Maestro del fin de los tiempos: Capítulo 284


Anterior |Índice| Siguiente


Emboscada

Qin Feng no se escondió en el interior al día siguiente.

Salió como de costumbre porque era la apertura de la Tumba del Dios de la Batalla.

Qin Feng no se iba a perder una fecha tan importante, aunque sabía que el corto viaje allí no sería pacífico. Qin Feng no mostraría piedad con cualquiera que se atreviera a bloquear su camino y no le importaba matar a docenas de asesinos como calentamiento.

Después de desayunar, Qin Feng descendió al vestíbulo con Xiao Bai en sus brazos. Estaban listos para salir del hotel.

Una persona caminó hacia él tan pronto como salió del ascensor.

El hombre vestía un traje de batalla hecho a medida. Un sello que mostraba E5 colgaba maravillosamente de su pecho.

Obviamente, no era un asesino a juzgar por su postura erguida.

Su traje de batalla indicaba claramente que era un personal uniformado. Qin Feng reconoció de inmediato que el uniforme era el que usaba la unidad de patrulla de la Ciudad Niumeng.

“Encantado de conocerte, Cazador de Sangre.” El hombre le ofreció un apretón de manos y se presentó. “Mi nombre es Liu Lei, el comandante del quinto batallón de la patrulla de Niumeng.”

Qin Feng levantó una ceja.

“Mi propósito aquí hoy es acompañarte y garantizar tu seguridad. Como habrás escuchado, la familia Xue ha puesto precio a tu cabeza anoche. Muchos asesinos se han infiltrado en la Ciudad desde entonces. Por su seguridad y la seguridad de la Ciudad, perdónenos por las molestias causadas.”

Qin Feng lo miró y dijo: “Ya que me has pedido perdón, supongo que entiendes lo inapropiada que es tu solicitud.”

Liu Lei no se atrevió a ofender a Qin Feng. Este era un hombre que incluso podía derrotar a un guerrero antiguo de nivel D.

Mucha gente estaba ocupada adivinando la verdadera identidad de Cazador de Sangre ahora. Pero no importa qué, definitivamente estaba fuera de la liga de Liu Lei.

“Señor Cazador de Sangre, sé que esto restringiría tu libertad personal, ¡pero lo estamos haciendo para protegerte!”

“¿Parezco que necesito tu protección?” Qin Feng resopló.

Liu Lei esperaba la respuesta y respondió apresuradamente: “Al menos podemos evitar que la gente te acose. Por favor coopere con nosotros hasta que salga de la Ciudad Niumeng.”

Qin Feng tomó su Silver Bolt con un gesto y dijo: “No necesito tu protección. Me voy de Niumeng ahora.”

Liu Lei se sorprendió de que Qin Feng hubiera elegido irse tan pronto. Independientemente, era el mejor escenario para ellos que Qin Feng voluntariamente sacara sus problemas de la Ciudad Niumeng.

“Por favor, permítanos despedirlo.”

“Como sea.” Qin Feng puso en marcha su coche y salió del hotel. Más de diez coches patrulla rodearon su Silver Bolt para mantener a Qin Feng “a salvo.”

Los que miraron en silencio se sintieron molestos por lo que vieron.

“¿Que esta pasando? ¿Por qué lo escolta la patrulla?”

“¿Qué está tramando Liu Lei? ¿Está aquí para interferir?”

“Pide información, rápido.”

Estos asesinos tenían ojos y oídos en todas partes. No fue una sorpresa que uno o dos de sus informantes estuvieran entre los cuarenta miembros del personal que escoltaban a Qin Feng.

Pronto se enteraron de que Qin Feng estaba saliendo de la Ciudad y Liu Lei acababa de despedirlo.

“Hagamos esto fuera de Niumeng.”

“Qué tipo más atrevido. No habría optado por salir de la Ciudad en este momento.”

“Hmph, qué arrogante pedazo de mierda. Voy a reclamar la recompensa esta vez.”

Los asesinos se movieron lo más rápido que pudieron después de confirmar las intenciones de Qin Feng.

Podrían planear una emboscada con anticipación ya que Qin Feng se movía relativamente lento sobre ruedas en este momento.

A Qin Feng no le podría importar menos. No se echaría atrás ante nadie que intentara quitarle la vida. Fue su elección convertirse en su enemigo, no la suya. Por lo tanto, no se los pondría fácil.

El convoy salió de la Ciudad Niumeng a un ritmo constante. El coche de delante emitió una doble señal y se detuvo a un lado.

Liu Lei se bajó y caminó hacia Qin Feng.

“Señor Qin, nos separaremos aquí.” (Trad: Nani!?, se supone que anda de incognito, pinche autor que se le olvidan las cosas .-.)

Qin Feng se burló y ni siquiera se molestó en bajar la ventana. Puso su auto en modo livitar y se puso en marcha a toda velocidad.

“Suspiro.” Liu Lei se dio cuenta de que esta vez tenían la culpa. Pero los altos mandos de Niumeng no tuvieron otra opción ya que Cazador de Sangre había agravado nada menos que a una reconocida familia de guerreros antiguos.

El auto de Qin Feng rápidamente se perdió de vista y de la protección de la Ciudad Niumeng.

Su Silver Bolt había viajado una distancia considerable después de cinco minutos. De hecho, era un aerodeslizador veloz.

De repente, Qin Feng se dio cuenta de que estaba siendo atacado por dos energías conscientes.

¡Pew! ¡Pew!

Dos misiles amarillentos perseguían la nave.

“¡Hmph!” Qin Feng se burló y guardó el Silver Bolt en su equipo espacial. Luego se paró imponente en medio de la carretera.

Los dos misiles se acercaban rápidamente.

Por supuesto, Qin Feng no se arriesgaría a exponerse reflejando los misiles usando su energía consciente.

Los reflejos y la destreza defensiva de un guerrero antiguo eran más que suficientes para enfrentarse a los dos misiles. Qin Feng expandió su fuerza interna para formar un campo protector que cubría todo su cuerpo.

Esta era una habilidad defensiva que generalmente solo dominaban los usuarios de habilidad de nivel D. Qin Feng podría ejecutarlo fácilmente debido a su enorme fuerza interna.

No solo eso, sino que Qin Feng esquivó diestramente los misiles en el momento en que casi lo golpearon. Los asaltantes no tuvieron tiempo suficiente para cambiar el curso de los misiles ya que Qin Feng era demasiado rápido.

¡Boom! ¡Boom!

Los dos misiles cayeron al suelo.

Las explosiones salpicaron las rocas y la arena de la carretera, que golpearon el escudo de fuerza interno de Qin Feng. El escudo estaba ligeramente ondulado, pero su energía apenas se agotó. El ataque ni siquiera manchó el traje de Qin Feng.

“Deja de burlarte de ti mismo usando un truco tan ridículo.” Qin Feng infundió su tono con fuerza interna y pronunció su burla por todas partes.

Eso no logró sacar a los emboscados.

Seguían observando de cerca mientras contemplaban su próximo paso. Todos querían ser el tercer perro*.

Qin Feng, por otro lado, no esperaría pasivamente y cargó directamente contra ellos.

Para él era como dar un paseo por el parque, pero su ritmo era bastante rápido.

Los emboscadores entraron en pánico cuando vieron a Qin Feng haciendo el primer movimiento.

Aparentemente, no esperaban que los misiles le hicieran daño a Qin Feng. Era simplemente para evitar que Qin Feng se saliera con la suya con su aerodeslizador.

Eso se había logrado, pero parecía que tenían poca idea de qué hacer a continuación. Una pelea de perros era inminente.

Finalmente, la primera persona se cansó de esconderse y salió. Muchos lo seguirían pronto. Para ser honesto, no era difícil adivinar sus pensamientos.

Si los que salieron primero asesinaran con éxito a Qin Feng y huyeran con su cuerpo, los que emergen más tarde no habrían ganado nada.

Deben obtener un pedazo de Qin Feng pase lo que pase. El atractivo de la recompensa de los tres mil millones era difícil de resistir.

Eso era casi el valor de un rey bestia de nivel E como Dracocrodrilo. Su piel podría usarse para forjar muchos equipos y ropa.

En otras palabras, tres mil millones equivalían a un conjunto completo de elementos de primer nivel.

No obstante, no todo el mundo podía ganar dinero tan fácil y rápido como Qin Feng. En promedio, un usuario de habilidad de nivel E solo podía embolsarse entre cien y doscientos millones cada vez que realizaba una misión mortal.

Por lo tanto, para ellos, Qin Feng ya no era una persona, sino una bolsa de oro ambulante.

“¡Matar!”

“¡Muere!”

“¡Todos, ataquen!”

Estas personas salieron de su escondite y saltaron sobre Qin Feng.

Qin Feng sonrió.

‘No puedes esperar tu turno para morir, ¿eh?’

Había un total de treinta de ellos.

Qin Feng no mostró miedo a pesar de ser superado en número.

*La referencia del tercer perro se originó a partir de la frase “Mientras dos perros luchan por un hueso, un tercero huye con él.”


Anterior |Índice| Siguiente

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .