vital muy fuerte y vital en la montaña, era extraño ver incluso a un espíritu como el Rey Sangre de Demonio dudar y considerar sus opciones.

Mientras hacía malabares con sus pensamientos, la música de la montaña se detuvo. La niebla de la cima se extendió mientras una fuerza vital se expandía para consumir la montaña. Seis luces doradas se iluminaron.

“¿Están madurando los cofres dorados?” Han Sen se sorprendió, sin saber si debía llamar a Wang Yuhang o no. Esa escena era demasiado espeluznante para que la comprendiera.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .