Un VIP al iniciar sesión: Capítulo 25 – 1


<Capítulo 25: Irreconocible – 1>

 

EZ: Capítulo Único, así iremos por ahora en las subidas de cap; 2 cap, luego 1 y luego 2 es para que maneje mejor esta novela, disfrútenlo~~


-Susurro de Janus: ¿Vas a mezclar los dos? El abuelo es un tonto.

 

-Tan ruidoso.

 

En el pequeño taller, donde la única luz eran las llamas que ardían en el interior del horno, el herrero trabajaba una vez más en su oficio. Sin embargo, no estaba fabricando armas. Estaba concentrado en mezclar dos metales para formar una aleación. Eran metales que había comprado en el tablón de comercio con el dinero que había ganado vendiendo sus armas.

 

-Susurro de Janus: Creo que es en vano, pero es divertido porque eres tú.

 

-¿No dije que era ruidoso?

 

-Susurro de Janus: ¿Cómo estás?

 

El herrero guardó silencio durante un rato en respuesta a la pregunta. Pero finalmente, se decidió a responder con sinceridad.

 

-Sólo estoy haciendo más basura. La estructura de estos metales mágicos, una vez mezclados, no puede separarse.

 

-Susurro de Janus-: Por eso es en vano. El único caso en el que sale algo mejor de la mezcla de cosas es cuando están incompletas. Ahora mismo, las escamas del dragón o los huesos son materiales completos por sí mismos; no puedes crear algo que vaya más allá.

 

-Déjame.

 

El herrero respondió con fastidio al susurro de su amigo, que se burlaba de él por preocupación. Sabía bien que las probabilidades de éxito eran escasas, pero era su obstinación, nacida de sobrevivir solo en un mundo donde ya no nacía nada nuevo; la obstinación de alguien empeñado en crear algo nuevo. Por lo tanto, el acto en sí tenía sentido. Se alegraría mucho si los resultados le acompañaran, pero en primer lugar se alegró mucho de intentarlo. Porque su viejo cuerpo, cuya voluntad de vivir se había debilitado, seguía vivo.

 

-Susurro de Janus: De todos modos, así es como eres, abuelo…

 

-Antes de morir, seguramente crearé algo más allá de los huesos de un dragón, así que estate atento.

 

Sus fracasos continuaban, pero los datos se acumulaban. El herrero analizaba los innumerables metales del mundo con su poder espiritual bailando en su martillo, grabando en su mente cómo se mezclaban con otros metales y cómo los cambiaban. Con cada nuevo trozo de fracaso, las posibilidades de la aleación crecían poco a poco, de forma lenta pero segura. En aquel estrecho taller, el viejo herrero empezó a comprender el metal.

 

-Susurro de Janus: …no quiero ver a mi abuelo ahora.

 

-No te des una vuelta y ayúdame a deshacerme de la basura.

 

-Susurro de Janus: ¿Eh? Ah, sí. ¿No puedo tirarla? Ok, entonces hagamos esto. Para ponerlo junto y manejarlo, yo…

 


 

Kang Shin-hyuk estudió los planos de innumerables motos mágicas para diseñar el interior que mejor se adaptara a la vaca azul con éxito. Sólo habían pasado siete horas desde que empezó a trabajar.

 

[Huh, tú también tenías esos trucos.]

 

“El poder espiritual es el poder de ver la esencia. Cualquiera con cierta habilidad con las manos puede combinarlas y moverlas”.

 

[…]

 

Halo se quedó en silencio. Ya era bastante difícil captar la estructura básica de algo con el poder espiritual, mucho más combinarlo con otros objetos para crear algo nuevo.

 

“Entonces, empecemos”. Antes de comenzar su trabajo propiamente dicho, Kang Shin-hyuk analizó el caparazón de la vaca azul. Quería hacer coincidir las partes que encajaran en el interior lo más posible con el artefacto.

 

-Miembro, si es así.

 

“Sí, estoy tratando de desafiar la aleación”. No era una aleación como el titanio o el acero de tungsteno que se usa en la Tierra, sino una hecha con todo tipo de metales mágicos y biometales obtenidos de los monstruos. Era una de las tareas que más le preocupaba completar al Anvil de su vida pasada.

 

“Debería hacerse con un material lo más parecido posible”. De hecho, había una forma mejor de hacer una aleación. El artefacto tenía una habilidad especial llamada Dios del Trueno, que le permitía absorber energía del exterior que podía utilizar para repararse. Si se extraían partes de la vaca y se les imbuía de electricidad para recuperarlas, en teoría, podría producir el metal en masa. El problema era que supondría una inmensa carga para el artefacto, lo que podría ser un problema, dado que aún no se había recuperado del todo. Incluso más que eso, Kang Shin-hyuk no quería hacerlo.

 

“Ok, tengo suficientes tipos diferentes… entonces empecemos”. Sacó el horno de su inventario. Era un gran horno portátil que había comprado por 15 millones de HP, utilizando el HP que había adquirido en la lucha contra la contracorriente. Naturalmente, como artefacto, era un horno de alta gama que podía aumentar la probabilidad de éxito en la producción, reducir la fatiga de los trabajadores e incluso aumentar la calidad del producto final. Por muy hábil que fuera Kang Shin-hyuk como artesano, fabricar un horno así sería casi imposible. El Universo de los Héroes no podía ser subestimado.

 

[Hey, hacer una aleación en el momento… oops, ya empezaste.]

 

Halo trató de detenerlo. Pero ya era demasiado tarde. Mientras Kang Shin-hyuk se concentraba en sacar y fundir varios metales, Halo agitó sus ramas y suspiró.

 

-Su concentración es buena. Sólo eso no ha cambiado hasta ahora.

 

[…Sí, pero las otras partes han resultado ser bastante divertidas. Si fuera el Anvil de antes, la conversación sería satisfactoria, pero no habría recibido este tipo de placer.]

 

-No sé… quizás…

 

[¿Y bien?]

 

-No, Halo. Ahora mira.

 

Alear los metales obtenidos del cuerpo de un monstruo (que, por comodidad, Kang Shin-hyuk decidió llamar biometal) y el metal mágico en proporciones adecuadas era una tarea difícil que ni siquiera alguien con un grado avanzado de metalurgia se atrevería a abordar. Sin embargo, la tasa de sincronización de Kang Shin-hyuk era ahora del 32,5%. Aunque no había alcanzado su vida pasada, había recuperado la mayor parte de los recuerdos centrados en la fabricación de aleaciones. Ese era un conocimiento inestimable por el que los artesanos del universo darían su vida para conseguirlo. No era sólo la habilidad de Anvil la que era altamente valorada en el Universo de los Héroes, sino también su conocimiento de todo tipo de metales que habían sido publicados en el tablón de comercio.

 

“…Um”. Ese conocimiento le permitía averiguar el potencial de una aleación analizando el biometal del monstruo. Había muchos monstruos, pero muchos de los biometales tenían estructuras similares. No era perfecto, así que no se podía hacer nada con la basura generada durante el trabajo. Pero Kang Shin-hyuk lo estaba comprendiendo poco a poco. Si se tratara de una aleación de simple metal mágico, existía la posibilidad de que volviera a su estado original tras la fundición, pero no se separaría fácilmente en el momento en que el biometal entrara en la ecuación. Una vez que se combinaba, no había más remedio que triunfar o tirar al perdedor. De esta manera, la mayoría de ellos fueron eliminados.

 

“Sí, en el caso de esto, Janus… Janus?, ¡¿ahhh?!” Habían pasado unas dos horas desde que empezó a trabajar. Durante su trabajo, Kang Shin-hyuk soltó un grito de iluminación como si le hubiera caído un rayo. El administrador parecía asustado mientras respondía.

 

-¿Por qué, por qué, miembro? ¡No importa que tu compañero sea Janus…!

 

[En verdad, administrador. Es imposible que Janus haga daño a Anvil].

 

“Ok, esperen un segundo. Esperen…” Kang Shin-hyuk dejó de trabajar y respiró tranquilamente. Abriendo su inventario, despertó al dormido Onyx.

 

-¿Myu?

 

“Sí, no”. Parpadeó instintivamente y, sin dudarlo, Kang Shin-hyuk agarró la cola de Onyx mientras se acercaba a la vaca azul.

 

“¿Qué tal esto en su lugar?”

 

-¿Oh… ooh?

 

Como la caza de monstruos de Kang Shin-hyuk se había vuelto más activa estos días, Onyx había probado los biometales que recogía al menos de vez en cuando. Sólo había pensado que estaba comiendo, pero ahora que había alcanzado el rango B al comer repetidamente nuevos metales y armas, había una oportunidad de utilizar sus rasgos.

 

-¡Myuuuu!

 

“Sí, ¿quieres comerlo?”

 

-¡Mi!

 

Onix corrió hacia la pila de metal tan rápido como pudo. Las aleaciones eran basura, sin duda, pero tenían suficiente poder espiritual.

 

“…Es una oportunidad”.

 

-Hace tiempo que Onyx no puede ser de plena ayuda, dado su rápido crecimiento.

 

“Incluso si comparto el efecto de la poción de amplificación de estado, sigue creciendo más rápido… bueno, creo que aún puede ser de ayuda”. Por ejemplo, la habilidad de sigilo de Onyx que había alcanzado el rango B. Se decía que si se podía aumentar lo suficiente, sería posible ocultar a las personas cercanas, así como a uno mismo. De esta manera, podría disfrutar de los beneficios del sigilo sin necesidad de comprar un pergamino de imitación en el tablón de comercio. Sinceramente, él mismo había buscado varias veces en el tablón de comercio, pero la piedra de habilidad sigilo nunca había estado a la venta.

 

“¿Qué te parece?”

 

-¡Myuuuu!

 

¿Sólo tenía hambre, o no tenía límites en primer lugar? Onyx gritaba agradablemente después de limpiar el montón de aleaciones basura.

 

“Donde…”

 

[Onyx – Rango B+]

[Habilidad física]

Fuerza – C+

Agilidad – A-

Resistencia – B

[Habilidad especial]

Magia de oro – A-

[Habilidad]

Depredación de metales (S+) – B

Aplicación (SS) – B+

Posición defensiva – A-

Sigilo (A+) – B

[Estado]

Subordinado a Kang Shin-hyuk-Lealtad 81

 

Kang Shin-hyuk comprobó rápidamente su estado. La magia de oro finalmente había crecido hasta el rango A, y la rareza de su sigilo también había aumentado un poco. Ya estaba en el nivel de un sobrehumano activo.

 

“Ok, es posible”.

 

-¿Myu?

 

Onyx soltó un lindo chillido y revoloteó alrededor de sus pies, dándose cuenta de que lo que estaba pasando no era malo para él. Kang Shin-hyuk le sonrió mientras le susurraba a su amigo.

 

-Janus.

 

-Susurro de Janus: ¡Abuelo! ¿Por fin estás listo para hacer una nueva espada?

 

-Dame las llaves.

 

-Susurro de Janus: La última vez, dijiste que no eras lo suficientemente bueno. ¿Vas a desafiar la aleación de nuevo?

 

-Voy a combinarlas.

 

-Susurro de Janus: Bien, como el viejo Anvil.

 

Poco después, llegó un regalo de Janus. El precio del regalo era bastante elevado, pero si le permitía recuperar los objetos dejados atrás, Kang Shin-hyuk podría devolverlo casualmente. Era una pequeña llave. En los recuerdos que le quedaban a Kang Shin-hyuk, Anvil manejaba la basura creada con esta llave hecha con la ayuda de Janus.

 

Dentro del espacio único abierto por esa llave se encontraban todos los residuos de aleación creados por Anvil en su vida.

Si lo desean bien pueden darle clic a la siguiente img si no tienen dinero para donar pero quieren apoyarme [leizer5991] (si es posible cómanse la publicidad con lo cual me ayudan mucho), gracias por adelantado para quienes lo hagan [recuerden el link los redirecciona a la pag de inicio del blog]


Anterior | Indice | Siguiente

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .