Súper Gen Divino – Capítulo 836: Dios de la Sala Marcial


Segundo Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

Han Sen y Ji Qing se sentaron en una mesa frente a frente. Mucha gente la saludaba de pasada, lo que indicaba su familiaridad y popularidad entre los presentes.

Cuando Han Sen miró a su alrededor, vio un escenario de combate. Dos personas se encontraban sobre él, en un combate amistoso de boxeo Yin Yang.

Ji Qing era muy buena en el boxeo Yin Yang. Era algo que ayudaba a entrenar su fortaleza psicológica, y no era algo que se ganara sólo con la fuerza.

Para tener poder en ese juego, tu mente tenía que ser fuerte. Si no lo fuera, estarías llevando un arma descargada.

Como Ji Qing era buena en eso, trajo a Han Sen con el deseo de probar su mente.

“Hermana Qing, ha pasado un tiempo desde tu última visita. Y has traído a un hombre contigo, ¿es tu nuevo novio? ¡Vaya, vaya, los cambias rápidamente!” Un joven con estilo se acercó y parecía ser muy cercano a ella. Inmediatamente se sentó y se dirigió a ella despreocupadamente.

“¡Tu Bin! No hables de esa manera. Este es mi cuñado, Han Sen. Debes haber oído hablar de él, ¿no? Es el gran héroe que derrotó al shura de la realeza Yu Qielan. Él no es como tú.” Cuando Ji Qing dijo eso, transmitió cierta seriedad, pero fue traicionada por unos ojos vivos que sugerían una sonrisa.

Tu Bin era el hijo de un jefe de algún departamento financiero. Su estilo desprendía el aspecto de un joven gángster, pero estaba lejos de su verdadera identidad. Era bastante famoso en el ámbito del boxeo Yin Yang, y sólo era ligeramente inferior a Ji Qing.

Sin embargo, la relación entre Tu Bin y Ji Qing no era tan estrecha como se podría sospechar. No tenían ningún conflicto personal entre ellos, pero venían con frecuencia a hacer sparring y a luchar entre ellos con un respeto mutuo.

No se odiaban, pero se peleaban con frecuencia. Nunca luchaban en otro lugar, sólo aquí para ayudarse mutuamente a ser mejores en ese deporte específico. Más allá de los confines de esa área, hacían lo que dos jóvenes amigos pudieran hacer.

“Ah, ¿tú eres el gran Héroe Han del que he oído hablar? Mis disculpas.” Era difícil discernir si las palabras de Tu Bin eran sinceras o poseían matices de sarcasmo.

“Sí, así que, suponiendo que no tienes ningún otro asunto que tratar conmigo, te sugiero que te vayas a otra parte. No me molestes ahora.” Le dijo Ji Qing a Tu Bin.

“Si vinieras aquí sola, seguramente me apartaría de tu presencia. Pero hoy, el Héroe Han ha venido. Si no le pidiera que practicara conmigo, sería una vergonzosa oportunidad perdida.” Tu Bin entonces se volvió para mirar a Han Sen y continuó, “Héroe Han, ¿te gustaría darme algunos consejos?”

“No, no he practicado este juego desde hace mucho tiempo.” Dijo Han Sen despreocupadamente.

Tu Bin parecía dispuesto a decir algo, pero fue interrumpido por unos repentinos y fuertes ruidos procedentes del otro lado de la puerta. Parecía que algo estaba en marcha.

“¿A qué se debe ese jaleo?” Preguntó Tu Bin, queriendo seguir hablando con Han Sen. Nadie respondió.

La gente que acudía a ese lugar solía ser bastante joven. Aunque Tu Bin tenía un buen historial, había mucha más gente con historias mucho más grandes a sus espaldas.

Han Sen y Ji Qing miraron hacia el lugar de donde provenían los ruidos, y se dieron cuenta de que mucha gente se había reunido para corear el nombre de alguien.

Había tanta gente que Han Sen no estaba seguro de lo que estaba pasando. Activó su aura dongxuan en un intento de saber más.

Lo que vio le sorprendió. Todo había sido iniciado por una persona, y esa persona era Yi Dongmu. Realmente había venido a este lugar, y además parecía bastante popular.

“Esto no es justo. ¿Por qué los hombres guapos son tan populares en todas partes?” El corazón de Han Sen se sintió traicionado. Era un héroe, pero nadie parecía reconocerlo. Sin embargo, Yi Dongmu recibía toda la atención del mundo.

Esos pensamientos tampoco abandonaron inmediatamente la mente de Han Sen. No se sentía bien, así que se tocó la mejilla y pensó, “No está bien. Soy guapo. Debo tener mejor aspecto que ese Yi Dongmu, pero ¿por qué no recibo su trato? ¿Acaso la gente quiere más a un miserable emo que a un hombre genuinamente hermoso?”

Mientras Han Sen contemplaba todo esto, Ji Qing y Tu Bin se levantaron. Ellos también parecían emocionados, viendo a Yi Dongmu ascender al escenario de combate.

“Pequeña Qing, ¿qué estás mirando?” Han Sen le preguntó a Ji Qing.

“¡Estoy mirando a Yi Dongmu! ¿A quién más podría estar mirando?” Dijo Ji Qing, mientras empezaba a caminar hacia adelante para tomar un asiento más cerca del escenario para poder ver la actuación de Yi Dongmu.

“¿Es una persona tan buena para mirar?” Han Sen estaba realmente confundido.

Aunque Han Sen estaba dispuesto a admitir que Yi Dongmu era un poco guapo, otros estaban dispuestos a sugerir que Yi Dongmu podría ser más guapo que él mismo. Y eso era demasiado para Han Sen. Ji Qing también era una renombrada dama de la familia Ji, no había manera de que se convirtiera en otro miembro de la horda de fangirls de Yi Dongmu, ¿verdad?.

Ji Qing abrió la boca pero no dijo nada. Tu Bin parecía molesto por lo que Han Sen había preguntado y dijo, “Héroe Han, puede que hayas vencido al shura y hayas iluminado a la Alianza, pero no defiendo ni aprecio lo que acabas de pedir. Yi Dongmu es un dios para la gente de esta Sala Marcial. ¡Él vence a todos en la galaxia central y nunca, nunca pierde! Puede que seas fuerte, pero en el boxeo Yin Yang, no creo que tengas ninguna oportunidad contra Yi Dongmu. Sólo alguien como Dollar podría hacerlo.”

Ji Qing iba a decir algo, pero él le cubrió todas las bases y ella estuvo de acuerdo hasta con la última palabra.

Si las élites ordinarias de la Sala Marcial no podían vencer a Han Sen, había poco que ganar. Pero si Han Sen se enfrentaba a Yi Dongmu y lo derrotaba, su verdadera fuerza quedaría sin duda al descubierto. Eso demostraría un par de cosas a Ji Qing.

Naturalmente, sin embargo, Ji Qing no creía que Han Sen pudiera derrotar a Yi Dongmu. Sólo quería medir su fuerza en comparación con los demás.

Pero Ji Qing entrecerró los ojos y sonrió. Dijo, “Tu Bin, no me gusta lo que acabas de decir. Mi cuñado puede vencer a un shura de la realeza, así que estoy segura de que puede vencer a Yi Dongmu.”

Ji Qing no lo dijo en serio. En su corazón, se dijo a sí misma, “Lo siento Yi Dongmu, no tengo otra opción. Te apoyo, pero si quiero que Han Sen revele su verdadera fuerza, debe enfrentarse a ti.”

Cuando Tu Bin escuchó eso, se enfureció. Yi Dongmu no sólo era su amigo, sino un dios del lugar.

Tu Bin se limitó a levantarse, aplaudir y gritar, “¡Silencio! Todo el mundo silencio.”

Todos miraron en su dirección, inseguros de lo que estaba ocurriendo. Alguien que era amigo de Tu Bin interrumpió el repentino silencio y preguntó, “¿Tu Bin? Tu Bin, ¿qué demonios?”

Tu Bin saltó entonces encima de una silla. Señaló con su dedo a Ji Qing y dijo, “Nuestra señora de la familia Ji, Ji Qing, acaba de decir que su cuñado, este Han Sen -el gran Héroe Han que venció al Shura de la Realeza Yu Qielan- podría vencer a nuestro Dios Yi en el boxeo Yin Yang.”

¡Bu!

Los ruidos de abucheo estallaron por toda la sala, sin una sola pizca de apoyo a Han Sen.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .