Shiki: Volumen 03: Capítulo diez: parte 2


[Anterior] [Índice] [Siguiente]


Tamo Sadaichi salió de la oficina del Santuario con un profundo suspiro. Hablar de los cuidadores que habían comenzado esa noche tomó más tiempo que las discusiones del Mes de la Kagura de Escarcha, complicado por las continuas muertes. ¿No era una epidemia, una nueva cepa o algo que aún no se había descubierto? habían dicho algunas personas, mientras que otras escupían perspectivas igualmente incómodas. Si bien todos decían que eso era seguramente lo que era, sin embargo, todos parecían, extrañamente, no creerlo. (NTE: la Kagura, así como todo lo que viene a continuación, se explica en detalle al final del capítulo cortesía del traductor japonés-ingles, pero de manera resumida, consiste en una danza ritual de origen sintoísta dedicada a los dioses.)

De todos modos, tardaron hasta las 11 de la noche, cuando por fin llegaron a la conclusión de que era precisamente por la gran solemnidad del pueblo que debían celebrar la fiesta.

La Kagura que tuvo lugar en la aldea se llamó el Mes de la Kagura de Escarcha, una Kagura al estilo Ise, pero en la práctica era más una Kagura al estilo Izumo con el agua caliente del estilo Ise agregada. Hubo tres presentaciones de torimono, bailes con el arco y el bastón de cedro sagrados, junto con nueve representaciones de Noh dedicado a los dioses (Waki-noh), luego, al final, los depósitos minerales purificadores del agua caliente se esparcirían sobre la audiencia; pero mientras esto era en los viejos tiempos conocido como Las Doce Artes Divinas de los Cinco Dioses, dado que la adición del preludio sagrado de los Tres Rituales de Noh contaba como un solo acto, se convirtió en Los Trece Actos de los Cinco Dioses. La aldea no llamó a ningún maestro Noh establecido. Los del pueblo se transmitieron los rituales entre ellos. Algunos de los números musicales ya se habían extinguido porque no quedaba nadie para enseñarlos, y para algunos, aquellos que sí lo sabían y lo transmitirían se habían mudado repentinamente como Yasumori Seichirou, pero incluso si tuvieran que depender de sus recuerdos, deberían intentar hacer los trece actos de nuevo, así que las conversaciones continuaron.

(Ahora bien … Eso será toda una faena.)

El mismo Sadaichi no recordaba todos Los Trece Actos a los Cinco Dioses. Muchos de ellos, entre ellos el propio Sadaichi, solo los habían visto unas pocas veces cuando eran niños. Sería algo que tendrían que preguntarle a los ancianos para ver si alguno de ellos se acordaba.

(Ahora que lo pienso, Baa-san dijo que conocía a Miwa y Los Tres Rituales, ¿no es así?)

Recordó a su esposa hablando de eso. Las mujeres no podían participar en los rituales sagrados. En algunos casos, las doncellas del santuario podían tener el honor de preservar la memoria de las danzas, pero no hubo ninguna que participó en el Mes de la Kagura de escarcha de Sotoba. La única vez que las mujeres participaron en las danzas sagradas fue durante las grandes plantaciones de arroz. Había un viejo torimono llamado popularmente Miwa que era un baile con un rol femenino, pero incluso eso lo realizaba un hombre con una máscara femenina. Según su esposa, parecía haber muchas chicas que sabían interpretar “Miwa” y “Los tres rituales” con la campana. Era posible que incluso sabiendo que no podían realizarlo, ya que la ropa era hermosa y era un baile flexible y esbelto, hubieran querido hacerlo de todos modos y así lo aprendieron.

(¿Dependemos de Baa-san? Si alguien más lo sabe, irá mucho más rápido, pero…)

O posiblemente, pensó mientras los pies de Sadaichi se detenían en el camino nocturno. ¿Y si alguno de sus nietos lo supiera? Pero su nieto menor, Hiroya, ahora estaba acostado en la cama. Adivinando por la expresión del rostro de Toshio, no estaba bien. En verdad, cada día parecía ir peor, y Toshio dijo que sería mejor que lo enviaran al Hospital Nacional. Que lo hospitalicen, había dicho, pero el propio Hiroya se había negado firmemente.

(Se está extendiendo por el pueblo, esa enfermedad.)

Cuál era su verdadera forma, ni siquiera Sadaichi lo sabía. De hecho, el propio Sadaichi había pensado al principio que no había duda de que se trataba de una epidemia, pero ahora tenía la sensación de que ese no era tanto el caso. Al menos sabía que no se trataba de una epidemia cualquiera. Por eso el templo y los Ozaki estaban trabajando juntos, pero, no obstante, no le habían dicho nada a Sadaichi, pensó. Había hablado de celebrar una reunión para los tres pilares, pero incluso eso estaba todavía en el aire. Para ser honesto, no había nada lo suficientemente claro como para tener una discusión al respecto.

Sin embargo, incluso Sadaichi tenía una vaga comprensión de ello. Esta situación no era normal, y lo que estaba sucediendo no podía detenerse, lo sabía. Desde ese verano, muchos de los afligidos habían sido llevados al hospital de Mizobe, pero ninguno había regresado con vida. Lo mismo ocurrió con los hospitalizados en la clínica Ozaki. Yasumori Setsuko también había sido hospitalizada, había escuchado, pero había muerto. Ni uno solo había regresado. Por eso no había decidido enviar a su nieto al hospital. Si dejaba la casa, esa sería su separación final, así que siguió el patrón, y ese pensamiento unió a todos dentro de la familia.

Sadaichi dejó escapar un suspiro. Su nieto solo tenía diecisiete años. Estaba en undécimo grado. Un niño grande inscrito en el club de atletismo, era un niño de mente y cuerpo sano. Sin embargo, se derrumbó. Y era posible que muy pronto la familia Tamo también tuviera que celebrar un funeral. Sadaichi estaba consciente de que se estaba preparando para esa posibilidad. (NTE: Undécimo grado seria segundo de preparatorio, bachillerato o similar)

Una vez más, dejando escapar un profundo suspiro, Sadaichi siguió caminando. Justo cuando la carretera del pueblo entraba en su vecindario, había llegado al final de Kami-Sotoba y Monzen. La casa que tenía delante tenía las luces encendidas. A pesar de que era de noche, las puertas contra tormentas no estaban cerradas y la luz se derramaba hacia el patio, y últimamente aquí eso era una rareza. Se dio cuenta de que había pasado algún tiempo desde que había visto una casa abierta al exterior como esta. A pesar de que se acercaba la oscuridad de la noche, había una sola niña jugando en el patio. Al ver a esa niña, la respiración de Sadaichi se detuvo.

“Tú … Eres Shizuka-chan, ¿no?”

La niña que tiraba las hojas a un lado de la casa miró hacia arriba. Ahora que lo pensaba, este era Sakaimatsu. Los Matsuo en la frontera. El hijo de la familia Takashi había desaparecido, luego, cuando Takashi se comunicó con él después de un tiempo, solo dijo que se estaban mudando y eso hicieron.

“Shizuka-chan, has vuelto, ¿verdad?”

Matsuo Shizuka se levantó y miró a Sadaichi asintiendo.

“¿Dónde está el resto de tu familia? Takashi-kun — ¿tu papá está contigo?”

Cuando se le preguntó, Shizuka asintió una vez más. “Papá y el abuelo están conmigo. Pero la abuela y mamá son esposas, así que no podrían.” (NTE: como recordatorio, la posibilidad de levantarse como shiki es genético, parece que en este caso viene de parte de la línea paterna, en ese caso las esposas no tienen las mismas posibilidades de levantarse)

Sadaichi ladeó la cabeza. “¿Qué quieres decir con que son esposas?”

MmMm, Shizuka negó con la cabeza. “Solo tu papá y tu abuelo, ¿eh? ¿Qué hay de tu hermano pequeño?”

“Jun tampoco podría, dijeron.”

Sadaichi no sabía qué quería decir Shizuka con la palabra “no podría” que repetía. Miró dubitativo al edificio Sakaimatsu. Estaba bien iluminado, pero no había señales de gente. Tan cómodamente abierta como parecía la casa, estaba tan silenciosa que resultaba inquietante.

“¿Tu papá y tu abuelo están despiertos?”

Pensó que podía saludarlos y preguntarles qué había sucedido, pero Shizuka negó con la cabeza.

“Están fuera.”

Ya veo, pensó, pensando que volvería mañana. Realmente no podía entender la esencia de lo que estaba diciendo Shizuka.

“No te quedes jugando hasta tarde.” le dijo Sadaichi, comenzando a volverse.

“Oye.” lo llamó Shizuka. “¿Puedo ir a tu casa a jugar?”

Sadaichi se dio la vuelta. “¿A esta hora?”

Sadaichi se sintió incómodo cuando Shizuka asintió. No tenía sentido para un niño quedarse solo en casa a esta hora. Por no hablar del hecho de que los Sakaimatsu habían regresado de manera antinatural, era aún más antinatural que toda la familia no hubiera regresado. Además de todo eso, que Shizuka dijera que quería ir a jugar a esta hora era extraño.

Sadaichi estaba en apuros por una respuesta. Shizuka miró a Sadaichi con ojos de alguna manera penetrantes, hasta que asintió.

“…… Ya veo. Está bien.”

“¿Hn?”

“Está bien. Ojii-chan, eres el Tamo retirado, ¿verdad? Ya tenemos tu lugar.”

“¿Qué …” significa eso, trató de preguntar, pero Shizuka se dio la vuelta y se apresuró a entrar en la casa. Sadaichi se quedó boquiabierto, pero al mismo tiempo sintió un escalofrío y se apresuró a regresar a su casa.

La casa de Sadaichi no estaba completamente abierta y sin llave, pero aun así las luces estaban encendidas. Al entrar en la entrada, dirigiéndose directamente a la sala de estar, vio a su nuera en la mesa baja con la barbilla en las manos. Incapaz de decidirse a preguntarle sobre el triste estado de las cosas cuando ella se veía tan agotada, Sadaichi entró silenciosamente más adentro de la casa. La luz estaba encendida en la habitación de su nieto, su esposa parpadeando desde donde estaba sentada junto a su cama.

“Regresé …… ¿Cómo está?” Tamo le habló, pero su esposa, Kiyo, negó con la cabeza. Su nieto Hiroya estaba tendido, respirando de forma errática. Murmuró “agua” como en un delerium y Kiyo se apresuró a proporcionarle la taza.


Kagura:

Danzas sintoístas destinadas a complacer a los dioses. La historia de la Kagura original es que la diosa del sol Amaterasu (de quien se cree que los emperadores japoneses son descendientes) se molestó después de que su hermano dañara su propiedad y matara a una de sus sirvientas por lo que se escondió dentro de una cueva para evitar volverse más impura, arrojando así al mundo en tinieblas. La diosa del amanecer y la juerga, Ame no Uzume, se desnudó y bailó animadamente sobre un cubo mientras otros dioses y diosas que miraban se reían, o en algunas iteraciones tocaban música en cooperación con ella. Amaterasu se acercó para ver qué ocurría. Se colocó un espejo fuera de la cueva y su brillante reflejo la atrajo. La cueva se cerró rápidamente y se selló detrás de ella, y se le pidió que volviera y ella aceptó volver a servir como la diosa del sol.

Hay muchos festivales regionales en torno a los bailes de Kagura y muchos más bailes para cada día o noche de cada festival. Si bien se realiza un Kagura Imperial en el Palacio Imperial de Tokio, hay muchos Kagura de aldea realizados en base a costumbres o dioses regionales. Los santuarios sintoístas tienen una sala Kagura específicamente para estas ceremonias de actuación. En general, la danza Kagura llama a los dioses, les da la bienvenida al lugar donde los convocan con entretenimiento y luego los despide. Se podría ver que estas tres etapas también reflejan el ritmo de las actuaciones de Noh. Los espíritus malignos que son llevados o vencidos por los dioses visitantes también es un tema común de la última etapa. Las cuatro categorías principales de la danza Kagura de pueblos son:

  • Miko Kagura: donde una o más doncellas del santuario llamadas Miko bailan con campanas y otras decoraciones y se dice que están poseídas por los dioses que han descendido. Se dice que los bailes realizados por las Mikos en el Kagura Imperial fueron realizados por descendientes de Ame no Uzume que habían hecho el primer baile Kagura para atraer a Amaterasu.
  • Kagura al estilo de Izumo: donde los artistas con máscaras de Noh representan los mitos de los dioses y canciones y bailes inspirados en el Noh.
  • Kagura al estilo de Ise: centrada alrededor de una olla de agua caliente utilizada para purificar objetos o incluso observadores.
  • Kagura del león: donde los artistas se disfrazan de un león de cuerpo largo y serpentino con una cabeza manejada por un titiritero.

Actuaciones de Torimono:

Danza Kagura con accesorios. Torimono se traduce literalmente como “algo en la mano”. En algunos casos, se cree que el dios está dentro del objeto divino, en otras ocasiones se cree que invoca un poder divino. También pueden ser danzas ceremoniales para bendecir o purificar los objetos en cuestión. Varía mucho según la región y el festival. Los accesorios pueden ser cualquier cosa, desde hojas sagradas, varas y arcos como se mencionó hasta enredaderas, hierba, espadas, campanas, tocados y ramas. Un objeto mencionado en Shiki es el arco de cedro sagrado.

 

Cedro:

El cedro japonés, sakaki, se usa en los rituales sintoístas y es una ofrenda sagrada común. Siempre verde y siempre próspero, también se lo considera un “árbol fronterizo” (Sakae significa frontera, ki significa árbol) para establecer un área como un espacio sagrado. Hay leyendas de cedros y ramas que se usaron para decorar eventos como el primer Kagura que atrajo a Amaterasu. Las decoraciones más comunes son espejos, espadas y joyas, que se conocen como los tres tesoros sagrados de Japón.

 

Kagura del mes de la escarcha:

Un tipo de Kagura al estilo de Ise, nombrado y establecido según el undécimo mes del calendario lunar, conocido como el mes de la escarcha. En muchas áreas, el Kagura del Mes de la escarcha también incluye a Mikos bailando e interactuando con el caldero de agua que se ofrece para la purificación. Por lo general, son festivales de cosecha, pero también se pueden usar para orar por buenas cacerías y están cerca del solsticio de invierno. Para mayor comodidad, a menudo se llevan a cabo los fines de semana de noviembre o diciembre.

 

Noh:

Teatro musical japonés antiguo, que se centra en gran medida en la danza y los movimientos precisos que (idealmente) no han cambiado a lo largo de las décadas. Los bailes como obras de teatro se realizan sobre la base de seguir movimientos precisos en lugar de la expresión individualista como es común en otros tipos de teatro, especialmente en los más modernos. Muchas obras de Noh tampoco tienen los arcos de la historia tradicionales con un clímax y desenlace, aunque hay un ritmo requerido tomado de los festivales de Kagura que los anteceden. Así como la danza Kagura tiene la bienvenida, el entretenimiento y la despedida animada, aunque quizás violenta, el Noh tiene un comienzo lento, una acción ascendente y luego una aceleración con un final rápido.

Tradicionalmente interpretado por hombres, el sexo, la edad e incluso emociones se expresan con máscaras de madera cuyas expresiones pueden cambiar en función de las sombras y el ángulo. Imagen de ejemplo de una máscara que muestra muchos ángulos y emociones de Wikimedia commons (dominio público).

La mayoría de las historias involucran elementos divinos como Onis o dioses, y muchas de las máscaras pueden tener un papel distintivo al igual que ciertos nombres de personajes representan un cierto tipo de personaje, incluso si no es necesariamente el mismo personaje en cualquier continuidad canónica, al igual que el personaje de Hachigoro antes mencionado en Rakugo. (NTE: el rakugo se explicó antes, en resumen, vendría a ser una especie de monologo, hachigoro seria quien hace el monologo, generalmente de tono comico y con el fin de actuar como bufón)

Las obras de Noh se dividen en cinco categorías:

  • Waki-noh: en el que un dios se disfraza de humano y se revela a un humano, generalmente un monje, durante el transcurso de la obra (Ejemplo: Takasago) (NTE: se menciona antes, Takasago es una obra Noh que representa una leyenda sobre un monje que vio a una pareja de ancianos debajo de un pino. El anciano estaba recogiendo y guardando las agujas de pino, lo que representa la buena fortuna, y la anciana estaba barriendo la basura y los escombros no deseados, lo que representa las cosas malas de la vida. Al final resulta que la pareja de ancianos son los dioses de los respectivos santuarios donde residen cada uno de sus pinos, él en Sumiyoshi, ella en Takasago.)
  • Shura-mono: en los que fantasmas de guerreros antiguos encuentran un monje para enviarlos a la salvación y purificarlos, a menudo con una recreación de su batalla final para purgar su arrepentimiento persistente. (Ejemplo: Sanemori) (NTE: Sanemori es el nombre de un personaje de varias obras, en Shiki se explica sobre él al principio (volumen 1-capitulo 1- parte 2), cuando yuuki participa por primera vez en el mushiokuri, el ritual para ahuyentar a los malos espíritus (y las plagas) donde ven a los kirishiki por primera vez en su camión de mudanzas.)
  • Katsura-mono: en los que el personaje principal es un papel femenino, que aún puede ser un dios disfrazado o un personaje oni como en las obras de dios y oni, aún interpretado por un actor masculino que generalmente enfatiza la gracia de la danza y el vestuario (Ejemplo: Miwa a continuación, que también tiene elementos de los dos tipos anteriores) Esta categoría es considerada la más bella y sofisticada, y es aquella que mejor encarna la esencia y la filosofía del teatro Noh.
  • Kichiku-mono: en los que el papel principal es un monstruo o un Oni, generalmente con danzas violentas y animadas. Una de las figuras más recurrentes en este tipo de obra es Hannya, una máscara japonesa muy popular que representa a una mujer se ha convertido en un demonio a causa de sus celos.
  • Kyojo-mono: en esta categoría se incluye todas aquellas obras con temas diversos, que no pertenecen a las otras categorías.

 

Los tres rituales:

Las obras de Noh no suelen estar precedidas por los tres rituales fuera de ocasiones especiales específicas como el Día de Año Nuevo o festivales similares, ya que se consideran más un rito espiritual que una actuación. En algunas prácticas, los tres actores deben someterse a rituales de purificación o abstenerse de ciertas cosas durante un período antes de los bailes. Mas que obras Noh, son bailes de ideas abstractas de cuando se estaban formando las artes de la danza que se convertirían en Noh. Los tres bailes, o quizás más exactamente ritos, se realizan en el papel del venerable anciano o el anciano de cabello blanco que actúa por la paz, el anciano de cabello negro que realiza un rito de fertilidad y para una buena cosecha, y el paternal anciano que actúa por la longevidad. Actúan tanto en agradecimiento como en petición de las cosas que representan. También se ha dicho que los tres representan las tres reglas del budismo (la ley, la retribución y la obediencia); los dioses del arroz, la renovación y la ascendencia; las tres religiones (sintoísmo, budismo, confucianismo); u otros conjuntos de tres.

 

Miwa:

Literalmente “Tres ruedas” es una obra de Noh que lleva el nombre de la configuración. La obra de Noh cuenta la historia de una mujer que hace ofrendas diarias al templo en la cima de una montaña sobre la aldea de Miwa. Ella le pidió al monje que le prestara un kimono ya que hacía más frío por la noche. Él acepta de buen grado su pedido y le da un kimono. Cuando la mujer encantada está a punto de irse, el monje le pregunta dónde vive. Ella responde que vive al pie del monte Miwa y le aconseja que encuentre una puerta con cedros japoneses cuando la visite. Luego desaparece.

Un aldeano vio el kimono colgado de la rama de un cedro en la aldea de Miwa y lo reconoció como el kimono del monje; le preguntó al monje al respecto y cuando el monje le contó lo sucedido, determinaron que conoció a alguien que no era humano. El hombre se dirigió al árbol sagrado donde encontró su kimono con un poema escrito en oro sobre las “Tres Ruedas” de Buda. Las Tres Ruedas de Buda es la creencia de que las tres partes de un intercambio deben ser puras; el que da, el que recibe, y lo que se da deben ser puros.

La mujer, la Deidad de Miwa, también conocida como la Deidad del santuario de Ise, aparece y le pide al monje que la purifique. La deidad le dice al monje que las deidades debaten cómo pueden salvar a todos los seres que sufren en la tierra y, por lo tanto, ellos también sufren como lo hacen los humanos y por eso quiere ser purificada. Ella cuenta la historia de un hombre que solo visita a su amante por la noche. La mujer le pregunta por qué no puede estar con él durante el día y él dice que su apariencia los avergonzaría a ambos, y que esa noche será la última noche que pasen juntos. La mujer cosió un hilo en su kimono y lo dejó en el carrete para poder seguirlo cuando se fuera. Llegó al cedro en la base del monte Miwa y descubrió que en realidad era un árbol. Debido a que tenía tres carretes o ruedas de hilo, el cedro sagrado se conoció como el Sello de Miwa (tres ruedas/carretes).

El monje se entristeció por esta historia, por lo que la Deidad de Miwa le contó la historia de cuando la diosa del sol Amaterasu se había escondido en la cueva y fue atraída por el primer Kagura. La Deidad de Miwa bailó la animada danza de Kagura y dijo que su aparición fue el comienzo de todo. Entonces salió el sol, justo como la oscuridad se desvaneció con la salida de Amaterasu, y el monje lamentó que el sueño que estaba experimentando terminaría como todas las cosas, incluso las estrellas, debían hacerlo.

 

Las Doce Artes Divinas a los Cinco Dioses, Los Trece Actos a los Cinco Dioses:

Los doce, luego enmendados a trece contando los Tres Rituales como una sola adición, se explica en el texto. Inari (dios de la cosecha) se describió brevemente cuando Kyousuke visitó el santuario. Si bien hay muchas leyendas y creencias populares sobre Inari, en este caso se refiere a sus mensajeros (zorros que son adorados en su nombre), la única relevante aquí es la creencia o expresión de ellos como cinco dioses Inari. En el pasado habían sido tres dioses Inari, aunque se cree que varían. Por supuesto, también hay muchos más de cinco dioses Inari y templos para un sinnúmero de ellos. Los dioses que son Inari o son servidos por Inari varían según la leyenda. Los cinco dioses Inari más comunes (aquellos que están consagrados en el Santuario Fushimi Inari) son:

  • Uka no Mitama: el espíritu del arroz y las cosechas; se dice que está conectado a la raíz de la vida misma. Se dice que le dio al hombre los cinco granos (arroz, trigo, mijo proso, mijo cola de zorra, frijoles), pescado, ganado y otros alimentos básicos necesarios.
  • Sarutahiko: el dios de las carreteras y la guía, famoso por ser un gigante con una nariz muy larga. Es el antepasado de todos los dioses terrenales (a diferencia de los dioses celestiales) que guía al hombre al equilibrio con la naturaleza. Esposo de Ame no Uzume.
  • Ame no Uzume: también conocida como Ohmiyame, la diosa del amanecer y la juerga, cuyo baile fue el primer Kagura que sacó a Amaterasu de la cueva. Sarutahiko, como guardián del límite entre los cielos y la tierra, se había negado a permitir que pasara el dios Ninigi enviado por Amaterasu para gobernar la tierra. Ame no Uzume realizó otro baile revelador para convencerlo de que dejara pasar a Ninigi.
  • Tanaka: un dios de la cosecha abundante, se dice que es un dios local, quizás simplemente un término local para Inari, quizás basado en Oonamuchi, un dios de nuevas empresas y negocios exitosos.
  • Shi: Literalmente 4, los orígenes de este Inari consagrado son, como Tanaka, varios y perdidos en el tiempo. En algunos relatos se dice que es la diosa reinante o, alternativamente, la fusión de la diosa sintoísta Ukemochi, Wakumusubi y Toyouke (tres diosas de diferentes leyendas de la génesis japonesa que atribuyen la creación o distribución de alimentos a la diosa de la historia), y la Diosa hindú/budista Dakinishinten que, cuando era trasladada a Japón, a menudo se representaba con un zorro blanco y, por lo tanto, se asociaba con Inari.

Alternativamente, o tal vez al mismo tiempo, dada la historia de Japón de fusión de religiones, el desarrollo de tres dioses Inari a cinco puede verse como un reflejo de cinco deidades budistas principales.

En esta vista, la figura central Uka no Mitama sería un reflejo del Buda Gautama.

Sarutahiko sería el Buda principal del Budismo de la Tierra Pura, Amitabha.

Ame no Uzume sería el Buda de la medicina Bhaisajyaguru.

Tanaka sería Acala, conocido como Fudo Myou (Inmóvil) en Japón y una figura clave en el budismo japonés Shingon.

Shi sería el grupo de los Cuatro Reyes Celestiales en el budismo o específicamente su principal Bishamonten.

NTE: básicamente, para quien aún no entendió esta última parte, las doce artes divinas son las tres danzas torimono y nueve presentaciones de Noh (trece contando los tres rituales del Noh como un acto más) que se hacen en ofrenda a estos cinco dioses Inari, de ahí que sean doce artes divinas a los cinco dioses y posteriormente se conociera como los trece actos a los cinco dioses.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .