ICDS — Capítulo 310


Aquí esta mi Patreon.

Traductor: Expectro
Editor: Expectro


Anterior |Índice| Siguiente


Avance (3)

“Estos tipos no disparan armas nucleares ni nada, ¿verdad?”

[Por supuesto que no. Sin embargo, habría sido un desastre si hubieran invadido la Tierra.]

El tono tranquilo de Sherafina hizo que me doliera la cabeza. Usando Talaria, aceleré instantáneamente y grité mientras esquivaba más balas.

“Dortu, son todos metálicos, ¿no puedes hacer algo?”

[Soy Dortu. Son demasiado rápidos. Si Dortu toca el cuerpo principal, Dortu puede hacer algo.]

“Yo también puedo hacer algo si puedo llegar a su cuerpo principal”.

[Soy Dortu…] (Ex: lol, aunque tienes que admitir que ahí tuvo razón Shin)

Dortu parecía triste, así que pregunte para consolarla.

“¿Qué tal defender?”

[Soy Dortu. Confío en defender.]

“Perfecto, entonces te lo dejo a ti. Peika, apresurémonos”.

[¡Sí!]

Sentí la energía de Peika llenándome. Usando el poder de Dios del Rayo, amplifiqué la fuerza de Peika mientras aumentaba mi velocidad.

“¡Si quieres detenerme tendrás que mostrarte!”

¡Avanza, incluso más rápido!

Con Circuito Peruta absorbiendo el maná circundante, pude mantener la Velocidad Divina en una pequeña medida. Cuando mi velocidad se volvió incomparablemente más rápida que antes, el aluvión de balas ni siquiera pudo golpear mis sombras.

Desafortunadamente, el Piso 86 no se parecía a los Pisos anteriores en que era un vasto desierto. No sabía a dónde tenía que ir para encontrar la escalera al siguiente piso, donde Loretta debería estar esperando para recibirme con una sonrisa.

En Más Allá, los caminos eran tan estrechos que realmente no necesitaba buscar el sendero correcto. Solo desde el Piso 86 esta mazmorra comenzó a sentirse como un laberinto real.

[Soy Dortu. Aparecen grandes objetos metálicos.]

Parecía que el enemigo se dio cuenta de que las balas no podían hacer nada contra mí, ya que inmediatamente después de que Dortu me advirtiera, bolas metálicas gigantes se dispararon desde el suelo. ¡Salir del suelo así es un derecho especial de los robots en los programas de héroes!

“¡Haaaaap!”

Todos los enemigos parecían extremadamente toscos, casi como si un herrero inexperto fundiera metales para parecerse a humanos. Pero indudablemente se estaban moviendo, y sus manos sostenían amenazadoras bazucas. ¿¡Bazucas!?

[Soy Dortu. Uno de ellos hará que sea más fácil disparar proyectiles que lleven el poder de Dortu.]

“¿Oh?”

[Soy Dortu. También permitirá que Dortu interfiera y los domine.]

“¿No puedes simplemente disparar metales diminutos como la última vez? ¡Los monstruos normales no dejan caer armas con tanta frecuencia!”

[Soy Dortu. Eso usa demasiado maná. Dortu cree en el Maestro.]

… Esta tipa está tratando de vengarse de mí, ¿verdad? Porque herí sus sentimientos antes, ¿cierto?

“¡Kuk, ya vienen!”

Debido a que estaba cargando por el aire sin pensarlo mucho, ya había docenas de balas pegadas a mi armadura. Incluso con el poder de Dortu protegiéndome, la fuerza de su impacto fue enorme. Llevaban un maná abrumador que superó con creces lo que las armas de fuego de la Tierra eran capaces de hacer. Si Leon los veía, podría volverse loco de felicidad. Sin embargo, es posible que no viviera por mucho tiempo.

Pero ese no era el punto. Lo importante era cuánto dolerían los proyectiles de bazuca si incluso estas diminutas balas escocían tanto.

[Soy Dortu. Se acercan.]

“¡Velocidad Divina!”

Ahora que las cosas habían llegado a esto, usé la Velocidad Divina de la mazmorra incluso si utilizaba más maná. Con mi velocidad ya rápida aumentada en más de cinco veces, me disparé justo antes de que los proyectiles de bazuca pudieran alcanzarme. Inmediatamente, tiré mi lanza con una gran cantidad de relámpagos.

“¡Mueran!”

Por supuesto, la lanza llevaba más que un rayo. Atravesó fácilmente un robot de metal, y cuando la lanza voló hacia mi mano, el robot de metal cayó al suelo sin poder hacer nada.

[Soy Dortu. Comenzando el análisis.]

La voz de confianza de Dortu sonó de inmediato en mi oído. La lanza obviamente también había llevado el poder de Dortu. Como no podía tomar sus armas y luchar con ellos, había arrojado a Dortu hacia ellos.

Aunque el robot perforado se quemó por el rayo y dejó de funcionar por completo, una vez que finalizara el análisis de Dortu, podría usarlo. El único inconveniente era que la defensa de mi armadura disminuiría ligeramente mientras Dortu concentraba su energía en analizar al enemigo.

Una vez que la lanza volvió a mis manos, la arrojé rápidamente de nuevo. La formación de los robots se rompió cuando otro cayó al suelo. Sintiendo que sus cuerpos cambiaban ligeramente, sonreí.

“Gracias a Dios tengo a Dortu”.

Gracias a Dortu, pude aproximarme a este enemigo de mundo desde un ángulo completamente diferente. Sin Dortu mi única opción habría sido luchar contra ellos de frente.

Teniendo en cuenta que a medida que pasaba el tiempo se me acercaban más balas y proyectiles de cañón, estaba naturalmente preocupado por tener que luchar contra un ejército completamente armado. ¿Luchar contra un ejército con tanta potencia de fuego? Eso sería un suicidio a menos que mi estadística de suerte supere los 10.000. Preferiría luchar contra todos los soldados de la Tierra. Estas balas reforzadas con maná duelen demasiado.

Por otro lado, parecía que Peika estaba enojada porque solo elogiaba a Dortu. La lanza en mis manos crujió ruidosamente con un rayo mientras Peika se quejaba.

[¿Qué hay de mí, Maestro? ¿Soy inútil para el Maestro?]

“Peika siempre es increíble. Ni siquiera debería tener que decirlo”.

[¡Juju, eso es correcto!]

Maldita sea, si no tuviera que complacer a mis elementales de vez en cuando, podría decir con orgullo que Elementalista es la mejor clase. Aunque… supongo que está bien ya que los elementales son lindos.

[Soy Dortu. Están incrementando en número.]

“¿Incrementando en número? Qué quieres… Wow”.

Me detuve en medio de acelerar por el aire. Aunque de alguna manera lo esperaba, no pensaba encontrarme con una situación así tan rápido…

Desde los alrededores, cientos de robots se elevaron hacia el cielo con lo que parecían ametralladoras, rifles de francotirador, bazucas y todo tipo de armas de fuego. Tuve que preguntarle a Sherafina.

“¿También soy el primero en luchar contra estos Eliminadores, Sherafina?”

[Correcto.]

La respuesta de Sherafina no podría haber sido más clara. ¡Hasta dónde planeas empujarme! ¿¡Estás forzando a todos los monstruos preocupantes sobre mí!?

“¡Argh, lo que sea! ¡Solo peleemos!”

[¡Usaste Provocar! Fue ineficaz contra los enemigos.]

Incluso el Provocar que utilicé resueltamente fue anulado. Pensando en ello ahora, estos tipos no eran realmente seres vivos. Eso también significaba que matarlos no resultaría en energía de muerte.

Sin mencionar que tenía muchas ‘habilidades’ que usaban sangre, Encanto y otros conceptos que funcionaban en contra de los seres vivos. ¡Contra estos tipos no podría usar ninguno de esos!

Sentí que mi presión sanguínea aumentaba.

“¿Ya terminaste, Dortu?”

[Soy Dortu. Un día no es suficiente.]

“¿¡Qué!?”

Salté de la sorpresa ante las palabras de Dortu. Sin embargo, solo fui recibido con balas de todos lados.

“Dios, pensar que en realidad tendría que luchar bajo una lluvia de balas”.

Refunfuñé y empujé mi lanza. Usando Velocidad Divina ​​e inyectando maná en mi brazo, corté, despedí y aplasté todas las balas que volaban hacia mí. Aunque una poderosa fuerza de resistencia empujó contra mí, decidí cargar hacia adelante. ¡Solo esperaba ir en la dirección correcta!


Estaba equivocado. Debido a la enorme inmensidad de este flujo, terminé deambulando durante todo un día.

“¿Dortu?”

[Solo un poco más de tiempo.]

Estaba hablando con Dortu a larga distancia. Se había quedado donde derribamos al primer robot y se estaba concentrando en su análisis. Debido a la limitación en la cantidad de elementales que podía convocar, solo tenía a Peika para ayudarme a atravesar este campo de batalla de balas. Curiosamente, estos tipos siguieron apareciendo sin fin.

“¿Cómo perdieron si quedan tantos? ¿No hay también tipos más fuertes en los pisos superiores?”

[El Héroe atacó el cuerpo principal solo.]

“Pero el cuerpo principal no está aquí, ¿verdad?”

[Correcto.]

“Aaaah, estoy condenado”.

Sin esperanzas ni sueños. Sin nada más que hacer, simplemente vagué por el vasto desierto y continué luchando contra los robots.

Después de un tiempo, Dortu finalmente logró controlar dos robots.

[Soy Dortu. Disparando la señal del contraataque.]

Como Dortu tenía un contrato conmigo, instantáneamente me localizó y comenzó a volar hacia mí con sus dos robots. El único problema era que Dortu necesitaba casi un día para llegar a mí, ya que había recorrido un día de distancia. Como resultado, principalmente esperé en el lugar durante ese tiempo y me concentré en romper por completo todos los enemigos que encontré.

Como estos robots se reformaron incluso a partir de un pequeño fragmento, utilicé los elementales que existían en este lugar y los eliminé por completo.

“¡Tempestad Elemental! ¡Hoja Elemental!”

[¡Uweeeeeek!]

[¡Whoooooooo!]

[¡No están vivos ni muertos! ¡Vamos a romperlos todos!]

[¿Pero cómo se están moviendo estos tipos?]

[¡No sé!]

[¿No lo sabes?]

[¡Uweeeeeeek!]

Aunque solo pude usar dos de mis elementales contratados, no había límite para usar los elementales libres. Su incesante parloteo me mantuvo despierto mientras atravesaba este aburrido desierto.

Dicho esto, uno de estos elementales podría tener que irse…

[Soy Dortu. Alcancé al Maestro.]

Dortu finalmente se unió a mí. Los dos robots que derribé inicialmente ahora estaban teñidos de negro y no mostraban signos de haber sido perforados.

Para que conste, estos dos estaban armados cada uno con una bazuca y ametralladora, y no podrían ser más atemorizantes si lo intentaran.

[Soy Dortu. Ahora es el momento de que Dortu brille.]

“Sí, sí. Lo dejo en tus manos”.

Dortu inmediatamente siguió su frase confiada. Los robots levantaron sus armas ennegrecidas y comenzaron a disparar en todas direcciones.

[Soy Dortu. Puedo controlar más con el maná del Maestro.]

“¡Esa es la mejor noticia que he escuchado en todo el día!”

Retracté la Hoja Elemental y vertí mi maná en Dortu. Inmediatamente, la velocidad de disparo de sus robots incrementó. Se sentía como si estuvieran disparando rayos láseres en lugar de balas.

Sin embargo, todavía eran solo dos robots contra muchos. Como dije antes, el otro lado tenía miles esparcidos por el desierto, y todavía había un enemigo que no pude detectar disparándome desde muy lejos.

“¿Cuánto tiempo tengo que esperar, Dortu? ¿¡Otro día!?”

[Soy Dortu.]

Dortu no dijo nada más allá de eso. Apreté los dientes y disparé mi lanza a un robot que transportaba una bazuca. Entonces caí en mis pensamientos. Si uso Overlord y elimino a estos tipos, ¿no necesitará Dortu menos tiempo para dominarlos? No, ¿el uso de Overlord garantizará eso?

En ese momento, la formación enemiga pareció romperse y una pequeña explosión estalló en el medio. Algunos robots explotaron seguidos de más robots.

[Solo está comenzando ahora.]

Tres robots ennegrecidos volaban hacia nosotros. Apunté con mi lanza hacia ellos, pero me di cuenta de lo que estaba pasando antes de que fuera demasiado tarde. ¡Dortu tomo el control de ellos!

Dortu había iniciado su contraataque contra los controladores de armas, los Eliminadores.


Anterior |Índice| Siguiente

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .