Un VIP al iniciar sesión: Capítulo 23 – 2


<Capítulo 23: Regurgitando odio – 2>

 

EZ: 1/2, desde ayer e incluso hasta hoy en la mañana he andado con problemas de conexión por el internet por ello ayer no subí nada… como sea disfruten de los cap de hoy~~


Claire era una de las personas más famosas del mundo. ¿Qué pasaría si ella y Kang Shin-hyuk fueran por la calle? No sólo Shinyoung se amotinaría de inmediato, sino que Shin Eunah también sería enviada para acabar con sus vidas. Por lo tanto, los dos se reunieron con los disfraces apropiados. En el Universo de los Héroes, había un artículo llamado ‘Sombra de Hojas’ que cambiaba sutilmente la apariencia de uno para evitar la atención de forma natural. Era un poco caro, pero era un artículo imprescindible para aquellos que querían evitar que las personas conocieran su identidad. Por supuesto, si se realizaban actividades enérgicas, el efecto desaparecía, pero no había ningún problema cuando se disfrutaba de una cita normal. En el momento en que se reunió con Claire en el lugar de la cita, Kang Shin-hyuk se dio cuenta de que nadie les estaba prestando atención.

 

“Ah, ¿por qué no he usado algo así?”

 

“Ah, ¿por tu trabajo como Shin Eun-hyuk?”

 

“Bueno, también estaba pensando cómo bartender”. Claire agitó un dedo hacia él, con su cabello rojo peinado en una cola lateral que revoloteaba con gracia detrás de sus orejas.

 

“¿Quiénes crees que son nuestros clientes del bar? Son superhumanos. La Sombra de Hojas es perfecta para engañar a los que pasan de largo, pero no funcionará bien contra los que se quedan a tu alrededor durante horas. Es sólo una cuestión de compatibilidad. Así que… ¿te han engañado?”

 

“Estoy atrapado usando una máscara”. Kang Shin-hyuk miraba fijamente a Claire, que empezó a bromear y a evitar su mirada. Con una sonrisa, él extendió su brazo hacia ella.

 

“En realidad, creo que la máscara es genial”.

 

“¡Claro que lo es!” Claire replicó a sus palabras, pero tenerla agarrada a su brazo le pareció lo mejor.

 

“Cásate conmigo, noona”.

 

“¿Parezco engañada?” Los dos intercambiaron bromas y se dirigieron primero a cenar. Iban al restaurante del piso 20 del hotel de cinco estrellas Lubron, donde se celebró el concurso de artefactos.

 

“Vaya, Shin-hyuk es tan capaz”.

 

“Quería ir contigo, así que me lo guardé”.

 

“…” Claire se estremeció momentáneamente ante el comentario natural, pero pronto se recuperó con una sonrisa al darse cuenta de que lo había dicho sin esperar una reacción.

 

“Sí, entonces, ¿debo estar agradecida? Pero lo dejaré para la próxima vez”.

 

“Gracias”. El ambiente entre los dos era bastante bueno, ya que Kang Shin-hyuk no estaba actuando innecesariamente nervioso o irracional. Claire levantó el vino que el camarero le sirvió mientras lo miraba.

 

“¿Es la influencia de Anvil?”

 

“¿La forma en que estoy ahora?”

 

“Huh”.

 

“No estoy muy seguro. Debe estar afectándome, si no, no estaría tan tranquilo contigo ante mí”.

 

“Otro duro intento”.

 

“Sin embargo, no se siente mal al escucharlo, ¿verdad?”

 

“Sí. Es una habilidad bastante buena, así que valórala”.

 

“Todo es porque lo digo de verdad”.

 

“Otra vez, otra vez”. Una ligera sonrisa apareció en su rostro, y Kang Shin-hyuk se alegró de que hubiera funcionado. Dejó escapar una sonrisa mientras se enfrentaba a ella, pero luego su rostro se puso rígido.

 

“¿Hm? ¿Qué?”

 

“Jesus*“. En una mesa alejada, había dos mujeres que Kang Shin-hyuk conocía. Una era Eleanor R. Algiers, a la que había visto hace un rato cuando pasaron por la puerta, y la otra era Lee Na-hee. (EZ: *en un tono en inglés)

 

“Sí, mi padre también tenía un billete para venir aquí…” No sabía que vendrían el mismo día. Habría estado bien si estuviera sola o con su novio, pero en cambio, ¡los dos habían llegado juntas!

 

“Oh, definitivamente…” Claire también se fijó en los dos hacia donde se dirigía su mirada. Afortunadamente, parecía que no se habían dado cuenta de ellos todavía.

 

“Una es tu sumbae de tu club”.

 

“La otra es lo mismo. Es la jefa de los Caballeros Wyvern”.

 

“Vaya, qué bonito. Hay mucha belleza a tu alrededor”.

 

“De todas ellas, tú eres la más hermosa”. ¿Pero qué deberían hacer? ¿No los atraparían? ¿Bastaría la Sombra de Hojas para ocultarlos? Pensando en ello, realmente no importaba si lo atrapaban. En primer lugar, Lee Na-hee ya sabía que a Kang Shin-hyuk le gustaba Claire.

 

“Bueno, ¿ok?”

 

“Sí, sí. Estoy en una cita, así que voy a centrarme en ti”.

 

“Sí.”

 

“Caramba”. Ambos se olvidaron de la presencia de aquellos forasteros y disfrutaron de su comida. Estaban disfrutando del pastel de postre y bebiendo té cuando Claire hizo una pregunta a hurtadillas.

 

“¿A dónde vamos ahora?”

 

“¿Eres de los que les gusta moverse o de los que no?”

 

“Estoy en el lado de los que se mueven”.

 

“Entonces, vamos a los bolos”. Pero no se refería a los bolos normales, sino a los que se encuentran en el centro deportivo especial para superhumanos. El peso y el tamaño de la bola eran diferentes; los bolos eran diferentes, e incluso el suelo era diferente. Era una instalación diseñada para que la disfrutaran los superhumanos, que tenían una fuerza y una resistencia superiores a las de las personas normales. Desde el momento en que habían decidido tener una cita, era inevitable que acabaran yendo al centro comercial Choin.

 

“Vaya, tienen mucho que hacer aparte de los bolos”.

 

“¿No has estado aquí antes?” Kang Shin-hyuk había venido con Baek In-ha una vez cuando había dicho que iría a ligar con algunas damas mayores. Sin embargo, al final ambos se habían concentrado demasiado en los juegos como para hacerlo.

 

“Generalmente no hago más ejercicio que el necesario, pero a veces es bueno”. Claire se recogió el cabello en una coleta. Cuando Kang Shin-hyuk le dio el visto bueno, ella se rió y le dio una palmada en el brazo. El ambiente que les rodeaba era especialmente bueno. O al menos, lo habría sido si Eleanor y Lee Na-hee no hubieran llegado al carril contiguo al suyo.

 

“Qué casualidad, hoobae”.

 

“Ah, hola, Shin-hyuk”. Lee Na-hee sonreía mientras Eleanor miraba entre Shin-hyuk y Claire con una expresión de incredulidad. Quedaba claro que la Sombra de hojas no funcionaba bien contra los conocidos.

 

“…”

 

“¿Por qué te pones así? ¿Crees que estoy bonita hoy?”

 

“Es la primera vez que nos vemos desde la puerta. ¿Cómo estás…?” Kang Shin-hyuk se les quedó mirando sin palabras, pero una vez que le confesaron que era una coincidencia, finalmente suspiró.

 

“Qué casualidad… tú también estabas en el restaurante…”

 

“¿Qué, nos viste y fingiste no hacerlo? Eso me entristece”.

 

“Va contra la ley interferir en la cita de alguien”.

 

“¿En serio? ¿Nuestra noona no está jugando contigo?” ¿Cuándo se convirtió Claire en la hermana mayor de Lee Na-hee? Kang Shin-hyuk, sintiéndose un poco molesto, intentó replicar, pero Claire se acercó para abrazarlo por detrás.

 

“Ah…” No sólo Kang Shin-hyuk sino también Eleanor y Lee Na-hee se pusieron rígidas como respuesta. Claire colocó juguetonamente su barbilla en su hombro.

 

“¿Está mal que estemos en una cita? Oh, manténganlo en secreto para los demás”.

 

“Oh, oh…”

 

“Esto es… perdón…”

 

“¿Deberíamos jugar a los bolos juntos?”

 

“Uh, no. Sólo jugaremos a los bolos al lado”.

 

“Ha sido un honor conocerte, Alquimista”. Las dos se apartaron en silencio, abrumados por Claire. Kang Shin-hyuk sintió que su cara se calentaba. Era una completa derrota; no podía vencerla.

 

“¿Eh?”

 

“¿Sí? ¿He ido demasiado lejos?”

 

“No, en absoluto. Absolutamente no”.

 

“¿Estás seguro?” Claire tenía una pequeña sonrisa en su cara mientras Kang Shin-hyuk se sentía como si estuviera muriendo. (EZ: de vergüenza supongo)

 

“Entonces, vamos a jugar”.

 

“Sí”. Tomaron bebidas y disfrutaron de los bolos. Las dos mujeres, derrotadas por Claire, estaban jugando en la pista de al lado. Quizás querían observar, o quizás no querían desperdiciar el dinero que ya habían gastado.

 

[Lee Na-hee: Hoobae, lo siento.]

 

Un mensaje llegó de Lee Na-hee mientras observaba a Claire lanzar la bola. Estaba sentado en el sofá cercano y levantó la cabeza para encontrarse con la mirada de Lee Na-hee.

 

[Lee Na-hee: Estaba bromeando para burlarme de ella, pero ustedes dos van bien juntos.]

 

[¿Por qué estás siendo tan amable de repente?]

 

[Lee Na-hee: No, siento mucho si he molestado tu cita.]

 

[Bueno, más o menos tenías razón. No estamos saliendo, no realmente. Siento que apenas he ganado la oportunidad de hacerlo.]

 

Pudo ver a Lee Na-hee riéndose de su mensaje.

 

[Lee Na-hee: Todavía estás lejos.]

 

[Te estás burlando de mí otra vez.]

 

[Lee Na-hee: No es eso.]

 

[Lee Na-hee: No, es eso. ¿Deberíamos hacer algo antes de que empiece el semestre?]

 

[Lo pensaré mañana y me pondré en contacto contigo.]

 

Claire volvía a su asiento mientras él terminaba de mensajearla. Mientras tanto, pudo ver a Lee Na-hee susurrando con Eleanor.

 

“¿Qué paso?”

 

“Siento que mis sumbaes hayan interferido”.

 

“Buen chico. Diles que no estás enfadado. Más bien, sentí que me beneficié de ello”. Claire soltó una pequeña sonrisa y dio un sorbo a su bebida. Shin-hyuk estaba confundido sobre lo que quería decir y la observó en silencio. Sus gruesos labios mordían su pajita, lo que le hacía moverse incómodo en su asiento. Cuando se levantó, su stick empezó a vibrar. ¿No había terminado ya de hablar con Lee Na-hee? En cuanto lo pensó, una sirena sonó en el edificio, y el teléfono de Lee Na-hee también empezó a vibrar.

 

[Está ocurriendo una puerta irregular.]

 

“Ah”. Se enfrentó a Claire, que dejó escapar una sonrisa seca.

 

“De alguna manera, esto es de esperarse…”

 

“No hacía falta que tuvieras razón sobre esa expectativa”.

 

“¿No fue así el día que nos conocimos?”

 

“Lo fue. Todavía tengo miedo de morir antes de que podamos terminar nuestra cita”. Mientras Kang Shin-hyuk lanzaba una broma, Claire ladeó la cabeza en señal de contemplación.

 

“Podemos terminar nuestra cita la próxima vez”.

 

“¿En verdad?”

 

“Sí, en cambio…” El teléfono de Claire se inundó de mensajes. Al fin y al cabo, ella era una de las mejores en Corea. Ella era su primera línea de defensa cuando se trataba de superhumanos.

 

“No quiero ir sola hoy. Lucha conmigo”. Kang Shin-hyuk se sintió como si le hubiera caído un rayo. Antes, no tenía otra opción que enviarla sola porque era débil. Pero ahora no. Ya no había necesidad de esconderse.

 

“Así que esto eh…”

 

“¿Qué te parece?” Preguntó Claire con una sonrisa, y en respuesta, Kang Shin-hyuk se puso la máscara de Shin Eun-hyuk.

Si lo desean bien pueden darle clic a la siguiente img si no tienen dinero para donar pero quieren apoyarme [leizer5991] (si es posible cómanse la publicidad con lo cual me ayudan mucho), gracias por adelantado para quienes lo hagan [recuerden el link los redirecciona a la pag de inicio del blog]


Anterior | Indice | Siguiente

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .