Maestro del fin de los tiempos: Capítulo 265

Anterior |Índice| Siguiente


Hazlo o Cállate

Este usuario de habilidad de nivel G8 era considerado el confidente de Yang Ping, Tian Miao. Además, esta persona ya había conocido a Qin Feng antes. ¡No era otro que el timonel que pilotaba la lancha flotante!

“¿Qué pasa?” Qin Feng preguntó cuando vio a la persona, su voz sonaba bastante suave. Después de todo, pasaron juntos por una situación de vida o muerte.

El asombro del hombre por Qin Feng se podía ver en su mirada, mientras se apresuraba a decir: “¡El comandante Yang no puede abandonar la línea del frente y me ha enviado en su lugar para invitarlo a la batalla allí!”

Qin Feng dejó escapar una risa helada, sin molestarse en enmascarar su expresión.

El corazón de Tian Miao dio una voltereta hacia atrás, siendo un confidente que sabía bastante sobre la interacción con la gente. Cuando vio la expresión de Qin Feng, supo de inmediato que no estaba feliz de que lo llamaran.

“No quiero ponértelo difícil. ¡Haz que Yang Ping venga aquí personalmente y me lo cuente en persona!” Qin Feng dijo con frialdad.

Tian Miao tragó saliva y asintió rápidamente, “¡Sí, sí!”

Rápidamente envió un mensaje, el sudor goteaba por su frente.

A estas alturas, Qin Feng casi había terminado con su comida, limpiándose casualmente la boca.

Mientras tanto, Bai Li se lo estaba pasando muy bien comiendo mientras el chef todavía estaba tratando de hacer mejores platos y se los estaba sirviendo.

“¡Bip, bip!” Sonó el comunicador de Qin Feng. Cuando vio quién llamaba, una sonrisa informal apareció en la esquina de su boca.

“Comandante Yang, ¿qué pasa?”

Ver la expresión despreocupada de Qin Feng solo hizo que Yang Ping se sintiera aún más ansioso.

Después de una noche de batallas, se veía extremadamente demacrado, como si su energía hubiera disminuido mucho. Esto no era solo la consecuencia de quedarse despierto hasta tarde, era porque se había estado sobre esforzando su conciencia. Sus ojos tenían círculos oscuros y una mirada vidriosa.

“¡Alcalde Qin, la marea de bestias marinas está aquí de nuevo!” Yang Ping dijo con urgencia: “¡Ven a la primera línea!”

Qin Feng solo sonrió.

“¿No es eso normal? ¿O las mareas de bestias marinas que enfrentó mientras estaba en la isla refugio eran más débiles?

Yang Ping estaba horrorizado. Tenía sus propias especulaciones, pero después de que Qin Feng habló, se quedó en shock.

El mes de la marea de bestias marinas fue tan pacífico en las etapas anteriores, ¿podría haber sido realmente porque Qin Feng estaba luchando duro contra una crisis tan desesperada?

“Comandante Yang, ese extracto de mar que tienes fue muy útil. Ninguna de esas bestias marinas se acercó a Ciudad Marítima y solo se centró en el Fuerte Blackstone. ¡Es una pena que el fuerte no fuera tan fuerte, de lo contrario probablemente habría durado hasta el final del mes de la marea de bestias marinas!”

Yang Ping se ruborizó de repente, se sintió un poco culpable en ese momento y aún más asustado.

“Alcalde Qin, qué extracto de mar… ¿De qué estás hablando? Si piensas que fue útil, entonces está bien, ¡es bueno que haya sido útil!”

La expresión de Qin Feng siguió siendo la misma, sabía que Yang Ping estaba ocultando algo y no se atrevía a admitirlo.

Continuó en silencio, tomando un largo sorbo de agua que Yang Ping no se atrevió a objetar mientras trataba pacientemente de persuadir a Qin Feng para que tomara medidas.

“¡Alcalde Qin, ayúdenos por favor! Realmente no hay otra manera y hemos estado luchando durante todo un día. ¡Todos están cansados!”

“¿Oh? Luché durante diez días y no dije que estaba cansado. ¿Estás diciendo que estás cansado después de solo un día? Comandante Yang, creo que lo ha tenido demasiado fácil y cómodo.” respondió rápidamente Qin Feng. “¡Eso es entonces! Me tomaré otro día libre y tú y tus muchachos pueden dar lo mejor de si. Además, creo que he hecho lo suficiente para que valga la pena recibir una comisión de Ciudad Marítima. Después de todo, no importa cuán poderosas sean las ultra bestias, ¿no podría el alcalde Lei manejarlo? ¡No creas que solo porque soy un usuario de habilidad extranjero podrás mandarme y decirme qué hacer!”

Yang Ping farfulló por el sabor amargo en su boca. Si Lei Chen estuviera aquí, no se sentiría tan nervioso.

¡El punto clave era que Lei Chen no estaba aquí!

Y ahora incluso Qin Feng lo sabía, naturalmente basado en la expresión de Yang Ping.

Era normal que él estuviera ausente. Qin Feng pudo recordar un evento importante que involucró la reunión de muchos usuarios de habilidad de nivel D de las Tres Ciudades a lo largo del Sol, así como de las distantes Cuatro Ciudades del Mar del Norte.

“Bien, voy a ir a tomar una siesta o algo. ¡Buena suerte, comandante Yang!”

Yang Ping había sido golpeado hasta ser morado; ¡No había forma de que pudiera obligar a Qin Feng a venir al campo de batalla! De todos modos, era inútil estar tan ansioso como estaba, solo podía informar de esto a Wang Zhichao.

“¡Hmph! ¡Qué tontería, si no viene, que así sea! Hay cientos de miles de personas en juego y estás poniendo esperanza en algunos… ¿algunos fanfarrones engreídos? ¿Cómo pudo haberse enfrentado a tantas bestias solo? ¡Debe estar mintiéndo!” Wang Zhichao ladró enojado.

En la última marea de bestias marinas, dos generales ultra bestias fueron derribados por cañones de energía avanzados.

Estos cañones de energía de alta potencia cuestan cien millones por disparo, como los que Chi Long usó en el Pueblo Han.

Eran muy poderosos y costosos de usar; el problema era que se necesitaba más de uno para acabar con un general bestia de nivel E, especialmente las bestias marinas gigantes. Un disparo simplemente no era suficiente.

Ya habían disparado cinco. Esos fueron quinientos millones desaparecidos.

Si la situación pudiera haberse manejado arrojándo dinero, Wang Zhichao no se habría molestado en pedirle a alguien que encontrara a Qin Feng; se estaban quedando sin munición.

La próxima marea de bestias marinas se podía ver venir desde la distancia.

“¡Esta vez voy yo!” ¡Wang Zhichao tomó una decisión y ordenó a alguien que lo llevara al frente mientras se obligaba a ir!

Las mareas de bestias marinas se volvían más y más débiles con cada ola, ¡solo podía esperar que la próxima ola tuviera bestias más débiles!

Se sintió muy decepcionado cuando vio que la próxima ola tenía cinco generales bestia marinas.

Después de todo, el Fuerte Blackstone en la isla refugio se había derrumbado en este punto y Qin Feng había dejado rastros de batalla. No se sabía cuánta sangre de rey bestia aún permanecía en el lugar.

Estos generales bestia cometieron el error de llegar a esa isla e inmediatamente se retiraron. Había otros más fuertes detrás de ellos y esos no se atrevieron a dar marcha atrás. Así que sin ningún lugar adonde ir, ¡la única dirección era Ciudad Marítima!

Wang Zhichao escaneó los alrededores con su dron y endureció su rostro ante los resultados, obviamente estaba dudando sobre su próxima decisión.

Preguntó con voz grave: “Yang Ping, lo que dijo Qin Feng sobre ser digno de una comisión. Solo estaba tratando de extorsionarnos por dinero, ¿no?”

Yang Ping se sorprendió por esto, dudó un momento antes de decir: “Tal vez… ¡sí, debe ser!”

En realidad, Qin Feng simplemente no quería aparecer y esto no tenía nada que ver con el dinero, ¡pero la mirada seria en el rostro de Wang Zhichao lo asustó lo suficiente como para decirlo!

Wang Zhichao dijo de inmediato: “¡Póngase en contacto con Qin Feng y dígale que son cien millones por general bestia y pregúntele si puede actuar!”

Eso podría haber sido considerado como un trato preferencial, pero no había nadie que pudiera acabar con estos generales bestia de nivel E, y sus proyectiles de artillería costaban cien millones por disparo. Era más rentable contratar a Qin Feng.

Yang Ping lo contactó rápidamente.

“¡El teniente alcalde, Qin Feng dice que se queda con lo que mata!”

Wang Zhichao estaba furioso, pero solo podía rechinar los dientes. “¡Bien!”

“¡Okay!”

Media hora después, Qin Feng llegó lentamente a las fortificaciones recién establecidas. De hecho, estaba peligrosamente cerca de Ciudad Marítima; aquellos dentro de la ciudad podían oír los rugidos de las bestias marinas.

Si se rompiera este muro, las bestias marinas invadirían la ciudad y matarían a sus residentes.

Una Ciudad Maritíma empapada de sangre sería un delicioso festín para las bestias.

Se había puesto su uniforme de combate cuando llegó a las fortificaciones. Era alto y guapo pero no desprendía el aura que tendría un joven, al contrario, tenía esa tranquilidad que lo hacía parecer profundo e insondable.

Sin embargo, Wang Zhichao trató a Qin Feng con poco respeto.

“¡Qué pez gordo eres! ¿Querías que estuviéramos suplicando de rodillas para que aparecieras?”

Qin Feng dejó escapar una risa helada, “¡Sube o cállate! ¡No hables si no puedes hacerlo!”


Anterior |Índice| Siguiente

5 1 votar
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x