ending

Ending Maker: Capítulo 28 – 4


<Capítulo 28: Retornados – 4>

 

EZ: Capítulo Único, disfrútenlo~~


Puerta al Infierno.

 

Algo que conectaba directamente el infierno y este mundo.

 

Por eso no había necesidad de una ceremonia de invocación separada.

 

Los sacrificios no eran necesarios ya que los demonios eran capaces de descender a este mundo a través de su propio poder.

 

“No puede ser”.

 

Dijo Cordelia inconscientemente.

 

Jude estuvo de acuerdo.

 

Era demasiado pronto.

 

La Puerta al Infierno sólo había aparecido en la última mitad de Legend of Heroes 2.

 

Afortunadamente, la Puerta al Infierno todavía no estaba en su forma completa.

 

Actualmente era sólo una grieta, por lo que había un límite tanto en la calidad como en la cantidad de demonios que podían cruzar.

 

No obstante, sería catastrófico si se dejara sin atención.

 

En el momento en que la Puerta al Infierno alcanzara su forma completa, sería posible que incluso los Overlords del infierno descendieran a este mundo.

 

‘Así que este era el motivo.’

 

Ahora lo entendía completamente.

 

La razón por la que Lena murió en el Cañón del Raptor.

 

Fue a causa de la Puerta al Infierno.

 

Lena debió sacrificar su vida para cerrarla

 

Era un dilema.

 

Si descuidaban la Puerta al Infierno, una catástrofe sería inevitable.

 

Pero para cerrar la Puerta al Infierno, se requería el sacrificio de alguien como Lena.

 

‘No, no saquemos conclusiones precipitadas. Esa no es la única conclusión’.

 

Todavía no había comprendido del todo la situación.

 

Sólo sabía que Lena se había sacrificado para cerrar la Puerta al Infierno, pero no sabía cómo la había cerrado ni cómo había utilizado su poder en ese momento.

 

Así que aún era demasiado pronto para rendirse.

 

Quizás había algo más.

 

“¡Guau-guau!”

 

Fue entonces.

 

Bellagio empezó a ladrar de repente, y Jude y Cordelia, que estaban distraídos con la Puerta al Infierno, volvieron en sí.

 

“¡Guau-guau! ¡Guau!”

 

“¡Lena! ¡Sabe dónde está Lena! ¡Vamos por ella!”

 

Deberían reunirse con Lena primero. Deberían reunirse, obtener información y encontrar una forma de resolver esta situación.

 

Las palabras de Cordelia eran correctas. Jude levantó a Kaplan, que estaba sufriendo por la energía del infierno, y luego miró a Cordelia.

 

“¡Luke! Guíanos!”

 

“¡Guau-guau!”

 

A la orden de Cordelia, Bellagio comenzó a correr rápidamente.

 

Todos corrieron hacia adelante.

 

Era como si estuvieran corriendo hacia la Puerta al Infierno.

 

Y Jude lo vio.

 

Cuanto más se acercaban a la Puerta al Infierno, más claramente podían ver.

 

Había demonios del infierno.

 

Entre el aura púrpura del infierno y el aura verde que se asemejaba al veneno, podían ver las siluetas de innumerables monstruos.

 

Algunos de los demonios parecían bastante poderosos.

 

‘Menos de cien.’

 

Era el número de demonios que ya habían atravesado la puerta.

 

Se preguntó si podrían luchar contra ese número de monstruos aunque hubieran cerrado la puerta.

 

“¡Guau-guau!”

 

“¡Jude!”

 

Bellagio volvió a llamar su atención.

 

La llamada de Cordelia hizo que Jude volviera a sus sentidos y a la realidad que tenían delante.

 

“Lena”.

 

Jude podía sentirla ahora.

 

En un lugar a sólo doscientos metros de la Puerta al Infierno situada en el centro de la ciudad.

 

Lena estaba en un edificio de cinco pisos que parecía una torre. Podía sentir su poder.

 

Y el otro lado también.

 

“¡¿Kya?!”

 

En el momento del pequeño grito de Cordelia, Jude sintió que su visión se oscurecía.

 

Fue sólo un breve momento, pero perdió la libertad de su cuerpo y se debatió en el aire antes de volver a ver la luz.

 

“¡Oww!”

 

Era Cordelia. Ella había caído del aire y aterrizado sobre su trasero, mientras que Jude aterrizó con seguridad gracias a su constitución corporal especial (Cheonmujiche) y puso a Kaplan en el suelo antes de mirar su frente.

 

Una persona estaba ahí, tal y como él esperaba.

 

“¿No les dije que huyeran?”

 

Era una mujer rubia con una capucha gris que le cubría la parte superior de la cabeza.

 

Había utilizado un lenguaje educado, pero sus palabras tenían una mezcla de ira y un poco de irritación. No, era más bien nerviosismo.

 

“Ahora ya lo saben. Este lugar es peligroso. Huyan y eviten a los monstruos. No puedo permitirme cuidar de ustedes”.

 

Era un tono firme, como si no fuera a permitir ninguna objeción.

 

Pero Jude no hizo caso a sus palabras.

 

Más bien, tenía que hacerla cambiar de opinión.

 

Y Jude sabía qué decir.

 

“El discípulo de Landius, Jude Bayer, te saluda”.

 

Fue una declaración corta, pero fue suficiente para sacudir la mente de Lena.

 

Ella habló rápidamente ante las palabras de Jude.

 

“¿Puedes probarlo? No, aunque seas el verdadero discípulo de Landius…”

 

“¡Que los músculos estén siempre contigo!”

 

Fue Cordelia.

 

Cuando se levantó de un salto de su sitio y gritó, Bellagio y Kaplan parpadearon de repente ante unas palabras que parecían un sinsentido, e incluso Jude se sintió avergonzado.

 

Pero no Lena.

 

Aunque era difícil verle la cara debido a su capucha, evidentemente se quedó aturdida, pero pronto asintió.

 

“Un conocido de Landius… es más, un conocido cercano”.

 

Porque Landius era el único que hacia un saludo tan extraño.

 

Ademas, Landius deseaba la protección de los músculos solo a sus conocidos realmente cercanos, lo cual era algo que Jude y Cordelia no sabían.

 

“¡Sí! ¡Jude es el discípulo de Landius!”

 

Cuando Cordelia volvió a hablar, Jude recobró el sentido y siguió sus palabras.

 

“El Maestro me enseñó las Nueve Puertas del Noveno Cielo. Como dije antes, soy Jude Bayer. Esta es mi prometida, Cordelia Chase”.

 

Lena reaccionó una vez más a las palabras de Jude.

 

Las Nueve Puertas del Noveno Cielo.

 

Después de la tragedia del Reino Paragon, Landius declaró que dedicaría su vida a dominar el arte marcial del ser trascendental.

 

No sólo Lena se sorprendió.

 

Kaplan se las arregló para seguir con la conversación actual y expresó su asombro por algo completamente diferente a Lena.

 

“¡Bayer y Chase! ¡Ustedes dos eran niños de las 12 familias del norte!”

 

Entre las 12 familias del norte del Reino Sälen, no era exagerado decir que las familias Bayer y Chase eran especialmente conocidas.

 

“No, esperen. ¿Así que están diciendo que son hijos de las 12 familias del norte, y al mismo tiempo, son investigadores en la academia de la capital y también miembros de los Guardianes de la Cruz Sagrada, y el actual discípulo del Hombre de Hierro Landius?”

 

“Sí, más o menos”.

 

No eran investigadores en la academia de la capital.

 

Pero Cordelia se había acostumbrado a las palabras del tipo “no mentí” que había aprendido de Jude.

 

En cualquier caso, lo que Kaplan dijera no importaba ahora.

 

Jude se acercó a Lena y dijo.

 

“Debemos cerrar la Puerta del Infierno. Todavía está en las primeras etapas, o para ser exactos, está cerca del final de la primera etapa y el comienzo de la segunda, así que si sigue creciendo, sería una catástrofe. Cuando llegue a la cuarta etapa y descienda un Príncipe Demonio, se repetirá la tragedia de Paragon en las tierras salvajes”.

 

Lena ya conocía ese hecho, pero Jude tenía que mencionarlo.

 

Era para transmitir a Lena que su grupo no ignoraba también la Puerta del Infierno.

 

“Soy el discípulo de Landius. He heredado las Nueve Puertas del Noveno Cielo aunque sólo he podido abrir hasta la tercera puerta. En cuanto a Cordelia, ha heredado el poder de la bruja, o más conocida como la ‘Bruja del Bosque del Oeste’. Ya sea algo pequeño o grande, le ayudaremos”.

 

Lena reaccionó de nuevo a su bombardeo de palabras.

 

Las Nueve Puertas del Noveno Cielo y la Bruja del Bosque del Oeste, que era el apodo de la bruja que se enfrentó al overlord del infierno en el pasado, fueron suficientes para agitar su corazón.

 

“Pero… pero es realmente peligroso”.

 

“Por supuesto. Es peligroso. Pero la maestra Lena cerrando la Puerta al Infierno también correría peligro. Así que por favor permítanos ayudar. ¿No hay un dicho que dice que dos cabezas son mejor que una?”

 

Ante sus sinceras palabras, Lena se cubrió la cara con ambas manos y pronto asintió.

 

“Ok, hagámoslo juntos. Creo que ya lo saben… soy Lena Ainsburg”.

 

“Yo soy Jude”.

 

“¡Yo soy Cordelia!”

 

Cordelia se apresuró a seguir después de ver cómo Jude convencía a la ansiosa Lena.

 

“Jude y Cordelia. El de ahí…”

 

“S-, soy Indiana Kaplan. Soy profesora de la academia institucional del Imperio Argon”.

 

Kaplan tartamudeó un poco, pero después de presentarse, Lena asintió con la cabeza y volvió a decirles a Jude y Cordelia.

 

“Creo que ya se han dado cuenta de la situación hasta cierto punto, así que se lo contaré rápidamente. Como dijo Jude, la Puerta al Infierno está en la segunda mitad de la primera etapa. Si lo dejamos así, entrará en la segunda etapa, y entonces aparecerán monstruos de clase superior. Los demonios nombrados también podrán descender. Así que tenemos que cerrar la Puerta al Infierno antes de que eso ocurra”.

 

Había dos maneras de cerrar la Puerta del Infierno, y una de ellas era el ‘Sello Celestial’, un hechizo celestial que el dios del sol enseñó cuando descendió en este mundo.

 

“¿Vas a usar el Sello Celestial?”

 

Lena se sorprendió ante la pregunta de Jude, pero inmediatamente asintió.

 

“Sí, así es. Pero no era lo suficientemente fuerte como para usar el Sello Celestial, así que estaba trabajando en un plan.”

 

“¿No eres… lo suficientemente fuerte?”

 

Preguntó Cordelia mientras parpadeaba en blanco.

 

Reaccionaba así porque era la Santa Ángel Lena, y no otra persona, quien estaba ante ella.

 

Al haber adquirido el poder de un ángel mediante la Regresión Ancestral, ya no era humana.

 

Era la más fuerte de los cinco héroes si sólo se hablaba de la cantidad de maná.

 

Así que no tenía sentido que Lena no tuviera suficiente poder para usar adecuadamente el Sello Celestial.

 

‘Hay algo’.

 

Aunque el Sello Celestial era un hechizo que requería una enorme cantidad de maná, no requería suficiente poder hasta el punto de acabar con la vida de Lena.

 

Pero Lena selló la Puerta al Infierno y murió al agotar su poder.

 

¿Por qué?

 

¿Cuál es el eslabón perdido entre los dos?

 

Y algo más.

 

¿Cómo lo supo Lena y vino aquí?

 

Como el propio Jude y Lena habían dicho ya varias veces, la Puerta al Infierno estaba alrededor de la segunda mitad de la primera etapa.

 

En esta etapa, el poder del infierno no se filtraba de Endymion.

 

Incluso la Reina de las Hadas, cuyo territorio estaba actualmente en las afueras de Endymion, no sabía de la existencia de la Puerta al Infierno.

 

¿Pero cómo lo sabía Lena?

 

¿Por casualidad?

 

Cuando Lena llegó a Endymion, ¿la Puerta al Infierno ya estaba abierta?

 

No era una situación imposible.

 

Pero aquí surgieron otras preguntas.

 

¿Quién abrió la Puerta al Infierno?

 

¿Por qué se abrió la Puerta al Infierno?

 

Estas preguntas aparecían en la mente de Jude.

 

La muerte de Lena.

 

La condición de Lena de ser incapaz de usar correctamente el Sello Celestial.

 

Lena descubrió que la Puerta al Infierno se abrió en Endymion más rápido que nadie.

 

En lugar de pedir ayuda a alguien, manejó la situación sola.

 

‘La Puerta al Infierno. La razón por la que se abrió la Puerta al Infierno.’

 

Durante el tiempo en que Lena dudó en responder inmediatamente a la pregunta de Cordelia, Jude hizo una deducción.

 

Salió una respuesta.

 

“Lena, fuiste tú”.

 

Era coherente y razonable con sus palabras anteriores y posteriores.

 

Cordelia y Kaplan no podían entender lo que quería decir.

 

Pero no para Lena.

 

Ella encorvó los hombros y apretó los dientes. Su rostro no era visible porque estaba cubierto por la capucha, pero él podía imaginar su cara de angustia.

 

“¿Jude?”

 

Cuando Cordelia lo llamó, Jude cerró los ojos y respiró profundamente.

 

Llegó a una respuesta que podría explicar toda la situación actual.

 

Dijo mientras miraba a Lena y no a Cordelia.

 

“Lena, tu abriste la Puerta al Infierno”.

 

No fue el Ojo del Diablo.

 

Ellos no estaban involucrados en esta situación en absoluto.

 

Fue la Santa Ángel Lena quien abrió la Puerta al Infierno.

 

Cordelia se quedó atónita ante las palabras de Jude, y Lena asintió con firmeza. Dijo mientras se quitaba la capucha que llevaba en la cabeza.

 

“Tienes razón, Jude. Yo…. abrí la Puerta al Infierno”.

EZ: debería cambiar el nombre de estos cap pero no se… porque? lo sabran en el prox cap~~, no esta equivocado solo mal puesto

Si lo desean bien pueden darle clic a la siguiente img si no tienen dinero para donar pero quieren apoyarme [leizer5991] (si es posible cómanse la publicidad con lo cual me ayudan mucho), gracias por adelantado para quienes lo hagan [recuerden el link los redirecciona a la pag de inicio del blog]


Anterior | Indice | Siguiente

7 comentarios

  1. Chan Chan CHAAAAAAAAAAN!!!!!!!!
    Errores
    1.-Puerta del Infierno.
    Hay momento que dice puerta al infierno en cierta parte donde lo correcto sería Puerta del infierno.. Podría revisarlo?
    O simplemente cambiar todo por “puerta al infierno” o mejor dejarlo en inglés el nombre XD
    Pd gracias por el capitulo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .