Súper Gen Divino – Capítulo 834: Combate de Mascotas


Séptimo Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

De regreso a la Alianza, Han Sen hizo planes para entrar en internet y ver si alguien había encontrado alguna súper criatura con la que pudiera luchar. Con esa información, podría volver al santuario y cazarla. Si seguía haciendo eso, creía que llegaría al máximo de sus súper puntos genéticos en poco tiempo.

Pero antes de concluir su investigación, recibió un mensaje de Huangfu Pingqing, a quien no había visto en mucho tiempo. Quería el consejo de Han Sen para elegir un espíritu de la bestia en la comunidad virtual.

Han Sen aún tenía tiempo, y de todos modos estaría libre esa noche. Así que le dijo que le esperara en la comunidad virtual. Luego se conectó a internet.

Los espíritus de la bestia no se podían comerciar en la Alianza, pero sí se podían utilizar. Un vendedor podía fotografiarlas y venderlas en la comunidad virtual. Si el comprador y el vendedor se encontraban en el mismo refugio, o al menos estaban cerca, podían echar un vistazo a los espíritus de las bestias en la Alianza antes de ponerse en contacto para establecer el intercambio.

“Pequeño Junior, ahora eres un gran héroe. Ha sido difícil ponerse en contacto contigo.” Huangfu Pingqing bromeó con Han Sen mientras lo saludaba en la comunidad virtual.

Han Sen se rió y respondió, “¡Sí! Si necesitas volver a verme después de hoy, tendrás que empezar a reservar entrada.”

“¿Qué? ¿Eres la última y mejor exhibición del zoológico?” Huangfu Pingqing puso los ojos en blanco.

“Oye, soy un tipo más raro que cualquier animal que puedas encontrar en un zoo.” Han Sen se rió y preguntó, “Entonces, ¿qué espíritu de la bestia quieres comprar hoy?”

“No tengo nada en particular en mente. Sólo vengo a ver si hay algún espíritu divino de la bestia decente en el que valga la pena invertir.” Huangfu Pingqing agarró el brazo de Han Sen y siguió adelante hacia la zona de comercio.

“Claro.” Han Sen le dio un pulgar hacia arriba, apreciando la forma en que Huangfu Pingqing lo hizo sonar como si fuera a ir al supermercado por comestibles.

Sin embargo, Huangfu Pingqing suspiró en respuesta. Dijo, “No lo compro para mí, lo compro para mi equipo. Yo me encargo de comprar los espíritus de la bestia, no de usarlas.”

“Si puedo experimentar lo que se siente al gastar un montón de dinero, sin que me cueste un céntimo, es genial. ¡Este es el mejor trabajo que existe! Puedes contratarme para esta tarea cuando te apetezca.” Le dijo Han Sen con alegría.

“No estamos contratando, lo siento. Sólo necesitaba un asistente que me acompañara.” Huangfu Pingqing sonrió y luego arrastró a Han Sen hasta la tienda de comercio.

Allí se exhibían detalles de una variedad de espíritus de la bestia. Huangfu Pingqing buscó los espíritus divinos de la bestia y pulsó para obtener más información. Recibió una cantidad insondable de datos e imágenes.

Huangfu Pingqing estaba en un enorme refugio humano, y mucha gente vendía espíritus de la bestia cerca de ella.

Hizo clic en muchos espíritus de la bestia diferentes, y cada vez que lo hacía, pedía la opinión de Han Sen. En general, la información que le proporcionaba era escasa, y Huangfu Pingqing parecía hacerlo lo suficientemente bien como para no necesitarlo cerca.

Después de navegar por la zona comercial, de repente le preguntó a Han Sen, “¿Estás interesado en una pelea de mascotas?”

“¿Por eso me has invitado a salir?” Han Sen sonrió y preguntó.

“Pequeño Júnior, los hombres necesitan fingir ser tontos para hacer felices a las mujeres.” Dijo Huangfu Pingqing a modo de broma, pero para ella era una confesión veraz.

“Ya he pasado la edad en la que necesito complacer a las mujeres.” Han Sen se encogió de hombros.

“En ese caso, estás terriblemente equivocado. Los hombres deben esforzarse por complacer a las mujeres toda su vida.” Rebatió Huangfu Pingqing.

“Um, volvamos al combate de mascotas.” Han Sen realmente creía que tenía que mejorar su falta de deseo de complacer a las mujeres.

“Bueno, en los últimos años, los humanos han mostrado un mayor interés en tener espíritus de la bestia como mascotas. Esto es especialmente cierto en la primer y segunda zona de El Santuario de Dios. Cuando la humanidad comenzó a tomar el control de estos dos santuarios, la carne de las criaturas era abundante. Con el tiempo, había muchos más recursos extra disponibles para alimentar a los espíritus de la bestia. Así es como las cosas han llegado a donde están ahora.” Huangfu Pingqing se detuvo, sonrió y luego continuó, “Sin embargo, la razón principal por la que se han vuelto tan populares últimamente eres tú. Tu mascota Ángel ha hecho que muchas facciones se centren en la cría de mascotas. Dicho esto, el tipo más poderoso de mascotas que han podido conseguir son las divinas berserker. E incluso esas son muy raras, incluso para las grandes facciones.”

“Entonces, ¿qué pasa con los combates de mascotas?” Han Sen no quería hablar de su Ángel.

“La compañía Dong Lin es la que más se centra en las mascotas espíritus de la bestia, y en los últimos años, la gente ha estado comprando un número increíble de mascotas espíritus de la bestia. Con el aumento de la demanda, su valor se ha triplicado. Tampoco hay señales de que vaya a disminuir. Los precios siguen subiendo, y la culpa la tiene la empresa Dong Lin.”

Miró a Han Sen y continuó, “Últimamente, en la Alianza se hacen combates de mascotas. Se ofrecen muy buenos premios a los que quedan en primer lugar, y la medicina exclusiva de Dong Lin, que no está a la venta, es un artículo que se ofrece con frecuencia. Y… bueno, necesito esa medicina.”

“¿Quieres que gane esa medicina para ti?” Han Sen miró a Huangfu Pingqing y preguntó.

“Con tu mascota Ángel, no creo que nada pueda impedir con razón que ganes.” Huangfu Pingqing sonrió a Han Sen. Parpadeó y agitó los párpados para atraerlo, y luego continuó diciendo, “Por supuesto, no podría pedirte esto gratis. Cualquier cosa que desees, puedo satisfacerla.”

Han Sen sonrió irónicamente y dijo, “Senior, realmente me gustaría ayudar, pero ¿por qué Dong Lin me permitiría unirme? Estarían dando el premio gratis. Seguro que no son tan tontos.”

“Estás equivocado. El propio Dong Lin quiere que te unas, y en parte por eso he venido a buscarte.” Huangfu Pingqing respondió con inmediatez.

Han Sen se sorprendió, pensando que algo andaba mal. Sin duda había algo que no le habían dicho. La gente de Dong Lin no era tonta, así que ¿por qué iban a permitir que Han Sen aceptara un gran premio tan fácilmente? Estarían repartiendo cosas gratis.

“Esto debe ser una conspiración.” Han Sen tenía la firme creencia de que eso no era normal, y que algo estaba pasando entre bastidores.

“Este es un combate que tiene lugar en la Alianza. No importa lo valiente que sea la familia Qi, no te atacarían en público. ¿Les tienes miedo?” Huangfu Pingqing sacó un panfleto con información y continuó diciendo, “Echa un vistazo a lo que puedes recibir al ganar.”

Han Sen echó un vistazo a la lista, y se ofrecían impresionantes recompensas para los diez primeros que participaran. Obtendrían aún más si estaban entre los cinco primeros. La persona que quedara en primer lugar recibiría una cantidad ridícula de premios. Había un montón de esa medicina especial que no estaba a la venta, incluyendo la de un tipo que tenía una tirada limitada y era rara incluso entre los miembros de Dong Lin. Tener de premios objetos que no se podían comprar con dinero era bastante alucinante.

“Si ganas el primer puesto, espero de verdad que puedas venderme esas píldoras de las bestias. Di tu el precio.” Dijo Huangfu Pingqing.

“Hmm, tendré que consultarlo con la almohada. Te daré mi respuesta en algún momento de los próximos días.” Han Sen vio los premios del primer lugar y se sorprendió, pensando que eran demasiado buenos.

Si esa medicina estuviera disponible para la venta general, muchos la comprarían a precios exorbitantes. Han Sen también había querido antes un poco de esa medicina, pero nunca se había presentado la oportunidad de conseguirla.

Después de todo, no se podía comprar con dinero. Y se necesitaba el momento adecuado.

“¿Qué le pasa a ese tipo de Dong Lin? Es tan obvio que busca ofrecerme estas cosas gratis.” Después de que Huangfu Pingqing se marchara, Han Sen empezó a pensar en lo que realmente estaba pasando con esa propuesta del combate de mascotas.

 

 


5 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .