Release that witch: Capítulo 786


La primera experiencia de ensueño

La mujer tenía el pelo largo castaño, su flequillo lateral recortado hacia un lado, revelando la mitad de su frente. Tenía rasgos faciales suaves, lo que le daba a Roland la impresión de que la mujer tenía un carácter gentil y delicado. Sin embargo, en las circunstancias actuales, su exquisita belleza no sorprendió a Roland, pero en realidad hizo que aumentara la sospecha de que ella era un fantasma.

Aparte de eso, Roland también notó que su vestido estaba un poco gastado. En algunos lugares estaba deshilachado y los puños y las esquinas de la prenda estaban rasgados y desgarrados, como si la hubieran recogido de un bote de basura.

“Yo, te escuché salir, así que quería verificar si la puerta estaba bien cerrada. Sin embargo, cuando me di la vuelta, ¡vi que ella estaba parada allí!” Zero estaba terriblemente pálida, evidentemente aterrorizada por el evento.

La mujer pareció notar también la conmoción. Cuando levantó la cabeza y miró a la puerta, su expresión cambió abruptamente.

Roland cerró su mano en un puño en secreto. Estaba listo para recibir un golpe.

Pero lo que la mujer dijo a continuación lo dejó completamente alucinado. La mujer lanzó una exclamación de sorpresa. “¿Su Majestad?”

“¿Qué?

¿Su Majestad?

“Um … eres …” Roland trató de averiguar qué había sucedido en realidad.

“Soy Phyllis, Su Majestad. ¿Qué pasó aquí?” La mujer estaba tan perpleja como él.

“¿Phyllis?” Roland dio vueltas a una multitud de pensamientos y preguntas en su mente rápidamente: “¿Es ella la Bruja del Castigo de Dios en el salón del castillo? ¿Por qué se inmiscuiría en mi sueño? ¿Este mundo de sueños ahora se está abriendo y conectando con el otro mundo? ¿No apareció?”

“Espera, ¿se conocen?” Zero se dio cuenta de que algo andaba mal aquí. “¿Qué quiere decir con ‘Su Majestad’? … ¿Estás jugando algún juego de rol ahora?”

“Ejem, ella es un … pariente remoto mío.” Roland de repente se dio cuenta de que no era el momento de quedarse aturdido. “En cuanto a la forma en que se dirige a mí, fue solo una broma. Crecimos juntos y es normal que se le ocurran algunos nombres en particular.”

“¿Un pariente?” Al enterarse de que la mujer no era un fantasma cualquiera, la niña pronto volvió a su habitual actitud atrevida y desafiante. Ella también comenzó a volverse más escéptica. “Acabas de preguntar quién era.”

Absolutamente descarada, Roland respondió: “¿Lo hice? Solo vi a una cobarde llorando que casi se moja en los pantalones”

Zero enrojeció hasta las sienes. “¡Tú, tú mentiroso!”

“¿No acabas de gritar? Ella estaba en la habitación desde antes. Estabas demasiado ocupada con tus deberes en tu habitación para notarla.”

Para consternación de Roland, la mujer pronto aceptó la implicación. “Lo siento, yo … no quise asustarte. Estaba en otra habitación cuando Su Majestad se iba. Estaba a punto de saludarte cuando gritaste y saliste corriendo de la habitación.”

Roland puso un broche final a su espectáculo improvisado. “Supongo que eso fue todo. Ella preguntó qué había pasado. La verdad es que la asustaste. Si encuentro a una niña gritando como loca cuando salga, estaré tan confundido como ella.”

“Yo … yo …” Zero buscó a tientas las palabras que no salieron. No podía negar el hecho de que sí gritó, porque no tenía la costumbre de mentir. Atrapada en tal dilema, la niña sintió que sus ojos se humedecían con lágrimas.

Roland se dio cuenta de que era demasiado para que la niña lo soportara, así que se inclinó y le revolvió el pelo. “De todos modos, fue una falta de comunicación. Vuelve a estudiar ahora.”

No pudo evitar sentir una punzada de culpa por Zero porque sabía que una niña como ella no podría ver a través de las complejidades de las engaños y subterfugios desplegados por los adultos. Su vida solo estaría completa después de experimentar el engaño y las mentiras de personas adultas, ya que este era un paso inevitable, una ceremonia que debía recibir, para inaugurar su edad adulta y madurar mentalmente.

Roland había pensado que Zero entraría en su habitación llorando, pero ella en realidad respiró y se secó los ojos rápidamente antes de patearlo con fuerza en las piernas. “¡Tío, eres un idiota!” Con estas palabras, se apresuró a regresar a su habitación con furia.

Roland frunció los labios. Su reacción fue un poco diferente de lo que había anticipado, pero … en general, había aprendido la lección.

“Jaja.” La mujer que se hacía llamar Phyllis se echó a reír. “Parece que no eres el poderoso rey de esa gente común aquí.”

“Pero soy el creador y gobernante de este mundo.” Roland le hizo un gesto a la mujer para que entrara. “Hablemos adentro. También tengo muchas preguntas que hacerte.”

Después de media hora, Roland finalmente se convenció de que la mujer era Phyllis.

No solo habló de Taquila sino también de lo que había vivido en el castillo, así como del hecho de que solía disfrazarse de guía en Black Money con el nombre de Numero 76. Además, corroboró aún más su historia al revelar algunos detalles que Roland no había tenido muy claro.

Era imposible desarrollar una narrativa tan bien organizada y lógicamente coherente simplemente leyendo su memoria. Por tanto, Roland estaba seguro de que la mujer no era un ser sensible formado automáticamente en este mundo.

Además, el cuerpo actual que se le presentó era la apariencia original de Phyllis.

Entonces la pregunta fue muy clara.

¿Por qué entraría en este mundo de los sueños?

Phyllis negó con la cabeza. “Yo tampoco lo sé … Era bastante tarde en ese momento. El Primer Ejército acaba de cambiar su turno. Iba a desconectar mi cuerpo y dormir un poco para recuperar mi fuerza. Cuando desperté, estaba aquí.” Hizo una pausa por un momento y luego continuó, “¿Lo llama … un mundo de los sueños?”

“Correcto. Este es un mundo que opera solo en mi sueño, pero no sé si esta regla todavía se aplica ahora.” Roland sintió que no había necesidad de ocultarle nada en ese momento, porque tenía que averiguar la razón por la que Phyllis podía entrar en su sueño lo antes posible. Aunque Roland sabía que este mundo complicado no existía en su cabeza, todavía era … bastante impactante ver a alguien venir sin ser invitado. Después de todo, estaba seguro de que el mundo de los sueños se había creado precisamente de acuerdo con su memoria. Una intrusión significaba que alguien entró en su memoria sin su permiso.

Roland desdobló la escalera detrás de la puerta y la puso al lado de la cama. “Quizás podamos hacer una pequeña prueba para averiguar por qué viniste aquí.”

“¿Qué es esto?” Phyllis preguntó sorprendida.

Roland le explicó: “Cuando me caiga de la parte superior de la escalera, el sueño llegará a su fin. Puedes intentarlo primero para ver si puedes volver al mundo real. Terminaré el sueño más tarde. Si ambos podemos salir con éxito de aquí, entonces espérame en el pasillo. Vuelvo enseguida.”

“Espere … Su Majestad.” Phyllis extendió la mano en un intento de agarrarlo.

Roland estaba asombrado por su comportamiento. Definitivamente fue un acto de extrema insolencia en Neverwinter. ¿Podría haber abandonado por completo todos sus modales y costumbres aprendidos durante los últimos cientos de años después de llegar a un entorno totalmente extraño? Roland pensó que eso era muy poco probable.

Phyllis preguntó en voz baja: “¿Podría … pellizcarme?”

“¿Qué?” Roland estaba atónito.

“Con la mayor fuerza que tenga, por favor.” Phyllis se subió la manga y le presentó su pálido brazo a Roland.

“He confirmado que el dolor no acabará con el sueño.”

“Solo quiero experimentar algo de dolor … Por favor.”

“¿Experimentar?” Roland pronto pensó en la descripción de Agatha de las Brujas del Castigo de Dios e inmediatamente entendió lo que Phyllis quería decir. Después de un momento de silencio, apretó la muñeca de la bruja con su mano derecha.

Phyllis apretó los dientes, cediendo a un articulado gemido de satisfacción. Temblaba de tanto entusiasmo como un viajero sediento que ha probado una bebida deliciosa una vez y que ha olvidado hace mucho tiempo. (NTE: solo esperemos que no se vuelva habito :v)

Fue después de mucho tiempo que Phyllis finalmente abrió los ojos y exhaló un largo suspiro.

“¡Dios todopoderoso, puedo sentir dolor de nuevo!” Phyllis parecía una persona completamente diferente, sus ojos radiantes fijos en Roland, brillando con alegría.

Roland extendió las manos. “Tú también puedes hacerlo.”

Phyllis negó con la cabeza y de repente se puso de rodillas. “Eso es diferente, Su Majestad. Tal vez, este mundo es solo un sueño para usted, pero me gustaría hacer cualquier cosa para quedarme aquí. Temo que nunca pueda volver después de que me vaya. ¿Podría permitirme soñar un poco más, al menos por ahora?”


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

0 0 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 Comentarios
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
PonchOTK
PonchOTK
hace 5 meses

Chale, me puso sentimental, eso de que solo pueda sentir en sus sueños y que por ello se quiera quedar ahí es triste u.u

Anónimo
Anónimo
hace 5 meses

Jojooo y yo que pensaba que Roland iba a desarrollar superpoderes para derrotar al diablo, pero ahora no hace falta con las brujas de Taquilla xDDD

Ever09
hace 5 meses

Me dolió lo de Phillips 😥

3
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x