Dragon Egg: Capítulo 545


Anterior |Índice| Siguiente


El Pasado del Demonio Malvado (Lado de Aluanne)

 

 

* * * *

Hace cien años, en el bosque situado en la frontera del País Sagrado de Realm, se llevó a cabo un plan por parte de la Orden de los caballeros sagrados para subyugar al vampiro Aluanne.

En ese momento, la pena de muerte estaba prohibida en el País Sagrado, y aquellos como Aluanne, que poseían habilidades únicas, eran considerados sagrados, y se les llamaba “La Bendición del Dios Santo”. Sin embargo, solamente a Aluanne, se le había dado la orden de subyugarla ignorando los dos principios. La escala del daño provocado era muy grande, pero también porque tenían miedo.

En las profundidades del bosque los Caballeros Sagrados fueron divididos debido al ataque de un enjambre de monstruos, y estaban comenzando la batalla de la peor manera cuando recibieron el ataque sorpresa de Aluanne.

—¡Belanger-sama! ¡No puede derrotar a Aluanne con su herida actual! ¡La vi en persona! ¡No pienses en ella como una humana! ¡Retirémonos!

—¡No! ¡Cuántos caballeros sagrados crees que han sido asesinados por ese demonio! ¡No puedo retirarme tan fácilmente! Yo… ¡Yo los vengare! (Belanger)

Quitándose de encima a sus inquietos subordinados, el capitán de los caballeros, Belanger, arrastró su cuerpo gravemente herido y se dirigió solo a las profundidades del bosque.

—¡Mataré a ese demonio… lo mataré! ¡Incluso si no soy un oponente para ella, me encargare de ella! (Belanger)

Belanger, que llevaba su gran espada machada con la sangre de los monstruos y la suya propia, avanzaba mientras jadeaba.

Entonces, en la parte más profunda del bosque, se encontró con Aluanne.

Aluanne cubierta de sangre, estaba en frente de un gran árbol, como si estuviera esperando a Belanger. La luz de la luna brillaba entre las ramas de los árboles y la iluminaba.

Belanger tenía su gran espada preparada, sus sentidos se agudizaban mientras caminaba hacia ella. Si no tenía cuidado, su vida sería arrebata en un instante. Por esa razón, no pudo entender las palabras que Aluanne pronuncio.

—Por favor… Caballero-san, mata a Aluanne.

—¿Q-Qué diablos…? (Belanger)

—Aluanne… está loca. Siempre ha sido así. Tengo hambre, tengo mucha hambre, así que sólo puedo pensar en eso. Aluanne… es resistente, así que no puede ser asesinada simplemente por Aluanne. Ahora no tengo hambre, así que puedo pensar un poco… por favor, mata a Aluanne… —Aluanne le suplicó a Belanger, sollozando.

Belanger perdió de vista donde tenía que balancear su espada, y finalmente la dejó caer al suelo.

Al final, Aluanne fue detenida y llevada de regreso debido a que Belanger no pudo hacerlo.

El deseo de Aluanne no se cumplió, y fue encerrada en las profundidades de la Gran Prisión bajo el juicio del Reino Sagrado.

Solo era arrojada la cantidad mínima de comida desde un túnel especial en la superficie. Aluanne nunca se sintió satisfecha por la comida no humana, y no era un problema sobrevivir incluso con una dieta normal.

Desde entonces, Aluanne continúo sufriendo un dolor sin fin en medio de un hambre que no podía ser curada. En medio de esta vida extrema, estaba aprendiendo una manera de mantener una cierta cantidad de ego incluso estando hambrienta.

* * *

Y pasaron cien años.

Un día, la gran puerta de metal que sellaba las escaleras, entre la prisión subterránea y el nivel superior, se abrió.

Un grupo de personas que llevaban una armadura idéntica a la de los caballeros sagrados de hace cien años estaban ahí.

Aluanne, de alguna manera, entendió que esas personas con armaduras serían los caballeros sagrados de esta época.

Las personas con armadura empujaron a dos personas que sujetaban hacia Aluanne. Tenían vendas en los ojos, esposas y sus tobillos habían sido cortados profundamente. Llevaban ropas de prisioneros, enseguida comprendió que, aparentemente, los habían traído como cebo para ella.

Aluanne no pudo resistir cien años de hambre, y ostentosamente, los desagarró con sus garras de sangre y sorbió su sangre con sus colmillos.

Los caballeros sagrados fruncieron el ceño con miedo ante esa horrible escena, e incluso algunos de ellos se taparon la boca.

—… ¿Entonces, chicos? ¿Están aquí para matar a Aluanne? —Aluanne miró a los caballeros sagrados.

Una mujer caballero con una impresión valiente, de cabello corto y dorado, dio un paso adelante hacia Aluanne.

—Aluanne, Demonio de la Gran Prisión. Hemos venido a negociar contigo a instancias de la Santa Lilyxila. La Santa necesita tu poder.

—……

Aluanne se quedó en silencio durante un rato, mirando el rostro de la mujer caballero que dio un paso hacia adelante. Ella también parecía estar asustada de Aluanne y estaba demasiado nerviosa.

—Aluanne, Aluanne quiere conocer a esa Santa. Si me agrada la Santa, ayudare.

Así es como Aluanne fue sacada de la Gran Prisión.

En una habitación en la parte posterior de la catedral, Aluanne se reunió con la Santa Lilyxila, bajo una estrecha vigilancia de la Orden de los caballeros sagrados.

Cuando Aluanne se acercó a Lilyxila, los caballeros sagrados pusieron sus manos sobre la vaina de sus espadas.

Lilyxila hizo una señal con la mano para detenerlos, y dio un paso hacia adelante, acercándose a Aluanne.

—Es bueno verte aquí, Aluanne. ¿Podrías ayudarnos a derrotar al dragón malvado y convertirte en una heroína de la salvación? Si lo haces, tus pecados serán purificados en el nombre del Dios Santo. Y, por supuesto, tu libertad está garantizada. —Lilyxila le dijo a Aluanne con una suave sonrisa.

Se hizo silencio por un momento. Aluanne sólo estaba mirando el rostro de Lilyxila.

—La respuesta es… (Lilyxila)

—Incluso Aluanne… ¿Puede ser una heroína…? (Aluanne)

Lilyxila parecía haber pensado que profundizaría y preguntaría sobre su libertad, sospechaba de las palabras y acciones de Aluanne.

Parecía pensar que se trataría de una negociación, o algo así.

—Sí, si contribuyes a la subyugación del dragón malvado, todos los países te reconocerán como un héroe. (Lilyxila)

Aluanne sonrió.

Ah, esta persona es una gran mentirosa.

La expresión de Lilyxila se volvió un poco tensa. Al ver a Aluanne, parece haber encontrado algo sospechoso, un error de cálculo.

—Está bien, está bien, sí. Aluanne, Aluanne siente que le llegara a gustar mucho la Santa-sama. Te ayudare con lo que sea. (Aluanne)


Rachidor: Finalmente, podemos ver cual era el objetivo de Aluanne, y porque era tan leal a Lilyxila. Desde el principio su único objetivo era asegurar su muerte, quien lo hiciera no importaba, siempre y cuando fuera asesinada, en ese sentido trabajar para alguien que planea matarte después de utilizarte no podría ser mejor. El próximo es el ultimo capitulo del volumen 11.

Trad. ~Rachidor

Ed. ~Aucifer Sakuya


Anterior |Índice| Siguiente

4 comentarios

  1. Uf alguien qie busca su propia muerte por no el miedo y dolor que siente al no poder ser capas de controlarse a si mismo.
    Interesante.
    Me a parecido una buena villana para este volumen lastima que solo fue 1

    Me gusta

  2. Y asi la chica que sufría por su gran hambre encontró su final…
    Pd errores
    1.- solamente a Aluanne, se había dado la orden
    A Aluanne, se le había dado la orden

    2.-debido a que Belanger no puedo hacerlo.
    No pudo hacerlo
    Pd gracias por el capitulo

    Le gusta a 3 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .