Súper Gen Divino – Capítulo 851: Extraños Sucesos en la Montaña Purpura


Noveno Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

A estas alturas, Han Sen estaba muy débil. Pero también lo estaban las tres súper criaturas, a las que ahora se les había arrebatado la protección que les había dado la Mariquita Escudo de Luz Sagrada, ahora muerta.

Han Sen estaba preparado para dejar que la Ángel Santa matara al resto antes de marcharse, pero de repente sonó un horrible rugido. Y cuando lo oyó, sintió el temor premonitorio que sintió cuando se encontró por primera vez con el Rey Sangre de Demonio. Debía de haber reaparecido.

Sin dudarlo, Han Sen salió corriendo del refugio bajo la protección de la Ángel Santa. Llevó consigo el cuerpo de la Mariquita Escudo de Luz Sagrada y la Esencia Genética Vital de la bruja.

El Rey Sangre de Demonio era extrañamente poderoso. Han Sen apenas había tenido éxito con su intento de asesinato, y no se imaginaba sus posibilidades si tenía que luchar contra él cara a cara. Teniendo en cuenta su actual agotamiento, pensó que lo mejor era salir de allí mientras se pudiera.

Tras salir del refugio, se reunió con La Emperatriz Shakra. La ropa de Wang Yuhang estaba hecha jirones y muy ensangrentada. Aun así, corrió alegremente hacia Han Sen y le preguntó con entusiasmo, “Dígame, jefe: ¿Cuál ha sido el recuento final, en tu desenfrenada matanza de súper criaturas en este día? ¿Cuántos espíritus de la bestia has acumulado?”

“Maté dos súper criaturas y no recibí ningún espíritu de la bestia.” Han Sen negó con la cabeza.

Wang Yuhang se sintió gravemente decepcionado al escuchar la falta de espíritus de la bestia. “La pelusa que se ha acumulado en mi monedero no es suficiente para la compra de otro Fluido Genéticas Ángel de clase alta, ya me entiendes.”

En respuesta, Han Sen dijo, “Tiito, me las arreglé para obtener dos Esencias Genéticas Vitales. Una de ellas es tuya. ¿Qué te parece si te compro un Fluido Genéticas Ángel de clase alta a cambio de tu Esencia Genética Vital? Así me quedo con las dos.”

“Acepto.” Wang Yuhang aceptó sin dudarlo.

Wang Yuhang ya tenía dos Esencias Genéticas Vitales, pero creía que era mejor para él tener el Fluido Genéticas Ángel.

Con el Fluido Genéticas Ángel, podrían seguir matando a las súper criaturas y esperar ante la perspectiva de mejores recompensas.

Han Sen entregó el Fluido Genéticas Ángel que poseía a Wang Yuhang, y así entró en posesión de dos Esencias Genéticas Vitales de segunda generación.

Alimentó con el cuerpo de la Mariquita Escudo de Luz Sagrada al Búho Espiritual y a Tañido Fúnebre, con la esperanza de que evolucionasen pronto.

Afortunadamente, las mascotas no decepcionaron a Han Sen. Después de comer el cuerpo, ambas empezaron a evolucionar y sus modos de batalla se podrían activar.

Ahora, Han Sen sólo esperaba que terminaran su proceso de evolución antes de que los cofres dorados maduraran. Si las estrellas se alineaban para ello, Han Sen confiaba en su capacidad para proteger el árbol.

Buscando un lugar seguro, Han Sen refinó las dos Esencias Genéticas Vitales que tenía en su interior. Esta vez, consiguió ganar quince súper puntos genéticos, en total. Su cuenta total alcanzaba ahora los setenta y ocho.

Mientras Han Sen se escabullía para hacer eso, podía oír a Wang Yuhang gritar de agonía por la curación eléctrica que tuvo que aceptar del zorro plateado. Después de lo que presenció la última vez, lo último que Han Sen quería era ser curado por el rayo plateado, por lo que siempre se aseguraba de curarse con su luz sagrada después de una batalla.

Cuando ambos se recuperaron de su debilidad y agotamiento, volvieron al refugio, preguntándose si tendrían la oportunidad de matar a otra súper criatura.

Pero esta vez, no importaba la forma en que Wang Yuhang intentara atraer a los residentes de ese refugio, éstos no salían. Después de lo sucedido, las súper criaturas no se atrevieron a salir, por lo que Han Sen y Wang Yuhang no tuvieron más remedio que abandonar la zona.

“Al Rey Sangre de Demonio le quedan catorce súper criaturas. Seguramente no podremos sacarlas todas, pero si quiere intentar robar la fruta del cofre dorado, seguro que tendrá que dejar a varias de ellas atrás. Si es así, creo que tengo una oportunidad.” De vuelta en el Refugio Shakra, Han Sen se encontró en profunda contemplación sobre las pruebas que se avecinaban.

“Jefe, ¿podría decirme de qué clase es este refugio suyo?” Preguntó Wang Yuhang, sus ojos brillaban con asombro mientras escudriñaban los alrededores. Sentía curiosidad por todo.

“Es un refugio de clase Realeza, el primero que se ha conseguido para la humanidad.” Dijo Han Sen, con una mirada arrogante.

“Es una pena, sin embargo, debo confesarlo con pesar. Sin gente que pueble sus caminos empedrados y sus lujosos palacios, un refugio remoto como éste es inútil.” Dijo Wang Yuhang, al oír la jactancia de Han Sen.

“¿Crees que necesito a otros?” Han Sen se rió, mientras miraba a Zorro Plateado y al resto de sus mascotas.

Wang Yuhang miró a Gran Negro y Pequeño Negro, y su corazón se hundió. Dijo, “¿Por qué estas súper criaturas te siguen y acatan tus órdenes? Yo soy más rico, más inteligente y, a todas luces, más guapo que tú. Entonces, dime, ¿por qué ninguna súper criatura se inclina por acompañarme?”

“Es porque tengo más suerte que tú.” Han Sen se rió.

Wang Yuhang abrió la boca para hablar, pero las palabras no salieron. En su lugar, se limitó a apretar los dientes y fue a inspeccionar el Árbol de Jade Dorado.

“¿Qué sospechas que residirá dentro de los cofres dorados?” Pregunto Wang Yuhang, lanzando una mirada hambrienta a la fruta mientras la saliva se le escapaba de la boca. Tampoco podía esperar a ver qué tesoro había dentro.

“¿Quién sabe? Pero tardará otros dos meses en madurar. Supongo que lo averiguaremos entonces.” Respondió Han Sen, mientras miraba el árbol. A esas alturas, ya tenía un metro de altura.

“¿Y dices que este pequeño arbusto tuyo puede atraer a varias súper criaturas?” Preguntó Wang Yuhang.

“Viste lo que pasó con la Vid Vacía, ¿sí? Esto será aún mayor, te lo aseguro.” Respondió Han Sen.

“¿Consideras que esto es algo bueno? Sólo los gobernantes etéreos de arriba saben cuántas súper criaturas enfurecidas atraerá esta cosa sobre su refugio. El Rey Sangre de Demonio y sus subordinados ya fueron bastante difíciles.” Wang Yuhang frunció el ceño.

Han Sen sabía que tendría grandes problemas si el Búho Espiritual y Tañido Fúnebre no terminaban de evolucionar, pero si estaban activos y listos para luchar para cuando llegara ese día, se veía con posibilidades de repeler una invasión. Aun así, si no podía, apostaba por robar toda la fruta que pudiera antes de huir de la zona.

Han Sen y Wang Yuhang residieron en el Refugio Shakra durante el tiempo que les quedaba, pero también regresaron a la Alianza en ocasiones. Tenían que prepararse en previsión de darlo todo en la defensa del árbol.

Unos días más tarde, la Montaña Púrpura bajo el Refugio Shakra desarrolló un nuevo manantial. Sin embargo, el manantial no fluía con agua. Corría con sangre. Y no era sólo un manantial, además. Por toda la montaña surgieron manantiales, era como si la propia montaña estuviera sangrando.

Han Sen fue a averiguar qué pasaba y examinó el agua roja como la sangre que salía de la tierra. Notó que olía a sangre real.

“Jefe, creo que un manantial de sangre es un mal presagio.” Dijo Wang Yuhang, mientras miraba el manantial de sangre junto a Han Sen.

“Tiito, si temiera los malos presagios y la mala suerte, no estaría hoy aquí contigo.” Mientras Han Sen decía eso, utilizó su Aura Dongxuan para escanear el manantial de sangre y ver qué podía aprender.

Extrañamente, no aprendió nada. Nada orgánico residía dentro de los manantiales de sangre, y no había ni una sola fuerza vital que encontrar.

Después de encontrarlos todos, Han Sen contó un total de siete manantiales.Los manantiales de sangre sólo duraron siete días, y después de eso, todos se secaron.

El día después de que los manantiales de sangre se detuvieran, se formaron nubes amenazantes que se apoderaron de los cielos. En cientos de kilómetros a la redonda, las nubes cubrieron las tierras que rodeaban el Refugio Shakra. Una tormenta eléctrica se desató durante todo un día. Y en todos esos kilómetros a la redonda, todas las plantas fueron destruidas y quemadas hasta convertirse en cenizas. Sólo la cima de la montaña estaba bien, salvo por el humo sofocante que contaminaba el aire.

Después de un día de tormentas eléctricas, empezó a llover. La lluvia fue torrencial y también de color rojo sangre. Con la llegada de esa lluvia se formaron innumerables riachuelos de sangre, y el escenario se convirtió en algo tétrico y premonitorio. Era bastante aterrador.

 

 


3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .