ICDS — Capítulo 296


Aquí esta mi Patreon.

Traductor: Expectro
Editor: Expectro


Anterior |Índice| Siguiente


Acercándose, Yendo Más Lejos (2)

“Gracias a dios”.

Al ver al zombi explotar en pedazos, suspiré de alivio. Esa maldición era demasiado peligrosa. Si no la empujara a otra cosa usando el poder de la serpiente negra, podría haber sido difícil usar otras habilidades de regeneración.

“Daisy, Sumire… Ah, el sistema de mensajería no funciona en este momento”.

El Rey de la Muerte aún no estaba muerto. Su influencia todavía se extendía por el Vaticano y Roma. Tuve que destruir este recipiente de vida lo más rápido posible.

Usando el Circuito Peruta, comencé a llenar mi maná drenado. Después de soplar una pequeña brizna de la maldición que quedó en mi mano y limpiar a algunos de los zombis cercanos, me elevé hacia el cielo.

“Los monstruos en el cielo están… en su mayoría atendidos”.

Todavía podía escuchar el rugido de Laki. Laki era realmente poderoso, ya que todavía estaba radiante de fuerza después de teñir el cielo lleno de muerte con lava. Parecía que no necesitaba preocuparme por Padre o Ye-Eun.

Quería ir a ayudar a Hwaya e Ina… Pero parecía que este dominio de muerte solo desaparecería una vez que cayera el Rey de la Muerte. En ese caso, fue más eficiente unirse a Licorice y Lotte para buscar su recipiente de vida. Daisy y Sumire probablemente harían lo mismo.

“De acuerdo, vamos”.

El remolino que envolvía mi cuerpo alivió la fatiga que sufrí por la maldición y las continuas batallas. Al mismo tiempo, me llenó de un nuevo poder. Reforzado con el maná del Rey Bestia, mi cuerpo se llenó de energía otra vez. Fue una sensación diferente a cuando usé el poder de la mazmorra. Este poder siguió completamente mis órdenes y parecía tener su propia voluntad. Estaba en mi mejor condición.

“¡Querido Esposo!”

Cuando volaba hacia la presencia de Licorice y Lotte, Licorice me encontró primero y me abrazó con un cabezazo. La recibí gentilmente y le di unas palmaditas en la espalda con una sonrisa amarga. Pronto, Lotte, que estaba en su forma de wyvern, se acercó a mí también.

[Sabía que Héroe estaba a salvo.]

“Sí, estoy feliz de que también estés a salvo, Lotte”.

[Pero… fallé.]

Lotte, que me saludaba felizmente, dejó caer la cola. Tenía una idea de lo que quería decir. Le di a Licorice, que me olfateaba el cuello, un golpe en la cabeza y pregunté.

“¿No encontraron su recipiente de vida?”

“Owie, eso dolió… Pero no, no lo hicimos. Es muy difícil. Si lo hubiera sabido de antemano, habríamos ido a matarlo en lugar de buscarlo. Daisy dijo que tenía una magia que podía cortar a la fuerza el contrato que Lotte y yo tenemos con Querido Esposo, así que nos dijo que volviéramos”. (Ex: Este párrafo estaba raro en inglés, así que tuve que tratar de arreglarlo como pude)

“Ya veo”.

“¡Pero incluso sin el contrato Querido Esposo es el único para mí! ¡Es tan grosera!”

“Podría haber sido más que simplemente cortar nuestro contrato. Independientemente, es bueno que no haya pasado nada”.

Si bien los nigromantes podían comandar una gran cantidad de muertos vivientes, también tenían numerosas maldiciones en su arsenal. Daisy probablemente sabía de lo que era capaz el Rey de la Muerte basándose en lo que podía hacer ella misma.

“Es bueno que Daisy estuviera aquí”.

Lo que le había hecho al Vaticano no parecía tan simple. Como nigromante con conocimientos en este campo, Daisy había tomado las medidas adecuadas para minimizar el daño.

“Hay mucho de lo que tenemos que hablar, pero tendremos que esperar hasta que acabemos con el Rey de la Muerte”.

“Un. Debería estar cerca, pero no puedo encontrarlo sin importar la magia que use”.

Incluso si su fuerza vital estaba contenida en un receptáculo separado, era imposible moverse si el contenedor estaba demasiado lejos. En consecuencia, un lich tenía que esconder su recipiente de vida sobre sí mismo o cerca. Era natural que un lich se debilitara cuanto más lejos estaba de este. El Rey de la Muerte al que me enfrenté hace un momento no pudo mostrar todo su poder. De lo contrario, no importa cuán asombroso fue el ataque de Dortu, hubiera sido imposible metalizarlo tan rápido.

“¿Eh?”

De repente, un pensamiento pasó por mi mente. Para poner esta idea en acción, susurré.

“Dortu, ¿estás aquí?”

[Soy Dortu. Siempre estoy al lado del Maestro.]

Dortu respondió de inmediato. Habló de manera breve y sin tonterías. Una característica más importante que tenía era ser invisible. Al principio, ni siquiera sabía que había nacido Dortu. Solo cuando recibí un mensaje preguntándome si quería formar un contrato con un nuevo elemental, me di cuenta de que el huevo de metal que llevaba ya no existía. Esto había sucedido solo hace unos días.

Bueno, quizás estaba mal decir que era invisible. Dortu tenía la capacidad de convertir objetos inanimados en metal y podía infestar todos los metales. Al momento, probablemente se quedaba en mi armadura, lanza o incluso en mi pendiente o collar.

“Dortu, dijiste que podías convertir cualquier objeto inanimado en metal, ¿verdad?”

[Soy Dortu. Afirmativo.]

“¿Entonces puedes convertir toda esta área en metal?”

[Soy Dortu. Requiere mucho maná.]

Sonreí e inmediatamente activé el Tatuaje de Reina Súcubo. Anteriormente, usar el poder de Dortu para metalizar al Rey de la Muerte consumió la mayor parte de mi maná. Incluso después de un tiempo, solo me había recuperado aproximadamente en un 50%. Pero con esa cantidad duplicada instantáneamente, una vez más estaba desbordando de maná. Por si acaso, bebí una poción de maná y le pedí a Dortu.

“Puedes tomar tanto maná como quieras. ¡Enloquece, Dortu!”

[Soy Dortu. Ejecutando la orden del Maestro.]

La respuesta de Dortu fue relajada, pero llena de energía. Inmediatamente después, el suelo debajo de mí comenzó a metalizarse. La tierra negra llena de un aura de muerte comenzó a tornarse plateada.

“¡Guau, es increíble! Pero Querido Esposo, ¿qué pasa con los organismos que viven bajo tierra?”

“Soy un estudiante de arte liberal, así que no lo sé”. (Ex:…)

Respondí con una cara seria. Presumiblemente, los organismos que viven bajo tierra morirían cuando todo a su alrededor se convirtiera en metal, pero como no estaba seguro, no dije nada. Mientras tanto, el color plateado se extendió más y más profundamente.

“Seguro que lo enterró profundo”.

“… Brillante”.

Llegaron Daisy y Sumire. También había un lich plateado brillando intensamente.

“Hey”.

“Entiendo sentimientos de Kang Shin. Pero muerto viviente muerto, buen muerto viviente”.

“Un muerto viviente está muerto de todos modos…”

Hice un gemido, pero no dije nada más. Sabía que Daisy entendía mucho más que yo cuando se trataba de muertos vivientes. Si ella decía que era seguro, lo era. Pero no pude ver a Madre, a quien Sumire debería proteger.

“¿Dónde está mi madre?”

“Yungoong-nim la tomó y se fue. La mayoría de los monstruos en el aire fueron limpiados, por lo que Laki y Ye-Eun son suficientes para lidiar con el resto. Como podría haber rastros de maldición en la madre de Shin-nim, la llevó a ver a Ludia-nim”.

“Es una buena idea. No es como si tener más personas ayudaría a encontrar el recipiente de vida”.

Daisy se acercó a mí.

“Un recipiente de vida es un trozo de fuerza vital. Imposible de metalizar. Buen plan”.

“Sí, pero ¿y si no está aquí? No puedo hacer esto tan a menudo, sabes”.

Dondequiera que mirara estaba lleno de luz plateada. A estas alturas, dejó de expandirse hacia afuera y estaba cavando más profundamente en la tierra. Daisy vio al suelo y pronto asintió.

“Está bien. Encontrado”.

[Soy Dortu. Misión cumplida.]

Sus voces se superpusieron. Inmediatamente después, Daisy puso su mano en el suelo de metal y cerró los ojos.

“Aquí hay una gran resistencia. Prepárate para defender”.

Sumire levantó su escudo y dio un paso adelante frente a Licorice y yo. Daisy entonces comenzó a murmurar palabras que no podía entender, y el suelo empezó a brillar intensamente.

“La razón por la que dijo que no lo encontraremos, la entiendo”.

Daisy habló con calma. La tierra retumbó y la vibración se extendió por el aire.

“Hizo preparativos minuciosos. Dividió, su fuerza vital”.

“¿No es eso un Horrocrux…? No, olvídalo”. (Ex: Horrocrux)

Pronto, algo parecido a un grano de arena apareció sobre el suelo de metal. Cuando Licorice extendió su mano, una niebla de color arco iris lo absorbió y atrapó. Daisy asintió con la cabeza y continuó con su trabajo. Más y más granos de arena aparecieron sobre el suelo y Licorice los acumuló rápidamente con su neblina.

Gracias a la ayuda de Licorice con su poderosa magia, su velocidad de trabajo aumentó lentamente. Los granos de arena que volaban alrededor de la niebla arco iris se parecían a un cielo estrellado. Al ver estos puntos brillantes, Licorice apretó los dientes.

“Sin Querido Esposo, no lo habríamos hecho a tiempo”.

“Dortu, hax”.

[Soy Dortu. No hax.]

“¡Está reaccionando! ¡Prepárense!”

Después de recolectar una parte del recipiente de vida, el suelo metalizado comenzó a volverse negro. Era como si el Rey de la Muerte estuviera haciendo una lucha final, impidiéndonos tomar más de su fuerza vital. Sin embargo, Dortu no estaba aflojando.

[Soy Dortu. Ejecuto la orden del Maestro. Transformo todo en metal.]

La luz plateada comenzó a cubrir el suelo una vez más. Pronto, el suelo empezó a tornarse dorado. Le pregunté a Dortu por si acaso.

“¿Eso es oro puro?”

[Soy Dortu. El oro puro no puede cambiar. Una vez que algo se convierte en oro, ni siquiera Dortu puede cambiarlo. Oro puro es el metal con mayor resistencia al maná. También tiene una alta habilidad mágica. Requiere mucho maná.]

Así que no necesitaba convertir el suelo en oro antes, pero tenía que hacerlo ahora para aplastar la lucha final del lich. En este momento, me di cuenta de algo. Si lo entendía correctamente, ¡siempre que le diera maná a Dortu podría convertir incluso una simple piedra en oro!

“Lo siento, Querido Esposo, pero si este elemental realmente puede convertir una piedra en oro, no puede ser ordinario”.

El oro no solo era valioso en la Tierra. Incluso en otros mundos estaba en la cúspide de los metales preciosos. También era la razón por la que la mazmorra usaba oro como moneda. Aunque tenía una cantidad incontable de oro en mi inventario, había una diferencia entre tener una gran suma de oro a poder hacer un número infinito de oro.

Como dijo Dortu, el oro es un metal mágico. Aunque no se podía comparar con el Lukadion, que formaba la espada sagrada del continente de Luka, o el famoso mithril, el simple hecho de que el oro se usara como moneda universal en innumerables mundos demostró lo valioso que era. Ahora, simplemente podría hacer oro a través del poder de mi elemental.

Una vez más, ¿de dónde saqué el huevo de Dortu? Si mal no recuerdo, fue del continente Luka, durante la muerte de Syrmia Bamirtuno. Dijo que era de un mundo llamado Xenon. ¿Había más elementales como Dortu en ese mundo…? Imposible. Si ese fuera el caso, el valor del oro en la mazmorra debería haber caído cuando se conectaron con Xenon. En cualquier caso, parecía que necesitaba visitar este mundo Xenon algún día.

Mientras pensaba en todo esto, el suelo se había transformado completamente en oro puro. Pasado cierto punto, la tierra permaneció en su color negro de la muerte, pero dentro de un cierto radio de nosotros no se podía ver ninguna mancha de color negro. Era bastante irónico teniendo en cuenta que la fuerza vital del Rey de la Muerte dormía bajo tierra.

“Ahí. ¡Este es el fin!”

Daisy levantó el pie y pisó fuerte. El suelo metálico se hundió y se movió como una ola. Desde debajo de su pie, algo comenzó a cargar hacia ella.

“Solo muere obedientemente, dámelo”.

Cuando Daisy abrió los brazos, luz plateada se iluminó en sus manos. Instintivamente supe que este era el poder de Hécate. Daisy había guardado su poder para acabar por completo con la vida del Rey de la Muerte.

[¡KAAAAAAAAAAAAK!]

Un fuerte grito mortal sacudió la tierra. El rey más tenaz y molesto finalmente estaba muriendo.

Los pedazos del recipiente de vida que intentaban asaltarla se quemaron bajo su luz plateada, y lo mismo sucedió con los brillantes granos de arena en la niebla arcoíris de Licorice. Cuando Daisy juntó las manos, la neblina se movió hacia sus manos y brilló periódicamente.

Algún tiempo después, Daisy abrió las manos. Había un objeto octogonal plateado translúcido flotando en el interior. Daisy habló con alegría.

“Control remoto. Control remoto de Meli”.

“… ¿Es la abreviatura de Metal Lich?”

Daisy saltó conmocionada y miró hacia otro lado con el rostro enrojecido.

“Kang Shin, me conoces demasiado bien… ¿Te gusto tanto?”

Silencio descendió. Si Licorice no hubiera intentado darle a Daisy una patada hectopascal, todos nos hubiéramos quedado congelados un poco más. (Ex: Creo que se refiere a esto)

Independientemente, logramos acabar con el último rey restante.


Ex: Me allegro de que Daisy nunca cambie. Es curioso el enfoque que se le dio al oro en la novela, aunque le logro ver su lógica, especialmente por eso de que el objetivo de la alquimia es el oro. También al final supongo que se cumplió mi deseo sobre que se enfocara más en Daisy y ella se fortaleciera, así que me doy por contento.


Anterior |Índice| Siguiente

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .