Maestro del fin de los tiempos: Capítulo 292


Anterior |Índice| Siguiente


El Vendedor Ambulante

La flor de loto prístina surgió del barro sin mancha, y el barro no era un tipo de barro ordinario. Si el lodo se expone accidentalmente o se frota sobre la piel, la toxina del lodo se filtraría al cuerpo humano, lo que afectaría el entrenamiento del individuo en el futuro.

Por lo tanto, solo porque el estanque estaba floreciendo con flores de loto, eso no significaba que se pudiera acercar al estanque de flores, de lo contrario, incluso con solo inhalar el más mínimo aroma de la flor y el barro, podría envenenar el cuerpo humano.

Qin Feng sonrió mientras recogía la cuenta de jade que quedaba en el altar. Parecía excepcionalmente relajado.

Bai Li se paró sobre el hombro de Qin Feng y dijo: “Hay una marca de ruta especial en la cuenta y la has activado. ¡Si opta por las otras cuentas, se esparcirá!”

“Si.”

La Tumba del Dios de la Batalla tenía sus propias reglas. Desde la antigüedad, el código caballeresco entre los guerreros siempre había consistido en cumplir las promesas, no volver a las palabras de uno o nunca traicionar su rectitud. Naturalmente, Qin Feng sabía que definitivamente tenía que seguir las reglas de la Tumba del Dios de la Batalla.

“¡Uno es suficiente!”

Para Qin Feng, ¡era pan comido!

Qin Feng canalizó su energía interna en la cuenta de jade.

“¡Vamos!”

Con un movimiento de su mano, la cuenta de jade infundida con energía interna golpeó una de las flores de loto prístinas en el barro.

¡Boom!

El loto prístino explotó inmediatamente. Se partió en pedazos y golpeó los otros lotos.

La cuenta de jade no se detuvo allí. Ejerció su energía restante y golpeó el segundo loto.

Luego, fue el tercero, cuarto y quinto, casi formando una línea recta.

El estanque de lotos tenía cien metros de largo. Por lo tanto, fue más difícil conseguir los que estaban más atrás.

Sin embargo, la cuenta de jade de Qin Feng había roto cinco lotos prístinos. Los lotos rotos se partieron en pedazos y golpearon los otros lotos circundantes, luego la tremenda fuerza interna rompió los lotos y los hizo golpear a los otros lotos nuevamente.

Los lotos que fueron golpeados la segunda vez también se rompieron y golpearon su entorno, pero esta vez la fuerza restante parecía ser menos fuerte, solo causando que los trozos de loto destruyeran innumerables semillas de loto de las otras flores de loto.

¡Ta-ta-ta-ta-ta!

Los lotos maduros volaron hacia el cielo, exudando su tentadora fragancia en el aire.

Qin Feng desató su fuerza interna nuevamente.

“Asimilación de Asteroides. ¡Absorber!”

Los lotos que flotaban en el aire fueron repentinamente jalados hacia los brazos de Qin Feng, casi formando una gran bola.

Con un solo movimiento, casi de ocho a nueve décimas partes de los lotos habían caído en su seno.

En medio del barrido de fuerza interna, varias hojas de loto también quedaron atrapadas en la absorción. Qin Feng las puso en el suelo y apiló las semillas de loto, las semillas se amontonaron en más de diez hojas de loto.

En el mundo exterior, cada una de las semillas valía la friolera de cincuenta millones, y una sola semilla podía hacer que se le hiciera la boca agua. Ahora, Qin Feng tenía más de mil de ellas.

Aunque esta fue una cosecha de cincuenta mil millones para un usuario de habilidad de nivel E, los otros jóvenes se habrían vuelto locos si lo vieran.

Qin Feng se sentó con las piernas cruzadas.

“¡Deberías comer un poco también, tenemos muchos!”

Bai Li se interesó más y saltó de los hombros de Qin Feng. Agarró un puñado de semillas y se las metió todas en la boca.

Estaba crujiente, dulce y súper sabroso.

Qin Feng también tomó un puñado y comenzó a comer. Instantáneamente sintió una corriente de aire frío fluyendo por su cuerpo, como si estuviera limpiando su cuerpo.

En poco tiempo, Qin Feng comenzó a sudar y una capa de aceite negro se filtró de su piel.

El efecto del loto prístino había entrado en juego.

Probablemente se consideraba que el loto prístino tenía beneficios de nivel E similares a las hierbas espirituales. Qin Feng ahora tenía la carne de un rey bestia, por lo que una semilla no haría mucho por él.

Con cada semilla, Qin Feng sintió una oleada de energía que limpiaba continuamente su interior.

Las manchas de aceite se fueron acumulando lentamente.

Afortunadamente, no solo había un altar de loto en este jardín, sino que también fluía un pequeño arroyo por el jardín. Qin Feng usó su energía consciente para manipular la corriente de agua y eliminó las manchas de aceite de su cuerpo.

Después de media hora de comer y enjuagarse constantemente, Qin Feng había consumido más de cien semillas de loto.

Qin Feng sintió que su cuerpo y su mente ahora eran puros e inmaculadamente claros.

La intención asesina de antes parecía haber desaparecido, y el rastro de hostilidad que una vez había nublado su mente se desvaneció silenciosamente.

El estado de su mente había ascendido significativamente.

“¡Santa, este loto prístino es bueno!”

Qin Feng pensó que el loto prístino era un verdadero tesoro, ¡no es de extrañar que el precio de estos fuera tan alto!

Justo en este momento, los pasos resonaron dentro del pasaje. Zhou Hao entró y estaba vestido de rojo carmesí.

Con solo una mirada, Qin Feng notó de inmediato la condición física de Zhou Hao. Finalmente había logrado el cuerpo físico de un general bestia.

Zhou Hao también vio a Qin Feng, y sus ojos estaban llenos de emoción.

Pero pronto, sus ojos se posaron en las semillas de loto que estaban amontonadas en el suelo.

Zhou Hao tomó una bocanada de la fragancia floral en el aire y echó otro vistazo al estanque de loto prístino que emitía un olor fétido desde la distancia.

“Este… este no puede ser el estanque de lotos prístino, ¿verdad? ¿Cómo obtuviste tanto de estos? ¡Pareces un vendedor ambulante que exhibe los productos en el suelo!” Dijo Zhou Hao.

Qin Feng estaba al borde de las lágrimas por reírse de la descripción de Zhou Hao.

Al observarse a sí mismo más de cerca, su descripción tampoco estaba muy lejos. Le faltaba la polera y los pantalones estaban hechos jirones. Para absorber la sangre del dragón, Qin Feng estaba descalzo.

Ahora, parecía haberse convertido en un par de pantalones cortos hechos jirones modificados, sintió que se veía bastante lamentable.

La Tumba del Dios de la Batalla prohibió a los visitantes abrir equipo de runas espaciales. De lo contrario, la sangre del dragón sería vaciada rápidamente por cinco mil personas en un abrir y cerrar de ojos.

Por supuesto, Bai Li aún podía abrir su espacio, pero parecería sospechoso que ella le saara su ropa.

“¡Menos mal que traje algo!” Zhou Hao descargó la mochila de combate atada a su espalda.

Qin Feng se sorprendió al ver la mochila de Zhou Hao.

“¿Por qué trajiste tantas cosas contigo?”

“¡Jaja, como que preveía que pasaría algo como esto!”

Zhou Hao abrió su mochila de combate. En el interior, había muchos bolsillos grandes doblados con todo tipo de carne de ultra bestia seca comprimida, cajas de cristal, así como frascos grandes y pequeños.

Los frascos estaban originalmente vacíos, con los frascos pequeños apilados dentro de los frascos grandes. Fueron utilizados para transportar líquidos durante los combates de campo, y Zhou Hao trajo diez de ellos. Ahora estaban llenos de sangre. La cantidad de paquetes también había aumentado de uno a tres, que ahora estaban todos atados a la espalda de la Hormiga Reina Dorada.

Sin duda, todos estos eran sangre de dragón.

“¡Guau! ¡Vas a ganar mucho dinero con estos!” Qin Feng ni siquiera había pensado en este método, estaba un poco sorprendido y se rió.

“Por supuesto, vine aquí bien preparado, de lo contrario, ¡quién sabe con lo que me encontraría!” Zhou Hao se rió.

“¡Así es, esta cosecha es buena y suficiente para que puedas avanzar al nivel E! Antes de entrar, algunas personas me perseguían y no tenía tiempo para ordenar mis cosas.” Qin Feng asintió.

Lo principal era que no había necesidad de que ordenara sus cosas ya que Bai Li aún podía abrir su espacio espacial.

Tan pronto como Zhou Hao escuchó las palabras de Qin Feng, su expresión se volvió pesada. “Oh cierto, ¿qué te pasa Qin Feng? ¿Te metiste en problemas con la familia Xue? Dijiste que estabas siendo perseguido, ¿fue por la familia Xue?”

Este era un tema difícil de explicar claramente para Qin Feng. No solo eso, la conciencia de Qin Feng había sentido que alguien venía del exterior.

Qin Feng incluso le hizo un gesto a Zhou Hao cuando comenzó a hablar con voz ronca. “Amigo, ¿te gustaría comprar una bolsa de semillas de loto prístinas?”

¡El joven que venía desde atrás era Hou Fang, el genio de la familia Hou!

Después de ocupar el altar durante media hora, Zhou Hao finalmente se fue. El agua del arroyo no parecía haberse reducido mucho. Después de todo, el aparato que Zhou Hao había traído no pudo llenar gran parte del sangre.

Forlag: Perdón por no subir capítulos en dos días, pero en estos dos días sentía mucho sueño (me pongo a editar por la noche) y no podía concentrarme (aun no me puedo concentrar del todo), parece que va siendo hora de poner orden a mis ciclos de sueño.


Anterior |Índice| Siguiente

2 comentarios

  1. Me pasa similar, he tenido días en los que duermo a las 5 AM por y me levanto a las 10 y ando durante días como un zombie, no está chido pero no lo puedo evitar xd

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .