Súper Gen Divino – Capítulo 845: Atrayendo Súper Criaturas


Tercer Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

“¿Por qué siempre hago lo imposible si significa asegurar una o dos monedas? Moriré por ese dinero, te lo aseguro.” Wang Yuhang hablaba consigo mismo, haciendo todo lo posible para inspirar un retorno de la confianza.

“Tíito, lo que acabas de decir no se debe a la suerte. Si quieres hacer un discurso inspirador, ¡no te digas que vas a morir!” Han Sen se rió.

Wang Yuhang respondió, “Oh, sí. ¡Así es! ¡Voy a bailar un vals en esa colmena destrozada y saldré con enormes riquezas que podré utilizar para cortejar a una mujer y hacerla mi esposa! Si estás escuchando, Dios, no hagas caso de lo que he dicho antes.”

Wang Yuhang empezó a avanzar una pierna, pero Han Sen le hizo retroceder y dijo, “Vaya, no te precipites. Deberíamos estar muy seguros de lo que nos encontraremos allí. Dispara una flecha desde lejos y luego corre. Necesitarás toda la distancia que puedas conseguir.”

“Oh, sí. Por supuesto. No soy un imbécil, te haré saber. Soy un viejo guerrero, que tiene mucha más experiencia que tú en esas artes.” Wang Yuhang puso los ojos en blanco y comenzó a acercarse desde los árboles cercanos. Se deslizó como una serpiente haciendo la mamba y, cuando estuvo a tiro, disparó una flecha hacia el minotauro.

Cuando la flecha alzó el vuelo, no esperó a ver si había dado en el blanco deseado. En cuanto la flecha se soltó, salió corriendo más rápido que un conejo asustado.

Han Sen se quedó helado, incrédulo. Había fallado y el minotauro no se había enterado.

¡Pat!

Pero justo cuando Han Sen creía que Wang Yuhang había fallado, el suelo pareció temblar y moverse. Un golem rocoso se levantó del barro. Al ver al humano que había perturbado su sueño, rugió y persiguió a Wang Yuhang.

Esto también asustó al minotauro y, tras apuntalar su lanza, corrió también tras Wang Yuhang.

El pájaro del cielo se lanzó en picado en su dirección, con sus ojos afilados mirando a su molesta presa.

“No está mal.” Han Sen suspiró aliviado. La flecha había fallado totalmente su objetivo, pero incluso a pesar de eso, había conseguido atraer la ira de al menos tres súper criaturas.

Al ver que Wang Yuhang estaba a punto de perder su ventaja y sucumbir ante las criaturas que lo acosaban, Han Sen lo alcanzó sigilosamente.

Han Sen no se atrevió a atacar todavía, ya que estaban demasiado cerca del Refugio Sangre de Demonio. Las criaturas del interior del refugio, si se daban cuenta del problema que había fuera, enviarían refuerzos antes de que él pudiera matar a una sola. Escapar de tal situación no sería una tarea trivial.

“¡Jefe, sálvame!” Wang Yuhang gritó a todo pulmón cuando vislumbró al furioso pájaro que descendía sobre él.

Sin embargo, aún era demasiado pronto para hacer algo. Para evitar que su presencia fuera descubierta, Han Sen se limitó a seguirle, ignorando la situación de Wang Yuhang. Todavía tenían que alejarse más antes de hacer nada.

Wang Yuhang era un hábil provocador, pero ni siquiera su velocidad podía superar a una súper criatura. Finalmente, el pájaro lo alcanzó. Hizo girar sus letales garras en el aire para lanzar ráfagas de viento tras él.

El golem de roca, al mismo tiempo, lanzó su puño de roca contra la tierra y creó un gran agujero.

Mientras eso ocurría, el minotauro blandió su lanza para lanzar una bola de fuego hacia Wang Yuhang. Estaba claro que ahora estaba en peligro.

“¡Jefe, sálvame! No duraré mucho más, ¡suplico su ayuda inmediata! Todo este calvario ha sido una invención maníaca de su propia mente retorcida. Me engañaste en esto. ¡Aaargh!” Wang Yuhang gritó, lastimosamente.

Los vientos cortantes le cortaron el brazo, provocando una alarmante cascada de sangre. La bola de fuego prendió su ropa, que le hizo arder. A través del fuego y la sangre, le perseguían tres súper criaturas. Y ahora, más que nunca, estaba realmente en peligro. Su vida estaba en peligro.

Pero aún así, Han Sen ignoró sus gritos de ayuda. Esperaba que Wang Yuhang ya hubiera utilizado su Fluido Genética Ángel, pero no lo había hecho. Han Sen pensó que era típico del avaro y tacaño bastardo que él creía que era.

Todavía estaban demasiado cerca del refugio. Atacar ahora frustraría sus planes de infiltración. Y como Wang Yuhang seguía vivo y era capaz de gritar y vociferar perfectamente, dejaría que lo persiguieran un rato más.

Cuando Wang Yuhang notó que sus gritos de ayuda eran ignorados por Han Sen, reconoció el peligro que corría. Se dio cuenta de que podría morir allí donde estaba. Con gran pesar, supo lo que tenía que hacer. Sacó su inyector y un frasco de Fluido Genética Ángel y se inyectó el súper fluido.

Mientras Wang Yuhang corría, sus ojos se volvieron rojos. Le salió un cuerno de la frente, y su velocidad y agilidad aumentaron.

Todavía estaba bajo la cruel persecución de tres súper criaturas, pero al menos ya no sufría. Logrando huir de su ira con mayor facilidad, llegó mucho antes a la cobertura del bosque.

“Debería haberlo hecho mucho antes. Ser tacaño en un momento así es una forma segura de llegar a una tumba temprana.” Han Sen despreció su vacilación.

La movilidad de Wang Yuhang era admirable mientras intentaba escapar. Era bastante notable verle huir. Han Sen no pudo evitar compararlo con un salmón saltando río arriba con movimientos imprevisibles. Aun así, no se acercaba a la destreza que uno podía ejercer al hacer uso del Go Celestial.

Impresionado por lo que vio, Han Sen utilizó su aura dongxuan para seguir sus movimientos. Sorprendentemente, le resultó difícil predecir lo que haría a continuación. Había adoptado una manera muy extraña de volar.

Cada vez que Han Sen predecía un movimiento, se equivocaba. Pero no creía que Wang Yuhang se moviera como lo hacía conscientemente, y era más bien como si inventara sus movimientos sobre la marcha. Cada paso era aleatorio, pero a pesar de eso, los resultados eran buenos.

Quizás no era que fuera totalmente inferior al Go Celestial, simplemente era diferente. El Go Celestial requería la inteligencia y la capacidad de predicción del jugador, que pensaba en el siguiente paso antes de darlo. Wang Yuhang sólo se movía, así de simple. Hizo lo que se le ocurrió, con resultados sorprendentemente decentes.

Su capacidad para moverse con tanta temeridad y sobrevivir casi hizo que Han Sen se replanteara si tenía buena o mala suerte.

“Han Sen, imploro tu ayuda una vez más. La muerte me sigue a una distancia muy cercana, se burla de mí. Me dice que estaré en su compañía muy pronto si no me ayudas ahora mismo.” Wang Yuhang siguió gritando. A estas alturas, llevaba más de una hora corriendo, y el rojo de sus ojos empezó a desvanecerse. El tamaño de su cuerno se redujo.

Los beneficios de su Fluido Genética Ángel se estaban agotando rápidamente, y no duraría mucho más.

Al ver que Wang Yuhang llegaba a un valle, Han Sen pensó que era el momento. Convocó a la Emperatriz Shakra y a la Ángel Santa, y les ordenó que se enfrentaran a una súper criatura cada una. Él mismo fue a enfrentarse al minotauro.

La Emperatriz Shakra se enfrentó al gólem de roca y le ordenó que utilizara la velocidad para alejarlo mientras él se encargaba del minotauro.

Han Sen seguía dependiendo de su Ángel Santa más que nada. Estaba poseída por el Rey Caballero de Acero, lo que la hacía más fuerte que la media de las súper criaturas. También la hacía más confiable para él. Con su poder, sería capaz de matar fácilmente al pájaro del elemento viento.

Y como se sospechaba, la Ángel Santa no defraudó a Han Sen. A los pocos instantes de luchar, había cubierto el lomo del pájaro con una serie de laceraciones y heridas. Un torbellino de plumas sueltas y sangre se formó en el cielo mientras el pájaro luchaba contra su nuevo enemigo. Pronto moriría.

El extraño pájaro graznó al cielo, como si enviara una señal de ayuda al refugio cercano. Y cuando lo hizo, los ojos de Han Sen parecían asesinos. Su Ardiente Púa Rex chocó con la lanza del minotauro, como si fueran dos géiseres de fuego chocando. Han Sen retrocedió dos pasos, no tan fuerte como el minotauro.

El zorro plateado, que estaba posado en el hombro de Han Sen, abrió de repente la boca y disparó un rayo hacia el minotauro.

¡Boom!

La ventaja que el minotauro acababa de obtener sobre Han Sen desapareció rápidamente. Como el minotauro era incapaz de seguir con un ataque adicional, el zorro plateado salvó a su amo lanzando un imparable rayo al minotauro.

 

 


2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .