ending

Ending Maker: Capítulo 26 – 1


<Capítulo 26: Vaca negra salvaje – 1>

 

EZ: Capítulo Único, disfrútenlo~~


Términos usados en el cap:

Objeto de graduación: jerga coreana de los juegos que se refiere a los mejores objetos del nivel superior. Si consigues este objeto, también puedes ‘graduarte’ o dejar de coleccionar otros objetos del mismo tipo, ya que es el mejor objeto de su clase. Nada más puede superarlo. (EZ: En los MMO en general también se puede usar el término equipo Endgame)

 

Había varios tipos de hadas en Pleiades, pero en general podían clasificarse en ocho tipos.

 

Estas eran las hadas estacionales que simbolizaban las cuatro estaciones de primavera, verano, otoño e invierno, y los cuatro tipos de hadas elementales que simbolizaban los elementos del Feng Shui.

 

T/N: El Feng Shui tiene en realidad cinco elementos, no cuatro, que son la madera, el fuego, la tierra, el metal y el agua.

 

Las hadas salvajes pertenecían a las hadas elementales, y tenían el poder de la tierra, que simbolizaba la vitalidad.

 

‘En términos de capacidad física, son las más fuertes entre las hadas, creo.’

 

Sin embargo, seguían siendo hadas.

 

“¿En qué estás pensando?”

 

“Tu piel es tan bonita. ¿Puedo tocarla? ¿Puedo? ¿Puedo? Ok, la tocaré”.

 

“Yo también, yo también”.

 

Viendo que se comportaban como querían, sin duda eran hadas.

 

Cordelia pensó entonces al ver que las hadas le acariciaban las mejillas y los hombros.

 

‘¿Por qué han aparecido aquí?’

 

Aunque tenía sentido que las hadas salvajes aparecieran en las tierras salvajes.

 

‘Es un hecho que las hadas están dispersas por todas partes’.

 

Para encontrar a las hadas salvajes en Legend of Heroes 2 originalmente, uno tenía que ir a la frontera entre el Imperio Argon y las tierras salvajes.

 

Pero al igual que la Reina de las Hadas no era un solo individuo, las hadas salvajes tampoco eran un solo grupo.

 

“Hace tiempo que no veo una chica bonita”.

 

“Así es, así es. Salvo nosotras, aquí sólo viven animales”.

 

“¿Qué tal la casa de baños? ¿Te gusta? La hemos administrado”.

 

Cuando las hadas empezaron a parlotear, la tranquila casa de baños se tornó rápidamente ruidosa.

 

Jude, que intentaba actuar con naturalidad y no prestarle atención en lo posible, también escuchó las voces.

 

“¿Cordelia? ¿Estás bien? ¿Qué pasa?”

 

“¿Eh? Eh… bueno…”

 

Fue cuando las palabras de Cordelia se interrumpieron al final. Las hadas salvajes dirigieron sus miradas hacia Jude y abrieron la boca casi simultáneamente.

 

“¡Guau!”

 

“¡Que apuesto!”

 

“¿Quién es?”

 

“¡Vamos a jugar con él también!”

 

“…¿Hadas?”

 

El último fue Jude.

 

Cordelia dijo después de suspirar profundamente como si finalmente se hubiera rendido.

 

“Son las hadas salvajes”.

 

“¡Oh! ¡Hadas salvajes!”

 

La razón por la que el rostro de Jude se iluminó fue simple.

 

La Gran Protección de las Cuatro Estaciones podía obtenerse reuniendo todas las protecciones de los cuatro tipos de hadas estacionales.

 

La Gran Protección de los Cuatro Elementos podía obtenerse reuniendo todas las protecciones de los cuatro tipos de hadas elementales.

 

Y una más.

 

Sólo aquellos que han reunido la Gran Protección de las Cuatro Estaciones y la Gran Protección de los Cuatro Elementos podían obtener una de las tres protecciones más fuertes en la serie Legend of Heroes, que es la ‘Protección del Rey Hada’, una protección a nivel de fantasía ya que nadie la había obtenido. (EZ: Ósea son 2 protecciones y juntándolas se hace una 3, parece que esperaban buscar las de las hadas estacionales pero aparecieron estas, parte de las hadas elementales)

 

‘¡Como se esperaba de Kaplan!’

 

Nunca pensó que se encontrarían con las hadas salvajes aquí.

 

Fue entonces cuando Jude recordó las palabras de Brisa de Nieve gentil.

 

‘¿No dijo ella que quedaban varias razas misteriosas en el Cañón del Raptor?’

 

Quizás, además de las hadas salvajes, les esperaban otras sorpresas agradables.

 

“¿Nos conocen?”

 

“¿Quieres salir con nosotras?”

 

“¡Vamos a bañarnos juntos!”

 

“¿Debo hacer eso?”

 

“¡¿Estás loco?!”

 

Cuando Jude sonrió y respondió a la sugerencia de las hadas, Cordelia reaccionó inmediatamente y Jude chasqueó la lengua.

 

“No funcionó”.

 

“Deja de decir tonterías y tápate los ojos con una venda”.

 

“¿Por qué una venda?”

 

“Porque voy a seguir bañándome. Acabo de entrar en el agua”.

 

En medio de la conversación entre Jude y Cordelia, las hadas salvajes se miraron y dijeron.

 

“¿Por qué, por qué, por qué se taparía los ojos?”

 

“He leído algo así en un libro”.

 

“¿De verdad? ¿Por casualidad la portada era roja?” (EZ: Jajaja)

 

En ese momento, Cordelia quiso refutarlas, pero su oponente era un hada.

 

Habiendo ya experimentado cómo actuaban las hadas de otoño e invierno, se limitó a esperar en lugar de protestar, y pronto, el Jude con los ojos vendados entró lentamente y llegó cerca de la bañera en la que estaba Cordelia.

 

“Es apuesto aunque tenga los ojos tapados”.

 

“Me gusta”.

 

Mientras las hadas admiraban la cara de niño de Jude como si se tratara de una exhibición, Cordelia metió la cabeza en el agua y luego volvió a salir, antes de limpiarse todo el cuerpo y abrir la boca.

 

“Hadas, ¿vamos a jugar juntas?”

 

“Sí, sí, te invitaremos al banquete nocturno”.

 

“¡Ah! ¡También! No es sólo eso”.

 

“¿No es sólo eso?”

 

“La Reina lo dijo. Si encuentras a alguien que pueda ayudarnos, tráelo”.

 

“Así es, así es. Lo recuerdo”.

 

Alguien que pueda ayudarlas.

 

El silencioso Jude interrumpió inmediatamente.

 

“¿En qué necesitan ayuda?”

 

“¡Sí! Tenemos un viejo problema y no podemos resolverlo”.

 

“La Reina dijo que daría un premio a quien trajera a alguien que ayudara”.

 

“¿Entonces el premio es mío?”

 

“Es mío, ¿por qué es tuyo?”

 

Mientras las hadas empezaban a discutir y pelearse, un hada con orejas de conejo se acercó sigilosamente a Cordelia y le dijo.

 

“Vayamos rápido mientras se pelean, ¿ok?”

 

“…Son como los humanos”.

 

“¿Qué quieres decir?”

 

Cordelia sonrió amargamente al hada con orejas de conejo que le preguntó inocentemente, y tras salir de la bañera, utilizó magia para secarse la cabeza y el cuerpo.

 

“Eh… quiero ponerme ropa nueva”.

 

Pero no tenía otra opción. No tenía tiempo para lavar su ropa.

 

Recogió y se puso la ropa que estaba desparramada antes de acercarse a Jude, que estaba sentado en el suelo cerca de ella con los ojos vendados.

 

“Ya puedes quitártela”.

 

“¿Eh? ¿Nos bañaremos juntos?”

 

“Déjate de bromas pesadas. Eres como un ajushi* cuando sigues diciendo eso”. (EZ: Un Viejo en sentido de insulto)

 

“Ejem, ejem”.

 

Jude se aclaró la garganta antes de quitarse la venda y enfrentarse a las hadas salvajes.

 

“He escuchado bien su historia. Cordelia y yo iremos a ayudarles. Por favor, déjennos conocer a la Reina”.

 

“¡Sí! ¡Está bien!”

 

“¡Vamos!”

 

“¡Esperen!”

 

La última fue Cordelia.

 

Cuando las hadas y Jude miraron juntas a Cordelia, ésta señaló hacia la entrada de abajo.

 

“Tenemos que traer a Kaplan”.

 

Kaplan estaba tendido en el suelo en estado de desmayo. Cabía la posibilidad de que le ocurriera algo si lo dejaban como estaba.

 

“Tienes razón, tenemos que traer a Kaplan”.

 

Jude se levantó de su asiento y se puso las hadas salvajes al hombro, pero en cuanto las hadas salvajes vieron a Kaplan, lo desaprobaron.

 

“No podemos hacer eso”.

 

“Así es, no es razonable”.

 

“¿Por qué?”

 

“Es calvo”.

 

Las otras hadas asintieron ante las palabras del hada con orejas de conejo, y Jude se quedó preocupado y sin palabras.

 

“De todos modos, no podemos hacer eso”.

 

Las hadas salvajes se mostraron muy decididas.

 

‘¿Puedes hacerlo posible?’

 

‘¿No conoces a las hadas? Son imposibles de persuadir’.

 

Si fuera la Reina de las Hadas, sería posible persuadirla, pero era imposible para las propias hadas que eran completamente como niños pequeños.

 

Después de terminar la conversación con los ojos, Jude y Cordelia pensaron por un momento en qué hacer antes de empezar a actuar inmediatamente.

 

“Qué está pasando, qué está pasando. ¿Por qué están atando al calvo?”

 

“Se llama juego de contención”.

 

“¿Juego de contención?”

 

“Sí, eso es lo que es…”

 

“OMG”.

 

“¿Por qué no dijeron nada todavía?” (EZ: Que hadas más conocedores XD (͠≖ ͜ʖ͠≖))

 

“Hazlo rápido”.

 

Cordelia se atormentaba con la conversación de las hadas, mientras Jude ataba fuertemente a Kaplan con una cuerda del equipaje de Kaplan y lo tumbaba dentro de la casa de baños.

 

“Este es nuestro territorio, así que los animales no entrarán”.

 

“Sí, sí, así que eso no funcionará”.

 

Jude también había pensado en eso. No había visto ni un solo pelo de animal dentro de la casa de baños.

 

La razón por la que ató a Kaplan ahora fue porque tenía miedo de que Kaplan saliera de la casa de baños una vez que se despertara.

 

‘Todavía no hemos recogido las moras.’

 

T/N: En realidad, esto se basa en el proverbio coreano ‘reunirse con la persona amada y recoger moras.’ Es una expresión que significa que se pueden conseguir dos cosas al mismo tiempo. Un equivalente en español sería ‘matar dos pájaros de un tiro’. Así que lo que Jude quería decir es que se habían encontrado con la persona amada (las hadas), pero no habían recogido las moras todavía (no habían conseguido su otro propósito).

 

Gracias a él, conocieron a las hadas salvajes, pero aún no habían llegado a las ruinas del reino mágico.

 

Era imposible que dejaran escapar a Kaplan, que sería muy útil en el futuro.

 

“Eres malvado como lo esperaba”.

 

“Gracias por el cumplido”.

 

Dijo Jude y se inclinó como si estuviera en una obra de teatro, y luego utilizó un lápiz que encontró en el equipaje de Kaplan para anotar en un papel.

 

Estaba lleno de palabras aristocráticas y elegantes, pero al final se podía resumir en una línea como la siguiente:

 

‘Te hemos salvado. Así que no tengas miedo y espera. Volveremos enseguida’.

 

“¿No pensará que ha sido secuestrado?”

 

“Pero no tenemos otra opción”.

 

Porque primero tenían que resolver el problema de las hadas salvajes.

 

Jude ató una nueva cuerda al tobillo del apretado Kaplan y luego ató el otro extremo de la cuerda a la columna de la casa de baños.

 

“Ok, vamos ahora”.

 

“Pero Jude. ¿Por qué eres tan bueno atando cuerdas?”

 

“Lo aprendí de los Boy Scouts”.

 

Jude descartó con tacto su pregunta y luego se acercó a las hadas salvajes, que mantenían una intensa y acalorada conversación. Cuando vieron a Jude y a Cordelia, todas chillaron.

 

“No me preguntes de qué han hablado”.

 

Jude asintió a las palabras de Cordelia, que parecía estar ya agotada, y luego preguntó a las hadas salvajes.

 

“¿Nos llevarían con la Reina?”

 

“¡Sí! ¡Vamos!”

 

Las hadas salvajes batieron sus alas y se reunieron alrededor de Jude y Cordelia, y después, fue la misma experiencia que antes.

 

Cuando cerraron y abrieron los ojos, se encontraban en un lugar completamente diferente.

 

“Oh… ¿hemos llegado aquí enseguida esta vez?”

 

No era el lugar donde vivían las hadas ordinarias.

 

Estaban en la residencia de la Reina.

 

Si la morada de la Reina de las Hadas de Otoño era elegante y el hogar de la Reina de las Hadas de Invierno era refinado, la residencia de la Reina de las Hadas Salvajes rebosaba de vida.

 

‘Es sólo al azar si lo pones de mala manera’.

 

Había varios tipos de flores y árboles colocados al azar en el interior.

 

Pero aun así, ella era una Reina de las Hadas.

 

Las innumerables flores y árboles parecían estar en armonía unos con otros, por lo que no parecía desordenado.

 

“Niños humanos. Encantada de conocerlos”.

 

Jude y Cordelia miraron hacia el lugar de donde provenía la voz profunda y distinta a la de las otras hadas.

 

Sentada en un gran girasol estaba la Reina de las Hadas con orejas y cola de leona.

 

“Jude Bayer saluda a la Reina Hada Salvaje”.

 

“Cordelia Chase saluda a la Reina Hada Salvaje”.

 

Una sonrisa se dibujó en el rostro de la Reina Hada cuando Jude y Cordelia la saludaron cortésmente.

 

Con un voluminoso cabello rojo y unos impresionantes colmillos, llevaba un minivestido corto que era cómodo y parecía fácil de mover, a diferencia de las otras Reinas Hadas que llevaban vestidos elegantes.

 

Pero seguía siendo una Reina Hada.

 

En lugar de tener una cara de niña traviesa, su rostro estaba lleno de madurez y benevolencia.

 

“Ustedes no son humanos ordinarios. Son muy poderosos. Así que niños, tengo que pedirles un favor. Por favor, resuelvan nuestro problema”.

 

Era un patrón ligeramente diferente al de antes.

 

Pero no era un patrón malo.

 

La historia podría cambiar un poco dependiendo de cuál fuera su problema, pero era mucho más fácil esponjarse de ellos en esta situación actual.

 

‘Tus ojos parecen malvados’.

 

‘¿No son los tuyos iguales también?’

 

Jude y Cordelia intercambiaron rápidamente miradas antes de volver a mirar a la Reina de las Hadas casi al mismo tiempo, y la Reina de las Hadas habló en tono serio.

 

“Niños humanos, un monstruo con un poder maligno apareció en el camino que conecta la residencia de nuestras Hadas Salvajes y el reino de los Altos Elfos. ¿Pueden deshacerse del monstruo y reabrir el camino?”

 

Las hadas podían cruzar el tiempo y el espacio, pero eso no significaba que pudieran saltar libremente sobre el espacio en cualquier momento y lugar.

 

Como los medios para saltar una larga distancia eran limitados, el camino físico también era importante, pero un monstruo parecía estar bloqueando ese camino.

 

“¿Puede decirnos qué tipo de monstruo es?”

 

Ante la pregunta de Cordelia, la Reina de las Hadas entonó un breve hechizo. Entonces, algo parecido a un vídeo se reprodujo en las mentes de Jude y Cordelia.

 

Tenía una cabeza de toro y unas alas traseras gigantes, y su cuerpo era negro como el carbón de la cabeza a los pies.

 

Evidentemente, era Lacto, una especie de demonio de clase baja del infierno.

 

‘Tal y como pensaba.’

 

‘Es comprensible que las hadas pidan ayuda’.

 

Aunque fuera una especie de clase baja, Lacto seguía siendo un demonio del infierno.

 

Aunque no lo fuera, para las hadas que rara vez luchaban en batallas, era un oponente al que no tenían forma de derrotar.

 

“¿Pueden hacerlo?”

 

Cuando la Reina de las Hadas preguntó con cara de nerviosismo, Jude y Cordelia asintieron sin dudarlo.

 

“Podemos hacerlo”.

 

“Lo intentaremos.”

 

“Oh… muchas gracias”.

 

La Reina Hada se sintió aliviada, y Jude y Cordelia se miraron antes de que Jude hablara primero.

 

“Por cierto, Reina de las Hadas”.

 

“Puedes decírmelo”.

 

“Nosotros también necesitamos ayuda”.

 

“¿Ayuda?”

 

“Sí, ayuda”.

 

Una sonrisa se profundizó en el rostro de Jude, y los ojos de Cordelia se entrecerraron ligeramente. (EZ: Comienza la extorsión)

 

Jude continuó con sus palabras.

 

“Reina de las Hadas, ¿podemos pedirle la Protección de la Tierra?”

 

“No hay problema. Les daré la Protección”.

 

Después de que la Reina de las Hadas hablara generosamente, Jude y Cordelia les tendieron inmediatamente los lazos de las Hadas.

 

“Muchas gracias”.

 

“Dios mío, son los lazos de las Hadas. Hace mucho tiempo que no lo veía”.

 

La Reina de las Hadas sonrió inocentemente y les dio la Protección de la Tierra.

 

Era una protección que reforzaba la capacidad física general y también otorgaba a su usuario un débil poder de regeneración.

 

“¿Están listos ahora?”

 

“Sí, ahora necesitamos la siguiente ayuda”.

 

“Ok, bien… ¿la siguiente ayuda?”

 

“Sí, la siguiente ayuda”.

 

Jude respondió al instante a la Reina de las Hadas que parpadeó en blanco, y luego continuó sus palabras.

 

“Reina de las Hadas, necesitamos armas para luchar contra el monstruo”.

 

“Eh… ¿no tienen ya armas?”

 

La mirada de la Reina de las Hadas se movió rápidamente de un lado a otro hacia la Espada del Guerrero occidental en la cintura de Jude y la Moonlight que sostenía Cordelia.

 

Sin embargo, Jude volvió a dar una respuesta firme.

 

“Esto no es suficiente. Porque el oponente es un demonio”.

 

“Tiene razón. Necesitamos un arma más fuerte”.

 

Cordelia le siguió aunque no se lo pidiera.

 

La Reina de las Hadas dijo después de un momento de consideración.

 

“Hmm… no sé mucho sobre armas humanas. Así que niños, ¿qué tal si les muestro las cosas que dejaron los Altos Elfos y ustedes pueden elegir sus propias armas a partir de ahí?”

 

“Muchas gracias”.

 

“Hemos estado esperando esas palabras”.

 

Fue una respuesta inmediata de nuevo.

 

En ese momento, la Reina de las Hadas se sintió extraña y dudó por un momento, pero pronto cruzó el espacio con Jude y Cordelia.

 

“Ya pueden abrir los ojos”.

 

Era un edificio de piedra.

 

Era muy antiguo y estaba deteriorado por todas partes, pero su elegancia no podía ser borrada por el paso del tiempo, ya que permanecía en cada rincón del lugar, como en los pilares, las paredes, el techo, el suelo, etc.

 

Era el estilo arquitectónico de los Altos Elfos, que también eran conocidos como los elfos antiguos.

 

La espaciosa sala parecía tener unos 10 metros de altura y anchura. El techo también era bastante alto, y parecía tener 7 metros de altura, y todas las columnas estaban unidas a la pared, haciendo que el espacio en sí pareciera completamente abierto.

 

Y lo más importante.

 

En los armarios decorados situados entre las columnas se colocaban diversos artículos.

 

Ahora que lo habían visto, parecía realmente un lugar donde los Altos Elfos almacenaban sus objetos de colección, más que una armería.

 

“Tómense su tiempo. Llámenme cuando hayan terminado de elegir”.

 

Tras decir esto, la Reina de las Hadas cruzó instantáneamente el espacio y desapareció.

 

Así que Jude y Cordelia se quedaron al final.

 

Sin que nadie se diera cuenta ya de sus pensamientos internos, o mejor dicho, sin que nadie se diera cuenta de cómo habían actuado hasta ahora, los dos se relajaron mucho más y hablaron simultáneamente.

 

“Yo a la izquierda”.

 

“Yo a la derecha”.

 

La división del trabajo comenzó de inmediato. Y en la primera vitrina, la respiración de Cordelia se detuvo.

 

“No puede ser”.

 

‘¿Por qué aparecía este artículo aquí?’

 

En la parte superior de la hermosa vitrina había un broche de oro con una gran gema roja.

 

Como objeto de los Altos Elfos, Cordelia podía sentir su poder mágico, y ya sabía el nombre de este broche.

 

“Eco del Hechizo.”

 

Su efecto era simple y poderoso.

 

Lanzaba repetidamente el hechizo utilizado por el lanzador.

 

En otras palabras, si Cordelia lanzaba la <Lanza de la Calamidad> mientras llevaba el Eco del Hechizo, se lanzarían dos Lanzas de la Calamidad.

 

Por supuesto, era un objeto del que no se podía abusar porque el consumo de maná también se duplicaba, pero era una gran ventaja poder utilizar dos hechizos al mismo tiempo en caso de emergencia.

 

“Esto es, es absolutamente esto”.

 

No tuvo que mirar nada más.

 

La emocionada Cordelia tomo el Eco del Hechizo con manos temblorosas y se lo colocó cuidadosamente en el pecho.

 

“¡Jude! ¡Me he decidido! Es el Eco del Hechizo”.

 

Al darse la vuelta y gritar con fuerza, Jude respondió inmediatamente.

 

“¡¿Qué?! ¿El Eco del Hechizo?”

 

Cordelia sintió un emocionante placer al ver la cara de Jude muy conmocionada.

 

“Sí, sí, es el Eco del Hechizo. Yo elijo éste. Ni siquiera necesito mirar nada más”.

 

Porque era imposible que apareciera un objeto mejor que éste.

 

Jude estuvo de acuerdo.

 

Entre los ítems actualmente disponibles en el nivel de Cordelia, sólo había uno o dos ítems que eran mejores que el Eco del Hechizo, incluso en toda la serie de Legend of Heroes.

 

Dependiendo de la disposición del usuario, el Eco del Hechizo era incluso utilizado como objeto de graduación.

 

Pero Jude pronto meneó la cabeza.

 

“¿De qué estás hablando? Tienes que seguir buscando”.

 

“¿Eh? Ah… sí. Buscaré algo que puedas usar”.

 

“No, no es eso. Tienes que buscar algo que TÚ puedas usar”.

 

“¿Eh? ¿Ya elegí el Eco del Hechizo?”

 

“¿Vas a tomar sólo eso?”

 

“¿Eh?”

 

“¿Vas a tomar sólo eso?”

 

Cordelia parpadeó en blanco varias veces ante las palabras de Jude y pronto se dio cuenta de lo que quería decir.

 

Esto era la realidad y no un juego.

 

Además, la Reina de las Hadas nunca dijo que sólo pudieran elegir un objeto.

 

“¡Aaah, aaaah!”

 

Cuando los ojos de Cordelia reflejaron su iluminación, Jude sonrió y dijo.

 

“Necesitaremos muchas armas para luchar contra el demonio”.

 

“¡Sí, porque el oponente es un demonio!”

 

“Así es, así que vamos a armarnos completamente para luchar contra el demonio”.

 

“Sí, sí, un conjunto completo de la cabeza a los pies. Completo, completo, set, set!”

 

Gritó alegremente Cordelia y corrió de nuevo a la vitrina, y Jude observó agradablemente a Cordelia antes de volver a mirar a los armarios.

 

‘La protección de la Tierra y la armadura de los Altos Elfos’.

 

Pero eso no era todo.

 

Todavía quedaban algunas recompensas después de haber derrotado al monstruo.

 

‘Las hadas son muy buenas.’

 

Con una sonrisa de felicidad, Jude se dirigió al armario de la derecha.

 


 

“¿Es eso… todo lo que necesitaban?”

 

“Sí, lo necesitamos todo”. (EZ: Pobre reina de las hadas salvajes XD)

Si lo desean bien pueden darle clic a la siguiente img si no tienen dinero para donar pero quieren apoyarme [leizer5991] (si es posible cómanse la publicidad con lo cual me ayudan mucho), gracias por adelantado para quienes lo hagan [recuerden el link los redirecciona a la pag de inicio del blog]


Anterior | Indice | Siguiente

9 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .